Cuando fuimos hermafroditas

Hermafrodfitas. Eso éramos. Un estudio de la Universidad de Pittsburgh publicado en Heredity mostró finalmente evidencias de las primeras etapas de la evolución de los sexos, una teoría que sostiene que hembras y machos evolucionaron a partir de ancestros hermafroditas. ¿Cómo pudo ser?
Esas etapas no son entendidas del todo porque la mayoría de las especies animales se desarrollaron en dos sexos hace tanto tiempo que es difícil observar la transición. Pero…
Tia-Lynn Ashman, ecólogo evolucionista de plantas, logró documentar una temprana evolución en dos sexos separados en una especie de fresa salvaje aún en plena transición del hermafroditismo.
Los hallazgos aplican también para los animales, mediante la teoría unificada y es la primera evidencia que apoya la teoría del establecimiento de sexos separados a partir de una mutación en genes hermafroditas que derivó en cromosomas sexuales macho y hembra.
Con la habilidad de procrear y dejar de lado los defectos innatos de los hermafroditas, los sexos separados florecieron.
“Es un examen importante de la teoría de las etapas tempranas de la evolución de los cromosomas sexuales y parte del proceso de entender lo que somos hoy”, explicó la investigadora.
La evolución en las plantas se puede ver dado que esta es más reciente.