Este animal de verdad clava a su pareja

No así no parece bueno el sexo porque ¡qué dolor! Los gatos muerden y los ganso tienen penes con espinas, pero lo de un pequeño gastrópodo marino parece sobrepasar los límites: entierra el bulbo peneano en la cabeza de la hembra clavándola de verdad.

El Siphotperon sp de la costa nordeste de Austalia es hermafrodita y tiene tanto órganos reproductivos femeninos como masculinos que usa simultáneamente durante el sexo.

Como órgano masculino tiene dos prolongaciones de pene consistentes en un bulbo que transfiere el esperma y un apéndice como una aguja que chuza la pareja y le inyecta un fluido con hormonas sexuales, alohormonas.

Esta conducta, conocida como transferencia traumática de secreción es común entre gastrópodos hermafroditas, pero en verdad no le hace daño a la pareja.

Este comportamiento ha sido muy documentado, pero no se entiende bien. Se piensa que ayuda a los individuos a incrementar el éxito reproductivo al inhibir la fertilización por otros o aumentando su propia fertilización, pero no es claro aún.

Pero los investigadores han notado también que distintas especies, aún miembros de la misma especie, ‘clavan’ a sus parejas en distintas regiones del cuerpo, aumentando la intriga sobre cómo deciden dónde chuzar su pareja.

El estudio fue publicado en Proceedings of the Royal Society B.

En la foto de R Lange-JW y N Anthes aparece el extraño apareamiento.