Ciencia actual: Mis 10 noticias científicas de la semana (10-16)

1. Así nacieron los perros

Si quiere saber el origen de su perro, investigadores de la Universidad de Turku tienen pistas: en un estudio publicado en Science sugieren que estos evolucionaron de un grupo de lobos que interactuó con cazadores recolectores europeos hace 18.800 a 32.100 años. Frente a otras investigaciones esta, según sus autores, incluye material muy antiguo de una amplia variedad de sitios.

2. Anímese y no envejezca tanto

Las personas que sufren depresión muestran señales de envejecimiento celular avanzado, tales como acortamiento de los telómeros según un estudio publicado en Molecular Psychiatry. Investigadores de VU University Medical Centre en Amsterdam y colegas americanos hallaron en un estudio con participantes deprimidos o que habían experimentado rachas de depresión severa en el pasado tenían telómeros más cortos que los voluntarios sanos. El acortamiento está relacionado con el envejecimiento.

3. Y se desapareció

El manto de la invisibilidad deja de ser cuento de ciencia ficción. Dos investigadores del The Edward S. Rogers Sr. Department of Electrical & Computer Engineering demostraron un manto efectivo de invisibilidad que es delgado, escalable y adaptable a distintos tipos de tamaños y objetos. George Eleftheriades y el estudiante de PhD Michael Selvanayagam diseñaron y examinaron un nuevo enfoque para los mantos rodeando un objeto con pequeñas antenas que radian colectivamente un campo electromagnético. El campo radiado cancela las ondas ocultando el objeto. El estudio fue publicado en Physical Review X.

4. Un ecosistema hace 3.500 millones de años

Un estudio de un grupo incluyendo a Nora Noffke y Robert Hazen de Carnegie reveló restos bien preservados de un complejo ecosistema de hace 3.500 millones de años en una roca antigua en Australia. Se trata del distrito Pilbara de Australia Occidental, una de las regiones geológicas más famosas por el hallazgo de tempranas formas de vida. El estudio apareció en Astrobiology. Allí encontraron estructuras sedimentarias inducidas microbialmente, estructuras formadas por masas de material microbiano. Aunque no son las formas más antiguas halladas, sí permiten otra mirada a esa primeras formas de vida.

5. El viejo retrato de nuestra galaxia

Nuestra galaxia, la Vía Láctea, comenzó como un objeto azulado de baja masa conteniendo enormes cantidades de gas, combustible principal para la formación de estrellas. Era probablemente un disco aplanado con un bulbo central que crecieron de a poco hasta formar la gran estructura espiral de hoy. Esa radiografía del pasado, publicada en The Astrophysical Journal permite ver cómo era nuestra galaxia basados en el estudio de la evolución de 400 galaxias.

6. Un animal muy escurridizo

Una cámara trampa en una remota región montañosa Annamita de Vietnam dejó ver por primera vez en 15 años un ejemplar de saola, extraño mamífero en vías de extinción, llamado por algunos el unicornio asiático. El animal fue reportado por primera vez para la ciencia hace pocos lustros con base en cuernos que colgaban de las casas en aldeas vietnamitas. El nuevo reporte provino de la WWF.

7. El mes de los cometas

Cuatro cometas se juntaron en el cielo de noviembre. Y aunque esos cuerpos van y vienen en el Sistema Solar, estos pueden ser vistos a ojo desnudo o con ayuda de elementos ópticos de bajo poder. Se trata de los cometas Linear, Encke, Lovejoy y el promocionado ISON, que esta semana aumentó de brillo notablemente. Una reunión poco común.

8. El gatito más antiguo

Hace 6 millones de años paseaba por la cadena del Himalaya un hermoso gatito. Bueno, era exactamente un félido, una especie de pantera de acuerdo con el estudio presentado en Proceedings of the Royal Society B. Los restos más antiguos que se tenían de estos animales datan de hace 3,8 millones de años, lo que es un gran salto en la existencia y evolución de estos mamíferos. El animal se parece al actual leopardo de las nieves.

