Una ventaja para los bajitos: vivir más

Ser bajo de estatura tendría sus ventajas, como… vivir más, por ejemplo.

Eso de acuerdo con un estudio en población de origen japonés presentado en Plos One y realizado por investigadores de la Universidad de Hawai, el Kuakini Medical Center y la Oficina de Asuntos de Veteranos de Estados Unidos.

Los investigadores dividieron las personas estudiadas en dos grupos y los más bajos vivían más.

Se demostró que los de menor estatura parecen estar protegidos por una forma del gen de la longevidad FOXO3, que hace un cuerpo más pequeño durante el desarrollo con una mayor duración vital. Los más bajos también son más proclives a tener niveles más bajos de insulina y menos cáncer.

Bradlye Willcox, uno de los investigadores, afirmó que “el estudio muestra por primera vez que el tamaño corporal está ligado con ese gen”. Eso no se había visto en humanos, sí en modelos animales. “Tenemos la misma una versión del gen o un poco diferente en ratones, gusanos, moscas e incluso en levadura y en todas esas especies son importantes en la longevidad”.

Pero “no importa cuán alto es uno, puede vivir con un estilo de vida saludable” para contrarrestar tener un gen típico FOXo3.

El estudio, que tomó como muestra una gran encuesta de población comenzada en 1965, analizó 8.006 personas de ancestro japonés nacidas entre 1900 y 1919. Los estilos de vida y condiciones de salud de esas personas fueron seguidas de cerca por los investigadores durante años.

De aquella muestra, unos 1.200 hombres vivieron hasta los 90 e incluso 100 años de edad y unos 250 aún viven.

Más información:

http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0094385