Cuando las plantas atacan

No se lo lleve todo. Eso parecen decir algunas plantas cuando son visitadas por abejas.

Sí, aunque parezca contradictorio, algunas han desarrollado mecanismos para evitar que algunos polinizadores tomen más polen de la cuenta, reveló un estudio publicado en Functional Ecology.

La investigación permitió hallar evidencia de que algunas plantas con flores pueden empelar defensas químicas para defenderse de las abejas.

Era sabido ya que muchas plantas producen químicos tóxicos para defenderse de animales que se las comen. Ahora, el grupo de Claudio Sedivy y colegas del ETH Zurcí (Suiza) colectó polen de cuatro especies de plantas. Luego lo pusieron a disposición de la camada de larvas de dos especies generalistas (recogen polen de distintas plantas), Osmia bicomis y Osmia corneta, para ver el desarrollo de las larvas.

Bajo esas condiciones, no todas las larvas se desarrollaron con todos los tipos de polen, mostrando grandes diferencias en su capacidad de desarrollarse con el polen de la misma especie de planta.

Las plantas tienen razones de peso para proteger su polen de ciertas abejas. Estas necesitan enormes cantidades de polen para alimentar sus jóvenes. Polen que las plantas podrían empelar en su polinización. Se requiere el polen de varios cientos de flores para criar una sola larva y las abejas son muy eficientes recolectoras del polen, tomando a menudo del 70 al 90 por ciento del existente en una flor en una sola visita. Como lo almacenan en unos cepillos especiales en su organismo, ese polen no va a la polinización.

Sedivy explicó que “abejas y plantas tienen intereses en conflicto cuando se trata del polen. Mientras la mayoría de las plantas ofrecen néctar a los insectos que las visitan como una carnada para que transporten el polen de flor en flor, las abejas son recolectoras efectivas. Entonces las plantas han desarrollado adaptaciones morfológicas para impedir que las abejas las dejen sin polen”.