Las hormigas se automedican

Formica fusca. Foto Mathias-Krumbholz/Wikipedia

Hay veces en que vamos al médico. También es común autorrecetarnos. O repetir el medicamento que nos sirvió en el pasado.

Bueno, eso hacen las hormigas.

Científicos de la Universidad de Helsinki en Finlandia revelaron que la hormiga negra Formica fusca cambia sus gusto alimentarios cuando ha sido expuesta a hongos patógenos. Entonces acuden al peróxido de hidrógeno que encuentran en plantas malas, en otros insectos y en cadáveres.

“Cuando las hormigas se alimentan con una dieta extra en radicales libres sobreviven mejor a las infecciones. Es más, eligen una dieta con radicales libres luego de que son expuestas a hongos, pero no la eligen sino están expuestas”, según el investigador Dalial Freitak de la Facultad de Ciencias Biológicas y del Ambiente.

“Es sorprendente descubrir que las hormigas tienen una idea de su estado de salud y parecen ajustar la dosis de medicina a esa situación”, dijo Nick Bos, otro de los investigadores.

Para los individuos sanos que no están bajo condiciones de infección, alimentarse con una dieta de radicales libres tiene los mismos efectos colaterales como con cualquier medicina. Pero una vez infectados, las hormigas que se alimentan con esos radicales tienen cerca de 20% más chances de sobrevivir a una enfermedad fúngica que de otra forma sería letal.

El estudio apareció en Evolution.

Factor X: por qué las mujeres son más bajitas que los hombres

Un estudio publicado en Plos Genetics acaba de entregar luces de porqué las mujeres tienden a ser más pequeñas que los hombres. Y todo estaría en el cromosoma X, del cual ellas tienen dos copias.

Investigadores de la Universidad de Helsinki en Finlandia encontraron variantes genéticas en ese cromosoma que pueden influir en la estatura.

En un estudio con 25.000 individuos del norte de Europa se analizaron diferencias en distintos rasgos, como estatura, presión sanguínea, niveles lípidos e Índice de Masa Corporal. Además investigaron si el cromosoma X contribuía a algunas de las diferencias conocidas entre hombres y mujeres en ciertas características como estatura.

El estudio mostró que una variante genética cercana al ITM2A, un gen que tiene un papel en el desarrollo de cartílagos, presente en más de 1/3 de los europeos, también aumentaba la expresión del gen, sugiriendo que mientras más expresado esté más pequeña es la persona. Lo más interesante es que esta variante en la estatura es más fuerte en las mujeres.

“La doble dosis de genes del cromosoma X podría causarles a ellas problemas en el desarrollo. Para prevenirlo, hay un proceso por el cual una de las dos copias del cromosoma X presente en la célula es silenciado. Cuando comprendimos que la variante asociada con la estatura que identificamos está cerca a un gen capaz de escapar a ese silenciamiento nos emocionamos”, dijo el profesor Samuli Ripatti, principal investigador.

Como dos copias del ITM2A permanecen activas, el gen es expresado en niveles más alto en las mujeres.

La variante, según los cálculos efectuados, incide entre un 1 y 2% en la diferencia de estatura entre hombres y mujeres en la población finlandesa.

A la estatura también se han vinculado otras variantes genéticas en otros sitios del ADN.

Botamos comida como para 1.000 millones de personas

Si no hubiera tanto desperdicio en la cadena de producción, sería fácil alimentar otros 1.000 milloAnes de humanos.

Eso es lo que dice un estudio de investigadores de Aalto University en Finlandia.

La población mundial es de 7.000 millones de personas. Otros 1.000 millones podrían ser alimentados con los recursos actuales si las pérdidas se redujeran a la mitad. Esto se lograría si el mínimo de pérdidas se lograra globalmente.

El estudio estimó:

– No hay suficiente agua limpia en la Tierra. No se puede disponer de más tierra agrícola como de más minerales para fertilizantes. Mientras tanto, ¼ de la cantidad de calorías en alimentos producidos se pierde en distintas fases de la cadena de producción, según Matti Kummu, investigador de post doctorado.

post-doctoral researcher at Aalto University in Finland.