9. Claro que hace calor

Datos revelados por la Organización Meteorológica Mundial durante la Cumbre del Cambio Climático en Varsovia, muestran que 2013 está hasta ahora entre los 10 años más calientes de los últimos 140 años. Casi todos los años más calientes se han presentado a partir del año 2000. El informe plantea una vez más que la tendencia al calentamiento es contundente e inevitable.

10. Reproducción dolorosa

Aunque no es extraña entre especies del género, una especie de gastrópodo de la costa nordeste de Australia (Siphotpheron spp) clava en la cabeza de su pareja uno de los daros reproductivos durante el apareamiento. En otras especies se había observado esa conducta, pero en otras partes del diminuto cuerpo. El estudio apareció en Proceedings of the Royal Society B.

Este animal de verdad clava a su pareja

No así no parece bueno el sexo porque ¡qué dolor! Los gatos muerden y los ganso tienen penes con espinas, pero lo de un pequeño gastrópodo marino parece sobrepasar los límites: entierra el bulbo peneano en la cabeza de la hembra clavándola de verdad.

El Siphotperon sp de la costa nordeste de Austalia es hermafrodita y tiene tanto órganos reproductivos femeninos como masculinos que usa simultáneamente durante el sexo.

Como órgano masculino tiene dos prolongaciones de pene consistentes en un bulbo que transfiere el esperma y un apéndice como una aguja que chuza la pareja y le inyecta un fluido con hormonas sexuales, alohormonas.

Esta conducta, conocida como transferencia traumática de secreción es común entre gastrópodos hermafroditas, pero en verdad no le hace daño a la pareja.

Este comportamiento ha sido muy documentado, pero no se entiende bien. Se piensa que ayuda a los individuos a incrementar el éxito reproductivo al inhibir la fertilización por otros o aumentando su propia fertilización, pero no es claro aún.

Pero los investigadores han notado también que distintas especies, aún miembros de la misma especie, ‘clavan’ a sus parejas en distintas regiones del cuerpo, aumentando la intriga sobre cómo deciden dónde chuzar su pareja.

El estudio fue publicado en Proceedings of the Royal Society B.

En la foto de R Lange-JW y N Anthes aparece el extraño apareamiento.

Hay amebas dedicadas a la agricultura

Qué cosas se ven en la naturaleza. ¿Recuerda las amibas? Dicen, para quien no lo ha padecido, que un dolor provocado por ellas es asunto para revolcarse.

Pero hay amibas bien particulares. O especiales. Y sigámoslas llamando amebas, para evitar confusiones.

Hay por ejemplo una ameba agricultora que, tal como los humanos, cuando se va de viaje, empaca comida para no aguantar hambre.

En un estudio presentado en Nature, los biólogos evolutivos Joan Strassmann y David Queller de Rice University demostraron que la ampliamente estudiada ameba social Dictyostellum discoideum, incrementa las chances de sobrevivir a través de una rudimentaria forma de agricultura.

Debra Broca, otra investigadora de Rice, halló que algunas amebas secuestran cepas particulares de bacterias para uso posterior.

Cerca de un tercio de las Dicty son agricultoras. En vez de consumir toda la bacteria que encuentran, comen menos y la incorporan a sus sistemas migratorios. Transportar bacterias es un rasgo genético de estas amebas, pues al hacer un experimento se encontró que hay unas que siempre son agricultoras y otras que nunca.

Cuando las agricultoras se unen a un gastrópodo terrestre, migran en busca de alimento y forman un cuerpo como una fruta, o un tallo de amebas muertas que remata en un sorus, una estructura que contiene esporas fértiles. Luego liberan en el ambiente las esporas con bacterias como material para continuar creciendo.

Las que no son agricultoras siempre se comen todo el alimento, las otras no.

La foto muestra las amebas con el cuerpo tipo fruta, cortesía Scott Solomon.