Comer mucho: otra forma de desperdiciar alimentos

Foto Wikipedia

Foto Wikipedia

Hay otra manera de botar comida: comer en exageración.

Un nuevo estudio en Agricultural Systems reveló que casi 20% de la comida disponible para los consumidores se desperdicia, bien en la basura o… comiendo de más.

La población mundial consume cerca del 10% más de lo que necesita y casi 9% es tirado a la basura o se deja que se dañe.

Los esfuerzos para reducir miles de millones de toneladas podrían mejorar la seguridad alimentaria global y evitarían daños ambientales.

El estudio, de científicos de la University of Edinburgh examinó 10 claves del sistema global de alimentos, incluyendo el consumo de alimentos, el cultivo y la cosecha para cuantificar las pérdidas.

Con datos de la FAO se encontró que se pierde mucha más comida de lo que se pensaba. Casi la mitad de las cosechas o 2100 millones de toneladas se pierden por sobreconsumo, desperdicios o ineficiencia en los procesos de producción.

El proceso menos eficiente es la ganadería, donde se pierde 78% o 840 millones de toneladas. Cerca de 1000 millones de toneladas cosechadas se usan para producir 240 millones de toneladas de productos para animales incluyendo carne, leche y huevos.

Eso solo responde pro 40% de todas las pérdidas de las cosechas recogidas.

La mayor demanda por alimentos como carne y productos lácteos reduciría la eficiencia del sistema de alimentos y dificultaría la alimentación de una población mundial en expansión.

De acuerdo con Unicef, hoy 1 400 000 niños están en peligro de morir por desnutrición.

Satisfacer la demanda poblacional podría provocar afectaciones ambientales al aumentar las emisiones de gases de invernadero, agotar fuentes de agua y causar pérdida de biodiversidad.

Para los investigadores, se debe alentar a que las personas consuman menos productos de origen animal, reducir el desperdicio y no exceder las necesidades nutricionales. Eso ayudaría a mejorar la seguridad alimentaria.

Así se deforesta el futuro de Colombia

Deforestación en lejano oriente de Antioquia. Foto Donaldo Zuluaga

Colombia y Antioquia rejadas, taladas. Humilladas. Fueron 140.356 hectáreas colombianas las que quedaron peladas el año pasado. Sí, las deforestaron por cualquier razón. Un aumento del 16% frente a 2013 reveló el Ideam con su Sistema de Monitoreo de Bosques y Carbono.

La cifra aterra. Incluso puede ser mayor pues distintos científicos creen que la resolución satelital con la que se mide no es la mejor, pero estos son los datos que se tienen hoy.

En 2013 habían sido 120.934 hectáreas.

Preocupa porque mucho se habla de esfuerzos para reducir la tala de nuestros bosques. No están surtiendo efecto. Ganan los taladores.

El año pasado, la deforestación se concentró principalmente en las regiones Amazonia, con el 45% y la región Andina, con el 24% del total nacional.

Con relación a los resultados del 2013, para la región de la Amazonia, se presenta una reducción del 8% en la deforestación con un total de 63,280 hectáreas, lo que puede ser buena noticia en medio de todo.

El Ideam indicó que se presenta un aumento de deforestación en las otras cuatro regiones, siendo la Andina (33,679 ha 2014) y Pacífica (13,855 ha 2014), las que muestran los mayores aumentos.

La menor deforestación regional ocurrida en 2014 se presentó en la Orinoquia con 10,639ha, el 7,6% del total nacional.

En términos netos, dice el Instituto, la región con mayor pérdida de bosque ha sido la Caribe con 18,903ha, donde la superficie deforestada en 2014, es equivalente al 1% de pérdida de la cobertura boscosa total de la región; implicando la perdida de áreas de bosque seco tropical.

El departamento del Caquetá sigue concentrando la mayor deforestación con el 21% del total nacional. Y Antioquia reporta uno de los mayores aumentos en la superficie deforestada con el 47%, respecto de 2013. Así mismo concentra el 15% del total de la deforestación del país.

El Meta presentó una gran reducción de la superficie deforestada con el 32%, sin embargo aún es el tercer departamento con la mayor concentración de deforestación con 10% del total nacional.

En cuanto a Corporaciones Autónomas, el análisis reveló:

Corpoamazonía concentra la mayor deforestación del país con el 30% del total.

Corantioquia concentra cerca del 11% de la deforestación del país y para 2014 aumentó la superficie deforestada en 48%.

Cormacarena es la tercera Corporación con la mayor deforestación con 10% del total y para el 2014, redujo la superficie deforestada en 33%, respecto de 2013.

Para el Ministerio del Medio Ambiente, las causas de la alta deforestación son la minería ilegal, la ganadería expansiva y los cultivos ilícitos. En menor proporción los incendios forestales.

Y hay más: los municipios donde más se talan. Una lista de 20 que comanda San Vicente del Caguán con12.060 hectáreas y en la cual Antioquia ‘aporta’ 3 del Nordeste y Bajo Cauca: Remedios, 2.110 hectáreas menos de bosque; El Bagre 1.878; y Segovia 1.859.

La planta del gato tiene la clave

Hay una planta que vuelve locos a los gatos. La perciben y se arrojan sobre ella, se frotan, se acuestan. Es irresistible para ellos. Y esa planta tiene un gran secreto.

Se trata de la llamada catnip o Nepeta cataria, hierba perenne de la familia de la menta, originaria de Europa pero hoy en muchas regiones del mundo. La menta gatuna, la llaman algunos e incluso se desarrollan productos para gatos con base en ella.

Aunque no se sabe qué es lo que provoca esa reacción en los gatos, científicos reportaron en el Journal of Agricultural and Food Chemistry, un beneficio de esta planta.

Al impregnar el ganado con una mezcla de aceite de esta menta, cera de parafina y soya, las moscas salieron espantadas. La acción duró tres horas.

Sabido es que las moscas causan enormes pérdidas a la ganadería, provocando incluso enfermedades mortales.

Junwei Zhu y colegas realizaron el estudio, que reveló además una acción repelente de esa hierba contra más de una docena de insectos, incluyendo moscas domésticas, mosquitos y cucarachas.

Ahora el grupo trabaja en prolongar la acción repelente de su compuesto, que sería de utilidad general.