Electrónica delgadísima: qué elegancia

Un gran salto: científicos han saltado un gran obstáculo en sus esfuerzos por comenzar la producción comercial de una forma de carbono que podría rivalizar con el silicio por su potencial para revolucionar los artículos electrónicos, desde súper computadores a los teléfonos celulares.
Llamado grafeno, consiste de una capa de grafito 50.000 veces más delgada que un cabello humano con propiedades electrónicas únicas. El estudio apareció en el journal mensual ACS Nano Letters.
Víctor Aristov y colegas indicaron que el grafeno tiene el potencial de remplazar el silicio en los computadores de alta velocidad y otros dispositivos. Sin embargo, subsisten inconvenientes que tornan cara su producción, lo que deriva en un grafeno de baja calidad que no es práctico para aplicaciones de uso industrial.
Parece que Aristov y colegas desarrollaron un procedimiento simple para hacerlo más barato. Describen un grafeno de alta calidad sobre la superficie de tabletas del comercialmente existente silicio carbide (SiC) (silicio más carbono) para producir material con excelentes propiedades electrónicas.
Avances por todos lados.

Un paso más en el hidrógeno

El combustible del futuro puede y debe ser el hidrógeno, que plantea varios problemas técnicos hoy y otros políticos. Por ejemplo, ¿qué pasará con las grandes empresas de distribución de combustible dado que el hidrógeno se encuentra hasta en el más pobre de los países?¿Se daría un nuevo orden mundial? En lo técnico, quedan problemas sin solucionar, como el almacenamiento seguro -explota fácil- y en cantidades adecuadas del hidrógeno.
Bueno, en la última edición de Nano Letters, investigadores griegos con George Froudakis, de la Universidad de Creta a la cabeza, informaron tener una solución técnica y teórica al problema, que debe ser demostrada.
Se usarían nanotubos de grafeno, estructuras en miniatura unas 50.000 veces más pequeñas que el diámetro de un cabello humano, para almacenar el hidrógeno en los tanques de la próxima generación de autos. El almacenamiento se daría mediante hojas paralelas de un átomo de grosor estabilizadas por columnas de nanotubos
Se podría almacenar así 41 gramos de hidrógeno por litro, casi la meta de 45 gramos que persigue el Departamento de Energía de Estados Unidos.
¿Será que sí?
Este es uno de los temas más interesantes de la relación ciencia-geopolítica, por el poder que hoy representa el petróleo para los países que lo dominan.
La foto es cedida por el Oak Ridge Nacional Laboratory.