Descubren porqué lluvia o calor disparan enfermedades

Cortesía Nature Communications, Castro Dopico et al

¿Por qué enfermamos más en ciertos momentos del año que en otros? Pues la respuesta comienza a aparecer.

Un estudio publicado en Nature Communications revela que la expresión de ciertos genes varía a lo largo del año, siguiendo una especie de huella molecular estacional en las personas.

Los investigadores hallaron que genes asociados con con inflamación son más activos en el invierno. En los meses fríos del invierno en el norte del ecuador y de junio a agosto en el hemisferio Sur, esos genes están más activos.

En el estudio con más de 16.000 personas se encontró que la actividad de cerca de 4.000 genes parece afectarse según la estación.

En la región ecuatorial, donde está Colombia, se notó que la inmunidad y la inflamación estaban relacionadas con la temporada de lluvias, cuando enfermedades como la malaria son más comunes.

Se sabe que ciertas enfermedades crónicas son estacionales, como el trastorno afectivo estacional o la enfermedad cardiovascular y la diabetes 1, así como la artritis reumatoidea, explicó John Todd, genetista de la Universidad de Cambridge, quien dirigió la investigación.

Todas esas condiciones están relacionadas con la inflamación y el sistema inmunitario.

“Ahora sabemos que todas los tipos de células inmunitarias tienen sus propios relojes circadianos, como sucede virtualmente con todos los tipos de células de los órganos del cuerpo”, en palabras de Nicolas Cermakian, del Douglas Mental Health University Institute y McGill University en Montreal, citado por The Scientist.

Es más, agregó, “las respuestas inmunitarias controladas por los relojes circadianos varían según el momento del día”. Cermakian no participó en el estudio.

El hallazgo, que fue confirmado con personas de distintas regiones del planeta, será útil en el momento de que el médico considere la situación del paciente: hay personas propensas a ciertas enfermedades en determinadas épocas del año.

Así, podría decirse que hay personas de invierno y otras de verano.

Mis 10 noticias científicas de la semana (2-8)

1. Se acortan los inviernos

Los lagos del Ártico se han venido congelando más tarde y descongelando más temprano creando una temporada invernal 24 días más corta que como era en 1950 reveló un estudio de la Universidad de Waterloo publicado en The Cryosphere. El grosor del hielo ha disminuido de forma dramática como respuesta al cambio climático, según Cristina Surdu, autora principal. El estudio analizó datos de más de 400 lagos al norte de Alaska.

2. No todo puede ser vitamina

Son baratas, pero… Dos estudios revelaron que suplementos vitamínicos que toman deportistas interfieren con los beneficios del ejercicio, algo de lo que ya se había venido hablando. El análisis cobijó las vitaminas C y E, así como la vitamina D2. Estas atenuaban la generación de radicales libres, que en el caso del ejercicio, a diferencia de otras situaciones, son benéficos. Hace poco se había publicado que los suplementos de vitaminas no prevenían la demencia, el cáncer ni las enfermedades del corazón.

3. La luz de la productividad

Un estudio publicado en Sleep revela que la luz azul en el día mejora el estado de aleta de las personas y su desempeño en las actividades. En la noche ya se conocía ese efecto, pero no se había demostrado en la luz del día y en la investigación participaron 16 participantes sometidos bien a luz azul o a una verde, que no demostró ser efectiva en mantener las personas más atentas y activas.

4. Las razones del deterioro

Cuando se envejece son más comunes los casos de cáncer. Un estudio aparecido en Carcinogenesis encontró la razón: la metilación del ADN, un proceso en el cual grupos metil activan o apagan genes afectando la interacción entre el ADN y la maquinaria celular de producción de proteínas. La metilación parece ser parte normal del proceso de envejecimiento, lo que explica esa mayor incidencia del cáncer a edades avanzadas.

5. El ciclo del sobrepeso

No solo tiene ciclos el cuerpo para dormir. Un estudio de investigadores de Cornell University y el VTT Technical Research Centre en Finlandia encontró un ciclo para… bajar o subir de peso. Sí: en semana se baja peso y se gana en fines de semana. Y la diferencia entre obesos y delgados podría ser cuánto se gana de más el fin de semana. La fluctuación de peso es mayor domingos y lunes. Siguiendo una reducción del peso hasta el viernes. El hallazgo podría ayudar a controlar las personas con sobrepeso.

