Neptuno tenía una lunita escondida

Es como ver una aguja en un pajar y bien pequeña. El telescopio espacial Hubble encontró una luna de 20 kilómetros de longitud alrededor de Neptuno, un planeta hoy a 4.372 millones de kilómetros de la Tierra.

Es la luna más pequeña del sistema neptuniano. Es tan pequeña y tenue que es unas 100 millones de veces más débil que la estrella más débil que pueda verse con el ojo. Tanto, que no fue detectada por la nave Voyager 2 cuando pasó por allí en 1989 informó la Nasa, tránsito durante el cual descubrió el sistema de lunas y anillos alrededor del gran planeta.

La nueva luna fue hallada por Mark Showalter el 1 de julio mientras estudiaba los arcos o segmentos de anillos alrededor de Neptuno. “Las lunas y los arcos orbitan muy rápido, por lo que tenemos que establecer una forma de seguir su movimiento para ver sus detalles”.

Es como tomar una foto de un atleta: permanece en foco, pero el fondo queda borroso, agregó.

El método se basó en rastrear el movimiento de un punto blanco que aparece una y otra vez en más de 150 fotos de archivo de Neptuno tomadas por el Hubble entre 2004 y 2009.

Showater miró más allá de los segmentos de anillo y advirtió un punto blanco a unos 105.000 kilómetros del planeta, entre las órbitas de las lunas Larisa y Proteo. Luego registró una órbita circular de la luna, que completa un giro cada 23 horas.

Neptuno es un planeta mayor que la Tierra, con un radio de 24.622 kilómetros y una masa 17,1 veces la terrestre. Su temperatura media des de unos -241 grados centígrados y su atmósfera está compuesta de hidrógeno, helio y metano. Su año es de 164 años terrestres.

Hasta ahora se habían encontrado 12 lunas. Posee 8 anillos y un sistema de arcos.

Mis 10 noticias científicas de la semana (19-25)

1. La Angelina se las quitó y armó alboroto

Se sorprendió el mundo cuando la actriz Angelina Jolie informó que se había extirpado los dos senos pues se había encontrado que poseía la mutación en el gen BRCA1 que la hacía más propensa a desarrollar cáncer de seno, de lo que murió su madre. Esa mutación también aumenta el riesgo de cáncer de útero. El anuncio puso en el centro del avispero el tema de los tests genéticos para conocer el perfil genético y saber si hay mayor riesgo de desarrollar problemas de salud serios. Y da un impulso a la llamada medicina personalizada.

2. Células madre esperanzadoras y provocadoras

Científicos revelaron en la revista Cell que habían tenido éxito en reprogramar células humanas de la piel llevándolas a su estado embrionario, en este caso no para clonar una persona sino para remediar diferentes pacedimientos: las células en ese estado pueden convertirse en células de cualquier tejido del cuerpo. El logro fue posible con la técnica de transferencia celular, que no había funcionado. Un paso hacia la clonación humana, si bien esa no es la intención. Y hacia remediar muchos problemas de salud. Muchos beneficios, mucha discusión.

3. El Kepler está que saca la mano

Un rodillo esencial para mantener la precisión que requiere en su difícil misión, ha puesto en peligro al telescopio espacial Kepler, el observatorio más exitoso de búsqueda de planetas extrasolares en la zona habitable en 150.000 estrellas en una región del cielo hacia la constelaciones del Cisne y la Lira. El instrumento posee 4 rodillos, uno de ellos de repuesto, pero en julio pasado ya se había averiado uno. Con 2 no puede operar. La Nasa estudia mecanismos para tratar de destrabar el rodillo.

4. El nacimiento de los primates primos

El descubrimiento de dos fósiles en el Rift de África Oriental es la evidencia más antigua de dos grupos de primates, el que hoy incluye los grandes simios y los humanos y el de los monos del Viejo Mundo que incluye macacos y babuinos reveló un estudio en Nature. El análisis reveló que son fósiles de hace 25 millones de años, más antiguos que otros documentados. Los dos fósiles de primates son nuevos para la ciencia.