Cada año, 27 metros cúbicos de agua limpia, 0,031 hectáreas de tierra agrícola y 4,3 kilos de fertilizantes por cada habitante en el mundo se pierde en desperdicios de comida.

La agricultura usa 90% del agua dulce consumida por los humanos y la mayoría de los materiales usados en fertilizantes. La producción más eficiente de alimentos y la reducción de las pérdidas son importantes para el ambiente y el futuro de la seguridad alimentaria dijo Kummu.

El estudio estimó además la pérdida global de alimentos en términos de kilocalorías por persona.

Globalmente cada día se pierden 614 kilocalorías por persona. Sin esa pérdida, la real producción global de alimentos sería de 2.609 kilocalorías de alimentos por cada habitante del planeta. O sea: reduciendo esas pérdidas a la mitad, se podría alimentar 8.000 millones de personas con los recursos que se usan hoy.

Tomate reduciría riesgo de derrames

El poder de las frutas y verduras para mejorar la vida de las personas quedó demostrado una vez más con un estudio que vinculó el consumo de tomate con un menor riesgo de derrame cerebral.

No solo el tomate como fruto, sino los alimentos con tomates, de acuerdo con el estudio aparecido en Neurology, publicación de la American Academy of Neurology.

Los tomates tienen alto contenido de licopeno, un antioxidante.

El estudio encontró que las personas con mayores cantidades de licopeno en la sangre era 55% menos probable que tuviera un derrame que quienes tenían menos.

La investigación incluyó 1.031 hombres de Finlandia entre los 46 y lso 65 años. El nivel de la sustancia en su sangre fue chequeado al comienzo del estudio y fue seguido durante 12 años. En ese lapso, 67 hombres sufrieron un derrame.

Entre aquellos con menores niveles de licopeno, 25 de 258 hombres sufrieron derrame. Entre aquellos con niveles más altos 11 de 259. Cuando los investigadores analizaron los derrames provocados por coágulos, los resultados fueron más concluyentes. Aquellos con los más altos niveles de licopeno tenían 59% menos probabilidad de sufrir un derrame que los de menos cantidad.

“Esta investigación se suma a la evidencia de que una dieta rica en frutas y verduras se asocia con menor riesgo de derrame”, indicó el autor Jouni Karppi, de la Universidad del Este de Finlandia en Kuopio.

“Los resultados respaldan la recomendación de que las personas ingieran más de cinco porciones diarias de frutas y verduras, lo que podría derivar en una gran reducción del número de derrames en todo el mundo”.

El estudio también analizó los niveles de los antioxidantes alfacaroteno, betacaroteno, alfatocoferol y retinol, pero no halló asociación entre su nivel en la sangre y el riesgo de derrame.

El estudio fue apoyado por Lapland Central Hospital.

La menopausia vino por culpa de las nueras

No todo se da porque sí. La menopausia evolucionó, en parte, para prevenir la competencia entre una madre y su nuera, según un estudio publicado en el journal Ecology Letters.

Esta investigación parece explicar por primera vez, según los autores, porqué la relación que las mujeres mantenían con sus nueras pudo haber desempeñado un rol principal.

El estudio fue hecho por investigadores de las Universidades Turku (Finlandia), Exeter (Reino Unido), Sheffield (Reino Unido) y Stanford (Estados Unidos).

Los datos mostraron que una abuela que tuviera un bebé en edad avanzada, al mismo tiempo que su nuera, derivaba en que los bebés tuvieran un 50% de menos chance de sobrevivir hasta la adultez.

El análisis puede servir para resolver ese gran misterio de porqué las hembras humanas, a diferencia de la mayoría de animales, dejaban de reproducirse tan temprano en su ciclo vital. Añade peso además a la teoría de que la menopausia evolucionó para permitirles a las mujeres enfocarse en sus nietos. Este rol, tradicionalmente, incluía proveer alimentos para la familia y proteger a los niños de accidentes y enfermedades.

