Las 10 noticias científicas de la semana

Las verduras son fuente de antioxidantes. Foto Wikipedia commons

1. Los antioxidantes no son tan benignos

Son vendidos por millones. Son un jugoso negocio. Son consumidos en toda parte: los antioxidantes. Un estudio publicado en Science Translational Medicine encontró que ayudan a duplicar la tasa de metástasis de melanoma en estudios con ratones. Un hallazgo que confirma otro hallazgo previo, de que aceleran la progresión del cáncer de pulmón. Los resultados fueron confirmados en cultivos con células de pacientes. La conclusión de los científicos es que los antioxidantes protegen de los radicales que pueden ser cancerígenos, pero una vez hay un cáncer lo protegen a este.

2. Blanqueamiento global

Un nuevo evento de blanqueamiento de corales en todos los mares del planeta fue revelado por la National Oceanographic and Atmospheric Administration de Estados Unidos (NOAA). Se había detectado en Hawaii y ahora se expandió al Caribe. Se debe al calentamiento de las aguas. El blanqueamiento debilita los corales y puede matarlos. Tras el evento, la recuperación es lenta, pero no se sabe cuánto durarán las condiciones climáticas que han producido el mal.

3. Sanando los perros

Tomen nota: trabajando con células madre intestinales de humanos y ratones científicos lograron que creciera un tejido intestinal en un medio especial. Pero ahí no paró el avance: trasplantaron un pedazo de más de 5 centímetros, creado por ese método, al colon de perros que habían perdido la cobertura intestinal, un paso más en la medicina regenerativa. El estudio apareció en Regenerative Medicine.

4. Cerebro online

Durante 10 años se ha venido luchando en ello gracias al proyecto Blue Brain. Ahora se ven los resultados: en un primer borrador científicos muestran que lograron reconstruir de forma virtual un pedazo de cerebro de ratón, el cual contiene 31.000 neuronas, 55 capas de células y 207 subtipos distintos de neuronas. El avance, publicado en Cell, busca descifrar la forma como trabaja el cerebro, encontrar todas las clases de neuronas, medir las propiedades eléctricas y hacer un mapa de los circuitos que se conectan unos a otros.

5. Muerte plástica

La amenaza es real: las 7 especies de tortugas marinas están amenazadas por la gran cantidad de plástico que cae a los mares, reveló un nuevo estudio global publicado en ICES Journal of Marine Science. La producción mundial de plástico pasó de 1,5 millones de toneladas a 299 en 65 años y una parte va a los mares, donde continuamente se encuentran tortugas enredadas en él o muertos al ingerirlo.

6. El núcleo se hizo hierro sólido

Ha habido diversos estudios y fechas múltiples. Una nueva investigación publicada en Nature sugiere que el núcleo interno de la Tierra, la capa más profunda, una bola de hierro del tamaño de Plutón, surgió hace 1.500 millones de años al ‘congelarse’ de la capa ca hierro derretido del núcleo externo. Ese núcleo interno es entonces una adición relativamente nueva al planeta, que tiene unos 4.500 millones de años. El movimiento del núcleo exterior de hierro es el que produce el campo magnético que protege la Tierra y se está enfriando.

7. Olas en el espacio

Algo extraño sucede alrededor de AU Microscopii, una estrella a solo 32 años luz de nosotros: el disco de polvo que la rodea muestra unas ondulaciones no vistas antes, reportaron astrónomos en Nature. Se observa una especie de olas que se alejan a una velocidad de 40.000 kilómetros por hora. No se sabe a qué se debe, pero podría deberse a las llamaradas de la estrella, algo por confirmar. Pero en verdad muy extraño.

8. Superprotegidos

Alrededor del 40 copias del gen PT53 que codifica por una proteína, la p53, supresora de tumores poseen los elefantes, lo que explica porqué desarrollan tan poco ese mal, apenas un 5% de ellos muere de cáncer. En contraste, los humanos solo tenemos 2 copias. El descubrimiento fue publicado en el Journal of the American Medical Association. Parece que en algún momento de su evolución un error genético duplicó esos genes, brindándoles protección.