5. No quepa duda: fuimos nosotros

Un análisis de miles de papers sometidos a revisión en revistas científicas encontró que 97.1% estaba de acuerdo en que el cambio climático se debe a la actividad humana. El estudio contempló el trabajo de casi 29.000 científicos publicado en 11.994 papers académicos. De los más de 4.000 artículos que tomaron alguna posición sobre las causas del cambio climático solo 0,7%, 83 papers, disputaron el consenso científicos de que tiene origen antropogénico, mientras que en 2,2% no está claro. El estudio fue publicado en Environmental Research Letters.

6. Agua bien empacada

Debajo de una mina en Ontario, a 2.400 metros de profundidad se encontraron depósitos de agua que ha estado allí, impoluta, durante más de 2.000 millones de años o la mitad de la edad de la Tierra. Se trata de agua es rica en gases disueltos como hidrógeno, metano e isótopos de gases nobles como helio, neón y xenón. De hecho contiene tanto hidrógeno como el agua alrededor de las venas hidrotermales en el fondo del océano. El agua es de las más antiguas del planeta según el estudio en Nature que indicó que se buscan microorganismos primigenios en ella.

7. La llamada que sube la tensión

Más de 200 nuevos estudios sobre el tema se discutieron en el encuentro de la Sociedad Americana de Hipertensión, encontrándose cosas llamativas. Una de ellas: las llamadas por celular aumentan la tensión arterial. Sí, durante una llamada, la presión sube de 121/77 a 129/82. La sistólica aumenta menos en personas que reciben más de 30 llamadas, una situación que no encuentra explicación por ahora.

8. Einstein ayuda a encontrar planeta

Con un método nuevo de detección, astrónomos encontraron un nuevo planeta a 2.000 años luz. Se trata de identificar tres pequeños efectos que ocurren simultáneamente cuando un planeta orbita una estrella. El primero de esos es un efecto relativístico de la teoría de Einstein que hace que una estrella brille más o menos según sea empujada atrás o adelante por un cuerpo que la orbita, una técnica que predijo Avi Loeb en 2003. Otro de los efectos es el alargamiento de la estrella como un balón, por lo que se ve más brillante cuando tiene esa forma y menos cuando está de canto. Son efectos muy sutiles. El planeta es el Kepler-76b.

9. Terminó la siesta del Sol

Con cuatro explosiones poderosas en 48 horas a comienzos de la semana, el Sol parece despertar del inusual letargo que traía desde más de 1 año. Y el viernes remató con otra, también de la compulsiva mancha solar AR1748. Las explosiones han sido las más potentes del año y se estima que la estrella continuará así en los próximos días y semanas, con lo cual en la Tierra habrá que extremar medidas de protección.

10. Aprenda a nadar que nos inundamos

Los glaciares aparte de Groenlandia y la Antártida perdieron cerca de 260.000 millones de toneladas métricas de hielo cada año de 2003 a 2009, provocando un aumento del nivel del mar de 0,7 milímetros por año, una cantidad exagerada en estos temas. El estudio fue publicado en Science. Los glaciares contribuyeron al aumento del mar tanto como aquellas dos enormes masas de hielo, lo cual se torna preocupante.

Un velero navegando en una luna

Un velero en el Caribe o tal vez atravesando el Pacífico. Quizás sobre una laguna. Nada de eso, salvo el tipo de misión, es noticia. Pero ¿qué tal un velero navegando sobre los mares de metano de la luna Titán?

Bueno, eso es lo que se presentó en el Congreso de Ciencias Planetarias de Europa la semana pasada.

