El hombre araña es un farsante

No queda duda: el hombre araña es un farsante. Eso a la luz de un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

La conclusión es clara: las lagartijas o gecos con los animales más grandes que pueden escalar una superficie vertical lisa, como un muro. Escaladores más grandes requerirían enormes e inmanejables guantes pegajosos.

Un humano, según los cálculos, necesitaría adhesivos que cubrirían 40% de su superficie corporal para caminar como lo hace el hombre araña. Y no parece haber adhesivos así que funcionen para las escaladas tan altas.

El estudio demuestra que en los animales trepadores, desde las hormigas a las arañas hasta las ranas arbóreas y los lagartos la superficie del cuerpo cubierta con adhesivo aumenta a medida que el tamaño del cuerpo es mayor, poniendo un límite a los animales que pueden usar esa estrategia, pues animales grandes requerirían pies enormes.

Los científicos, encabezados por David Labonte, del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge, encontró que los pequeños ácaros usan cerca de 200 veces menos de su área total como adhesivos que los gecos, que son los trepadores más grandes en la naturaleza.

Los humanos necesitarían cerca del 40% de su cuerpo cubierto con adhesivo o 80% de la parte frontal si desean ser como el hombre araña.

Una vez un animal es lo suficientemente grande para tener una fracción de su cuerpo cubierta con parches pegajosos, los cambios morfológicos necesarios tornarían nada práctica la evolución de esa característica, sugiere el investigador.

“Si un humano, por ejemplo, quisiera trepar un muro como lo hace una lagartija, necesitaría grandes pies pegajosos, o unos zapados tamaño 145 talla europea o 114 norteamericana”, en palabras de Walter Federle, otro de los autores.

Y que se sepa, el hombre araña no calza tanto.