Cómo sufrieron las aves en Fukushima

Lo que sucedió con Chernobyl tendría que repetirse con Fukushima. Y así es: un estudio reveló que los niveles de radiación tras el incidente nuclear seguido al terremoto y tsunami en Japón afectaron las poblaciones de aves.

El estudio aparecido en Environmental Pollution mostró que los altos niveles de radiación se correlacionaron con poblaciones disminuidas de aves. El hecho es atribuido a que el problema en la planta de Fukushima ocurrió en marzo, durante comienzos de la temporada de apareamiento y crianza.

“Los datos que presentamos constituyen la primera investigación de las respuestas iniciales de la comunidad biológica a la radiactividad del desastre de Fukushima”, escribieron los autores.

El equipo comparó también los efectos de la radiación sobre las poblaciones de aves en Fukushima con respecto a las aves cerca a Chernobyl. Las 14 especies que habitaban en los dos sitios parecieron afectarse más por la creciente radiación en Fukushima que lo que estuvieron en Chernobyl. En el primer sitio, la radiación aumentada se correlacionó con un mayor decrecimiento en la población de aves. Sin embargo, una caída general en la abundancia de aves estuvo más fuertemente asociada con el aumento en la dosis de radiación en Chernobyl, quizás porque varias especies en las áreas más contaminadas han estado ausentes más tiempo.

“Los impactos prolongados relativamente más grandes sobre las comunidades de Chernobyl señalan posibles impactos sostenidos de largo plazo que pueden reflejar consecuencias acumulativas y multigeneracionales de acumulación de mutaciones en las poblaciones”,

dijeron.

Foto aves de Chernobyl

Faltan 5 minutos para la destrucción del mundo

No corren buenos tiempos: el reloj del fin del mundo fue adelantado 1 minuto esta semana. Ahora faltan 5 minutos para las 12, la hora en que todo acabará.

El famoso Doomsday clock había estado detenido desde 2010, cuando se retrasó 1 minuto, restando entonces 6 para la hora fatal.

¿Pero qué es esto? El reloj es un símbolo de la amenaza de inminente destrucción de la humanidad debido a armas nucleares o biológicas, el cambio climático y otros desastres provocados por el ser humano.

El adelanto de un minuto fue anunciado a comienzos de semana por Kennette Benedict, director del reconocido Bulletin of the Atomic Scientists y significa una señal de pesimismo acerca del futuro de la humanidad.

“Ahora faltan 5 minutos para medianoche”, expresó Benedict. El último movimiento databa de enero hace 2 años.

El paso adelante del minutero se debió al actual estado de los arsenales nuceares alrededor del globo, los desastres como el del reactor nuclear de Fukushima (Japón), temas de bioseguridad y la creación en laboratorio de una cepa del virus de la influenza H5N1.

El reloj del día final, Doomsday Clock fue creado en 1947 por científicos para alertar al mundo de los peligros de las armas nucleares. Ese año, se fijó en 7 minutos para las 12 de la noche, simbolizando esta el momento de la destrucción total.

Hacia 1949 se adelantó hasta estar a solo 3 minutos del momento definitivo dada la tensión entre Estados Unidos y la Unión Soviética. En 1953, tras las primeras pruebas de la bomba de hidrógeno, el reloj marcó 2 minutos para medianoche.

En 1991 había más optimismo, al terminar la Guerra Fría y al comenzar Estados Unidos y Rusia a destruir sus arsenales. Ese año el reloj se retrasó: hasta 17 minutos para las 12.

Desde entonces se ha ido adelantando al fracasar programas de desarme nuclear, la amenazas de terrorismo nuclear y el aumento del cambio climático.

En 2010 el reloj se retrasó de 5 a 6 minutos para las 12 debido a que aumentó la esperanza de nuevos tratados nucleares y de un éxito en las negociaciones sobre el cambio climático.

Todo eso se ha desvanecido. Ahora faltan 5 para las 12. ¿Qué pasará?

3 en 1

Somos Neandertales. Comienza la era del Hombre de Neandertal. Su genoma fue secuenciado ya. Este se cruzó con los Homo sapiens, de modo que hubo poblaciones mixtas. La empresa 23&Me, que tiene el servicio de chequeo genético, puede examinar el genoma de una persona y determinar qué tanto de Neandertal tiene. ¿Así de primitivos? De algo venimos todos, ¿no?

Fukushima, Japón. 3 de los reactores de la planta de Fukushima en Japón, la que causó el desastre nuclear tras el tsunami de marzo, fueron enfriados al punto que ya el agua circundante no está en ebullición. En una planta nuclear los reactores usan energía al dividir los átomos para calentar agua, que produce vapor y mueve una turbina, generando electricidad. Cuando las reacciones nucleares se detienen, continúa calentando el agua por encima del punto de ebullición. Durante horas debe ser enfriado con agua circulante. Cuando la temperatura del reactor baja de 100° C, no se requiere enfriamiento con agua y el reactor se torna seguro. Eso es lo que acaba de suceder, que en términos de radiactividad no suma nada. El reporte es adaptado de Nature.

VIH. Las personas recientemente contagiadas con el ViH se benefician más si se inmediato comienza una terapia con antirretrovirales que si se pospone la terapia reveló un estudio en el Journal of Infectious Diseases. La protección así es mucho mayor.