No se trata de una idea nueva, pues como dijera en Medellín la semana pasada el director del Centro Ames de la Nasa, Simon Worden, esa agencia lo descartó por que tecnológicamente no es sencillo. Pero…

Titán, una de las grandes lunas de Saturno, es uno de los cuerpos más parecidos a la Tierra en el Sistema Solar. Posee una espesa atmósfera, un diámetro entre el de nuestro planeta y Mercurio y una red de océanos, lagos y ríos. Se parece más a un planeta que a una luna.

La nave Cassini Huygens, que desde la década pasada estudia el sistema de Saturno, confirmó que se trata de océanos y fuentes de hidrocarburos líquidos, como el gas residencial,, que cubre buena parte del hemisferio norte de Titán.

La sonda Huygens fue lanzada por Cassini sobre Titán, transmitiendo información de lo que hay debajo de esa atmósfera gaseosa densa.

Los planes enunciados en la reunión europea, denominados Titan Lake In-situ Sampling Propelled Explorer, proponen una nave-bote, impulsada por ruedas o remos. Aterrizaría en medio del mar Ligeria (el más grande cerca del polo norte) y luego desplegaría velas hacia la costa, tomando datos científicos en el camino. La misión duraría de 6 meses a 1 año.

La principal innovación de Talise es el sistema de propulsión, según Igone Urdampilleta, miembro del grupo. Eso le permitirá moverse del mar hacia la playa más cercana y tomar muestras en distintos sitios.

El ambiente es muy frío para albergar vida, pero el ambiente está lleno de los bloques constituyentes de la vida, por lo que es de interés para los astrobiólogos. La atmósfera de Titán está compuesta más que todo de nitrógeno, es rica en compuestos orgánicos y cianido de hidrógeno, que pudieron jugar un rol en el surgimiento de la vida sobre la Tierra.

La misión se encuentra en fase 0: estudio. ¿Prosperará? Tanto se viene hablando que quizás en pocos lustros sea verdad.

En el dibujo, la versión del velero con remos, cortesía Talise

Así morirán Júpiter y… la Tierra

Júpiter. conocido por su alta radiación y espectaculares tormentas atmosféricas, es un planeta relativamente fresco en comparación con mundos de similar tamaño, según los astrónomos. Pero esto no será para siempre.

En algunos miles de millones de años, nuestro Sol, al entrar en su fase de gigante roja (como se ve en el dibujo) se expandirá unas 100 veces su tamaño actual, recortando su distancia al gran planeta de 765 a unos 500 millones de kilómetros, lo que hará que Júpiter brille como una parrilla de estufa.

Esto sugiere un nuevo estudio presentado en The Astrophysical Journal.

Una vez el Sol agote su combustible de hidrógeno, la expansión aumentará la temperatura de la superficie del planeta a más de 1.000 K, no como la plétora de Júpiteres calientes en otros sitios de la galaxia conocidos por orbitar sus estrellas en solo horas.

Bueno, ¿y qué nos pasará en la Tierra? Al expandirse el Sol 100 veces su tamaño presente y con la Tierra en su órbita actual, el Sol la absorberá.

Ese es un punto no olvidado en el estudio de David Spiegel, astrofísico del Institute for Advanced Study in Princeton, New Jersey.

“Mi apuesta es que la Tierra será tragada por el Sol, pero Júpiter no”.

Dibujo del Sol en su fase de gigante rojo, M Weiss-Nasa

¿Habría vida en lago tropical en Titán?

Entre las dunas de la árida región ecuatorial hay un lago. La noticia parecería sin sentido a no ser que se incluya un pequeño gran detalle: se trata de la región ecuatorial de la misteriosa luna Titán en Saturno.

El hallazgo se basa en imágenes de la sonda Cassini, que anda por esos lados. Sugiere la existencia de oasis de metano líquido, que puede ser un caldero para la vida, que estaría debajo de la superficie de la luna de acuerdo con nuevo estudio publicado esta semana en Nature.

Fuera de la Tierra, Titán es el único objeto sólido del Sistema Solar en el que circula líquido en un ciclo de lluvia y evaporación, aunque el proceso en esa luna es movido por el metano y no por el agua.

