¿Inteligente y viejo? Son los genes, pero…

Foto Edwin Bustamante

A quienes viven mucho, en especial a los centenarios, siempre les preguntan lo mismo: ¿A qué atribuye vivir tantos años? Y desde la vida asceta hasta la tranquilidad en la que vivió surgen como respuestas, amén de algunos que afirman que bebieron licor y hasta fumaron sin que les pasara nada.

Pero la tendencia de personas inteligentes a vivir más parece debida en gran parte a sus genes, según un estudio aparecido en el International Journal of Epidemiology.

Al analizar datos de gemelos, los investigadores hallaron que 95% del vínculo entre inteligencia y longevidad es genético.

Se encontró que el gemelo más brillante tiende vivir más que el menos brillante y eso es más evidente en mellizos que en gemelos.

Los estudios que comparan gemelos con mellizos -que solo comparten mitad del ADN del otro, ayudan a distinguir los efectos de los genes de los de los factores ambientales como vivienda, escolaridad y nutrición de niños.

Rosalind Arden, investigadora de London School of Economics and Political Science (LSE), indicó que “sabemos que los niños con alto nivel en test de inteligencia son más dados a vivir más. También, que la gente en el top de la jerarquía laboral viven más. Pero no se ha entendido bien porqué”.

El nuevo estudio, dijo, muestra que el vínculo entre inteligencia y longevidad es genético en su mayoría. Así, como ser más inteligente juega un papel en desempeñar un empleo, la asociación entre trabajos y vida más larga es más resultado de los genes que de tener un escritorio grande.

“Pero es importante enfatizar que la asociación entre inteligencia y longevidad es pequeña. Así, no se puede deducir la probabilidad de vida de un niño a partir de su desempeño escolar”.

Los genes también tocan guitarra

Si es un pésimo músico, no se preocupe: tal vez no sea su falta de interés, son sus genes.

Científicos compararon gemelos y encontraron que sin importar cuánto uno de ellos se esfuerce toda su vida, el otro que practica menos también tiene una capacidad en ciertas habilidades musicales.

Podría ser, explicaron los autores del estudio publicado en Psychological Science, que algunos aspectos del talento musical están en los genes.

“La idea de que un régimen de práctica impuesto conducirá a una experticia parece errada”, dijo la investigadora Miriam Mosey, neurocientífica del Instituto Karolinska en Suecia. “Pero la capacidad innata no debería ser vista tampoco de modo determinista, pues la práctica casi siempre conduce a una mejora en la capacidad (pero no necesariamente alto nivel de experticia)”, expresó a LiveScience.

Mosey y colegas analizaron el ADN de 1,211 pares de gemelos adultos que comparten casi 100% de sus genes y 1.358 mellizos que comparten un promedio del 50% de sus genes. Aquellos que tocaban algún instrumento musical o cantaban expresaron por cuántos años habían practicado y cuántas horas a la semana en distintas épocas de su vida.

Luego examinaron las capacidades musicales de los participantes para ver si la práctica tenía algún efecto en la habilidad. Mosey miró si podían detectar diferentes tonos, diferentes melodías y distintos ritmos.

Al comparar los niveles de práctica en la vida con las capacidades musicales en gemelos, no halló una relación entre la cantidad de tiempo y su medida de la capacidad musical.

Dos gemelos podían tener un nivel igual de capacidad, sin importar cuánto hubiera practicado uno en comparación con el otro. En un caso, uno practicó 20.228 horas más que su gemelo, pero tenía la misma habilidad musical que el otro.

La genética, concluyeron, o tal vez otros factores como las influencias medioambientales tienen un rol más importante que la práctica en ciertos aspectos del talento musical como el reconocimiento de los ritmos.

Curiosidades científicas

Atracción fatal. Uno de los sanitarios de la naturaleza emplea olores de frutas para atraer animales a sus peligrosos bordes. En Borneo, la planta carnívora Nepenthes rajah es favorita de musarañas y ratas. Mientras agarradas a ella, los animales saborean el jugo y depositan su popó rico en nutrientes. En ocasiones se ahogan en esa especie de jarra repleta de jugos digestivos, insectos y materia fecal. Científicos de Alemania y Malasia acaban de descifrar lo que atrae a aquellos pequeños mamíferos; el exudado de la planta, compuesto por ésteres, hidrocarburos, quetones y alcoholes, compuestos que producen una tentadura y frugal oferta, según informaron en el journal of Tropical Ecology. Curioso.

