Curiosity completó 1 mes en Marte

Hace un mes el mundo observó atónito cómo una pequeña nave, Mars Science Laboratory, se insertaba en órbita de Marte y dejaba caer sobre la superficie el más complejo laboratorio científico enviado por el hombre a cualquier destino: el explorador Curiosity.

Allí, en la soledad del planeta rojo, a poco de su llegada mediante un descenso en paracaídas y luego en un dispositivo tipo cohete que le situó sobre suelo marciano, comenzó a transmitir imágenes diciendo que estaba bien. ¡La operación había sido un éxito!

¿Qué ha pasado en este mes? Tras transmitir imágenes de una de sus ruedas y del paisaje marciano circundante, los operadores en Tierra comenzaron a modificar el software de sus computadoras para colocarlo en fase de exploración. Luego disparó un láser sobre una roca para un sondeo inicial del equipo.

Curiosity ha caminado hoy 109 metros, pero no en línea recta, casi el tamaño de una cancha de fútbol. En este momento está dedicado, durante varios días, a poner a punto el brazo robótico con el que adelantará parte de su trabajo.

El miércoles, primero de los 6 a 10 días de chequeo de la herramienta de 210 centímetros de largo y de las herramientas que manipulará, lo extendió.

“Lo estamos moviendo en un amplio rango y colocándolo en ‘puntos enseñados’ que fueron establecidos durante los chequeos antes de la misión, como por ejemplo la posición para tomar muestras de material y ponerlos en los puertos de los instrumentos de análisis”, indicó Daniel Limonadi, del Jet Propulsion Laboratory de la Nasa, jefe de ingeniería de sistemas del sistema de ciencia y toma de muestras. “Son actividades importantes para tener un mejor entendimiento de cómo funciona el brazo tras el crucero a Marte en las distintas temperaturas y en la gravedad marciana, comparando con las pruebas acá en Tierra”.

El robot ha recorrido un cuarto de la distancia del sitio de aterrizaje en el punto Bradbury al sitio seleccionado para la primera gran prueba científica, Glenelg.

“Para los chequeos, necesitamos voltear hacia un ángulo particular en relación con el Sol y el terreno plano. Este sito parece el perfecto para estas actividades”, explicó Michael Watkins, jefe de la misión en el JPL.

Con esta preparación se podrá usar el brazo para colocar dos de los instrumentos científicos sobre roca y suelo. Además, las actividades son los primeros pasos para pdoer cavar el suelo, taladrar en rocas, procesar las muestras recogidas y llevarlas a los instrumentos de análisis.

“Aún estamos aprendiendo a usar el explorador. Es una máquina tan compleja que la curva de aprendizaje es ascendente”, explicó Joy Crisp, científico de la misión.

Tras la caracterización del brazo, Curiosity continuará durante unas semanas hacia Glenelg, que según los científicos ofrece una buena posibilidad para analizar el polvo recogido tras horadar una roca.

Curiosity se entrena en pleno suelo marciano. Lo mejor está por venir.

Foto cortesía Nasa: el brazo de Curiosity tomado por una de las cámaras que posee.

La planta carnívora más extraña

La más sofisticada herramienta de caza acaba de ser detectada en una planta brasileña.

Sí: de caza. Mediante hojas pegajosas que permanecen enterradas, la planta captura y digiere gusanos, una forma desconocida de proveerse alimento en plantas carnívoras.

La planta, Philcoxia minensis, se encuentra en las llanuras tropicales de Brasil, y aunque algunas de sus pequeñas hojas crecen sobre la superficie, la mayoría yace debajo de la superficie de las arenas blancas donde crece.

El hallazgo fue presentado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Cuando la planta fue documentada por primera vez, los científicos notaron las hojas redondeadas soportadas por yemas y terminadas por glándulas que segregan una sustancia pegajosa. Todos esos son indicativos de una planta carnívora, pero nunca se le vio en acción.

“Por lo general pensamos que las hojas solo son órganos fotosintéticos, por lo que a primera vista luce extraño que una planta tenga hojas subterráneas, donde hay poca luz”, dijo Rafael Silva Oliveira, ecólogo de la Universidad de Campiñas en Brasil, a LiveScience. “¡Por qué favorecería la evolución la persistencia de este rasgo aparentemente desfavorable?”

Al sospechar que podría ser una planta carnívora los científicos examinaron si podía digerir y absorber nutrientes de varios nemátodos que terminan atrapados por el pegajoso aditivo.

Los análisis químicos de las hojas mostraron que descompone y absorbe los gusanos. Las hojas poseen igualmente actividad enzimática digestiva similar a la conocida en plantas carnívoras, lo que indica que los gusanos nos e descomponen naturalmente.

Los investigadores especulan que las hojas atrapan los gusanos y leugo secretan enzimas que digieren los gusanos.

Datos de Nature indican que apenas 0,2% de las plantas con flores son carnívoras, dato que podría estar subestimado.

Foto cortesía PNAS

Ellos y ellas: diferencias que marcan diferencia

¿Qué ventajas o desventajas tiene que hombres y mujeres juzguen distinto?

Las mujeres parecen jugar con un mayor abanico de posibilidades a la hora de hacer juicios, mientras que para los hombres o es blanco o es negro.

Esto según un estudio que aparecerá en Archives of Sexual Behavior y que fue hecho por Vickie Paterski, Karolina Zwierzynska y Zachary Este, de la Universidad de Warnick.

Se les pidió a 113 personas si determinados objetos cabían parcial, completamente o no cabían dentro de ciertas categorías. Los 50 objetos buscaban estimular el debate o el desacuerdo sobre a cuál categoría pertenecían, como por ejemplo ¿es el tomate una fruta? o ¿es la pintura una herramienta?

Se encontró que los hombres eran más datos a hacer juicios absolutos: el tomate es o no es una fruta, mientras las mujeres no eran tan radicales: el tomate puede caber en la categoría de fruta. Las mujeres encuestadas tendían a suavizar sus respuestas y fueron un 23 por ciento más dadas a asignar a un objeto la categoría ‘parcial’.

El estudio confirma lo que el saber popular ha intuido: esas diferencias entre machos y hembras en la categorización.

Pero lo que parece tan simple, no lo es. Zachary Estes lo explica: “un médico puede ser más dado a diagnosticar con mayor rapidez un conjunto de síntomas de una enfermedad. Es una ventaja al comenzar a tratar la enfermedad pronto, pero no si se mira desde otro punto de vista: ¿qué pasa si está equivocado? Un grado más abierto de categorizar o diagnosticar sería más efectivo?