Era de esperarse que el ciclo formara cuerpos líquidos cerca de los polos, pero no en su ecuador lleno de dunas, en donde los equipos de Cassini muestran que los niveles de humedad son bajos y poca lluvia cae sobre la superficie. “El cinturón ecuatorial es como un desierto en la Tierra, en donde la evaporación triunfa sobre la precipitación”, dijo el astrobiólogo Jonathan Lunine, de Cornell University citado por Nature.

Cualquier superficie líquida debería evaporarse y ser transportada a los polos más fríos, donde se condensaría como lluvia. “Los lagos en los polos son fáciles de explicar, pero en el trópico no”, según Caitlin Griffith, científica planetaria en University of Arizona en Tucson. De hecho, la sonda ha señalado cientos de lagos y tres mares en las regiones polares de Titán.

Griffith y colegas creen que han hallado esta vez un lago tropical de 60 kilómetros de largo y 40 de ancho con al menos 1 metro de profundidad, detallado en las observaciones de Cassini de 2004 a 2008. Aparece como una mancha negra que se logra distinguir en longitudes del infrarrojo a través de la densa atmósfera de la luna que bloquea la luz visible.

El grupo halló además cuatro manchas brillantes, más pequeñas que pueden ser laguitos con profundidades a la rodilla o el tobillo.

Como los lagos tropicales en Titán se deben evaporar en unos miles de años, los científicos argumentan que se surten de oasis subterráneos de metano líquido.

¿Qué significa todo esto? Que permite especular sobre la existencia de vida.

Al existir esos lagos tropicales se expande el número de lugares en esa luna donde potencialmente podría originarse la vida. El metano, compuesto de un átomo de carbono y cuatro de hidrógeno, es la fuente de moléculas orgánicas más complicadas halladas en Titán. “Podría haber procesos orgánicos químicos que se presentan en hidrocarburos líquidos que podrían conducir a compuestos análogos a las proteínas y a moléculas portadoras de información”, dijo Lunine, quien no participó en el estudio.

“Podría haber una forma de vida que funcione en hidrocarburos líquidos”.

Lunine y Griffith son miembros de la propuesta misión de la Nasa para buscar esa clase de química compleja, el Explorador de Mares de Titán (Time en inglés) que pasaría tres meses sondeando con radar alrededor del mar Ligeia, un mar cerca a la región polar norte de la luna, midiendo su química con un espectrómetro de masas.

Foto de Titán, cortesía Nasa

Qué hace un vehículo en mi estómago

Casi en todas partes puede imaginarse uno la presencia de un vehículo, pero ¿en el estómago? No podía faltar.

En esta era de la miniaturización de la medicina, el nanoingeniero Joseph Wang, de la Universidad de California en San Diego presentó su prototipo, que algún día podría ser útil para atacar células cancerosas o llevar medicinas a domicilio.

No requiere salir a tanquear con gasolina ni usa gas, aunque a este novedoso vehículo le falta remediar sus pequeños problemas, uno de ellos en sus frenos: no se ha logrado que se detenga, como tampoco controlar su velocidad.

El caso es este: el vehículo es un tubo cónico de 10 micrometros, cubierto por zinc, que reacciona con el ambiente ácido del estómago y produce burbujas de hidrógeno que lo impulsan.

Si fuera cubierto con anticuerpos o equipado con cámara, podría enviar mensajes instantáneos del interior del órgano.

Microvehículos de esta clase se movían al crear burbujas de oxígeno a partir del peróxido de hidrógeno, un elemento algo tóxico para el organismo. El zinc los hace más biocompatibles.

Como la velocidad depende de la acidez, su velocidad aumenta con esta, lo que mostraría también pH estomacal. La acidez, sin embargo, impacta la vida del motor, que puede ser de 10 segundos a… 2 minutos.

¿Corto? La vida suficiente para desarrollar su tarea.

