Comer mucho: otra forma de desperdiciar alimentos

Foto Wikipedia

Foto Wikipedia

Hay otra manera de botar comida: comer en exageración.

Un nuevo estudio en Agricultural Systems reveló que casi 20% de la comida disponible para los consumidores se desperdicia, bien en la basura o… comiendo de más.

La población mundial consume cerca del 10% más de lo que necesita y casi 9% es tirado a la basura o se deja que se dañe.

Los esfuerzos para reducir miles de millones de toneladas podrían mejorar la seguridad alimentaria global y evitarían daños ambientales.

El estudio, de científicos de la University of Edinburgh examinó 10 claves del sistema global de alimentos, incluyendo el consumo de alimentos, el cultivo y la cosecha para cuantificar las pérdidas.

Con datos de la FAO se encontró que se pierde mucha más comida de lo que se pensaba. Casi la mitad de las cosechas o 2100 millones de toneladas se pierden por sobreconsumo, desperdicios o ineficiencia en los procesos de producción.

El proceso menos eficiente es la ganadería, donde se pierde 78% o 840 millones de toneladas. Cerca de 1000 millones de toneladas cosechadas se usan para producir 240 millones de toneladas de productos para animales incluyendo carne, leche y huevos.

Eso solo responde pro 40% de todas las pérdidas de las cosechas recogidas.

La mayor demanda por alimentos como carne y productos lácteos reduciría la eficiencia del sistema de alimentos y dificultaría la alimentación de una población mundial en expansión.

De acuerdo con Unicef, hoy 1 400 000 niños están en peligro de morir por desnutrición.

Satisfacer la demanda poblacional podría provocar afectaciones ambientales al aumentar las emisiones de gases de invernadero, agotar fuentes de agua y causar pérdida de biodiversidad.

Para los investigadores, se debe alentar a que las personas consuman menos productos de origen animal, reducir el desperdicio y no exceder las necesidades nutricionales. Eso ayudaría a mejorar la seguridad alimentaria.

10 noticias científicas de la semana

Partes de las prendas y utensilios de Ötzi. Institute for Mummies and the Iceman

Partes de las prendas y utensilios de Ötzi. Institute for Mummies and the Iceman

1. Pasarela de hace 5.300 años

En 1991 se descubrió un hombre que vivió hace 5.300 años, cuyo cuerpo apareció tras el descongelamiento del glaciar en el cual quedó en los Alpes italianos. Se le bautizó Ötzi. Un estudio en Scientific Reports determinó que sus prendas de vestir y accesorios estaban hechos con pieles de al menos 5 animales: oso su gorro y el contenedor de flechas -carcaj- de corzo, un cérvido. También usaba elementos con pieles de cabra y oveja. La pasarela de la Edad del Cobre.

2. Descifrando enfermedades

En Nature se presentó el más completo análisis del exoma humano, esas regiones codificantes de proteínas, una herramienta clave para identificar variaciones genéticas relevantes relacionadas con enfermedades. Se identificaron cerca de 7,4 millones. El análisis, para citar un caso, reveló que de 192 variantes que habían sido vinculadas a enfermedades solo 9 parecen estarlo. Un avance de interés.

3. Centro de la generosidad

Científicos habían encontrado en el cerebro el punto de la generosidad, que se activa cuando somos generosos y hacemos el bien a los otros. Se trata de la corteza cingulada anterior subgenual. La región no se activa igual en todas las personas. El hallazgo aparece en Proceedings of the National Academy of Sciences y abre un campo de acción para conocer más sobre ese rasgo y problemas relacionados.

4. Seguimos calientes

Un nuevo informe reportó que julio fue el mes más caliente desde que se llevan registros hace 136 años, siendo a la vez el julio más caliente de meses similares. Es hasta ahora entonces también el mes más caliente del año, lo cual concuerda con los registros: es verano en el Hemisferio Norte, que concentra mayor área de superficie terrestre que el sur.

5. ¿Cuándo hubo istmo?

Un estudio en Science Advances sugiere que el istmo de Panamá surgió hace 3 millones de años, 10 millones después de lo que dicen otros estudios, de acuerdo con análisis geológicos, moleculares y paleontológico. El istmo, sugieren algunos investigadores, fue determinante en el establecimiento del clima del planeta. El nuevo estudio atiza las discusiones sobre la unión del continente americano.

