Acetaminofén: una bonita manera de intoxicar el hígado

Hay personas que se matan de una, otros que se matan lentamente. Unos que se mueren sin darse cuenta, otros sufriendo gota a gota.

Pero ojo con el acetaminofén, tan buen amigo que lo vemos: es una buena y tal vez no tan bonita manera de morir por envenenamiento del hígado.

Un informe de la FDA indica que más de 600 medicamentos contienen acetaminofén, tanto prescritas como de venta libre, para aliviar el dolor como para rebajar la fiebre.

Si se toman de manera correcta, no hay problemas. Pero si se abusa, sobreviene un daño hepático severo.

Hoy se ingiere este ingrediente activo por todo: que la gripa, que duele la cabeza, que el cansancio, que esto y aquello.

Alivia, recuerda la FDA, el dolor moderado de cabeza, muscular, menstrual, de garganta, de diente, en la espalda y también aminora la fiebre. Es común que se use en combinación con más de un ingrediente para tratar más de un síntoma (para la gripa venden cápsulas de doble, triple y no se cuántas más acciones).

Muchos no saben esto o no le prestan atención. Fathia Gibril, supervisora médica de la FDA explica que “si usted ingiere más de una medicina al tiempo, puede estar en riesgo de dañar su hígado”.

Los síntomas por sobredosis de acetaminofén pueden tardar días en aparecer y a veces se confunden con los del resfriado. El máximo recomendado para adultos es 4.000 miligramos por día.

No es un juego. En enero de 2011 la FDA reportó que la mitad de las sobredosis por prescripción de medicinas que contenían acetaminofén respondían por casi la mitad de los casos de daño hepático por uso de ese principio activo en Estados Unidos.

La situación es peor cuando se ingiere alcohol mientras se toma acetaminofén: más de tres bebidas al día hacen la diferencia.

5 bacterias a las que debemos agradecer

Informes del mes pasado del Proyecto Microbioma Humano dicen que poseemos alrededor de 100.000 millones de bacterias en nuestro cuerpo, que pesan al menos 2 libras, y que pertenecen a más de 10.000 tipos diferentes de organismos.

No todas las bacterias son nocivas. Muchas son benéficas y necesarias incluso para que podamos vivir, de modo que si carecemos de ells moriríamos o pasaríamos malos momentos.

StephenCoscia en Big Think trae cinco bacterias que son necesarias para nuestra supervivencia, bichos a los que debemos estarles muy agradecidos.

Veámoslos:

1. Bifidobacterium longum: Este microorganismos se halla en grandes cantidades en los intestines de niños. Liberan varios ácidos que tornan tóxico eol ambente para bacterias virulentas. O sea que nos protege.

2. Bacteroides thetaiotamicron: Sin ella no seríamos capaces de digerir muchas moléculas alimenticias de las plantas. Se hallan en el tracto gastrointestinal. Descompone esas moléculas para poder digerir sus componentes. A ellas tiene que estarles muy agradecidos los vegetarianos.

3. Lactobacillus johnsonii: Esta bacteria es de importancia crítica para los humanos, en especial los bebés. Hace que el proceso de digestión de la leche sea más suave.

4. Escherichia coli: Sintetiza la vitamina K en el estómago, vitamina que nos permite mecanismos de coagulación adecuados. Además se requiere para otros propósitos.

5. Viridans streptococci: Estos microbios viven en la garganta. No nacemos con ellos, se establecen allí en la niñez. Crecen tanto que no dejan espacio para que especies nocivas colonicen el lugar.

En la foto, L. johnsonii.