Algo empuja allá afuera

Qué la cortó, no se sabe, pero algo pasó o… está en curso. Sí, con una precisión no lograda antes, astrónomos utilizando el gran telescopio del Observatorio Europeo del Sur (ESO) en La Silla, Chile, midieron la galaxia M 87, situada en el gran cúmulo Virgo a 50 millones de años luz.
Encontraron que el halo, esa formación de estrellas y materia en la periferia, está recortado en un millón de años luz, más pequeño de lo esperado pese a tener tres veces el tamaño del halo que rodea la Vía Láctea.
Pudo ser un tropezón con la vecina galaxia M 84 hace mil millones de años o la influencia de la materia oscura en el grupo.
De lo que sí están seguros los astrónomos es que M87 y M85 se están acercando indicó Ortwin Gerhard, coautor del estudio.
En la imagen cedida por el gran telescopio europeo se observa la luz que resplandece del interior de la nube o grupo de galaxias de Virgo.