6. El espermatozoide ganador

La hembra de un pez perciforme del Mediterráneo, Symphodus ocellatus, elige cuál espermatozoide fecundará sus huevos de entre los machos con los que se aparea, algo que logra mediante un componente del fluido del ovario liberado con los huevos, según un artículo en Nature Communications. Las hembras prefieren machos que construyan nidos y ayuden a cuidar la descendencia.

7. Acabamos con la memoria

Un estudio publicado en Memory reveló que perdemos la capacidad de recordar cosas debido a nuestra creciente dependencia de internet y el gran buscador Google, lo cual se demostró en una prueba en las que los participantes usaron la web o dependieron de su memoria para responder unas preguntas. Un hallazgo que demuestra la penetración de los dispositivos electrónicos en nuestra vida, cambiándonos.

8. La quinta fuerza

Físicos teóricos publicaron en Physical Review Letters un artículo en el cual sugiere el hallazgo de una quinta fuerza natural además de la débil, la fuerte, la gravedad y el electromagnetismo, fuerza que de confirmarse implicaría una nueva manera de entender el universo. Pese a que se sugiere su existencia, el hallazgo debe ser confirmado y, de paso, plantea más interrogantes que respuestas.

9. Bacteria conductora

Científicos modificaron genéticamente una bacteria común en el suelo para crear cables que conducen electricidad con un tamaño miles de veces más delgados que un cabello humano gracias a la proteína filamentosa que produce, un paso hacia dispositivos electrónicos más poderosos mediante un material más verde. Un logro reportado por la Oficina Naval de Investigación de Estados Unidos

10. Oxígeno caliente

No todo lo que tiene oxígeno vive. Eso parece desprenderse del estudio del planeta extrasolar GJ 1132b a 39 años luz de nosotros. Astrónomos detectaron que su atmósfera puede ser delgada y contiene oxígeno, pero no puede contener vida. Reside muy cerca de su estrella, a unos 2,2 millones de kilómetros, y de hecho su temperatura supera los 230 grados Celsius. El artículo se publicó en el Astrophysical Journal.

Tener poco sexo aumenta la longevidad… (en reptiles)

Lagarto chino. Foto Daniel Pincheira-Donoso

Tener sexo con frecuencia puede ser malo y acortar la vida. Sí, al menos para algunos reptiles. Eso de tener sexo con frecuencia y comer como en un festín mata dice un nuevo estudio.

Científicos analizaron la longevidad en los reptiles lepidosaurios, 1.014 especies, incluyendo 672 lagartos, 336 serpientes y varios más. Tienden a morir más jóvenes si alcanzan la madurez sexual más temprano, si ponen huevos o tienen descendientes más veces que otros.

“A más sexo, o más preñadas, vida más corta”, dijo Daniel Pincheira-Donodo, bi´logo evolutivo de la Universidad de Lincoln en el Reino Unido. “El estudio mostró que los reptiles maduros sexualmente antes de tiempo probablemente vivirán menos, los que prefieren retrasar la madurez sexual vivirán más”.

Los reptiles pequeños herbívoros y omnívoros también viven más que los reptiles carnívoros de similar tamaño, encontró el estudio.

“La comida vegetal es un alimento intrínsecamente de baja nutrición, por lo que pensamos que los que llevan esa dietas experimentan una reducción en las tasas de reproducción, lo que incrementa su ciclo vital”.

Los resultados sugieren que los reptiles machos y hembras que esperan hasta ser mayores para tener descendencia y se reproducen más despacio tienden a vivir más que sus contrapartes. Los hallazgos respaldan predicciones claves sobre la teoría de la longevidad y la historia de vida, el estudio de cómo la selección natural influencia eventos de la vida, como el desarrollo juvenil y la edad de la madurez sexual, para ayudar a los animales a reproducirse con éxito. Por ejemplo, los animales que no se reproducen tempranamente en su vida tienden a vivir más.

Los reptiles que vivían más tendían a tener características ‘lentas': retrasaban la reproducción, menos bebés, menos huevos, crías mayores y temperaturas más frías que las de los que vivían menos.

Los reptiles que tenían posturas más grandes tendían a vivir menos. Aquellas con huevos más grandes, comparadas con su tamaño, tendían a vivir más.

El estudio fue publicado en Global Ecology and Biogeograhpy.

Un gusano marino calientahuevos

¿Una gallina en la Antártida? Tampoco es para tanto, pero allí sí hay un animal que la hace recordar.

