Cuidado se enferma un fin de semana

Foto Wikipedia

Hay investigaciones que si no se pueden extrapolar a otras regiones en números, sí en su contenido básico.

¿No ha escuchado historias de que el fin de semana no hay especialistas en los hospitales y los pacientes que deben ser hospitalizados carecen de servicios necesarios?

Hay una investigación interesante, del Reino Unido, publicada en el BMJ, que ilustra lo que acontece.

Se encontró era más probable que los pacientes admitidos al hospital en fin de semana enfermaran más y tuvieran mayor riesgo de muerte. Se analizó el efecto del día de admisión en las tasas de mortalidad en hospitales de 2013 a 2014. Se confirmó lo hallado en otro análisis de 2009 a 2010.

Los datos son muy dicientes: 11.000 muertes más cada año dentro de los 30 días siguientes a la admisión al hospital viernes, sábado, domingo o lunes, en comparación con los otros días.

Eso sugiere un efecto fin de semana generalizado, que en parte se explica por la disminución de los servicios de apoyo desde el viernes en la tarde, hasta que se restablecen el lunes en la mañana. Los pacientes que están recluidos previo al fin de semana no tienen mayor riesgo.

Hay algo más: los resultados permanecieron lo mismo independiente de la severidad de la enfermedad.

Aunque es imposible decir que eran muertes evitables, la cantidad no es despreciable y “necesitamos determinar con exactitud cuáles servicios necesitamos mejorar el fin de semana para combatir el mayor riesgo de muerte”.

Cerca del 50% de las admisiones sábados son por emergencias y 65% el domingo, mucho más que el 29% de los días de semana.

Además se halló que los admitidos sábado y domingo permanecen más tiempo hospitalizados.

Cuidado enferma un fin de semana.

El trasplante fecal sí sirve

No suena agradable, pero es una alternativa que se comienza a explorar: el trasplante de materia fecal.

Es de andar con las heces de otro… tampoco, pero si se trata de mejorar la salud… tal vez.

El trasplante de materia fecal a través de la colonoscopia es un tratamiento efectivo para la infección recurrente por Clostridium difficile, de acuerdo con un estudio publicado en Gastroenterology, el órgano oficial de la American Gastroenterological Association.

Además, se dijo, la tasa de mortalidad en el estudio no parece ser mayor que en algunas series reportadas previamente, lo que sugiere que esta clase de trasplante en sí sería un procedimiento seguro.

Esa enfermedad es una causa común de diarrea adquirida en comunidad o en hospital, presentándose usualmente tras la exposición a los antibióticos.

Las Clostridia son bacterias móviles que están en la naturaleza en todo el planeta, en especial en la tierra. La C. difficile es una bacteria comensal del intestino humano en una minoría de la población.

“Nuestros resultados sugieren que el trasplante fecal es mucho mejor que cualquier otro tratamiento para la ifnección recurrente por C. difficile”, dijo Eero Mattila, del Helsinki University Central Hospital (Finlandia) y líder del estudio. “Aunque este trasplante no es fácil de hacer y tiene sus riesgos potenciales, es una opción efectiva”.

En la investigación, un grupo de investigadores revisó los registros de 70 pacientes de 5 hospitales con infección recurrente que habían recibido trasplante fecal mediante colonoscopia. Las heces donadas se habían homogeneizado antes del trasplante , que se practicó por colonoscopia infundiendo las heces frescas de donante en el cecum (la primera porción del intestino grueso). Durante las 12 primeras semanas tras el trasplante, los síntomas se aliviaron en todos quienes no tenían la peligrosa cepa 027 de C. difficile. De los 36 con esta cepa, 89% tuvo respuesta favorable. Y tras las 12 semanas iniciales de seguimiento y hasta el año no hubo eventos adversos relacionados con el trasplante fecal.

En los últimos años, la infección por C. difficile se ha tornado más común, más severa y más resistente al tratamiento estándar y más proclive a renacer.

El tratamiento actual con antibióticos es óptimo y tiene eficacia limitada, permitiendo una recurrencia de hasta un 50%. Sin embargo, hay nuevos tratamientos en el dispensario médico que se convierten también en alternativas.

Foto del intestino mediante colonoscopia

Comprimir el pecho sí sirve en ataques

Hay recursos a la mano y en la mano, que pueden ser útiles en momentos difíciles.

La compresión del pecho antes de la desfibrilación en pacientes con ataque repentino del corazón es igualmente exitosa como el tratamiento inmediato con los desfibriladores eléctricos según un estudio del sistema de salud de la Universidad de Michigan.

Se sabe que no muchas personas que sufren un ataque fuera del hospital, sobreviven. Por eso, investigadores de Michigan junto a un grupo internacional analizaron dos estrategias de salvamento: la compresión del pecho primero versus el defibrilador primero.

Los resultados fueron publicados en el BMC journal y muestran que ambas estrategias son efectivas, siendo la compresión antes de la desfibrilación mejor en eventos en los que las respuestas de emergencia pueden tardar más de cinco minutos.

“La evidencia actual no apoya la noción de que la compresión del pecho primero mejora las perspectivas del paciente en ataques por fuera del hospital, pero parece que ella, junto a la desfibrilación, son tratamientos equivalentes”, dijo Pascal Meier, cardiólogo del Cardiovascular Center en Michigan.

Los datos revelaron que fue más alta la supervivencia al año del ataque en pacientes que tuvieron primero la compresión del pecho. También indican que esa compresión puede beneficiar los ataques con un tiempo prolongado de respuesta.

La ayuda está en… las manos.

Ver más sobre la técnica en: reanimación cardiopulmonar.