Estos vehículos son conducidos por el estómago mediante magnetos, revelaron los investigadores.

Algún día navegarán por su cuenta, repararán áreas dañadas o harán microcirugías. Todo un avance.

En la foto de la American Chemical Society, el microvehículo.

A punta de cometazos se llenó de agua la Tierra

Los mares de la Tierra no se llenaron a punta de baldados de agua, sino de cometazos, de acuerdo con los sorprendentes resultados de un estudio del Herschel Space Observatory.

Se encontró que el cometa Hartley 2, que nos visita desde el lejano cinturón de Kuiper (entre 30 y 50 veces la distancia Tierra-Sol) contiene agua con la misma huella química que la de los océanos terrestres.

“Nuestros resultados sugieren que los cometas pudieron haber jugado un rol mayor en traer grandes cantidades de agua al planeta primitivo”, dijo Dariusz Lis, del California Institute of Technology, coautor del estudio.

El hallazgo, además expande las reservas de agua del Sistema Solar a aquella lejana región en la que habitan infinidad de cuerpos helados como planetas menores y enanos y cometas.

Ninguno de los cometas estudiados hasta ahora contenían agua igual a la de los océanos.

Hartley 2 contiene la misma proporción de deuterio e hidrógeno que el agua en la Tierra. Ese cuerpo pasó hace un año a tan solo 18 millones de kilómetros, lo que permitió su estudio con equipos de alta sensibilidad.

Aunque no se crea, cuando la Tierra se formó el calor impedía que contuviera agua. Esta llegó como inmigrante en cuerpos como asteroides y cometas, lo que se acaba de conformar plenamente con esta investigación.

Solo las regiones más allá de Marte habrían tenido agua, que fue transportada hasta nuestro planeta hace cerca de 3.900 millones de años.

Las teorías aceptadas hoy dicen que menos del 1% del agua de la Tierra habría provenido de cometas, lo que cambia con lo visto en el Hartley 2, indicó Paul Hartogh, quien encabezó el estudio.

La señal más importante en la búsqueda del suministro de agua cósmica es el deuterio, o hidrógeno pesado, que contiene un electrón adicional en su núcleo. En la Tierra la relación entre deuterio e hidrógeno es cerca de 1:6.400.

En el Hartley 2 se encontró una relación de 1:6.200, muy parecida a nuestra agua. Es diferente a los cometas Tempel 1, Wild 2 y Halley, que fueron estudiados por distintas sondas.

La que analizó el Hartley 2 también estudió el Tempel 1, la sonda Deep Impact.

El estudio fue publicado en Nature.

En la foto de la Nasa, el cometa tomado por Deep Impact.

Descubren bacteria que toma café

Tan diseminado está el consumo de café que les gusta hasta ¡las bacterias!

Científicos de la Universidad de Iowa reportaron el hallazgo de una bacteria que utiliza cafeína como alimento. Emplea enzimas digestivas nuevas para la ciencia que le ayudan descomponer esa sustancia para crecer y vivir.

“He aislado una nueva bacteria que degrada la cafeína, Pseudomonas putida CBB5, que descompone ese compuesto en amoníaco y dióxido de carbono”, informó Ryan Summers, quien presentó su estudio en el encuentro de la American Society for Microbiology.

La cafeína en sí está compuesta de carbono, nitrógeno, hidrógeno y oxígeno, todos los cuales son necesarios para el crecimiento de las bacterias. Dentro de la molécula de cafeína hay tres estructuras, conocidas como grupos metil, compuestas por un átomo de carbono y 3 de hidrógeno. Esta bacteria es capaz de remover con eficacia esos grupos y esencialmente vive de la cafeína.

Summers y colegas identificaron además las tres enzimas responsables de remover aquellos grupos metil.

La increíble hoja generadora de energía

Un desarrollo espectacular, como lo llamó un científico. Una hoja eléctrica. Piense en cómo sería: un árbol repleto de hojas… eléctricas. Que generan electricidad. Increíble.

