La mordida más fuerte que ha existido

Ningún animal sobre la faz de la Tierra ha mordido como él. El Tiranosaurio rex, el rey de los depredadores, el de la mordida letal.

Científicos de la Universidad de Liverpool reconstruyeron con modelos de computación el músculo de la mandíbula del T. rex, sugiriendo que tenía la mordida más poderosa de cualquier animal vivo o extinto.

El grupo llevó los cráneos de un humano, un cocodrilo, un T. rex joven y el Allosaurus a la escala de un T. rex adulto. En todos los casos, la mordida aumentó, pero no hasta la mordida de este mítico dinosaurio.

Estudios en el pasado habían estimado la fuerza de mordida del T. rex entre 8.000 y 13.400 Newtons, pero dado que el animal podía pesar más de 6.000 kilos los científicos sospechaban que debía ser más.

Por eso desarrollaron un modelo para establecer la fuerza de su mordida.

La mordida de un animal está determinada más que todo por el tamaño de los músculos de la mandíbula.

Considerando incluso los márgenes de error, los científicos precisaron que la mordida era mucho más de lo que habían considerado aquellos estudios .

Los valores van de los 20.000 Newtons a los 57.000, que no han sido establecidos para ningún otro animal en la historia de la Tierra.

El ejemplar joven de T. rex tenía una mordida menos fuerte. Esta aumentaba a medida que crecía el animal, de acuerdo con los valores mínimo y máximo obtenidos.

La primera gran comilona de la historia

Todo estuvo muy sabroso. Hubo tortuga y carne de res asadas. Hasta sobró.
En la región de Galilea al norte e Israel, Natalie Munro de la Universidad de Connecticut y Leore Grosman de la Universidad Hebrea en Jerusalén reportaron que hubo una gran fiesta.
Hallaron vestigios de al menos 71 conchas de tortuga y tres reses salvajes en dos grandes contenedores huecos cavados en el suelo, demasiado para ese periodo.
Las conchas y los huesos de los animales presentaban evidencias de haber sido cocinados, indicando que habían sido cortados para el consumo humano.
Esta fiesta fue organizada hace cerca de 12.000 años, siendo el registro más antiguo que se tiene de una celebración así.
Los científicos, dijo Munro, han especulado que las fiestas comenzaron antes del Neolítico, periodo que comenzó hace unos 11.500 años.
El hallazgo significa que las festividades comenzaron antes de la aparición de la agricultura.
Cada uno de los huecos fue cavado con el propósito de una ceremonia fúnebre humana y las actividades festivas relacionadas. Las conchas de tortuga estaban sobre, debajo y a los lados de un chamán enterrado con ritos.
La carne de las tortugas podría haber alimentado al menos a 35 personas.
A Munro le llama la atención el porqué de la fiesta, explicándolo quizás por las primeras reuniones familiares en torno a nuevas fuentes de comida o tras el asentamiento de una comunidad nómada, que servía para estrechar los lazos en un medio muy conflictivo, pues no había grandes comunidades.
Al momento de la fiesta descubierta, los individuos humanos de entonces apenas estaban entrando en contacto. En la foto, el sitio de la comilona.

Con una boquita así…

Cascale muelón. O, mejor dicho… mordelón. Sí, investigadores de las universidades del sur de Nueva Gales, Newcastle, California y el Departamento de Industria Pesquera de Australia, calcularon la mordedura de algunos animales y concluyeron que la más poderosa es la del tiburón blanco, aunque la de su antepasado, el Carcharadon megaladon fue el de mordida más poderosa de todos los animales que se han analizado.
.¿Y los humanos? Pues bien, los científicos encontraron que los grandes tiburones blancos tienen una mordida de 1,8 toneladas. En comparación, la del león africano es de unos 560 kilos, mientras la de un humano alcanza solo las 80 kilos, el 20 por ciento de la del tiburón.
Para Steve Wroe, autor principal del estudio, el gran tiburón blanco es sin dudas una de las criaturas de mordida más poderosa en el planeta.