Hallazgos curiosos de la ciencia

Incendios y pubertad. Investigadores reportaron una posible explicación para la reducción de la edad de pubertad en Estados Unidos: ciertos antirretardantes de llamas usados ampliamente e introducidos en los años 70. En animales (y en los genitales de los niños varones) se ha mostrado que algunos retardantes del grupo PBDE (éteres difenilos polibrominados) tienen efectos feminizantes. Ahora, un nuevo estudio del colegio de medicina de la Universidad de Cincinnati comparó cuándo llega el primer periodo de las niñas con los niveles de los PBDE en la sangre: a mayor concentración, más alta probabilidad de que la primera menstruación llegue temprano, antes de los 12 años. El hallazgo aparece en Environmental Research. Curiosa la relación.

Las toxinas llegan a casa. El pescado y el agua traída de los lagos puede contener cantidades altas de venenos bacteriales conocidos como microcistinas, halló un estudio publicado en Environmental Science & Technology. La cianobacteria, a menudo llamada alga azul, libera esas toxinas en aguas ricas en nutrientes. Un grupo midió los niveles de la toxina en Uganda y Estados Unidos y encontró que en 9 de 10 los niveles en el agua para consumo y en los peces –en especial depredadores y peces de pesca deportiva, excedían los niveles recomendados.

Autogobierno pancreático. El páncreas humano no necesita del cerebro para decir qué hacer. Las células pancreáticas elaboran su propio químico cerebral. En la mayoría de animales, los nervios simpáticos –como los que controlan la respiración, el latir del corazón y otros procesos inconscientes- liberan un químico cerebral llamado acetilclolino para decirla a las células del páncreas cuándo producir insulina. Pero los humanos tienen relativamente pocos de esos nervios conectados a las células beta productoras de insulina informaron investigadores de la Universidad de Miami en Nature Medicine. Cuando los niveles de azúcar bajan, las células alfa en el páncreas producen acetilclolinos, que induce a las beta a liberar la insulina, según el grupo. El resultado sugiere nuevas formas de regular los niveles de azúcar en la sangre en personas con diabetes. Curioso.

Huesos luminosos. Tomando las ventajas que ofrece una proteína para adherirse a los huesos, científicos crearon una fluorescente que se une u revela las estructuras del esqueleto en gran detalle, según experimentos con ratones. El logro, presentado en ChemBioChem, se vale de la proteína osteocalcina, que busca y se fija a la hidroxipatita, el principal componente de los huesos. El desarrollo podría ayudar a los científicos a detectar calcificaciones en las arterias y en el tejido del seno y rastrear la progresión de enfermedades óseas. Curioso.

El primer perrito rojo

Imagínese un perro, lo cual no es anda difícil. Ahora imagíneselo rojo. No rojo de la ira, sino rojo bajo cierta iluminación.
Pues bien, Ruppy parece ser el primer perro transgénico con una característica increíble: produce una proteína fluorescente que resplandece bajo la luz ultravioleta. Es un Beagle, como los otros cuatro que poseen esa característica, lograda mediante la clonación de células de fibroblastos que expresan un gen fluorescente rojo producido por anémonas de mar.
Fueron producidos por Lee Byeong-Chun, quien había hecho parte del equipo que clonó el primer perro en 2005.
El experimento abre la puerta, según el grupo, a la posibilidad de crear perros transgénicos que sirvan de modelo a enfermedades humanas, aunque otros investigadores no están tan seguros de que ese modelo sea de amplia difusión en investigaciones, según un reporte en la revista New Scientist.
El estudio original fue publicado en el journal Genesis.
En la foto, el doctor Lee con los perros clonados en 2005.

Los peces se visten de rojo

¿Recuerdan la chica del vestido rojo en Matrix? Pues en este caso no es una mujer, sino… ¡un pez!
Sí, extraño porque poco conocemos de ese mundo bajo la superficie del agua, pero un grupo de científicos acaba de descubrir que ciertos peces resplandecen de rojo, según publicaron en BMC Ecology.
Dada la absorción de las longitudes de onda del rojo de la luz solar por el agua de mar, los objetos que parecen rojos bajo condiciones normales, aparecen grises o negros a más de 10 metros de profundidad, lo que ha contribuido a la creencia entre los biólogos de que los colores rojos no son importantes para los peces.
Cuidado. A replantear llaman. Nico Michiels, de la Universidad de Tübingen en Alemania, dirigió el equipo de investigadores que obtuvo las sorprendentes imágenes de estos peces que alumbran rojo.
“Esto demuestra que la luz fluorescente roja está esparcida entre los paces marinos, desafiando la noción de que ese color no es importante”.
Los autores identificaron al menos 32 especies de los arrecifes de 16 géneros en cinco familias, que son fluorescentes en rojo.
La luz proviene de los peces y no es filtrada por la superficie y permanece visible en las profundidades. Es fácil de observar a corta distancia.
La fluorescencia roja podría ser parte de un sistema de comunicación en los peces. Debido a la rápida atenuación de la luz roja por el agua, incluso los que pueden ver el rojo solo lo ven a corta distancia, según Michiels.
Foto cortesía Michiels