El miedo sí se transmite de madre a hijo

El miedo es hereditario. O puede serlo. Eso al menos dice un estudio nuevo: ratas hembras condicionadas al miedo por un olor particular pueden transmitirlo a sus descendientes dándoles las propias alarmas al olor.

El estudio aparece publicado en PNAS y los hallazgos sugieren un mecanismo de cómo los animales podrían heredar experiencias de sus padres.

“En los primeros días de vida de una rata son inmunes a aprender información sobre los peligros del ambiente. Si su madre es la fuente de la información sobre las amenazas, hemos demostrado que pueden aprender de ella y producir memorias permanentes”, dijo Jacek Debiec, siquiatra y neurocientífico en la Universidad de Michigan, quien encabezó el estudio.

Las ratas fueron condicionadas a temerle al olor de la menta antes de que quedaran preñadas. En un experimento posterior, luego de que sus hijos nacieran, las madres fueron eustas en una cámara y expuestas a la menta. Al mismo tiempo sus descendientes, en una cámara separada, fueron expuestos al aire de la cámara de sus madres. En esa situación, ellos aprendieron a temerle a la mente presumiblemente al detectar el olor de la respuesta de temor de las madres.

Comparados con descendientes de control con madres no sometidas al condicionamiento, tenían niveles más altos de cortisol tras oler la mente.

Los hallazgos pueden ayudar a explicar la transmisión generacional de miedo en humanos. Rachel Yehuda, del Mount Sinai Hospital en Nueva York, dijo acerca del estudio que “aquellos que hemos estudiado poblaciones como los niños adultos sobrevivientes del holocausto hemos visto evidencia, y tratado de describirla, de esa clase de transmisión”.

“Sus temores no solo son una respuesta a sus desafíos personales sino a aquellos que sus padres tenían también”.