9. Un cielo muy azul

Nuevas fotografías enviadas por la nave New Horizons, tomadas a su paso por el planeta enano Plutón revelan que tiene una atmósfera azul y en zonas de su superficie hay hielo de agua, que no se había podido observar desde la Tierra. No se esperaba que la atmósfera tuviese ese color, aunque agua sí debía existir, según científicos d ella misión. La nave se halla ahora a 100 millones de kilómetros de Plutón.

10. Ese pasado húmedo

Marte sí tuvo lagos durante mucho tiempo, uno de ellos en donde hoy está el cráter Gale que recorre el robot Curiosity, que detectó ese ambiente. Ese cráter tiene una antigüedad de 3.800 a 3.600 millones de años. El planeta tuvo una atmósfera hace cientos de millones de años, capaz de almacenar el agua. Al perderla, la mayor parte se esfumó de la superficie. El nuevo hallazgo fue presentado en Science.

El planeta Mercurio se está encogiendo

Sí, Mercurio, el planeta más cercano al Sol se está encogiendo mucho más de lo que los científicos habían observado.

Se ha encogido unos 11 kilómetros desde que el Sistema Solar se formó hace unos 4.500 millones de años. El planeta se fue enfriando y se contrajo, haciéndose áspero con largas crestas montañosas curvadas similares a las arrugas de una manzana vieja.

Un nuevo censo de esas cadenas montañosas permitió detectar más y más escarpadas que antes. Esto sugiere que se ha encogido más de los 2 a 3 kilómetros que se había estimado, según Paul Byrne, científico planetario de Carnegie Institution for Science en Washington DC, quien presentó los resultados del análisis esta semana.

Este hallazgo ayuda a explicar cómo se enfrió el gran núcleo metálico del planeta y reconciliara teóricos que predecían ese mayor encogimiento y observadores que no lo habían detectado.

Desde los tres pasos del Mariner 10 sobre Mercurio en 1974-75 los científicos habían medido la altura y longitud de los escarpes para calcular cuánto había sido el encogimiento.

Este encogimiento es un producto de la peculiar composición del planeta “como un núcleo flotando en el espacio cubierto con una delgada capa”, según Byrne. La mayor parte del planeta está hecho de ese gran núcleo, que se debió enfriar rápido con el calor moviéndose hacia la superficie.

Los estudios de modelación dicen que Mercurio se ha encogido de 10 a 20 kilómetros en su vida, comparado con los 2 a 3 según los datos del Mariner.

Las últimas imágenes de la sonda Messenger con medidas de la topografía, han permitido datos más exactos. Así, se concluye por ahora que ese encogimiento debe ser de unos 11,4 kilómetros.

En la foto imagen del planeta tomada por Messenger, cortesía Nasa.

Murió lleno hace 46 millones de años

Murió con la comida en la boca. Científicos del Museo Nacional de Historia Natural en Washington descubrieron la primera comida de sangre de la historia según un artículo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences: un insecto fosilizado de hace 46 millones de años. Tenía sangre.

El hallazgo permite conocer más sobre cuándo se originó la conducta de picar otros animales en busca de alimento.

“Se muestra que los detalles de un mosquito chupador pueden estar bien preservados en un medio distinto al ámbar”, dijo el paleontólogo George Poinar, de Oregon State University, citado por The Scientist. Él no participó en el estudio. “También se ve que en esa época ya existían mosquitos chupadores, por lo que debieron originarse mucho antes”.

La investigación es una evidencia además de que ciertas moléculas de la sangre perduran mucho más allá de lo que se creía, según Mary Schweitzer, paleontóloga citada por esa publicación.

El mosquito fue hallado por Dale Greenwalt en la formación Kishenehn en el Parque Nacional de los Glaciares en Montana, Estados Unidos, un sitio en donde inexplicablemente se hallan muchos insectos fosilizados

El abdomen alargado y ennegrecido del insecto y la morfología de su aparato bucal llamaron de inmediato la atención de Greenwalt, quien en su expedición recogió unos 1.000 vestigios de otros tiempos.

“Nadie había hallado un fósil con un mosquito lleno de sangre”, dijo.