Científicos encontraron un gusano marino que ‘calienta’ sus huevos, algo no observado hasta hoy en esa clase de animales.

El hallazgo, publicado en Polar Biology, fue desarrollado por Conxita Àvila y Sergio Taboada, del Departamento de Biología Animal de la Universidad de Barcelona (UB) y colegas de varias universidades.

Los nemertinos son un grupo de invertebrados que se encuentran sobre todo en aguas marinas. El grupo dirigido por Àvila descubrió una nueva especie, Antarctonemertes riesgoae, que tiene una estrategia reproductiva única: incuba como las gallinas.

En la Antártida los expertos hallaron capullos de 2 a 3 centímetros ‘empollados’ por las hembras. Durante la reproducción, ellas secretan un moco denso a través de las paredes corporales; se solidifica al entrar en contacto con el agua marina hasta crear una capa elástica. Una vez se crea el capullo, las hembras ponen los huevos ahí. Inesperadamente, actúan de manera activa: cuando los capullos son molestados, las hembras exhiben una conducta defensiva y salen por las aberturas del capullo.

El incubamiento aumenta el éxito reproductivo.

Por lo general, los nemertinos, como otros seres vivos, ponen los huevos pero no los incuban. Solo se conocen dos especies de estos animales que lo hacen.

Para los científicos la conducta se debe a las condiciones climáticas extremas en la Antártida. La estrategia puede incidir en un aumento del éxito reproductivo para varias especies de la región que solo se pueden reproducir durante el verano polar.

Mis 10 noticias científicas de la semana (2-8)

1. Con solo pensarlo ¡vuelas!

Investigadores de la Universidad de Minnesota encabezados por Bin He informaron un gran avance hacia la manipulación de objetos con la mente: varios estudiantes pudieron, gracias a una especie de casco con 64 electrodos, hacer volar un quatricóptero y dirigirlo hacia distintos puntos de un gimnasio en la Facultd de Ingeniería. El aparato no estaba conectado con los electrodos. Las ‘señales mentales’ fueron enviadas vía WiFi. El adelanto es un paso para que personas tetrapléjicas puedan ganar autonomía. En estudios previos de otros grupos voluntarios habían movido brazos robóticos y cursores en una pantalla, pero mediante una complicada red de electrodos y alambres.

2. ¡Diga wiski!

Astrónomos que usaron el Very Large Telescope de ESO en los Andes chilenos fotografiaron un planeta a 300 años luz alrededor de la estrella joven HD 95086, cuerpo 4 a 5 veces mayor que Júpiter. El logro es que hasta ahora es el exoplaneta menos masivo observado de manera directa. Se encuentra de su estrella a unas 56 veces la distancia Tierra-Sol (150 millones de kilómetros). La estrella es muy joven, de solo 10 a 17 millones de años, en comparación con el Sol que tiene cerca de 4.600 millones de años. Todo un logro.

3. Nuestro tatara-tatara-tatarabuelo

No llamaría la atención saber que hace 55 millones de años merodeaba por lo que hoy es China un pequeño animal tipo ratón. Lo que sí es sorprendente es que ese es nuestro ancestro más antiguo, reveló un estudio publicado en Nature. Se trata de una criatura denominada Archicebus (antiguo mono). El esqueleto hallado ayuda a explicar las ramificaciones que se sucedieron en la base del árbol evolutivo de los primates. Eran animales que andaban por las copas de los árboles, unos pocos de millones de años después de la extinción de los dinosaurios. El Archicebus era ágil, pequeño y comía insectos.

4. Abracadabra ¡desaparecí los datos!

Si desea borrar un evento de su historial, no estaría lejos de lograrlo. Ingenieros eléctricos reportaron en Nature que usaron láseres para crear un ‘manto’ que puede ocultar comunicaciones en una especie de ‘hueco del tiempo’, de modo que pareciera que nunca fueron enviados. El método es el primero que puede borrar datos enviados a la velocidad vista en los sistemas de telecomunicaciones y abre la puerta a la transmisión de esquemas ultrasecretos, a la vez que podría proporcionar una forma mejor de blindar información del ruido de la corrupción. ¡Nunca existieron!

5. ¿Cómo así, cáncer en aquellos tiempos?

