Resumen científico de la semana

Imagen U. Zurich

Imagen U. Zurich

1. ¿Por qué tienes esa barriga tan grande?

Un estudio de más de 120 tetrápodos, desde tiempos prehistóricos a la actualidad, encontró que los herbívoros tienen una cavidad torácica el doble de la de los carnívoros, indicando que quienes comen plantas tienen un estómago más grande y todo parece deberse a las dificultades para la digestión de estas. En el estudio se analizaron aves, reptiles, mamíferos, dinosaurios y otros animales. Apareció en el Journal of Anatomy.

2. Daños del tabaco

En 17 tipos de cáncer científicos descubrieron las mutaciones en el genoma causadas al fumar, un avance para entender los mecanismos por los cuales el tabaco induce esos cambios que pueden derivar en cáncer en tejidos expuestos de manera directa o indirecta. La hipótesis es que los químicos del tabaco dañan el ADN en los tejidos expuestos de manera directa, pero no se entiende cómo resultan afectados los de exposición indirecta. El estudio apareció en Science. Se detectaron 150 mutaciones extras en cada pulmón por año de fumar una cajetilla al día.

3. Calientes, calientes

El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente reportó que hacia 2030 el mundo emitirá 12 gigatoneladas más de gases de invernadero de lo que se debería para que la temperatura del planeta no aumente más de 1,5 °C con respecto a la era preindustrial. La temperatura con esas emisiones podría llegar hasta los 3,9 °C a fines de siglo, lo que sería catastrófico para la vida.

4. Un cerebro veloz

Mediante el estudio de cerebro de felinos, investigadores encontraron que en el guepardo es más pequeño y a sí el área del lóbulo frontal, relacionada con la sociabilidad aunque este es uno de los felinos sociales. Al tener cerebro más pequeño requiere menos energía y a eso se podría deber la gran velocidad de este carnívoro según el artículo en Frontiers in Neuroanatomy. Ese cerebro más pequeño puede ser consecuencia de un cráneo de forma inusual, una adaptación que evolucionó para las altas velocidades.

5. Hijos de… la genética

En un sorprendente hallazgo de genetistas de Uppsala University en Suecia, se identificaron 12 regiones del ADN muy relacionadas con la edad a la que tenemos nuestro primer niño y al número total de hijos, algo que siempre se ha creído ser elección personal, factores ambientales o circunstancias sociales. En el estudio tuvieron que ver 250 científicos de muchas instituciones y lugares del mundo. ADN, ADN: dime cuántos niños voy a tener. Fue publicado en Nature Genetics.

6. Zika testicular

En ratones se encontró una disminución de la fertilidad y una reducción del tamaño de los testículos a las tres semanas de una infección por zika, aparte de niveles bajos de dos hormonas relacionadas con la concepción, con lo cual el macho tiene más dificultades para preñar la hembra según el estudio aparecido en Nature. Si sucede igual en humanos, no se ha estudiado todavía.

7. Se me pegó la canción

¿Por qué hay canciones que sin quererlo tarareamos seguido horas después de haberlas escuchado? Un estudio sugiere que son canciones rápidas, con una melodía genérica fácil de recordar y con algunos intervalos, como repeticiones que las hacen distintas al promedio. El artículo apareció en Psychology ofAesthetics, Creativity and the Arts.

8. Otra espinaca para Popeye

Investigadores del MIT publicaron en Nature Materials el desarrollo de una planta de espinaca que se la quisiera Popeye: puede oler explosivos gracias a un sistema electrónico con nanotubos de carbono insertados, que en presencia del explosivo emiten luz ultravioleta leída por una cámara unida a un computador, enviando un correo a la persona interesada. Un desarrollo de la naciente y prometedora nanobiónica.

9. No es la bebida, es el estrés

Un artículo en Neuron muestra cómo los ratones sometidos a estrés ingieren más alcohol, al tener una respuesta debilitada a la dopamina inducida por alcohol y por eso bebían más que los ratones no estresados. El estrés altera el equilibrio y la respuesta de distintos tipos de neuronas, una idea de lo que puede suceder en las personas sometidas a situaciones estresantes.

10. Medellín celeste

No fue un hecho científico como tal, pero sirvió para conocer cómo se nombran los asteroides descubiertos por los astrónomos. El profesor Ignacio Ferrín, de la Universidad de Antioquia otorgó el nombre de Medellín al asteroide 366272 descubierto por él a comienzos de siglo en Venezuela, un cuerpo de 6,4 kilómetros de diámetro que gira a más de 420 millones de kilómetros del Sol.

Sí se pueden reducir emisiones (el caso Kyoto)

Foto Pixabay

Foto Pixabay

Parece difícil de creer, pero un análisis presentado en Climate Policy reveló que los países obligados a reducir emisiones bajo el Protocolo de Kyoto sí lo hicieron acorde con ese mandato.

El Protocolo rigió hasta el año pasado y su remplazo, el recorte voluntario que regirá a partir de 2020, fue aprobado en diciembre pasado en París.