Este tema ha sido poco analizado dado que requiere datos muy detallados sobre el éxito reproductivo de varias generaciones de mujeres, con conocimiento de quién vivía con quién y cuándo.

Los científicos analizaron 200 años de información recogida por Virpi Lummaa, de Sheffield y su estudiante Mirkka Lahdenperä de Turku, tomada de registros de iglesias de la Finlandia preindustrial. Ambas analizaron la información de las tasas de natalidad y mortalidad de 1700 a 1900, antes del advenimiento de la seguridad social y los métodos anticonceptivos.

El estudio reveló que las mujeres tenían más nietos si dejaban de reproducirse hacia los 50 años. El equipo cree que en parte se debe a la disminución de la competencia entre las mujeres mayores y sus nueras debido al apoyo que ellas podían prestarles a sus nietos.

Un niño nacido en familias con la suegra y la nuera reproduciéndose simultáneamente tenía dos veces más riesgo de morir antes de los 15.

Eso, se halló, no sucedía cuando madre e hija tenían hijos al tiempo, lo que sugiere que una crianza cooperativa en mujeres emparentadas y conflictiva cuando no.

La madre no compite con la hija, pues lleva el 50% de sus genes, lo que no es del caso entre suegra y nuera.

El caso finlandés revela que la mujer promedio se beneficiaba al dejar de reproducirse a los 51 si había competencia con su nuera, no con su hija.

Aunque algunas teorías sugieren que la menopausia surgió para evitar que mujeres adultas murieran durante la preñez y el parto, el estudio finlandés encontró que solo 2% de las finlandesas en sus años 40 murieron al parir.

El trasplante fecal sí sirve

No suena agradable, pero es una alternativa que se comienza a explorar: el trasplante de materia fecal.

Es de andar con las heces de otro… tampoco, pero si se trata de mejorar la salud… tal vez.

El trasplante de materia fecal a través de la colonoscopia es un tratamiento efectivo para la infección recurrente por Clostridium difficile, de acuerdo con un estudio publicado en Gastroenterology, el órgano oficial de la American Gastroenterological Association.

Además, se dijo, la tasa de mortalidad en el estudio no parece ser mayor que en algunas series reportadas previamente, lo que sugiere que esta clase de trasplante en sí sería un procedimiento seguro.

Esa enfermedad es una causa común de diarrea adquirida en comunidad o en hospital, presentándose usualmente tras la exposición a los antibióticos.

Las Clostridia son bacterias móviles que están en la naturaleza en todo el planeta, en especial en la tierra. La C. difficile es una bacteria comensal del intestino humano en una minoría de la población.

“Nuestros resultados sugieren que el trasplante fecal es mucho mejor que cualquier otro tratamiento para la ifnección recurrente por C. difficile”, dijo Eero Mattila, del Helsinki University Central Hospital (Finlandia) y líder del estudio. “Aunque este trasplante no es fácil de hacer y tiene sus riesgos potenciales, es una opción efectiva”.

En la investigación, un grupo de investigadores revisó los registros de 70 pacientes de 5 hospitales con infección recurrente que habían recibido trasplante fecal mediante colonoscopia. Las heces donadas se habían homogeneizado antes del trasplante , que se practicó por colonoscopia infundiendo las heces frescas de donante en el cecum (la primera porción del intestino grueso). Durante las 12 primeras semanas tras el trasplante, los síntomas se aliviaron en todos quienes no tenían la peligrosa cepa 027 de C. difficile. De los 36 con esta cepa, 89% tuvo respuesta favorable. Y tras las 12 semanas iniciales de seguimiento y hasta el año no hubo eventos adversos relacionados con el trasplante fecal.

En los últimos años, la infección por C. difficile se ha tornado más común, más severa y más resistente al tratamiento estándar y más proclive a renacer.

El tratamiento actual con antibióticos es óptimo y tiene eficacia limitada, permitiendo una recurrencia de hasta un 50%. Sin embargo, hay nuevos tratamientos en el dispensario médico que se convierten también en alternativas.

Foto del intestino mediante colonoscopia