Nuevas aspirinas contra el cáncer

Una nueva clase de aspirina puede reducir el crecimiento de cánceres de colon, páncreas, seno, pulmón y próstata, así como ciertas clases de leucemia, dijeron científicos en Nueva York.

Los investigadores de la Escuela de Medicina de la City University of New York crearon cuatro formas nuevas de aspirina que liberan óxido nítrico y sulfuro de hidrógeno que, reportaron en un paper en medical Chemistry Letter, tienen propiedades anticancerígenas.

Aunque la aspirina regular y otras drogas antiinflamatorias no esteroides se han mostrado promisorias para detener el crecimiento de tumores al atacar la inflamación, producen efectos indeseados, como el sangrado cerebral y gastrointestinal, así como toxicidad hepática.

Las llamadas aspirinas NOSH no parecen afectar los tejidos adyacentes al tumor. Uno de los cuatro tipos examinados parece ser más de 100.000 veces más efectivo contra el cáncer que la aspirina normal.

Bacteria explota para matar invasora del cuerpo

Científicos han desarrollado una nueva arma de la guerra de las galaxias que se vive dentro del cuerpo humano: una bacteria sintética que ataca al microbio Pseudomonas aeruginosa causante de infecciones adquiridas en los hospitales.

En un estudio publicado en Molecular Systems Biology, los investigadores mostraron cómo la bacteria sintética alcanza al microbio, explota y lo destruye, una réplica en miniatura de las batallas diarias que se viven en el mundo exterior.

“El reporte establece un uso innovador de la biología sintética para diseñar microbios que cumplan funciones que normalmente no desempeñan, como matar otra bacteria”, dijo William Bentley, cabeza del Fischell Department of Bioengineering en la Universidad de Maryland en College Park, quien no estuvo involucrado en el estudio, citado por The Scientist.

P. aeruginosa es una bacteria que coloniza los tractos respiratorio y gastrointestinal de las personas y pronto desarrolla resistencia contra los antibióticos. Este microbio causa cerca del 10 por ciento de todas las infecciones intrahospitalarias y es muy común en pacientes inmunocomprometidos.

Las infecciones se tratan con una combinación de antibióticos, pero este método también elimina las bacterias simbióticas, lo que puede hacer que el cuerpo quede más expuesto a las bacterias nocivas.

La terapia fagia, el uso de virus específicos para destruir la bacteria es otro tratamiento potencial, aunque es complicado por el hecho de que el hospedero puede hacer anticuerpos contra el virus, evitando que ante la bacteria.

Por esto, Chueh Loo Poh y Matthew Wook Chang, de Nanyang Technological University en Singapur decidieron explorar una nueva manera de combatir los microbios. Su grupo modificó una bacteria Escherichia coli para detectar moléculas involucradas en el quorum sensing (comportamiento social de células independientes bajo ciertas señales extracelulares) en P. aeruginosa.

La liberación de las moléculas por P. aeruginosa hace que E. coli produzca pyocin S5, una proteína antibiótica que no es producida normalmente por E. coli. En el proceso de la liberación de la proteína, la bacteria modificada estalla y mueren todas.

Una guerra dentro del cuerpo. ¡Qué cosas!

En la foto cortesía, P. aeruginosa.