Se va otra nave para la Luna

El viernes nos dejará, si el clima lo permite, para asomarse en Selene. Ese será el destino de Ladee, una misión robótica de la Nasa que partirá desde Virginia (Estados Unidos) a bordo de un cohete Minotauro 5.

Ladee (Lunar Atmosphere and Dust Environment Explorer) pasará un tiempo observando el polvo lunar y la delgada atmósfera del satélite natural de la Tierra, nacido hace más de 4.000 millones de años luego de la colisión de un planeta tipo Marte con la Tierra.

“Amo esta misión, será fantástica”, expresa John Grunsfeld, administrador de la Nasa en el directorio de misiones.

Ladee analizará la atmósfera lunar por señales de polvo lunar que pudo ser el responsable de un resplandor especial en el horizonte de la Luna que los astronautas de la misión Apolo observaron antes de la salida del Sol. Los científicos piensan que esa luminosidad misteriosa pudo haber sido creada por polvo cargado sobre la superficie lunar.

La sonda usará sus instrumentos para examinar también la delgada atmósfera de la Luna, una exosfera superficial. Muchas lunas y algunos asteroides grandes poseen esta clase de atmósfera, siendo la más común en el Sistema Solar, de acuerdo con Sarah Noble, científica del programa.

Conocer más de esta atmósfera podría ayudar a entender más sobre la naturaleza de las atmósferas en otros cuerpos, incluyendo el pequeño Mercurio. La diferencia con este es que de la Luna sí se tienen muestras del suelo, lo que ayudará a comparar con el polvo que se encuentra en la atmósfera.

Aunque un viaje a la Luna toma menos de una semana, Ladee tardará 30 días en insertarse en órbita lunar: así requerirá menos combustible. De esta manera podrá cumplir su misión de 100 días: la sonda será puesta en órbita baja alrededor del satélite, por lo que requerirá más combustible para permanecer estable.

Este es el primer lanzamiento a la Luna que se hace desde Virginia.

Alrededor del satélite se encuentra el Lunar Reconnaissance Orbiter y antes se habían enviado las naves Grail, que el fin de la misión fueron estrelladas contra su superficie.

Imagen de cómo debe lucir Ladee en su órbita lunar, cortesía Nasa

2011: Odisea en Mercurio

Este jueves la sonda Messenger se insertará en la órbita del cercano y pequeño Mercurio, un planeta que nunca había contado con un visitante terrestre tan cercano. Messenger lo estudiara durante un año.

Mercurio es un misterio entre los planetas rocosos. Es el más pequeño de los planetas del Sistema Solar, con una de las superficies más antiguas y una variación extrema de temperatura, pese a su cercanía al Sol. Es también uno de los menos explorados, pues naves sólo ha habido de paso, como la Mariner 10.

Entender Mercurio es vital para quienes estudian cómo se formó y evolucionó el Sistema Solar.

“Esperamos encontrar la composición mineral de la superficie con la identificación de las bandas espectrales y la modelación de los resultados”, expresó Ann Sprague, investigadora de la Universidad de Arizona.

Uno de los misterios que se espera resolver es el campo magnético del planeta. Con apenas un diámetro algo más grande que el de la Luna (cerca de 4.800 kilómetros) debería tener un núcleo sólido. Sin embargo, la presencia de un campo magnético sugiere que el interior permanece parcialmente derretido.

Al carecer de atmósfera, Mercurio está rodeado por una exosfera: una región delgada e invisible que contiene átomos e iones, que es generada por los vientos solares cargados de partículas que llueven sobre la superficie.

Messenger llegó a Mercurio hace dos años, pero lo sobrevoló varias veces en las maniobras de disminución de velocidad para la inserción. La nave ha viajado 7.879 millones de kilómetros desde su lanzamiento en agosto de 2004.

Mercurio: la aventura comienza.

Foto cortesía Nasa.