6. El frío adelgaza

Tiritar de frío y tandas de ejercicio moderado ayudan a convertir la grasa blanca en grasa negra, según un estudio del endocrinólogo Paul Lee, de Sydney’s Garvan Institute of Medical Research publicado en Cell Metabolism. Unos 50 gramos de grasa blanca acumulan más de 300 kilocalorías de energía. La misma cantidad de grasa negra podía quemar más de 300 kilocalorías por día. El estudio demostró una comunicación entre los músculos a través de ciertas hormonas, convirtiendo las células grasas blancas en negras para protegernos contra el frío. Ante el frío y el ejercicio la hormona irisina y FGF21 crecen. Unos 10 a 15 minutos de tiritar equivalen a una hora de ejercicio moderado.

7. Un planeta con el clima más loco

Si hubiera gente allí nos abría si usar bermudas o abrigo. Con datos del telescopio espacial Kepler se encontró un planeta con una bamboleo tan notorio de su eje que el clima debe ser muy loco. Se trata de Kepler-413b: el movimiento de su eje es de unos 30 grados en un período de 11 años. En la Tierra esa precesión es de 23,5° durante 26.000 años. Esta es la que permite la existencia de estaciones. El planeta está a unos 2.300 años luz hacia la constelación del Cisne y orbita un par de estrellas rojas enanas roja y naranja cada 66 días. En su órbita también realiza un movimiento debido a que el plano de su órbita está inclinado unos 2,5 grados con respecto al plano de la órbita de las estrellas.

8. Nada lo detiene

Se ha ganado en su comprensión y cuando es diagnosticado a tiempo y tratado con las herramientas actuales, la persona sobrevive. El cáncer mata 8,2 millones de personas al año, cifra que será hasta los 13 millones en 20 años. Además de 14 millones de casos nuevos detectados hoy se pasará a 22 millones. Eso dice el informe mundial sobre el cáncer divulgado por la Organización Mundial de la Salud. En los países en desarrollo, donde falta prevención y es difícil el acceso a los tratamientos adecuados, la situación es peor.

9. Ejercicios para obesos

Una fórmula común para estimar la intensidad de ejercicio requerida para perder peso no sería útil para personas obesas reportó un estudio en el International Journal of Obesity. Factores empleados para hacer el cálculo, relacionados con la intensidad, costos energéticos y toma de oxígeno se tornan imprecisos a medida que es más alto el Índice de Masa Corporal de la persona, y deberían ser corregidos para considerar la grasa cuando se prescriban ejercicios para personas obesas.

10. Para frenar el autismo

Un avance prometedor: una droga que se les suministró a ratonas preñadas con modelos de autismo previene esa conducta en sus descendientes, reveló un estudio en Science. Aunque no puede ser administrada prenatalmente en humanos, dado que no hay manera de determinar el autismo en fetos humanos, ensayos clínicos con la droga suministrada luego en niños que han desarrollado los síntomas autistas, ha permitido que mejoren. Podría haber esperanzas. Hasta ahora las causas del desorden por el espectro autista son complejas y no se entienden bien.

Ciencia movida: Mis 10 noticias científicas de la semana (18-23)

1. El intestino tiene clave frente al cáncer

Una población de microorganismos que obtienen su comida y otros beneficios de otros organismos que viven en el intestino se requiere para una buena respuesta a la terapia contra el cáncer, según un estudio hecho con ratones por científicos del Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos. Se encontró que ratones libres de gérmenes o tratados con antibióticos para eliminar las bacterias intestinales se afectaban en su capacidad de responder a la inmunoterapia que disminuye el crecimiento del cáncer y prolonga la supervivencia. Además, se reducía la capacidad de responder a drogas de quimioterapia como oxaliplatino y cisplatino. Los hallazgos fueron presentados en Science y comienzan a preguntarse si será igual en humanos.

2. La explosión más potente jamás registrada

Si hubiera sucedido cerca, la Tierra se hubiera achicharrado y ya seríamos materia muerta. Sí. En abril se detectó una poderosa explosión de rayos gamma, las más fuertes del universo. Análisis presentados esta semana indican que nunca se había visto una así. Ocurrió a 3.700 millones de años luz, o sea se produjo en ese momento pero su luz solo llegó ahora. Fue producida por una estrella que colapsó, 20 a 30 veces más masiva que el Sol metida en un tamaño solo dos veces más grande que nuestra estrella. Aunque se han detectado centenares de explosiones gamma, nunca ‘tan cerca’, por lo que se pudo registrar toda su intensidad. Además ha sido la de mayor duración. Los análisis indican que habrá que reescribir las teorías sobre esta clase de eventos cósmicos.

