Por qué existe la menopausia

¿Por qué se da la menopausia en las mujeres? Científicos encontraron un link entre las ballenas asesinas, las ballenas piloto y los humanos: en las tres, las hembras dejan de reproducirse relativamente temprano en sus vidas, según investigadores de las universidades Exeter y Cambridge. Y esto tiene una explicación.
A pesar de las muy distintas estructuras sociales en las tres especies, los científicos encontraron que ellas llegan a ser genéticamente muy relacionadas con los que viven mientras envejecen. Es decir: a las hembras les resulta motivador hacer lo que es mejor para la supervivencia de los suyos o de los más cercanos.
Esto crea el rol de la abuela, donde la tasa exitosa de reproducción es ayudada por hembras adultas que comparten parentesco y dejan de reproducirse para permitirles a las más jóvenes un mejor acceso a los recursos, reportan los investigadores en Proceedings of the Royal Society B.
Como explicara Michael Cant, de Exeter, siempre ha sido un misterio porqué sólo las ballenas dentadas y los humanos han evolucionado la menopausia, mientras las hembras de otras especies continúan procreando hasta tarde en sus vidas.
En las ballenas, las mayores el grupo se hacen más cercanas a las más jóvenes
Esta parece ser una explicación plausible.

El fósil que no era lo que se pensaba

No era por ahí. En la primera mitad de 2009 científicos presentaron el Darwinius masillae, como el más completo fósil de primate, que vivió hace unos 47 millones de años y que fue bautizado como Ida, ganando pronto amplia popularidad.
Se consideró la posibilidad de que fuera un ancestro directo de l linaje que derivó en los grandes simios y en el humano.
A unos 65 kilómetros de El Cairo (Egipto), paleontólogos apoyados por la National Science Foundation de Estados Unidos encontraron un nuevo primate africano que aporta luces sobre el origen de los seres humanos.
Para Erik Seiffert, de New York Stony Brook University y sus colegas, el hallazgo ayuda a aclarar la porción del árbol evolutivo de los humanos al resolver la ubicación de especies mal colocadas en él.
El fósil descubierto parece ser un pariente del Darwinius y fue llamado Afradapis, que para este grupo de científicos no está situado en la línea evolutiva que condujo a los monos, simios y humanos, sino que es más cercano a los actuales lemures y los lorísidos, una familia de primates strepsirrimos.
Así, Ida pierde importancia, aunque continúa como un interesante hallazgo
El grupo de investigadores halló primero un fósil mal preservado de Afradapis, un fragmento con dientes frontales y un pedazo de mandíbula, que suponía una encrucijada por parecerse a un simio del Viejo Mundo, pero no tenía sentido que un exponente de esos animales hubiese vivido en África hace 37 millones de años. Al encontrar luego otros fósiles, analizaron que ni él ni Ida estaban en la línea de los grandes simios y micos sino que presentaban rasgos similares a los de un lejano pariente, una especie de antropoide.
Como en todo tema paleontológico, faltan otras lecturas y más fósiles.
El diagrama es cortesía de Erik Seiffert, Brook Stone University

Qué bien me hueles

Sí, quizás juzgar a una persona por el tipo de colonia que usa, no sea malo después de todo…
Investigadores de Duke University, mediante el uso de equipos especializados para analizar cientos de compuestos químicos en la esencia de un lemur de cola anillada, halló que con ella los machos no solo anuncian su bienestar para ser padres, sino que dejan ver algo de su árbol familiar.
Christine Drea, profesora de Antropología Biológica y de Biología, confirmó que ahora se sabe que ese olor proporciona información de la calidad genética del portador. Esa esencia en el macho refleja su mezcla de genes y con cuáles animales está emparentado. “Es un indicador claro, honesto, que ambos sexos pueden reconocer”, dijo.
Los lemures, primos lejanos nuestros, que se separaron del árbol familiar antes de que los monos y grandes simios lo hicieran, tienen un lenguaje de esencias elaborado y complejo que solo en los últimos años ha sido descubierto por los humanos. Un lenguaje mucho más rico del que podemos imaginarnos, en palabras de Drea.
Todos utilizan esencias y por eso la diversidad de glándulas es sorprendente. Los machos de cola anillada poseen glándulas de esencias en los genitales, la espalda y las muñecas, cada una produciendo un olor diferente. Otras especies de lemures también las tienen en la cabeza, pecho y manos. Si se suman las señales de las heces y la orina, se tiene una gran cantidad de comunicación encriptada en la sociedad de los lemures.
Así, cierta esencia es útil para el reconocimiento familiar y evitar peleas, además evitaría el apareamiento con hembras de la familia. Claro que estas son, aún, suposiciones.
Las hembras de esta especie solo poseen unan glándula de esencias en el área genital, pero la esencia es más compleja que la de los machos. No solo advierte de su estado de fertilidad, sino de si está preñada y de cuán avanzada está la gestación.
Los machos poseen otra glándula en el escroto, con la que marcan territorio y demuestran su bienestar físico durante la temporada de apareamiento.
Un complejo mundo de olores que se comienza a develar y que, seguramente, pocos conocían.
Después de esto, ¿qué le dice el olor de su pareja?
Foto de un lemur de cola anillada, cortesía Duke University