No es lo mismo, pero casi, casi. Científicos desarrollaron una hoja artificial que convierte la luz solar en una fuente barata de energía. El hallazgo fue publicado en Science.

El nuevo dispositivo, logrado en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), es una tableta de silicio del tamaño de una carta de una baraja. Ambos lados están cubiertos por distintos catalizadores. El silicio absorbe la luz solar y pasa la energía a los catalizadores para separar el agua en moléculas de hidrógeno (H2) y oxígeno (O2). El hidrógeno es un combustible que se puede quemar o usar en una celda para crear electricidad. En ambos casos el agua se modifica.

¿Qué quiere decir todo esto? Que en teoría cualquier persona con acceso a agua puede emplearla para crear una fuente limpia y barata de energía.

Aunque hay un largo camino aún para que el desarrollo sea práctico en el mundo real, que sea de bajo costo y de acceso potencial para cualquiera, justifica el avance.

Daniel Nocera, líder del equipo investigador, dijo que espera comercializar el dispositivo en dos o tres años. A fines de año, una compañía que fundó espera producir un prototipo con cobalto como catalizador y una fuente externa de energía para separar los componentes del agua. Luego se trabajará con la luz solar.

La intención, con una empresa india, es producir un congelador pequeño que convierta la luz solar en electricidad.

¿Es nuestro vecino un planeta más grande que Júpiter?

Un segundo Sol o casi, casi. Aunque en otros sistemas solares hay planetas con dos soles, situación bien curiosa pero quizás potencialmente letal o poco amigable con la vida como la conocemos, dependiendo eso sí de la distancia de los soles y otros parámetros, en el nuestro sólo tenemos una estrella, el Sol.

Desde hace años, astrónomos especulan que habría un segundo Sol en nuestro Sistema Solar, que no vemos por encontrarse lejano y frío, en la nube de Oort. En comienzo se le llamó Némesis y se le culpó de afectar la órbita de cometas en ese lejano sitio, enviándolos hacia nuestro Sol, provocando grandes catástrofes en la Tierra.

Al parecer, esa idea entró en desuso al ver que no corresponden las fechas de las grandes extinciones en el planeta con la acción de ese segundo sol.

Pero algunos astrónomos persisten en que sí hay otro gran cuerpo en nuestro sistema, al que bautizaron Tycho, un planeta mucho mayor que Júpiter. Un planteamiento hipotético fue hecho en 2010 por John Matese y Daniel Whitmire en el journal Icarus.

Ahora hay un nuevo elemento: la sonda Wise de la nasa (Wide-field Infrarred Survey Explorer). Lanzada en 2009 escaneó el cielo entero en cuatro longitudes de onda del infrarrojo y capturó más de 2,7 millones de imágenes de objetos en el espacio, fotos que apenas están siendo estudiadas y en abril se producirá una entrega parcial de resultados, esperándose completar la faena en 2012.

Hasta ahora, descubrió una enana marrón ultrafría, 20 cometas, 134 objetos cercanos y más de 33.000 asteroides.

Un reporte de la Nasa sugiere que si Tycho existe, debió quedar en las imágenes aunque no puede asegurarse cien por ciento.

Se estima que Wise habría visto un cambio en la aparente posición de un gran cuerpo en la nube de Oort durante seis meses, sea un planeta o una enana marrón (objeto subestelar), que también podría caber en el concepto Tycho.

Nube de Oort: región situada entre unas 2.000 a 5.000 veces la distancia Sol Tierra (o una unidad astronómica) o 0,08 años luz y 50.000 unidades astronómicas o 0,80 años luz del Sol, donde existiría una enorme cantidad de cometas y asteroides o rocas heladas.

Enana marrón: Un objeto grande pero no con la suficiente masa para desarrollar fusión estable de hidrógeno como ocurre en las estrellas o soles. Tiene de 75 a 80 veces la masa del gigante Júpiter.