De hace 4.000 años más o menos se conocían casos de cáncer. Ahora se encontró un caso 30 veces más antiguo: ¡cáncer en un neandertal! Sí, un individuo que vivió en lo que hoy es Croacia hace unos 120.000 años. Una enfermedad que parece muy antigua, que hoy se achaca a problemas como la contaminación o los preservativos en los alimentos que no existían entonces. El cáncer se encontró en una costilla hallada entre 1899 y 1905 en una excavación en Kaprina, una cueva al norte del país donde se han hallado miles de restos de antiguos humanos. Un simple análisis a ojo reveló que en el hueso había un espacio donde hubo un cáncer, lo cual fue confirmado con imágenes de tomografía. El estudio apareció en Plos One.

6. El hambre todo lo puede

Cada quien hace lo que sea con un regalo, pero hay algunas formas extrañas, para nosotros, de disponer de ellos. Una de ellas corre por cuenta de la hembra del calamar cola de botella según un estudio publicado en Biology letters: durante el apareamiento, el macho coloca una bolsa con el esperma en la cavidad donde está la boca de la hembra. La mayoría de las veces el regalo temrina como ¡un comestible! Sí, una manera de proporcionar nutrientes para los huevos no fertilizados, con lo cual los machos estarían contribuyendo a la fertilización que haga otro macho, quién creyera. Tiempo perdido.

7. Desiertos poblados

No todo lo que parece solo lo está. El telescopio espacial Spitzer, que mira en infrarrojo, detectó un show estelar en regiones consideradas desiertas en la Vía Láctea, alejadas del atiborrado y convulsionado centro galáctico. En su afán por hacer un mapa de la galaxia, los astrónomos analizan diferentes regiones y han identificado unas 130 en las que aparecen chorros de material brotando de estrellas en su fase de juventud, como sucede con más de 30 estrellas hacia la constelación del Can Mayor.

8. Solo andaba de vacaciones

Una rana que se consideraba extinguida y que fue redescubierta en 2011 acaba de regresar al mundo de los vivos como un fósil viviente según un estudio en Nature Communications. De la rana pintada de Hula en Israel no se había sabido en 60 años hasta que un guardabosques la encontró en un pantano. Desde entocnes otros 11 ejemplares han sido descubiertos. Al analizarla se encontró que es una especie con rasgos muy primitivos, similar a fósiles de millones de años. Parece que es pariente de un grupo de anfibios que se extinguieron hace unos 15.000 años Los anfibios Latonia fueron comunes en Europa durante millones de años, pero ya no queda sino la rana de Hula.

9. Se les extravió el pene

La mayoría de las aves no tiene pene. Machos y hembras se unen frotando la cloaca para pasar el esperma, lo que se llama el beso cloacal. Algunas como los patos y gansos sí lo poseen. Científicos reportaron en Current Biology la causa de la desaparición de ese apéndice: se trata de un gen, Bmp4, fundamental para que el falo se desarrolle. Ese gen tiene además un papel activo en el desarrollo de rasgos como pico y plumas. Para los científicos, quizás la evolución favoreció formar otro rasgo, desapareciendo el pene.

10. Se fabrican cometas

Con el observatorio Alma, científicos observaron el sistema Oph-IRS 48 en la constelación del Ofiuco y detectaron una región de granos grandes de polvo que pueden crecer debido a la colisión, alcanzado el tamaño de un cometa. “Es probable que estemos mirando una fábrica de cometas dado que las condiciones son adecuadas para que las partículas alcancen ese tamaño”, dijo Nienke van der Marel, autor principal del estudio. Ese sistema se encuentra a unos 400 años luz de la Tierra.

¿Por qué estas moscas se comen el semen?

Parece una conducta bien extraña para ser una mosca, pero muestra la ‘sabiduría’ del mundo animal. Las hembras de las moscas Ulidiid, luego de aparearse, expulsan el semen y se lo comen.

¿Para qué? Parece que podría ayudarles a elegir cuál macho será el padre de sus hijos, según un estudio aparecido en el journal Behavioral Ecology and Sociobiology.

Al estudiar moscas de la especie Euxesta bilimeki llamadas moscas de alas pintadas, los investigadores encontraron que 100% de las 74 parejas que estudiaron eyacularon el esperma tras aparearse. Un análisis más profundo encontró que 25% de las hembras no quedaron con nada de esperma, lo que sugiere que son capaces de controlar cuánto esperma expulsar para seleccionar cuáles machos fertilizan los huevos.

Se trata de insectos poco románticos: largos periodos de cortejo antes de aparearse aumentan la probabilidad de que la hembra expulse el esperma. Parece que ellas les permiten a algunos machos aparearse, pero evitan futuros avances y expulsan su esperma antes de que puedan fertilizar los huevos.

