El planeta que salió de las sombras

El que busca, encuentra. En los años 90, astrónomos habían advertido una forma rara en el disco de polvo y gas orbitando una joven estrella a 60 años luz de la Tierra. Hoy, con nuevas herramientas, descubrieron un planeta gigante escondido en ese mundo en formación.
El planeta es unas nueve veces más masivo que Júpiter y está compuesto más que todo de gas. Pero lo que llama la atención es que sólo tiene unos pocos millones de años de edad, lo que demuestra que los cuerpos planetarios se pueden formar más rápido de lo que se creía.
La estrella es la conocida Beta Pictoris, que atrajo la atención por primera vez hace 25 años, cuando una sonda de la Nasa encontró que emitía una intensa radiación en infrarrojo, lo que significaba que estaba inmersa en una nube de polvo caliente.
Observaciones posteriores revelaron un disco de polvo y gas, una posible señal de formación planetaria. Se descubrió entonces que un chorro de gas caía hacia la estrella, halado por la fuerza gravitacional, lo que sugería que había en el exterior un planeta u otra estrella.
Beta Pictoris tiene de 10 a 12 millones de años de edad y el disco de polvo y gas que la rodea tiene una edad similar
En 2003 la astrofísica Anne-Marie Lagrange, del Observatorio de Grenoble en Francia tomó imágenes de la estrella pero no halló nada. En 2008 hizo una segunda mirada y halló un punto hacia el nordeste del disco de polvo y al año siguiente halló que orbitaba alrededor de la estrella a una distancia de 8 a 15 veces la distancia Tierra-Sol. Había encontrado el planeta B. Pictoris b, con un periodo orbital de entre 17 y 35 años, de acuerdo con el reporte que presentó en Science.
Ahora hay que afinar la puntería: determinar su tamaño, forma y la composición de la atmósfera, dijo el astrónomo James Graham, de la Universidad de California en Berkeley. Foto ESO.

Exagerados y encartados

Exagerados. Poco a poco la influenza A H1N1 cae en el olvido, salvo para quienes la padecen o han sufrido. Obvio. Pero algo no funciona bien. ¿Se exageró la amenaza?
Un reporte en New York Times en días pasados muestra hechos reveladores:
Cuando comenzó a producirse la vacuna, se hizo una gran lista de compradores, con los países más ricos a la cabeza, queriendo salvarse por encima de todos. ¿Qué sucedió? Pues que andan muy encartados.
Francia, que compró 60 millones de dosis, como para vacunar toda su población, sólo ha empleado 5 millones. Hoy quiere cancelar el pedido de 50 y vender varios millones.
Holanda tiene disponibles 19 millones de dosis para quien las desee adquirir y Alemania adelanta conversaciones con las farmacéuticas productoras para reducir a la mitad el pedido de 50 millones de dosis y vender varios millones de los que adquiera.
Estrados Unidos, que ha distribuido 160 millones de los 251 millones de dosis adquiridas, no sabe qué hará con el resto.
La exagerada compra de las vacunas se debió a dos razones. La primera, muchos creyeron que se necesitaban dos dosis por persona. Y: se acusa ahora a la Organización Mundial de la Salud de haber exagerado la alerta por la pandemia.
Para Wolfgang Wodarg, quien estuvo al servicio del Parlamento alemán, la Organización usó una definición inadecuada de pandemia, considerando sólo la capacidad de transmisión del virus y no la severidad de la cepa.
Keiji Fukuda, de la OMS, explicó que esa definición siempre se ha basado sobre la transmisión, no la letalidad del virus.
Quizás se trate de un caso de exageración, pues los científicos, tras determinar la presencia del virus nuevo y trabajar en una vacuna, no pueden prever el curso que seguirá.
Podría recurrirse al viejo adagio de que es mejor prevenir que curar. Además, si los que hubiesen adquirido las vacunas hubiesen sido los países pobres, los más desarrollados ni se inmutarían por el tema.

12