Los investigadores midieron el contenido elemental en el mosquito y hallaron que el abdomen contenía más hierro que el tórax y que otro mosquito del mismo sitio, revelando el contenido de sangre. El análisis por espectrometría lo confirmó.

Ahora, la pregunta que quedará sin respuesta es: ¿a quién picó el mosquito?

Picaduras de hace 46 millones de años.

Mis 10 noticias científicas de la semana (18-24)

1. Disminuyan velocidad, por favor

No conducen auto pero saben que hay un límite de velocidad. Cuando los autos se acercan por la carretera, algunos pájaros parecen despreocupados hasta que de repente alzan vuelo. La distancia a la que vuelan depende del límite local de velocidad, reveló un sorprendente estudio en Biology letters. A más alto límite, los pájaros vuelan más rápido, lo que sugiere que han aprendido a responder a la velocidad con la que se puede transitar en el sector. Podría ser que alzan vuelo dependiendo de ese límite para aprovechar al máximo la ingestión de comida.

2. Corazón, no me mates

Tras un ataque cardíaco las células musculares dentro de la región afectada mueren y forman una cicatriz. Una vez muere el músculo, no puede ser recuperado, lo que para la persona significa que vivirá el resto de su vida con una falla cardíaca y con un corazón que no puede latir con toda su capacidad. Limitando algunas veces actividades como el ejercicio. Científicos de los Institutos Gladstone revelaron que ese daño no tiene que ser permanente: encontraron una manera de transformar las células de ese tejido cicatrizado en otras que semejan mucho células de un corazón que late. El año pasado lo habían logrado en células de ratón y ahora con células humanas en laboratorio.

3. Libres de toda atadura

De cuando en cuando astrónomos observan planetas errantes, expulsados de su residencia por fuerzas estelares. Ahora, un grupo indicó que no necesariamente es así, sino que esos planetas pudieron nacer en lugares onde no hay estrellas gracias a la existencia de nubes frías interestelares. La teoría aceptada dice que los planetas se forman por acreción a partir del disco de polvo y gas tras la formación de las estrellas. El estudio fue hecho observando la nebulosa de Roseta a 4.600 años luz, donde hay más de 100 nubes en las que podrían formarse. El estudio fue publicado en Astronomy & Astrophysics.

4. Les cayó del cielo

Del cielo sí cae maná. Algunas artesanías de oro del antiguo Egipto que están en el Museo Petrie de la Universidad College de Londres no fueron elaboradas a partir de hierro de una mina sino que¡cayeron del espacio! Científicos establecieron que las piezas fueron elaboradas hace 5.000 años con el mineral caído en un meteorito, lo que de paso evidencia el dominio de la fundición en aquellos tiempos, pues se elaboraron piezas para un collar. El estudio fue publicado en el Journal of Archaelogical Science.

5. Tú eres un suicida en potencia

En un estudio más que sorprendente, científicos revelaron en Molecular Psychiatry el descubrimiento de biomarcadores en la sangre relacionados con el suicidio, lo que podría aportar pistas sobre los mecanismos biológicos detrás del pensamiento y la conducta suicida y ayudar a identificar aquellos en riesgo. Los resultados, sin embargo, se basan en una muestra pequeña de personas con esquizofrenia o desorden bipolar, por lo que hace falta ver si se relacionan con otros estados mentales.

6. No estaba muerto, solo dormía

La Nasa decidió activar el satélite Wise, que durante dos años había explorado los misterios del universo proporcionando detalles no vistos hasta entonces. En 2011 fue apagado y enviado al ostracismo, pero ahora el telescopio de infrarrojos de 40 centímetros será encendido para otra misión: encontrar asteroides potencialmente peligrosos para la Tierra. En sus días finales, en 2010, había dedicado el tiempo a descubrir asteroides y cometas en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. La nueva vida de Wise irá hasta 2017 según la Nasa.

7. Mamá nos envejece

A medida que crecemos nuestras células cambian y se dañan. Científicos de los Institutos Karolinska y el Max Planck demuestran que el envejecimiento no solo es causado por la acumulación de cambios durante nuestra vida, sino por los genes que adquirimos de nuestra madre. El estudio aparece publicado en Nature. Uno de ellos cambios más importantes del proceso de envejecimiento ocurre en la mitocondria en las células, que contiene su propio ADN y que cambia más que el ADN del núcleo, lo que tiene un mayor impacto en el envejecimiento. El ADN mitocondrial lo recibimos de la madre.