Otra posibilidad sería que el esperma les represente alimento cuando la comida escasea, lo que se probó con un ensayo. Aquellas que fueron sometidas a escasez de comida y se alimentaron el esperma vivieron esas a las que se les impidió comer el esperma, lo que sugiere que el eyaculado es una fuente requerida de fluidos.

Estudios con otras especies han demostrado que no existe un beneficio nutricional en el esperma, lo que pone en duda esta explicación.

Por ahora la pregunta no está resuelta, lo cierto es que estas hembras aprovechan por alguna razón el semen de los machos.

El pez que invisibiliza su olor para cazar

Si se confirma, será el mago del disfraz y un ejemplo para el mundo. Un extraño pez de agua dulce podría estar empleando el equivalente químico al camuflaje visual para enmascarar su olor y ocultarse a plena vista, dice un estudio publicado en The American Naturalist.

Sería el primer animal en usar esa técnica contra una amplia variedad de presas, de insectos a anfibios.

De paso, indicaría que otros animales podrían estar usando señales químicas para ocultarse.

“Muchos podrían estar cambiando sus señales químicas, así como muchos modifican su apariencia visual. Abre una nueva manera de mirar el mundo”, expresó William Resetarits, coautor, biólogo de Texas Tech University en Lubbock.

De unos 15 centímetros de longitud y hallado en los lagos de Norteamérica y en los arroyos, el pez pirata, llamado así porque en los acuarios tiende a comerse los otros peces, ha tenido una reputación de ser peculiar.

Entre sus particularidades figuran ser él único miembro de la familia Aphredoderidae, con su ano situado cerca de la mandíbula.

Pero podría tener otra condición bien especial, según el estudio de Resetarits y su colega Christopher Binckley de Arcadia University.

En una serie de experimentos, demostraron que los escarabajos acuáticos y las ranas de los árboles son menos dadas a colonizar estanques donde haya peces que puedan comérselos, pero no parece importarles la presencia del pirata.

“Los peces comen escarabajos adultos y sus descendientes, que viven todos en el agua. De las ranas solo huevos y larvas, pues las adultas viven en los árboles”, dijo Resetarits.

Los investigadores examinaron la respuesta de los escarabajos y ranas a distintos peces, que los colocaron en canecas opacas de plástico sumergidas en agua en estanques artificiales por lo que las ranas y escarabajos no podían verlos ni sentirlos. Luego los colocaron en contenedores con orificios por los que podía salir su olor.

Cuando las ranas ponían pocos huevos en todos los estanques menos en los que contenían piratas, los científicos se sorprendieron. Los escarabajos también.

Algo extraño sucedía, pues los piratas son muy voraces y comen de todo. Por alguna razón a aquellas presas no les importaba que estuvieran allí.

Cómo se camuflan químicamente es un misterio. “Le decimos camuflaje porque es un término familiar, pero no sabemos cuál es el mecanismo”, dijo Resetarits.

Pájaras enseñan a sus crías antes que nazcan

Las mamás esperan el nacimiento de su hijo para comenzar a enseñarles cosas. Pero hay algunas que no pueden esperar y comienzan antes de que nazcan.

Las mamás del maluro soberbio (Malurus cyaneus) les cantan a sus huevos sin abrir para enseñarles a los embriones una palabra clave, una sola nota con la cual cuando nazcan deben comunicarse si quieren ser alimentados.

El truco les permite a los padres distinguir entre su propia descendencia y aquellos de especies tramposas que invaden sus nidos y ponen sus huevos en ellos para que los críen.

Las hembras también les enseñan la clave a sus parejas.

Estas aves paserinas son conocidas por evitar que otras aves parásitas pongan huevos en sus nidos, lo que logran con su canto, explicó Sonia Kleindorfer, experta en comportamiento animal en Flinders University en Adelaida (Australia), quien encabezó el estudio. Lo que no se conocía hasta ahora era cómo aprendían los polluelos la nota clave antes de nacer.

“No se había demostrado antes que existe un aprendizaje desde los embriones”, dijo Kleindorfer. El hallazgo, publicado en Current Biology, abre nuevas líneas de investigación sobre el aprendizaje prenatal diferente a la relación parásito-hospedero y en otros animales. Esto podría ocurrir donde exista un beneficio claro.