Se trata de un estudio científico que mostró el cumplimiento de los 36 países. Y para ellos no fue costoso: representó solo 0,1 % de su Producto Interno Bruto para los países de la Unión Europea y menos para Japón, de un cuarto a un décimo de lo que los expertos consideraban tras acordarse el Protocolo en 1997.

Estados Unidos nunca ratificó el Protocolo y Canadá se retiró. Los demás cumplieron una vez entró en rigor en 2005.

El estudio usó los datos finales de los países sobre emisiones de gases de invernadero y los intercambios por unidades de carbono, datos que solo se conocieron a fines de 2015.

Se estableció que en total los países firmantes sobrepasaron su meta en 2,4 gigatoneladas de CO2 año (gigatoneladas de dióxido de carbono equivalentes por año).

Más allá de ver que se logró lo que nadie pensaba y a pesar de que los grandes contaminantes del planeta siguieron haciéndolo, como Estados Unidos, China, India y Brasil entre otros, el estudio sugiere que sí pueden los países cumplir compromisos adquiridos para reducir emisiones un hecho que alienta lo pactado en la cumbre de París del año pasado.

Los investigadores hallaron que la mayoría de aquellos países redujeron las emisiones al nivel requerido por el Protocolo y solo 9 (Austria, Dinamarca, Islandia, Japón, Lichtenstein, Luxemburgo, Noruega, España y Suiza emitieron más. Esos 9 solo sobrepasaron emisiones alrededor de 1 % de lo pactado pero cumplieron utilizando los mecanismos de flexibilidad.

SOS: se dispararon emisiones de CO2

Mucha reunión, mucho tilín, tilín y de aquello nada. La situación comienza a preocupar. El optimismo podría desvanecerse.

Las emisiones relacionadas con el dióxido de carbono (CO2) provenientes de fuentes de energía fueron las más altas de la historia.

Así lo dio a conocer la Agencia Internacional de Energía.

Luego de un bajón en 2009 debido a la crisis financiera global, las emisiones continuaron en alza hasta imponer una nueva marca: 30,6 gigatoneladas, un 5% más que en 2008, cuando el nivel llegó a 29,3 Gt.

No paran aquí las noticias. La Agencia ha estimado que 80% de las emisiones proyectadas para el sector a 2020 están aseguradas dado que provendrán de plantas que se están en funcionamiento o en construcción.

“Este incremento significativo en las emisiones de CO2 y el bloqueo de las emisiones futuras por las inversiones en infraestructura representan un serio retroceso en nuestras esperanzas de limitar el aumento global de la temperatura a no más de 2 grados centígrados”, dijo Fatih Birol, jefe economista de la Agencia, quien supervisó el World Energy Outlook, la publicación bandera de la Agencia.

Líderes mundiales acordaron limitar el aumento de la temperatura a 2° C durante las conversaciones del clima de Naciones Unidas en Cancún 2010. Para alcanzar la meta, la concentración a largo plazo de gases de invernadero en la atmósfera deben ser limitadas a unas 450 partes por millón de CO2 equivalente, solo un 5% de incremento comparado con un estimado de 430 partes en 2000.

El World Eenrgy Outlook de 2010 estableció un escenario 450, un derrotero energético consistente con alcanzar esa meta, basado en las emisiones que los países han acordado alcanzar para 2020. Para que ese derrotero se logre, las emisiones globales relacionadas con energía no deben ser mayores de 32 Gt en 2020. Esto significa que durante los próximos 10 años las emisiones deben crecer menos del total de lo que crecieron de 2009 a 2010.

“Nuestras últimas estimaciones son otro llamado a despertar”, dijo Birol. “El mundo ha llegado increíblemente cerca al nivel de emisiones que no debería alanzarse hasta 2020 si se quiere obtener la meta de los 2° C”. Dado ele strecho margen de maniobra, a menos que se tomen decisiones firmes pronto, será todo un reto tener éxito en lograr la meta acordada en Cancún”.

En términos de combustibles. 44% de las emisiones estimadas de CO2 en 2010 provinieron del carbón, 36% del petróleo y 20% del gas natural.

Nunca había sido mayor el reto de mantener y mejorar el nivel de vida de la gente en todo el mundo limitando las emisiones de dióxido de carbono. La Agencia estima que 40% del total de emisiones provino de países miembros de la OECD, pero ellos sólo aportaron el 25% del crecimiento en comparación con 2009.

Países por fuera de los de la OECD, encabezados por China e India tuvieron mayores aumentos en sus emisiones al acelerarse su crecimiento económico.

Pero en la base de las emisiones por cápita, los países de la OECD colectivamente emitieron 10 toneladas, comparadas con 5,8 en China y 1,5 en India.

El anuncio de la agencia llegó a pocos días de que comience en Bonn la segunda sesión de las negociaciones del clima, preparatorias de la cumbre de Durban en diciembre. Hasta ahora no se vislumbra ningún avance significativo.

Estados Unidos, el segundo mayor emisor de gases, se encuentra maniatado al desistir el gobierno de Barack Obama en la presentación de una ley para regular el sistema energético por la posición de los republicanos, dominantes hoy en temas legislativos, contraria a cualquier tipo de regulación.