8. Se nos derrite el piso

Como ha ocurrido en los últimos 10 años, el hielo del Ártico sigue mostrando niveles bajos al llegar el verano. Nueva medición del 21 de agosto reveló que hoy está en 5,83 millones de kilómetros cuadrados, que aunque no es la cifra más baja tenida en 2012 (4,3 millones de kilómetros cuadrados) sí es mucho menor al máximo tenido en 1996 cuando se midieron 8,2 millones de kilómetros cuadrados para la misma fecha, reveló la Nasa. La preocupación es seria: cada año la extensión mínima se reduce, lo que indica que no alcanza a recuperarse lo suficiente durante el invierno.

9. La noche más brillante

Gracias a un nuevo tipo de cámara astrónomos de La Universidad de Arizona y los Observatorios Arcetri en Florencia y Carnegie lograron tomar las mejores imágenes del cielo nocturno jamás logradas hasta ahora desde la superficie terrestre. El sistema de óptica adaptativa MagAO permitió captar imágenes definidas de la nebulosa de Orión y de dos sistemas binarios de difícil resolución: Teta Ori C y Teta 1 Ori C. Con el desarrollo se resuelven objetos de solo 0,02 arcsegundos, el equivalente a una moneda de 100 pesos vista a más de 160 kilómetros de distancia.

10. Una derrota muy grasosa

Un estudio publicado en Psychological Science reveló que cuando su equipo pierde, los seguidores son más datos a comer alimentos con más grasa saturada y azúcar. Cuando gana, comen más sano. La situación sería peor para aquellos seguidores de equipos con mal rendimiento, por lo que deberían tener conciencia y contrarrestar la ingestión nociva. Cuando el equipo pierde de manera inesperada, por estrecho margen o cuando el rival no es más fuerte, se come peor.

Un planeta donde se duerme todo el año

Imagen Cristina Sanches

Mientras usted duerme, en ese planeta pasó un año. Si uno viviera allá se pasaría todo un año durmiendo y dos años despiertos.

Científicos estudiaron un pequeño planeta del tamaño de la Tierra a 700 años luz, Kepler 78b, que gira alrededor de su estrella en solo 8,5 horas. Por eso está muy cerca de ella, a solo 3 radios estelares, y se estima que su superficie puede tener una temperatura de unos 3.000 grados centígrados, un ambiente de lava derretida: sí, un océano de lava. Claro que dependiendo de las otras características no precisadas aún.

Pero lo que resultó más espectacular fue que se pudo detectar la luz emitida directamente por el planeta, la primera vez que se logra para un cuerpo tan pequeño.

Esa luz debe proporcionar información para conocer más acerca de la composición de la superficie y sus propiedades reflectivas.

El estudio fue publicado en The Astrophysical Journal.

Kepler 78b está tan cerca a su estrella que los científicos esperan medir su influencia gravitacional sobre la estrella, una información que puede ayudar a medir la masa del planeta, que podría convertirlo en el primer planeta del tamaño de la Tierra por fuera del Sistema Solar con masa conocida.

Al tiempo, varios miembros del grupo con otros astrónomos, publicaron en Astrophysical Journal Letters datos del planeta KOI 1843.03 que tiene incluso un año más corto: de apenas 4,2 horas, lo que indica que está tan cerca a su estrella que para sobrevivir a las fuerzas que lo despedazarían, debe ser de hierro.

Cosas raras de la jauría planetaria.

Mis 10 noticias científicas de la semana

1. La madre distingue el llanto por hambre

El cerebro de las mujeres parece dispuesto para responder al llanto de un bebé que tiene hambre, según un estudio publicado por los Institutos de Salud de Estados Unidos. Al analizar imágenes cerebrales de voluntarios, hombres y mujeres, se encontró que los patrones cerebrales de ellas cambian al sentir el llanto de un bebé, lo que no se nota en los hombres aunque estos también tratan de ayudar al pequeño. Y cuando era por hambre, la situación era más marcada en las mujeres. El estudio apareció en NeuroReport.