El hallazgo se hizo por accidente, cuando los científicos grababan en los nidos en busca de sonidos contra los depredadores y escucharon a las madres cantándoles a los huevos.

Cuando Kleindorfer y su grupo analizaron las grabaciones, encontraron que todos los pichones en un nido tenían el mismo sonido, que era exclusivo de ese nido. El chillido tenía un elemento que estaba presente en el canto de la madre cuando incubaba los huevos y en el llamado que usaba para pedirle comida al papá.

Cuando los investigadores transmitían un sonido distinto del nido, los padres rehusaban darle alimento a los polluelos.

Tal parece que los pichones de otras especies puestos en el nido no tienen tiempo de aprender la clave bien. Las lecciones comienzan 10 días después de poner el huevo, dándoles unos 5 días a los embriones para aprender el canto. Los huevos parásitos que eclosionan antes solo tienen dos días. Entonces loa padres parasitados evitan alimentar una mayor cantidad de polluelos y pueden dejar el nido para comenzar otro.

En la foto macho y hembra maluro. El macho es azul. Wikipedia

Demuestran que las plantas piden ayuda cuando las atacan

En un sorprendente hallazgo científicos reportaron que cuando algunos insectos peste ponen sus huevos sobre una planta, se activa la producción de esencias que afecta diferentes miembros de esa comunidad vegetal quizás con el propósito de que se liberen de la peste antes de que sea dañina.

Nada menos que un grito de alerta.

Los resultados fueron publicados en el journal Plos One por investigadores del Laboratory of Entomology of Wageningen University and the Netherlands Institute of Ecology (NIOO-KNAW).

El equipo, encabezado por Nina Fatouros, examinó cómo avispas parásitas, enemigas naturales de una peste común del repollo, la mariposa blanca del repollo, y de mariposas hembra con huevos, respondían a la mostaza negra, pariente del repollo, que emitía esencias durante la fase inicial del ataque herbívoro, cuando los huevos son puestos.

Demostraron que la postura de huevos de la mariposa activaba cambios químicos y estructurales específicos en la planta que atrae distintas avispas atacando los huevos o las orugas y repeliendo las mariposas que ponían huevos.

Notaron sin embargo que la puesta de huevos por una peste menos común, la chapola del repollo, no activaba tales cambios.

Una respuesta específica de la planta a la puesta de huevos de la mariposa puede ayudar a defenderse por sí misma antes de que comience el daño real de los gusanos que eclosionen.

Foto cortesía N. Fatourus-Lab of Entemology

Hacen trampa al dengue

Una de las herramientas modernas para combatir enfermedades transmitidas por vectores comenzó a utilizarse con éxito en Brasil.

No es que la enfermedad, en este caso el dengue vaya a ser cosa del pasado, pero sí podría ser puesto a raya en algunas regiones.

Más de 10 millones de mosquitos Aedes aeegypti modificados genéticamente fueron liberados en la ciudad de Juazeiro, de 280.000 habitantes, en un proceso que comenzó hace un año.

Los resultados del experimento fueron presentados en un seminario en Rio de Janeiro, en donde el coordinador del proyecto, Aldo Malavasi, dijo que “eran muy positivos”.

Los mosquitos portan un gen que hace que los descendentes mueran antes de llegar a la edad madura, desarrollo de la firma británica Oxitec.

“De muestras recogidas en campo, 85% de los huevos eran transgénicos, lo que indica que los machos liberados están entre la población natural de mosquitos. Esto deberá incidir en la disminución del Aedes y en la transmisión del dengue”, dijo a SciDev.net.

Los mosquitos en Brasil son producidos por la firma Moscamed.

Estos insectos fueron ensayados en Malasia y en Islas Caimán, pñero el brasileño sería el experimento a mayor escala realizado a la rfecha.

Antes de la liberación, los residentes de Juazeiro fueron consultados y el 90% estuvo de acuerdo.

Mark Benedict, de la Universidad de Perugia en Italia, dijo que los resultados eran prometedores. “Los datos indican que el sistema trabaja como se esperaba”.

Ambientalistas como GeneWatch en el Reino Unido expresaron su preocupación por el potencial de los mosquitos para sobrevivir y aparearse en la naturaleza con resultados impredecibles según ellos.

Malavasi dijo que confiaba en que los mosquitos serán incapaces de producir descendencia viable. “Pero esto no quiere decir que no seamos cuidadosos. Siempre estamos haciendo pruebas de control”.

Foto del mosquito transmisor del dengue.

123