Mis 10 noticias científicas de la semana (29-5)

1. El polen dice otra cosa

Se ha creído que las plantas con flores, angiospermas, se originaron hace unos 140 millones de años durante el Cretácico temprano. Ahora, científicos del Museo e Instituto Paleontológico de la Universidad de Zurich (Suiza) reportaron el hallazgo de granos de polen (derecha) del Triásico Medio hace 240 millones de años, lo que supondría un gran cambio en el conocimiento sobre la evolución de las plantas. El estudio fue publicado en Frontiers in Plant Science.

2. Se me hace agua la boca

Científicos reportaron en Nature Communications la producción de glándulas salivares de ratón en laboratorio, que una vez implantadas humedecieron sus bocas. Takashi Tsuji de Tokyo University of Science en Noda, Japón y colegas extrajeron grupos de células inmaduras de embriones de ratones y cultivaron las glándulas en una sustancia gelatinosa por 3 días. Luego implantaron los órganos incipientes en ratones cuyas glándulas habían sido removidas, se acomodaron y produjeron saliva. El mismo grupo reportó el desarrollo de glándulas lagrimales.

3. Caminado de lujo

Investigadores del Instituto de Rehabilitación de Michigan desarrollaron una prótesis que el usuario puede mover con la mente, sin alambres de ninguna clase. Es una pierna, implantada a un joven de 32 años que perdió la extremidad en un accidente. De manera más natural, podía caminar, subir y bajar una rampa, bajar escaleras y hasta patear un balón. En 3 a 5 años estaría a disposición de un mayor número de personas.

4. Mi perro me entiende

Los perros domésticos entienden mucho de lo que sus tenedores les dicen, mucho mejor que cualquier otra especie estudiada, según un estudio de Juliane Kaminski, de la Universidad de Portsmouth en el Reino Unido. El entendimiento no se basaría solo en lo que los humanos dicen sino que utilizan los gestos de las personas, como señalar o flexionar. El estudio provocó reacción en otros científicos que hablaron de hay que tener cuidado con esas conclusiones.

5. Se acerca ya

El cometa ISON tuvo su punto más cercano a Marte, en donde una flotilla de 16 naves y exploradores lo siguieron para conocer más del que ha sido llamado el cometa del siglo, aunque aún existen dudas sobre si lo será. Este objeto pasó a unos 10 millones de kilómetros y se dirige a su encuentro cercano con el Sol el 28 de noviembre. Para Ignacio Ferrín, astrónomo de la Universidad de Antioquia, el cometa estaría próximo a desintegrarse convirtiéndose en una frustración.

6. Niños a la carta

Un artículo aparecido en Nature Genetics puso de nuevo el tema sobre el tapete. La compañía 23andMe recibió la patente para, entre otros usos, tener la posibilidad de diseñar hijos a la medida, por pedido de sus padres, con lo cual podrían en teoría manipular ciertos rasgos, como el color de los ojos. De inmediato hubo reacción de parte de la comunidad científica sobre los cuidados que se deben tener. La compañía dijo que por ahora no ha pensado en ese desarrollo, pero… el día está cada vez más cerca.

7. Una infértil menos

Mediante un nuevo tratamiento descrito en Proceedings of the National Academy of Sciences científicos lograron que mujeres aquejadas con cierta condición en la que los folículos de los ovarios no se desarrollan normalmente, produjeran óvulos maduros y quedaran en embarazo. Una tuvo un niño, mientras hay otras 4 en proceso. El procedimiento se basa en extraer ovarios, cortarlos, estimular su crecimiento y reimplantarlos.

8. Un mundo nublado

Kepler-7b es uno de los planetas detectados por el telescopio espacial Kepler, planeta mucho mayor que Júpiter. Con ayuda del telescopio espacial Spitzer, que estudia objetos en la luz infrarroja del espectro, astrónomos de la Nasa encontraron que tiene nubes. La mitad parece despejado, la otra permanece nublada, según los investigadores. El planeta reside muy cerca de su estrella. Es la primera vez que se detecta tal formación en planetas extrasolares.

9. Cáncer por todos lados

Las partes del ADN humano que no contienen genes sino que los activan o apagan parecen ser tan vulnerables a las mutaciones que provocan cáncer como los genes que producen proteínas reveló un estudio en Science. Los científicos hallaron 88 mutaciones en esas zonas reguladoras de los genes que pueden estar originando tumores de seno, próstata o cerebro.

10. No se meta conmigo

Un estudio publicado en Nature reveló que una feromona en las lágrimas de ratones jóvenes permite a los adultos distinguir para evitar un nocivo apareamiento con ellos. Investigadores hallaron un péptido, ESP22 que activa neuronas en el órgano vomeronasal para crear una conducta que previene un intento de apareamiento con un animal que esté expresando esa señal. En roedores, el comportamiento está muy marcado por las feromonas.

Las lágrimas de ratón joven no mienten

Lágrimas de ratón. Un compuesto en las lágrimas de los ratones jóvenes evita que los adultos busquen aparearse con ellos, de acuerdo con un estudio publicado en Nature.

Animales nocturnos como los ratones dependen de su nariz para sobrevivir, tanto para escapar a depredadores como para combatir rivales en el apareamiento. El olor dejado en la orina alerta de inmediato, mucho más rápido que la señal visual que procesan los humanos.