2. Una galaxia vecina tímida

A solo 5 a 6 millones de años de la Vía Láctea fue detectada una pequeña galaxia, Leo P, que parece no haber sido modificada por ningún choque intergaláctico y que presenta muchas estrellas jóvenes que siguen naciendo. La galaxia no había sido vista antes y no interactúa con la nuestra ni con Andrómeda, las grandes del vecindario. El estudio fue publicado en The Astrophysical Journal.

3. Nada detiene la extinción de las abejas

Los apicultores perdieron el 31% de sus abejas entre fines de 2012 y comienzos de 2013 en el invierno del norte, el doble de lo que se puede atribuir a causas naturales. Desde hace años el número de las poblaciones de estos insectos, esenciales para la polinización y por ende para la producción de alimentos, viene a la baja, creando verdadera alarma, dijo un análisis de Brandon Keim en Wired.

4. Y hubo una poderosa explosión

Testigos extraídos del fondo del mar hablan de una poderosa explosión. Son microorganismos amantes del hierro en los que se detectaron rastros de un isótopo radiactivo del hierro que provino de la explosión de una supernova en el vecindario en nuestra región de la galaxia hace 2.200 millones de años. En ese entonces ya existía vida en nuestros océanos. El estudio fue divulgado por científicos del Technische Universitaet Muenchen (TUM).

5. Una próstata marcada

Científicos de la Clínica Mayo obtuvieron la licencia tecnológica para aprovechar el hallazgo de unos biomarcadores del cáncer de próstata agresivo, con lo cual los médicos tendrán un elemento importante para el tratamiento de pacientes en todo el mundo. Se espera que esté pronto en el mercado según un boletín de esa organización.

6. Se le fueron las luces a Kepler

El telescopio espacial Kepler que ha revolucionado la búsqueda de planetas extrasolares entró inesperada mente en modo seguro, para la autoprotección. ¿Qué ocurrió? No se sabe, pero luego los especialistas de la misión realizaron los procedimientos para la reactivación y procedieron a la descarga mensual de datos, que estaba prevista para unos días después. Se considera que se perdieron 5 días de datos.

7. Europeos son uno solo

En la práctica todos los europeos de hoy descienden de un conjunto común de ancestros que vivieron hace cerca de 1.000 años, alrededor de la época en la que los vikingos realizaban sus viajes y los normandos conquistaban tierras, de acuerdo con un estudio publicado en Plos Biology. Esa podría ser también la historia de la mayoría de la gente del planeta, descender de unos pocos que no vivieron sino hace cientos de años.

8. Pasamos la barrera que no deberíamos

La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, CO2, cruzó la barrera de las 400 partes por millón, la más alta en al menos 3 millones de años, lo que evidencia que pese a todas las negociaciones, compromisos y renuencias, el planeta sigue su carrera hacia el calentamiento, una carrera a la que lo ha sometido el hombre. El dato lo entregó el Observatorio de Mauna Loa, que mantiene un monitoreo constante.

9. La Tierra y la Luna unidas por el agua

Científicos utilizaron un equipo especializado de iones para estudiar la relación de hidrógeno-deuterio en rocas de la Luna y la Tierra, para llegar a una conclusión: el agua lunar no llegó por medio de cometas sino que estaba presenta en nuestro planeta cuando se produjo la enorme colisión que envió material de la Tierra para crear la Luna hace 4.500 millones de años, según el estudio publicado en Science.

10. El bicho de Justiniano

Al analizar ADN de restos de esqueletos del siglo 6 después de Cristo se encontró que la famosa peste que hubo en la época del emperador bizantino Justiniano (482-565), la que se presentó en la década de 540 y que fue llamada la plaga de Justiniano, la que minó su reinado y su salud también aunque se recuperó, fue causada por la bacteria Yersinia pestis, la misma que provocó la muerte negra y otras epidemias de los siglos 14 a 17. El estudio fue presentado en Plos Pathogens.

Ojo con tomar medicinas y suplementos a la vez

Aunque muchos los consideran benéficos y exentos de problemas, ciertos suplementos dietéticos y herbales pueden provocar reacciones adversas en personas que están recibiendo medicinas para problemas en sus sistemas central nervioso o cardiovascular.

