Un almuerzo estelar que duró 10 años

Ilustración del gran evento. CXC/M. WEISS; X-RAY: NASA/CXC/UNH/D. LIN ET AL, OPTICAL: CFHT

Ilustración del gran evento. CXC/M. WEISS; X-RAY: NASA/CXC/UNH/D. LIN ET AL, OPTICAL: CFHT

Muy goloso. Un agujero negro gigante despedazó una estrella cercana y continuó engulléndosela durante casi una década, diez veces más largo el almuerzo que otros que se habían detectado según un estudio de la Universidad de New Hampshire.

Continuar leyendo

Evolucionó en sólo 3 años, aunque…

No ha sido corto ni fácil el camino seguido por los organismos vivos para evolucionar y sobrevivir en su ambiente.
Es increíble lo que ha sucedido con un pequeño pez de espinas en el lomo (stickleback) una de las especies de peces espinosos (Gasterosteidae), de acuerdo con un reporte de científicos de la Universidad de British Columbia.
En tan sólo tres años, desarrolló tolerancia a aguas con una temperatura 2,5 grados más bajas que las que soportaban sus ancestros.
El estudio, publicado en Proceedings of the Royal Society B, entrega evidencia experimental de que la evolución puede ayudar a las especies a sobrevivir el cambio climático.
De 3 a 10 centímetros de longitud, surgió en el océano, pero comenzó a habitar lagos de agua dulce y arroyos tras la última edad de hielo. En los últimos 10.000 años, los espinosos marinos y de agua dulce evolucionaron rasgos físicos y de comportamiento diferentes, haciéndolos buenos modelos para la teoría de la selección natural de Charles Darwin.
“Examinando la tolerancia a la temperatura de peces salvajes o criados en laboratorio, pudimos determinar que los de agua dulce toleran menos temperaturas que sus contrapartes marinos”, dijo Rowan Barrett, autor líder, del Departamento de Zoología de esa universidad.
Desde una perspectiva evolutiva, esto tiene sentido dado que sus ancestros fueron capaces de adaptarse a lagos de agua dulce, que tienen temperatura más baja que el océano.
Para aprender con qué rapidez tuvo lugar esta adaptación, Barrett y colegas de Suiza y Suecia recrearon la historia, por decirlo así trasplantando espinosos marinos a estanques de agua dulce y encontraron que en menos de tres generaciones (o tres años), toleraron la misma temperatura mínima que los espinosos de agua dulce, 2,5 grados centígrados menos que las poblaciones ancestrales.
Esta rápida adaptación tuvo, sin embargo, un alto costo: sólo ciertos individuos tuvieron la capacidad para tolerar el rápido cambio en la temperatura y sobrevivir. El número de sobrevivientes puede que no sea suficiente para sostener una población. Por eso se hace más interesante e importante conocer los procesos evolutivos para incorporarlos en las políticas de conservación y manejo.

El calor dispara el asma

Otro problema ante el aumento de la temperatura del planeta: Aunque muchos padres saben que los cambios en el tiempo pueden causar una mayor presencia en los síntomas del asma de sus hijos, un estudio confirma su conocimiento básico.
Investigadores hallaron que si los niveles de humedad en el aire aumentaban en más de diez por ciento o si la temperatura subía más de 5.6 grados centígrados en un mismo día, más niños terminaban acudiendo al departamento de emergencia de un hospital de Detroit por síntomas de asma.
Para Alan Baptist, autor del estudio y director del programa de Asma de la Universidad de Michigan en Ann Arbor, los papás deben estar pendientes de esta situación.
Los hallazgos fueron publicados este mes en Annals of Allergy, Asthma & Immunology.

La increíble recarga de energía en los pájaros

Los corredores de maratón se empacan su buena dosis de pastas los días previos a la competencia. ¿Qué hacen los pequeños pájaros que realizan las grandes migraciones de un continente a otro? No son recorridos tan cortos como para cubrirlas con las reservas energéticas adquiridas antes de la travesía.
¿Cómo hacen entonces? Michał Wojciechowski y Berry Pinshow explican que la mayoría de pájaros hacen escalas para reaprovisionarse y recuperar la energía antes de partir de nuevo.
Pero hay un detalle a considerar: los pájaros gastan dos veces más energía durante la escala que la que emplean en su viaje. ¿Cómo pueden reanudar vuelo?
Los científicos estudiaron los pájaros euroasiáticos de corona negra, que se detienen en la región de Midreshet Ben-Gurion, en Israel, a recargar baterías, y en Toron, en Polonia..
En el estudio, publicado en The Journal of Experimental Biology, los investigadores pesaron estas pequeñas aves y monitorearon sus temperaturas corporales, las tasas metabólicas mientras se alimentaban de frutas y gusanos.
En el día, la temperatura subía a 42,5 grados centígrados, pero cuando llegaba la noche, comenzaba a descender. En la noche era de 38 grados promedio, mientras que en algunos pájaros alcanzaba 33 grados. Al considerar sus masas corporales contra las temperaturas nocturnas, las temperaturas de los más pequeños estaban correlacionadas con su masa corporal
Por último, los científicos establecieron la relación entre la temperatura de los pájaros y sus tasas metabólicas y encontraron que los más pesados eran los que menos reducían esa tasa, mientras los más ligeros la bajaban más. Algunos conservaban un increíble 30 por ciento de su energía volviéndose hipotérmicos.