Despertó un viajero del espacio

Arte de la nave cerca a Plutón. Cortesía JHUAPL/SwRI

A 4.600 millones de kilómetros un sueño se acaba de interrumpir.

La nave Nuevos Horizontes que había estado durmiendo desde agosto, fue despertada cuando se encentra a solo 7 meses de pasar por su principal meta, el planeta enano Plutón y su sistema de lunas.

La nave se encentra a unos 220 millones de kilómetros de ese cuerpo, considerado la puerta de entrada al desconocido y frío cinturón de Kuiper, y que durante más de 70 años fue llamado planeta.

New Horizons despertó el sábado a las 3 de la tarde, hora nuestra y hacia las 4:30 comenzó a transmitir información sobre su estado. Los datos que envía demoran 4 horas y 30 minutos en llegar a la Tierra.

Las próximas semanas el personal a cargo de la misión se dedicará a verificar que todos los sistemas funcionen a la perfección para el encentro con Plutón.

Desde su lanzamiento el 19 de enero de 2006, la nave ha pasado1.873 días, casi 2/3 de su viaje, en estado de hibernación, algo común en las misiones espaciales para disminuir el riesgo de fallas en el sistema.

En agosto se había programado la computadora a bordo para despertar el pasado sábado 6.

La nave comenzará a observar Plutón el 15 de enero, pero su mayor acercamiento solo se producirá el 14 de julio próximo.

“Nuevos Horizontes está en viaje a una nueva clase de planetas que nunca hemos visto, en un lugar en el que nunca habíamos estado”, expresó Hal Weaver, científico de la misión.

Tras pasar por Plutón la nave se dirigirá a mirar más de cerca algunos objetos del cinturón de Kuiper, donde habitan otros dos planetas enanos conocidos a la fecha (Haumea, Makemake y Eris) y millones de cuerpos como cometas y rocas aún no conocidos.

Un planeta enano con vestido de cristal

Cuidado lo rompe: Un planeta de cristal. De puro hielo cristalizado.

El quinto planeta enano del Sistema Solar, Haumea, y al menos una de sus dos lunas, están cubiertos por hielo de agua debido a las fuerzas entre ellos y el calor de elementos radiogénicos. Es la conclusión de un estudio de científicos con el Very Large Telescope en el Observatorio Europeo en el Sur en Chile.

Este pequeño planeta se encuentra más allá de la órbita de Neptuno. Tiene forma de un achatado balón de rugby y su longitud es de unos 2.000 kilómetros. Gira en menos de cuatro horas, una de las rotaciones más rápidas del Sistema Solar.

Es el agua cristalizada que hace que con sus dos satélites, Hi’iaka y Namaka, brille en la oscuridad del espacio.

El grupo de investigadores confirmó que el 75 por ciento del planeta enano y su luna Hi’iaka, de unos 400 kilómetros de diámetro, están cubiertos con hielo cristalizado, en una estructura ordenada y no con hielo desorganizado y amorfo debido a la radiación solar.

Como la radiación solar, pese a la lejanía del planeta y sus acompañantes, destruiría la estructura cristalina del hielo en la superficie, se requieren fuentes de energía para mantenerla organizada dijo Benoit Carry, coautor del estudio.

El estudio sugiere que el planeta está compuesto de una capa congelada exterior un una sección interna de entre 88 y 97% de roca.

Los elementos que producen la energía, se cree, son potasio-40, torio-232 y uranio-238.

Haumea está en el cinturón de Kuiper, donde habita una cantidad increíble de rocas y cometas, así como varios planetas enanos.

De órbita excéntrica, se acerca al Sol hasta una distancia unas 35 veces la distancia Sol-Tierra (150 millones de kilómetros) y se aleja hasta 51 veces esa distancia Tierra-Sol.

Foto cortesía José Antonio Peñas.

Un planeta enano y cacheticolorado

Planeta menor. O planea manchado. Sí, de acuerdo con observaciones de Pedro Lacerda, de Queen’s University Belfast, Haumea, uno de los planetas menores presenta una mancha rosada.
¿De qué se tratará? Al parecer parece una región rica en minerales y compuestos orgánicos, más que el resto de su superficie, según los primeros análisis presentados en el Congreso Europeo de Ciencias Planetarias.
Ese punto fue descubierto al medir los cambios en el brillo del planeta menor mientras rotaba. La curva de luz que arrojó no es exactamente la posee la misma forma en todas las longitudes de onda. Unas pequeñas pero persistentes diferencias indican que el punto oscuro es algo rojizo en la luz visible y algo azulado en las longitudes del infrarrojo.
Haumea orbita el Sol más allá de Neptuno, en una región conocida como el cinturón de Kuiper. Es el cuarto objeto más grande conocido hasta ahora en esa región del Sistema Solar, luego de Eris, Plutón y Makemake. Estos, junto con Ceres, en el cinturón principal de asteroides que reside entre Júpiter y Marte, conforman el grupo de planetas menores.
Una de sus principales características es su rápida rotación, con un día durando apenas 3,9 horas terrestres. No se conoce otro que rote tan rápido en el Sistema Solar.
Esa rotación hace que se deforme, por lo que es un cuerpo elipsoide de 2.000 x 1.600 x 1.000 kilómetros, cuya forma acelera las aceleraciones rotacional y gravitacional. Se cree que Haumea fue víctima de un impacto masivo hace más de 1.000 millones de años.
En la imagen, trabajo en computador de Lacerda, se observa la mancha rojiza.