Secuenciaron la célula más famosa ¡y es bien loca!

Una célula sobre la cual se han escrito más de 60.000 artículos es noticia una vez más: su genoma fue decodificado.

Se trata de la célula humana más famosa de todas, la línea HeLa, que se originó en un tumor cervical mortal en una paciente llamada Henrietta Lacks.

Establecida luego de que Lacks falleció en 1951, fueron las primeras células en ser cultivadas sin problema en laboratorio. Han sido fuente para aquella inusitada cantidad de artículos de investigación y sirvieron para el desarrollo de la vacuna contra la polio en los 50. Más reciente, fue parte de la iniciativa internacional para caracterizar el genoma, el proyecto Encode.

Un estudio previo demostró que las células HeLa, como otros tumores, tienen genomas repletos de errores con una o más copias extras de varios cromosomas. Para mirar más de cerca esas alteraciones, un equipo dirigido por Lars Steinmetz, genetista del European Molecular Biology Laboratory en Heidelberg, Alemania, secuenciaron esa línea celular y la compararon con un genoma humano de referencia. Los resultados se publicaron en G31.

Se confirmó que esas células contienen una versión extra de la mayoría de los cromosomas, con más de 5 copias de algunos. Varios genes aparecen duplicados mucho más, con 4, 5, 6 copias a veces presentes en vez de las usuales 2. Es más: segmentos grandes del cromosoma 11 y de varios otros fueron ‘revueltos’ como una baraja de cartas, alterando de manera sustancial la disposición de los genes.

Sin la secuencia de las células sanas de Lack o de su tumor original, es difícil trazar el origen de las alteraciones. Steinmetz señaló que otros tumores cervicales masivos tienen reacomodos masivos en el cromosoma 11, por lo que los cambios en la célula HeLa pudo haber contribuido al tumor de Lack.

Habiendo sido replicado en laboratorios de todo el mundo durante 6 décadas, las células HeLa también acumularon errores no presentes en el ADN original del tumor. Es más, no todas las células son idénticas por lo que sería interesante descifrar su evolución.

El estudio pone a dudar sobre el uso de estas células como modelo celular en biología humana dada su alta variabilidad: más de 2.000 genes aparecen en niveles más altos que aquellos de tejidos normales debido a sus duplicaciones.