3. Al fin se les vio la cara

Cada segundo miles de millones de neutrinos atraviesan cada centímetro cuadrado de la Tierra, pero son tan esquivos que rara vez interactúan con la materia. Pues bien, el detector de neutrinos conocido como IceCube, una estructura enterrada en la Antártida, detectó 28 neutrinos de origen astrofísico en aceleradores cósmicos. Esas partículas pueden tener información sobre los fenómenos más energéticos y lejanos del universo como supernovas, agujeros negros, púlsares, núcleos galácticos activos y otros. La mayoría se origina en el Sol o en la atmósfera terrestre, por lo que el IceCube fue concebido para detectar los que provienen de otras regiones del espacio. Los observados tenían una energía de más de un millón de veces aquellos detectados tras la supernova de 1987 en la Gran Nube de Magallanes.

4. Este virus se especializó en crear cáncer

Tras años de estudio, Maura Gillison tuvo resultados concluyentes: No queda duda que personas portadoras del virus del papiloma humano en sus bocas o garganta son 15 veces más proclives a desarrollar cánceres de cabeza o cuello y sobre eso volvió un artículo aparecido en Nature. No solo los provocan sino que esa incidencia viene al alza de manera silenciosa. El hallazgo pone de manifiesto de paso el riesgo que podría tener el sexo oral. Ahora investigan si también causa otros tipos de cáncer.

5. El viaje fue hace 24.000 años

El estudio del ADN de un esqueleto de un joven que se cree vivió hace 24.000 años sugiere que 30% de los americanos modernos provino de este banco genético de personas que habitaban Siberia de acuerdo con un estudio publicado en Nature. Los primeros habitantes del continente habrían estado en aquella época en Beringia e ingresaron a Alaska, lo que además sitúa 10.000 años antes el poblamiento de América, que usualmente se ha situado alrededor de hace 14.000 años.

6. Nos dejaron los virus

Se fueron pero nos los dejaron: virus antiquísimos de los Neandertales han sido hallados en el ADN de los humanos modernos reveló un estudio publicado en Current Biology. Los investigadores compararon información genética de fósiles de Neandertales y otro grupo arcaico, los denisovanos y hallaron evidencias de que virus que estos portaban se encuentran en el genoma humano, habiéndose originado hace más de 500.000 años. El vínculo podría conducir a estudiar posibles relaciones entre los virus del pasado y enfermedades como el cáncer y VIH.

7. Le quitaron el manto de la invisibilidad

De los dos grandes tipos de VIH, solo el 1 causa sida en personas infectadas que no reciben tratamiento. Un estudio publicado en el journal Inmunity reveló cómo el VIH-1 escapa a la detección al hacerse invisible al sistema inmunitario de las personas, mientras el VIH-2 genera una respuesta inmunitaria. El entendimiento de cómo funciona ese manto de la invisibilidad del VIH-1 podría derivar en el desarrollo de vacunas efectivas. El virus usa una de sus proteínas para activar su ‘invisibilidad’. Los investigadores mostraron además cómo modificar el virus para que sea reconocido y genera una respuesta efectiva del sistema inmunitario.

8. Con frío funciona mejor

Un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences reveló que los ratones en ambientes fríos combaten mejor el cáncer que en ambientes más cálidos. En un laboratorio con condiciones entre 30-31 grados no fueron tan efectivos para combatir el cáncer, pero en temperaturas entre 20 y 26 grados mostraron menor formación del tumor y menos metástasis. ¿Qué quiere decir eso? Todavía poco, pero podría ser un nuevo filón para investigaciones en humanos.

9. Dos genes bien fértiles

Solo dos genes en el cromosoma Y permiten que los machos sean fértiles. En un estudio con ratones publicado en Science se encontró que ratones sin el cromosoma Y pero portando los genes Sry y Eif2s3y de ese cromosoma podían producir espermátidos (célula haploide masculina que resulta de la división de los espermatocidos secundarios) introducidos en los óvulos de la hembra mediante inyección, producían embriones que podían ser trasplantados en los oviductos de las hembras para producir descendientes vivos.