Estos son hallazgos claves de una extensa revisión de investigaciones, publicadas en el International Journal of Clinical Practice.

Los científicos examinaron 54 artículos y 31 estudios originales. Hallaron que los problemas más grandes eran causados por las interacciones entre las medicinas prescritas y suplementos que incluían ingredientes como el St John’s Wort, magnesio, calcio, hierro o ginkgo.

“El consumo de suplementos ha crecido mucho en las últimas dos décadas”, dijo el co-autor Hsiang-Wen Lin, del College of Pharmacy, China Medical School, Taiwán.

“En Estados Unidos, por ejemplo, se estima que más del 50% de los pacientes con enfermedades crónicas o cáncer los usan y muchos los toman al mismo tiempo que las drogas recetadas. Pese a su uso extendido, los riesgos potenciales asociados con combinar los suplementos dietéticos y herbales con otras medicinas, los que incluyen problemas cardiacos medios o severos, dolor de pecho, dolor abdominal y dolor de cabeza no se comprenden muy bien”.

Los hallazgos:

La revisión cubrió 213 suplementos y 509 medicinas prescritas, 882 interacciones suplementos-drogas descritas en términos de mecanismos y severidad.

La warfarina, insulina, aspirina-digoxina y ticlopidina tenían el mayor número de interacciones con los suplementos.

Más del 42% de las interacciones fueron causadas por suplementos alterando la farmaco-cinética de las drogas prescritas, el proceso por el cual una medicina es absorbida, distribuida, metabolizada y eliminada por el cuerpo.

Algo más del 26% del total fueron descritas como interacciones grandes.

Entre las 152 contraindicaciones identificadas, las más frecuentes involucraban el sistema gastrointestinal, el neurológico y las enfermedades genitourinarias.

Los suplementos más contraindicados fueron el aceite de linaza, la echinacea y el yohimbre (árbol africano)

“Nuestra exhaustiva revisión muestra claramente que algunos ingredientes de los suplementos tienen potencialmente interacciones dañinas que son predominantemente moderadas, dijo Lin.

También demuestra, agregó, “que los remedios herbales y botánicos tienen interacciones más documentadas con las medicinas que otros suplementos dietéticos como vitaminas, minerales y aminoácidos”.

En un editorial en la revista, el profesor emérito de Unviersity of Exeter, Edzard Ernst, Emeritus Professor, dijo que los autores proveen un estudio improtante. “Cada encuesta muestra que una gran proporción de la población busca remedios ‘naturales’ para prevenir enfermedades, toda clase de padecimientos o estados de bienestar disminuido. La mayoría de expertos están de acuerdo que el potencial de interacciones es sustancial. Pese al consenso y a la cantidad de daños provocados por las interacciones, el conocimiento actual es aún incompleto”.

El profesor cree que hay un subregistro de interacciones, lo que amerita más investigaciones.

La carne roja envía pronto a la tumba

La carne roja parece un pasaporte expedito a la tumba, de acuerdo con un nuevo estudio de la escuela de salud pública de Harvard.

El consumo de carnes rojas fue asociado una vez más con bases sólidas al aumento del riesgo total de muerte por enfermedad cardiovascular y… cáncer.

El estudio aparece publicado en Archives of Internal medicine.

“Nuestro estudio aporta más evidencia al riesgo de ingerir altas cantidades de carne roja, que ha sido asociado en otros estudios con diabetes tipo 2, enfermedad coronaria, derrame y ciertos cánceres”, dijo An Pan, del Departamento de Nutrición.

Los investigadores, incluido Frank Hu, autor senior, y demás colegas analizaron retrospectivamente 37.698 hombres de un estudio de 22 años y 83.644 mujeres en otro de 28 años, que estaban libres de enfermedad cardiovascular y cáncer al comenzar.

Las dietas fueron evaluadas mediante cuestionarios cada cuatro años.

De los dos estudios, se documentaron 23.926 muertes, 5.910 por enfermedad cardiovascular y 9.464 de cáncer.

El consumo habitual de carne roja, en especial la carne procesada, se asoció con un aumento en el riesgo de mortalidad.

