Un almuerzo estelar que duró 10 años

Ilustración del gran evento. CXC/M. WEISS; X-RAY: NASA/CXC/UNH/D. LIN ET AL, OPTICAL: CFHT

Ilustración del gran evento. CXC/M. WEISS; X-RAY: NASA/CXC/UNH/D. LIN ET AL, OPTICAL: CFHT

Muy goloso. Un agujero negro gigante despedazó una estrella cercana y continuó engulléndosela durante casi una década, diez veces más largo el almuerzo que otros que se habían detectado según un estudio de la Universidad de New Hampshire.

Continuar leyendo

La luna de los 101 chorros

Cortesía Nasa

Si se pudiera vivir allí,s ería como un parque de las aguas, un sitio para pasar el día o las vacaciones. Científicos que analizaron 7 años de datos de la nave Cassini detectaron 101 géiseres en la superficie de la luna Encelado de Júpiter.

Ese dato sugiere que el agua salada fluye todo el tiempo desde el interior del astro a través de las fracturas tipo piel de tigre que cubren el satélite. Dos estudios sobre el tema aparecen en Astronomical Journal.

Los géiseres coinciden con pequeños puntos calientes.

La eyección de agua había sido detectada en 2005 y se había propuesto como origen las fuerzas de marea que ejercía Saturno sobre la luna, calentándola. Otra posibilidad indicaba que la apertura y el cierre de las fracturas permitía la salida del vapor de agua.

La respuesta al misterio vino de la comparación de dos estudios con datos de alta definición recogidos en 2010. Géiseres individuales coincidían con pequeños puntos calientes, de solo unas decenas de metros de ancho, muy pequeños para haber sido producidos por el calor de la fricción, pero del tamaño justo para ser el resultado de la condensación de vapor cerca de las paredes superficiales de las fracturas. Esto implicaba que los puntos calientes eran la firma de la actividad de los géiseres.

Luego, con otros análisis se concluyó que se trata de una actividad profunda, no superficial, en el mar que existe bajo la capa congelada de la superficie.

Se encontraron senderos estrechos a través de esa capa que permanecen abiertos al mar.

En el otro artículo los autores sugieren que el brillo del chorro formado por los géiseres cambia periódicamente a medida que Encelado orbita Saturno, pudiendo deberse a las fuerzas de marea, pero el modelo no predice cuándo el chorro comenzará a brillar.