10 noticias científicas de la semana (11-17)

Erasmocorpius brucensis. Cortesía ROM

1. Los escorpiones nadaban

Fósiles bien preservados hallados en Ontario sugieren que los escorpiones tuvieron origen en el mar y luego caminaron hacia tierra firme mucho antes de lo que se creía: hace 433 a 438 millones de años según el análisis presentado en Proceedings of the Royal Society B. Los 11 ejemplares hallados muestran patas planas, cortas, que les permitieron asentarse en tierra, dando un gran salto evolutivo para sobrevivir de los depredadores marinos de entonces.

2. La mosca Matusalén

Al activar un gen que destruye las células dañadas, científicos lograron aumentar un 60% la vida de moscas de las frutas según estudio publicado en Cell y que sugiere al menos un camino nuevo para trabajar en la longevidad humana. El gen, azot, se encuentra en humanos y eso hace más interesante el trabajo. Las células del cuerpo, a medida que envejecemos, se llenan de errores, no todos al tiempo ni con igual intensidad, afectando al final de cuentas la salud.

3. Veredicto: ¡culpable!

En un estudio, adultos inocentes pudieron ser convencidos en el curso de unas pocas horas de que cometieron un crimen con arma en su adolescencia, mostrando que internalizaron la historia que se les dijo, que en verdad era ficticia, revelaron los investigadores en Psychological Science. El hallazgo sugiere que acusados pueden quedar convencidos de que sí cometieron un delito según la forma en que son preguntados.

4. Gansos montan en montaña rusa

¿Cómo hacen los gansos para superar las alturas de los Himalayas? Un estudio aparecido da pistas al revelar que vuelan con el efecto de montaña rusa aprovechando los elevamientos que permiten las montañas, lo que les facilita optimizar el gasto de energía. Por eso vuelan bajo, aprovechan el levantamiento de la montaña y logran alturas de 8.000 metros con menos latidos del corazón y eficiencia metabólica.. El hallazgo se hizo con dispositivos implantados en estas tremendas aves.

5. Clic, así soy yo

Un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences reveló que los computadores conocen mejor la personalidad de uno que los amigos y hasta la propia familia. El estudio se basó con los Me Gusta dados en Facebook. Con solo 10 predecía mejor la personalidad que lo que podía hacer un compañero. Y con 300, mejor que… la propia esposa o pareja.

6. Sube y sube y… glu, glu, glu

El aumento del nivel del mar se sitúa hoy en 3 milímetros por año, más del doble de lo que se tuvo durante casi todo el siglo pasado, reveló una investigación publicada en Nature. Entre las causas están el calentamiento global y la consiguiente expansión térmica de las aguas. El hallazgo se hizo con nueva metodología y fue una sorpresa para los científicos.

7. Planetas perdidos

Nuevos cálculos de astrónomos de la Complutense y Cambridge sugieren que más allá de Plutón habría al menos dos planetas enanos que no han sido descubiertos aún y que responderían dudas sobre la distribución de objetos más allá de la órbita de Neptuno. Aunque el modelo publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society tiene algunas debilidades, reciente hallazgo en lejana estrella posibilita que sea verdad.

8. 11 años perdida

Tras una paciente búsqueda, apareció. La sonda europea Beagle 2 fue transportada por la nave Mars Express y el 19 de diciembre de 2003 se separó para aterrizar en Marte, pero nunca se pudo establecer comunicación, por lo que en febrero de 2004 fue declarada como desaparecida. La nave no está estrellada, está bien, pero muerta. El hallazgo lo hizo otra nave, de la Nasa, Mars Reconnaissance Orbiter. Beagle 2 era del tamaño de una caneca d ella basura. La nave pudo aterrizar, como estaba previsto, el 25 de diciembre de 2003, a solo 5 kilómetros del sitio escogido. El hallazgo fue revelado esta semana.

9. Olfato… magnético

Cuando las tortugas marinas eclosionan, queda marcada la huella magnética única de la playa donde nacieron y a ella regresan en su edad adulta a desovar, sugiere un estudio publicado en Current Biology que podría revelar de manera precisa un misterio aún no aclarado. Se sabía hace tiempo que se guían por el campo magnético de la Tierra, pero ahora se añade el detalle de la firma única del sitio donde nacieron.

10. Un corazón dilatado

Una investigación publicada en Science Translational Medicine detectó mutaciones asociadas con la cardiopatatía dilatada, lo que allana el camino a futuros tratamientos y, interesante, permitirá algún día ver quiénes están en posibilidad de desarrollar esa afección cardíaca. En el trabajo secuenciaron el gen que codifica por la proteína muscular titina en 5.000 personas, lo que ayudó a identificar esas mutaciones.

Cambio climático hace pájaros más promiscuos

Una nueva investigación reveló que los pájaros que viven en climas más impredecibles son más dados a engañar a sus parejas.

“Aparearse con múltiples individuos incrementa las chances de que al menos un hijo posea los genes que le permitan enfrentar las variables condiciones por venir”, dijo Carlos Botero, ecólogo evolutivo y cabeza del estudio publicado en Plos One.

Los pájaros se unen por lo general a una pareja durante la temporada de apareamiento y algunas veces anidan con ella año tras año. Antes de los 90, el fenómeno llevó a los científicos a creer que más del 90% de todas las especies son monógamas, pero ahora con técnicas genéticas se sabe que la mayoría tiene más parejas.

A pesar de la historia de infidelidad de las aves, las fluctuaciones de temperaturas extremas parecen estar intensificando ese efecto. Si el clima global continúa tornándose más errático, las áreas afectadas podrían tener una mayor tasa de promiscuidad entre los pájaros, según Botero.

En el estudio, Botero y Dustin Rubenstein, recogieron datos de más de 200 especies de aves, de gansos a patos, gorriones y halcones.

Luego compararon los hábitos de apareamiento con registros de temperatura y precipitación cerca de las áreas de anidamiento. En las regiones con climas menos estables, las hembras estaban poniendo más huevos que no tenían el ADN de sus parejas, y las aves intercambiaban parejas con mayor frecuencia entre las épocas de apareamiento. Según la ubicación y el tipo de ave, las fluctuaciones del tiempo pueden provocar situaciones estresantes que conduzcan indirectamente a la promiscuidad, según Botero. Si hace un frío extremo, por ejemplo, no hay suficientes plantas ni insectos para comer y los polluelos pueden congelarse al no tener plumas para protegerse.

No se trata solo de tener los mejores genes para sobrevivir a condiciones difíciles, sino también cuánto puede ayudar el macho. Si una temporada lleva peces al nido puede que en la siguiente no sea capaz de encontrar alimento, haciendo que su pareja se aparee con un macho mejor.

Las aves hembra eligen pareja por lo general según la atracción que perciban. Algunas aves seducen cantando, mientras otras especies muestran sus destrezas para la caza o su colorido plumaje. Pero cuando los patrones del clima cambian, muchas aves pierden rápidamente su encanto.

Foto Wikipedia Commons