En los ratones la conducta social también es dirigida por esas señales químicas, las feromonas.

Los científicos han observado diferencias en cómo los ratones interactúan con los adultos, jóvenes o bebés, pero no conocían cuáles señales sensoriales permitían esa discriminación por edad.

Ahora investigadores encabezados por Stephen Liberles, han descubierto una feromona hallada solo en las lágrimas de los ratones jóvenes. En los experimentos demostraron cómo esa molécula, un péptido denominado ESP-22, protegía los ratones pre púberes de la actividad de apareamiento de los adultos.

El estudio es un paso hacia el entendimiento de cómo un sistema sensorial puede regular las conductas sociales.

“Al identificar feromonas específicas y los receptores que activan, se tiene la visión de los circuitos neurales que controlan esas conductas instintivas”, dijo Liverles. “La idea es generar un conjunto de distintas feromonas que controlen distintos comportamientos. Luego se puede ver cómo el sistema olfativo las canaliza para producir la respuesta adecuada de conducta”.

Cucarachas se acicalan para olernos mejor

No crea que esa cucaracha que mueve sus antenas está bailando. No: se acicala para ¡olerte mejor!

Un estudio publicado esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences mostró que acicalarse ayuda a los insectos a mantener un olfato agudo, vital para funciones como encontrar alimento, sentir el peligro e incluso hallar pareja. El hallazgo podría explicar porqué ciertos insecticidas actúan mejor que otros.

El caso es que los insectos se acicalan incesantemente, por lo que el entomólogo Coby Schal de NC State y los investigadores de posdoctorado Katalin Boroczky y Ayako Wada-Katsumata querían averiguar las funciones de esa conducta.

Para ello idearon una serie de experimentos sencillos y compararon la antena de las cucarachas americanas con otras de insectos a los que se les había impedido acicalarse. Encontraron que el aseo destapa poros microscópicos en las antenas que sirven de conductos a través de los cuales los químicos viajan hasta los receptores sensoriales del olfato.

Las cucarachas asean sus antenas usando sus patas delanteras para colocar sus antenas en la boca: luego limpian metódicamente cada segmento de la antena de la base a la punta.

Los investigadores encontraron que los químicos volátiles y no volátiles se acumulaban en las antenas no aseadas, pero más sorprendente fue la acumulación de una gran cantidad de hidrocarburos cuticulares, sustancias cerosas segregadas por las cucarachas para prevenir la pérdida de agua.

“Es intuitivo que los insectos remueven sustancias ajenas de sus antenas, pero no lo es necesariamente que se acicalen para remover las propias”, dijo Schal.

Los científicos examinaron además las cucarachas acicaladas y las sucias para medir cuánto recogían de la esencia de una feromona sexual conocida, así como de otros olores. Las antenas limpias respondían a las señales mucho más que las que no lo estaban.

Luego analizaron moscas caseras y hormigas. Aunque se acicalan distinto a las cucarachas -ambas frotan sus patas con las antenas para remover partículas, y las hormigas ingieren después el material sacado de sus patas- y los tests mostraron que estos insectos también acumulaban más hidrocarburos cuticulares cuando la antena no estaba acicalada.

“La evidencia es sólida: acicalarse es necesario para mantener las sustancias extrañas y propias en un nivel determinado”, dijo Schal. “Mantener la antena sucia hace que los insectos queden ciegos frente a su ambiente”.

Foto cucaracha acicalándose, cortesía Ayoko Wada-Katsumata

Como el pastorcito mentiroso

Ya nadie les cree, pero es verdad. Como el pastorcito mentiroso, algunos insectos ignoran la señal de peligro y, quizás, cuando se dan cuenta, ya es demasiado tarde.
Sí, algunos áfidos que crecen en plantas modificadas genéticamente para emitir un compuesto que alerta a los insectos de la presencia de un depredador, se acostumbran tanto al olor, que no hacen caso y quedan expuestos a una muerte segura, según investigadores del Cornell and Boyce Thompson Institute que publicaron el hallazgo en Proceedings of the Nacional Academy of Sciences.
Bajo circunstancias normales, cuando una mariquita captura y se come un áfido, la víctima libera una señal de alarma, una feromona llamada beta-farneseno, que hace que los áfidos cercanos corran o se dejen caer de la planta.
Los áfidos se acostumbran al olor emitido por la planta en sólo tres generaciones y luego no hacen caso de esa que fuera la señal de alarma.
Los áfidos, sin embargo, no dejan de ser una amenaza para la planta. Bajo la emisión continua de la feromona, producen más descendientes, quizás porque disponen de más energía para la reproducción. Foto cortesía en la que una mariquita se come un áfido..

No, niño, eso no

Oigan: esto sí que es sorprendente. Cuando los gusanos C. elegans, uno de los organismos más investigados del planeta, detectan una feromona determinada, saben que es el momento de aparearse. Pero cuando crece la población de gusanos y escasea la comida, la misma señal quiere decir: ¡a dormir niños! Los gusanos entran entonces en etapa de hibernación, descubrieron científicos de las universidades de Florida, Cornell y el Instituto Tecnológico de California, que publicaron sus hallazgos en Nature.
El hallazgo podría ser útil para controlar poblaciones de gusanos nocivas a los cultivos.
En la foto, un gusano C. elegans.