Una buena dosis de saliva

El cuento sí lo había escuchado, pero no en personas. Hágase lamer la herida de un perro, escuché alguna vez que alguien le recomendaba a una persona con un herido.
Pues bien, un reporte de investigadores holandeses publicado online en The Faseb Journal identifica un compuesto en la saliva humana que acelera el cierre de las heridas, una investigación que otorga alguna esperanza a quienes padecen heridas crónicas, por diabetes y otras afecciones, así como por quemadas y cortes traumáticos.
Se encontró que la histatina, una pequeña proteína que se creía solo servía para aniquilar bacterias es la responsable de sanar las heridas.
Como el compuesto puede ser producido masivamente, podría llegar a ser tan usado como los antibióticos en crema o el alcohol.
“Esperamos que nuestro hallazgo sea benéfico para la gente que sufre con heridas que no sellan”, dijo Menno Oudhoff, primer investigador.