10. Los minirriñones

Los minirriñones anunciados esta semana se unieron al grupo de órganos funcionales progenitores cuando científicos españoles y norteamericanos describieron la diferenciación de células madre humanas en células tipo progenitoras renales. El artículo apareció en Nature Cell Biology. Antes otros grupos habían descrito organoides cerebrales y estructuras hepáticas utilizando células madre. De a poco se arma el cuerpo.

¿Ají y frío contra la obesidad?

Un nuevo estudio aporta otras pruebas de que tanto el frío como el ají aumentan la actividad de las células grasas, con lo que queman energía y hacen que la persona no engorde, de acuerdo con un estudio de Takeshi Yoneshiro de Hokkaido University en Japón.

Los participantes en la investigación que estuvieron expuestos al frío también tenían menos grasa ‘mala’ al final de los experimentos.

Las células grasas marrones son objeto de intensa investigación para el desarrollo de medicinas anti obesidad.

En el estudio, ocho personas con pocas o ninguna célula grasa marrón fueron expuestas a temperaturas moderadamente bajas, 17 grados, durante 2 horas día durante seis semanas. Comparadas con las personas de control, las sometidas al frío tenían cerca de un 5% menos de grasa corporal según el estudio publicado en el Journal of Clinical Investigation.

También se analizó a personas que comían capsinoides, que se encuentran en el ají, y en un periodo de 6 semanas encontraron que quemaron más energía que el grupo de control.

Un estudio previo de 12 semanas había hallado reducciones más significativas en personas de obesidad severa.

Dos ingredientes a la lista posible de reductores de grasa corporal, aunque más estudios se requerirán para comprobar efectos y beneficios.

Mis 10 noticias científicas de la semana (28-2)

1. La familia más grande del planeta

Al analizar datos de la red de historia familiar MyHeritage, el biólogo Yaniv Erlich, del MIT, y colegas construyeron el más grande árbol genealógico hasta el momento: contiene 13 millones de individuos desde el siglo 15. Un trabajo que explica patrones de bienestar y de inmigración y que podrá ser usado entre otros asuntos para determinar ciertas características de las personas. El estudio fue presentado en la reunión de la American Society of Human Genetics.

2. ¿Vegetativo? No, callado

Un paciente en estado vegetativo incapaz de moverse y hablar mostró signos de estar atento, lo que no había sido detectado antes de acuerdo con un estudio en el journal Neuroimage: clinical. El paciente pudo enfocarse en palabras señaladas por los investigadores, tal como lo hace un individuo sano, reportaron los científicos. Esto sugiere que otros pacientes en ese estado podrían estar atentos a los sonidos del mundo exterior.

3. Tramposos a ratos

Nuestra capacidad para mantener el control y evitar hacer trampas o actuar con deshonestidad se va diluyendo a lo largo del día, de acuerdo con un estudio publicado en Psychological Science. En las mañanas se tiene un sentimiento moral mucho más fuerte reveló la investigación, pero quien tiene tendencia a ser deshonesto lo es en cualquier momento del día.

4. Ojos para invidentes

Científicos desarrollaron unas gafas inteligentes que resuelven el problema de la movilidad de personas con visión limitada, unos lentes que les ayudan a ver con imágenes simples y la descripción de señales y objetos cercanos. Fueron inventadas por Stephen Kicks, de la Universidad de Oxford. Por ello recibió un premio organizado por The Royal Society, dinero que invertirá en mejorar el invento y llevarlo a un precio menor para quienes lo necesiten.

5. Conectados a las serpientes

Al registrar actividad neuronal en la región pulvinar, área del cerebro involucrada en el procesamiento visual, Lynne Isbell y colegas de la Universidad de California en Davis hallaron evidencia que sugiere que ciertas neuronas en los macacos japoneses (Macaca fuscata) responden selectivamente a imágenes de serpientes. El hallazgo fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, lo que sugiere un a especie de teoría de selección en respuesta a los depredadores. ¿Venimos predispuestas hacia las serpientes?

6. Cómo movéis la cola

Aunque podría pensarse que una cola que mueve el perro es un movimiento cualquiera, estos distinguen en otro perro cuando la mueve a la izquierda o a la derecha, lo que revela que como los humanos tienen cerebro organizado asimétricamente según estudio publicado en Current Biology. Al mirar perros que la movían a la izquierda, se muestran más ansiosos, que cuando la agitan a la derecha.