Una porción diaria de carne roja sin procesar (del tamaño de una baraja de cartas) se asoció con un riesgo mayor de mortalidad del 13% , y una porción de carne roja procesada (una salchicha o dos tajadas de tocino) se asoció con un aumento del 20%.

Entre las causas específicas, el correspondiente aumento en el riesgo fue 18% y 21% para la mortalidad cardiovascular y 10% y 16% para la mortalidad de cáncer. Los análisis tuvieron en cuenta factores de enfermedad crónica como edad, índice de masa corporal, actividad física, historia familiar de enfermedad del corazón o grandes cánceres.

La carne roja, en particular la procesada, contiene ingredientes que han sido vinculados con un mayor riesgo de enfermedad crónica, como la cardiovascular y el cáncer. Entre ellos figuran la grasa saturada, el sodio, nitritos, hierro rojo y ciertos carcinógenos formados durante la cocción.

El remplazar una porción de carne roja con una de una fuente sana de proteína se asoció con un menor riesgo de mortalidad: 7% para pescado, 14% para pollo, 19% para nueces, 10% para leguminosas, 10% para lácteos bajos en grasa y 14% para granos integrales.

Los investigadores estimaron que 9,3% de las muertes en hombres y 7,6% en mujeres se hubieran podido evitar si todos hubieran consumido menos de 0,5 porciones por día de carne roja.

“Este estudio proporciona evidencias claras de que el consumo regular de carne roja, en especial la procesada, contribuye de manera sustancial a la muerte prematura”, dijo Hu.

Especial fin de semana: ¿dicen la verdad los plásticos biodegradables?

Si hay algún símbolo del atropello ambiental del ser humano, ese es el plástico, las bolsas plásticas.

Se les encuentra por doquier y, en nuestro medio, adornan las orillas de los ríos y son manchas blancas o coloridas en el paisaje urbano.

En un afán para resolver el problema, se crearon las bolsas de plástico biodegradables y así se han vendido.

¿Pero lo son? Literatura científica reciente parece controvertir lo que muchos, entre ellos la industria y el comercio, aceptan ya como verdad. Esto, sin considerar otros reportes sobre el agravamiento del problema ambiental debido a la acción de los plásticos degradables.

Pero vamos por partes. El polietileno es uno de los materiales de más uso en el mundo y las bolsas han sido un impacto ambiental serio. Y a medida que aumenta su uso y su disposición final, ha aumentado el uso de las llamadas formas degradables.

Adicionar metales de transición como hierro y cobalto puede promover la oxidación de los polímeros etilenos. Así, la degradabilidad o biodegrabilidad de esos materiales se proclama en las mismas bolsas y en empaques de alimentos.

Una revisión extensa de investigaciones, publicada en Environmental Science & Technology advierte que no existen evidencias de que los polietilenos degradables sean todo lo que se dice.

Es verdad que las bolsas se descomponen en partes en el ambiente, pero los fragmentos pueden persistir por largo tiempo y no existen estudios de largo plazo sobre esas piezas. Así, hay productos que son descritos como biodegradables sin referencia alguna a la escala de tiempo que les toma estar completamente degradados.

“Hay una tremenda cantidad de papers sobre el polietileno degradable, pero ninguno en verdad ha mostrado una alta degradación”, dijo a Nature Ann-Christine Albertsson, investigadora de polímeros en el Swedish Royal Institute of Technology en Estocolmo y autora principal de la revisión.

“Claro que se degradan en cierta forma, van perdiendo parte de sus propiedades; pero si usted se refiere a que eso sea positivo para la naturaleza, no ha sido demostrado”.

Países en desarrollo como China están comenzando a usar ese polietileno que llaman degradable, agregó Albertsson. Las autoridades indias tienen interés en el tema. Aunque algunos países están intentando pasarse a los productos genuinamente degradables, basados en polilactida, esta aún es cara. Y los productos con base en papel no son una alternativa viable porque implica la tala de árboles.

Noreen Thomas, investigadora de materiales en Loughborough University en el Reino Unido, fue una de los autores del reporte de 2010 para el Departamento de Asuntos Ambientales, de Alimentos y Rurales referente a los plásticos oxo-degradables, que principalmente son polietilenos pero también incluyen algunos tipos de polipropilenos.