Animal precavido. La taira o ulama que recoge frutos inmaduros ingresó de este modo al selecto grupo de animales que toman previsiones con miras al futuro, según un estudio en Naturwissenschaffen. Mediante observaciones de científicos y cámaras, se han detectado tairas recogiendo plátanos y zapotes que han alcanzado su máximo tamaño pero que no han madurado aún. En vez de comerse las frutas, las esconden. Los animales que recogen y almacenan alimentos tienen una gran ventaja en asuntos de supervivencia. Curioso.

Memoria genética. Las personas que pueden almacenar mucha información al tiempo, deberían agradecerles a sus padres sugiere un estudio en el Journal of Neuroscience. La llamada memoria de trabajo es utilizada para guardar piezas de información en la mente de manera simultánea y algunas personas tienen mejor memoria que otras. Gabriela Blokland, de la Universidad de Queensland en Brisbane, Australia y colegas escanearon los cerebros de 319 mellizos que realizaban tareas don la memoria de trabajo. Los cerebros de mellizos idénticos –gemelos- se desempeñaban de manera similar que los de los no idénticos, sugiriendo que se debe a factores genéticos. Curioso.

Planeta recalentado. El infierno mismo: el planeta gigante Wasp-33b, que orbita una estrella hacia la constelación de Andrómeda a 378 años luz, es el más caliente de los hallados hasta ahora según un artículo en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. Su superficie hierve a 3.350 grados centígrados gracias a la influencia de su estrella, de la que el planeta está muy cerca al punto de orbitarla en apenas 1,22 días de acuerdo con el equipo de Alexis Smith de Keele University en Inglaterra. Algo curioso.

La saliva predice la edad

Ojo con la edad. Quizás a muchas mujeres ahora no les salga dejar por ahí el vaso en el que bebieron o la cuchara. Con un poco de saliva, científicos pueden revelar la edad de la persona, de acuerdo con un estudio publicado en Plos One. Los investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles identificaron 88 sitios de metilación (adición de un grupo metilo a una molécula) en el ADN de muestras de saliva que se relacionan con la edad, dado que los patrones de la metilación cambian a medida que una persona envejece.

Yendo un poco más allá, los investigadores construyeron un modelo predictivo basado en sólo dos genes que fueron capaces de predecir correctamente la edad de una persona con un margen de 5 años.

“La relación de la metilación con la edad es tan fuerte que podemos identificar cuán vieja es una persona examinando sólo dos de los 3.000 millones de bloques del genoma”, dijo Sven Bocklandt, autor principal.

El hallazgo permitiría a los investigadores forenses una nueva herramienta para determinar la edad de un sospechoso o un cadáver y podría emplearse en exámenes médicos rutinarios para predecir el riesgo de enfermedades relacionadas con la edad al poderse determinar la bio-edad real frente a la edad cronológica.

“Nuestro modelo responde la pregunta de unos marcadores confiables para la edad”, indicó Eriv Vilain, profesor en la Universidad de California en Los Ángeles.

Para el estudio se tomaron muestras de 34 pares de gemelos entre 21 y 55 años. Luego replicaron los hallazgos en una población general de 31 hombres y 29 mujeres de 18 a 70 años.

Las penas que arrugan

Arrugas. Ni por más arrugado que sea el rostro de su madre, podría decirse cómo envejecerá usted. Sí, un estudio con mellizos sugiere que además de la composición genética, los factores ambientales pueden añadirle años a la edad que aparenta una persona.
¿Cómo es el asunto? Los resultados del estudio presentado en Plastic and Reconstructive Surgery, órgano de la Sociedad Americana de cirujanos Plásticos, revela que factores como el divorcio o el uso de antidepresivos son los reales culpables de arruinar el rostro de la persona.
“La herencia de la persona puede dictar inicialmente cómo envejecerá, pero si se introducen ciertos factores en la vida, usted ciertamente envejecerá más rápido. Y, al contrario, si los evita, puede desacelerar la acción del tiempo”, explicó Bahaman Guyuron, profesor del University Hospitals Case Medical Center y autor del estudio.
En el estudio, Bahaman y colegas analizaron imágenes de 186 pares de gemelos idénticos, programados para envejecer de la misma manera y les hicieron además un cuestionario, mostrándose que en lo relacionado con su rostro, es posible hacerle trampa al reloj biológico.
Los divorciados aparentaban ser dos años más viejos que los hermanos casados, solteros o incluso viudos.
Y aparte del mismo efecto con los antidepresivos, se encontró que los más pesados y mayores de cuarenta aparentaban ser más jóvenes, mientras que en los menores se veían más viejos los más obesos.