7. Los genes del frío

Los siberianos deben usar genes para calentarse. Un estudio de Alexia Cardona de la Universidad de Cambridge halló una rápida evolución genética de solo 24.000 años desde que ese pueblo se asentó en esa fría región. Los candidatos a genes del calentamiento son unos involucrados en el metabolismo de la carne. Muchos de ellos comen carne más que todo, por lo que los genes que ayudan a convertir la grasa animal son importantes para generar calor.

8. Nada que se deja ver

Físicos revelaron que sus primeros 85 días el experimento LUX, que utiliza xenón como medio, no pudo detectar ninguna partícula de materia oscura, ese componente del universo que constituye el 27% de este. En 2014 correrán el experimento durante un año a la espera de tener mejores resultados. La materia oscura es la que mantiene unidas las galaxias y se cree que cientos de millones de partículas de esta nos atraviesan cada segundo, pues no interactúa con la materia ordinaria.

9. Un mellizo tostado

A 400 años luz, astrónomos detectaron el planeta más parecido a la Tierra hallado hasta ahora, Kepler-78b. Es del mismo tamaño y rocoso, pero reside tan cerca de su estrella que debe ser un verdadero horno. El planeta da la vuelta a su sol cada 8,5 horas. Hallado por el averiado observatorio espacial Kepler, sugiere que puede haber muchísimos planetas como el nuestro.

10. Tendrá un buen fin

Hay una nube, llamada la nube de Smith que tiene hacia la Vía Láctea, con la que colisionará en unos 30 millones de años. Un estudio en The Astrophysical Journal sugiere la existencia de un campo magnético que la protegerá. Esa nube trae material que alimentará la formación de otras estrellas en la galaxia. Se mueve a una velocidad de más de 220 kilómetros por segundo.

Cómo no morir congelado en Siberia

Cuando se habla de Siberia pareciera que un viento gélido nos llegara de lejos para congelarnos todo el cuerpo. Frío, nieve, hielo, tierras lejanas. En todo eso se piensa.

Y aunque eso puede ser verdad, la región ha estado poblada desde hace miles de años, mostrando que la vida allí florece. ¿Pero cómo?

Un estudio de nativos de Siberia presentado a comienzos de año mostró que la selección natural ayudó a la gente a adaptarse al frígido norte. Los hallazgos indicaron también que diferentes poblaciones se adaptaron de distinta manera.

Siberia ocupa como el 10% de la masa terrestre, pero contiene solo como el 0,5% de la población mundial: unos 35 millones de personas. No es de extrañar: en enero las temperaturas promedio llegan a -25°. Genetistas tomaron muestras de una docena de grupos indígenas. Uno de ellos, los teleutas, descendientes de un grupo de criadores de caballos y ganado alguna otrora poderoso, conocidos también por sus habilidades para fabricar objetos de cuero, están en riesgo de desaparecer: solo quedan unos 2.000.

En 2010 un estudio de Anna Di Rienzo y colegas de la Universidad de Chicago encontró que los genes UCP1 y UCP3 tendían a estar más activos en dos poblaciones siberianas. Esos genes ayudan a almacenar la grasa corporal para producir calor en vez de energía muscular para los músculos y las funciones del cerebro.

El nuevo estudio tomó muestras de 10 grupos de casi todas las poblaciones de la región. La estudiante Alexia Cardona del grupo de genética de Toomas Kivisild en University of Cambridge, y colegas, analizaron unas 200 muestras de ADN en busca de genes que ayudaran a los humanos a adaptarse al frío.

Cardona usó varias técnicas para detectar señales de selección natural en el genoma humano, o sea genes que han favorecido la evolución al ayudar a las personas a sobrevivir y reproducirse. Encontró 3: el ya reportado UCP1 y variantes de dos nuevos, ENPP7 y PRKG1, que también parece tuvieron una selección positiva.

Los hallazgos muestran que en los más de 25.000 años que los humanos modernos han vivido en Siberia, varias personas se han adaptado al clima frío de la región y las fuentes de alimento basadas en la carne a través de la selección sobre múltiples genes que controlan varios mecanismos biológicos.

Todo un logro.

Foto de habitante chukchi al norte de Siberia

Hallazgos y datos curiosos

El baño remplaza el afecto. El calor físico puede sustituir el calor social, ayudando a las personas solitarias. Sí, la gente trata de espantar el frío de la soledad con duchas calientes sin saber que así lo está logrando, dijeron John Bargh e Idit Shalev, psicólogos de Yale. Los individuos que se sienten aislados reportan bañarse con agua tibia más a menudo que las personas conectadas socialmente, según un artículo en Emotion. Los investigadores hallaron también que los sentimientos de soledad aumentaban brevemente en quienes sostenían una bolsa helada por un minuto, mientras que participantes a los que se les pedía revivir un incidente en el que fueron rechazados se sintieron mejor al coger bolsas tibias. Curioso.