La rapidez de la degradación en fragmentos depende mucho del calor y la exposición a la luz, por ende del sitio donde termina el plástico. El informe sugiere que los fragmentos oxo-degradables podrían hacerse pequeños en un lapso de dos a cinco años. La biodegradación de esos pequeños fragmentos se da muy lentamente.

“Nuestra conclusión fue que no hay beneficios para el ambiente de los plásticos oxo-degradables”, dijo Thomas a Nature.

Tales plástico no pueden ir al compostaje dado que los pedazos arruinarán el compost y tampoco pueden ser incorporados al reciclaje tradicional de plásticos dado que los mismos aditivos que alientan el resquebrajamiento en pedazos degradarán el material reciclado.

Lo que hay que hacer, sugiere el informe, es quemarlos.

Esas opciones hacen que los plásticos oxo-degradables sean irrelevantes.

Casi a la par con estos estudios, desde North Carolina State University se publicó un estudio en el cual se concluye que los llamados productos biodegradables estarían haciendo más mal que bien al liberar un potente gas de invernadero durante su descomposición: el metano.

“Los materiales biodegradables, como los vasos y utensilios desechables, se descomponen en los rellenos por la acción de microorganismos que entonces producen metano”, informó Morton Barlaz, coautor del reporte científico.

En Estados Unidos, por ejemplo, la Agencia Ambiental (EPA) estima que apenas 35 por ciento de los desperdicios sólidos municipales van a rellenos que capturan metano para uso energético. Otro 34 por ciento llegan a rellenos que lo capturan y queman en sitio, mientras que 31 permite que el metano escape.

“En otras palabras: los productos biodegradables no son necesariamente amigables con el ambiente cuando se llevan a los rellenos”.

Le problema crece por la tasa a la que se descomponen esos productos, por lo que una parte del metano producido no es quemado. Para los investigadores, mientras más lento se descomponga el material mejor por las regulaciones en ese país para la quema del metano.

El estudio también fue publicado en Environmental Science & Technology.

¿Entonces qué? Tal vez, por ahora, no haya mejor opción que una bolsa plástica biodegradable aunque esto último parezca ser más un producto de la galopante publicidad industrial para vender a como de lugar.

De aquellos que comen física tierra: la geofagia

No es una práctica común para muchos, pero existe. De niños, sí es algo más frecuente en nuestro medio, aunque en sitios donde la comida no abunda… quién sabe.

El caso es que en los cinco continentes y en casi tos los países, se ha documentado la geofagia. ¿Que qué? Sí: comer tierra, así de simple.

Porqué se da no es sencillo de explicar. Pero investigadores realizaron un meta análisis que publicaron en The Quarterly Review of Biology para ayudar a buscar una explicación.

La razón más probable para la geofagia es la protección que podría brindar al estómago contra toxinas parásitos y patógenos.

La primera cita de geofagia en la humanidad provino de Hipócrates hace más de 2.000 años, según Sera Young, de Cornell University. Desde entonces, se ha reportado con mucha más frecuencia.

Para algunos se debe a la escasez de alimentos, aunque se sabe que no provee ningún beneficio nutricional. Otros creen que ayuda a proveerse de minerales de los que carecen, como hierro, zinc o calcio. O el beneficio protector del estómago.

Los investigadores no encontraron en su análisis datos suficientes que confirmaran la hipótesis del hambre ni tampoco la de los minerales. La tercera parece tener más datos que podrían corroborarla.

Los casos de geofagia han sido más documentados en mujeres en las primeras etapas de preñez y en niños preadolescentes. Estas dos poblaciones tienen mayor sensibilidad frente a patógenos y parásitos, dijo Young.

Es además más común en regiones tropicales, donde abundan los microbios en los alimentos.

Los datos mostraron por último que se come tierra durante episodios de estrés gastrointestinal. No se cree que la tierra sea la que provoque el problema, dado que por lo general se recoge de sitios profundos y no superficiales.

Y hay un dato adicional: las personas por lo general hierven la tierra antes de comérsela.

12