Plástico diabético. Mujeres expuestas a altas cantidades de ftalatos, compuestos usados en plásticos y solventes, son más dadas a ser diabéticas, según un estudio en México que apareció en Environmental Research. Todas las participantes habían sido sanas antes y servido como controles en un estudio de cáncer. Si bien estudios previos han ligado los ftalatos al riesgo de obesidad –en sí un factor de riesgo para la diabetes- la nueva asociación se presenta independientemente de la obesidad. Bien curioso.

Copias extraviadas. Un equipo internacional de científicos analizó los prototipos genéticos de los cánceres de piel y ovario y reportó que perder dos copias de una proteína crucial significa problemas adelante. La proteína p53 que combate el cáncer es a menudo perdida en distintos tipos de cáncer, pero los investigadores creían que era una de las últimas cosas que una célula cancerosa hacía antes de convertirse en una amenaza. El nuevo estudio en Cancer Discovery encontró que esa pérdida es un marcado inicial. Años de exposición al sol, perdiendo una copia de p53 conduce a unas 100 mutaciones en las células de la piel. Luego de perder luna segunda copia, las células desarrollan 1.300 mutaciones. Curioso.

Caricias rápidas. De la velocidad depende. Científicos escanearon los cerebros de voluntarios mientras un cepillo de cerdas suaves acariciaba sus brazos. Cuando el cepillo se movía a 3 centímetros por segundo, las personas mostraban mayor actividad cerebral en la ínsula, una región importante para las emociones. Cuando la velocidad subía a 30 centímetros por segundo no se presentaba esa actividad. En el informe en el Journal of Neuroscience vieron que la ínsula también respondía cuando los voluntarios miraban un video de una caricia agradable. Suave, por favor. Bien curioso.

El sitio más frío del Sistema Solar

No es fácil afirmar que debe ser el sitio más retirado del Sol. ¿Qué diría si le preguntaran cuál es el lugar más frío del Sistema Solar? Plutón o quizás los otros planetas menores por el cinturón de Kuiper, o la Nube de Oort, donde se forman no pocos cometas.
Pues acá cerca de nosotros hay un sitio con temperaturas más frías que las de Plutón: la Luna.
Sí, la Luna, quién lo creyera, pese a que está como nosotros a unos 150 millones de kilómetros del Sol.
En los cráteres oscuros donde nunca entra la luz solar, las temperaturas son de -240 grados centígrados, mientras que el lado iluminado de Plutón fue medido en 2006 en -230 grados.
Obvio, explica Randy Gladstone, científico planetario del Southwest Research Institute en Colorado, citado por New Scientist, hay otras regiones que son muy frías en el Sistema Solar, que no reciben la luz directa del Sol, pero no han sido medidos todavía.
La medición provino de la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter y su sensor de temperatura, Diviner. Foto cortesía Nasa, del polo sur lunar.

La soledad produce frío

¡Qué persona tan fría! La expresión se escucha con frecuencia cuando alguien parece distante, aislada, y no expresa casi emociones ni sentimientos. Pero podría ser que… se tratase de alguien solitario y que, en verdad, sintiera físico frío.
En nuestro lenguaje existen muchas metáforas que vinculan las temperaturas frías con las emociones como la soledad y la tristeza. Y aunque una metáfora no se puede tomar literalmente, parece que sí existe una base sicológica para ligar el frío con los sentimientos de aislamiento social.
El cuento es el siguiente: los sicólogos Chen-Bo Zhong y Geoofrey Loenardelli, de la Universidad de Toronto, deseaban examinar la idea de que el aislamiento social podía generar un sentimiento físico de frialdad.
Tras un experimento con dos grupos de personas, encontraron que las personas, al pensar en el sentimiento de soledad y aislamiento, experimentaban que el ambiente donde estaban era más frío.
El hallazgo es sorprendente, reportaron en el último número de Psychological Science, órgano de difusión de la Asociación para la Ciencia Psicológica.
Las personas aisladas durante los experimentos, a la vez, preferían tomar café y sopa calientes, lo que concuerda con lo encontrado.
El aislamiento social produce, en verdad, frío.