Obesidad vs. pérdida de memoria

¿Será cierto? Aunque la obesidad desempeña muchos papeles o influye en el rol de distintos órganos, falta mucho por conocer y dar por cierto.
Mientras más pese una mujer anciana, peor su memoria, de acuerdo con una investigación de Northwestern Medicine. El efecto se siente más en aquellas que tengan exceso de peso en sus caderas, que entre aquellas que lo llevan en su abdomen.
La conclusión se obtuvo tras un estudio con 8.745 mujeres postmenopáusicas normales de 65 a 79 años y es tal vez la primera vez que se relaciona la memoria deficiente y el funcionamiento cerebral con la obesidad y se identifica la conexión cuerpo-forma.
“El mensaje es que la obesidad y el alto índice de masa corporal no son buenos para su conocimiento y memoria”, según Diana Kerwin, quien dirigió el estudio.
“Mientras los registros de las mujeres están en un rango normal, al agregarle peso definitivamente tiene un efecto negativo”.
Por cada punto de incremento en el IMC, su puntaje en memoria cae un punto. Las mujeres desarrollaron un test de memoria de 100 puntos.
El estudio fue publicado en el Journal of the American Geriatric Society.

Si fuma cuide la barriguita

Cuide su cintura: fumadores con una circunferencia de cintura mayor que la normal tendrían mayor riesgo de desarrollar cáncer pulmonar. Esto, junto con el hecho de que el riesgo de cáncer de pulmón es en realidad más alto en los fumadores más delgados, aporta alguna evidencia de cómo la forma en la que un fumador almacena su grasa sería clave en su probabilidad de desarrollar cáncer pulmonar, según Geoffrey C. Kabat, de Albert Einstein College of Medicine, en Bronx.
Varios estudios hallaron que un bajo índice de masa corporal (IMC) significa un mayor riesgo de cáncer pulmonar en fumadores. Una explicación es que los fumadores son más delgados que los no fumadores, dijo Kabat, además de una tendencia a engordar al dejar de fumar. Otro mecanismo posible es que las personas adelgazan cuando tienen cáncer pulmonar.
En ocho años de estudio, 1.365 de los 161.809 participantes desarrollaron cáncer pulmonar. Cuando el equipo analizó el IMC tras ajustar los datos de circunferencia de cintura, halló que los fumadores y los ex fumadores con menor IMC tenían más riesgo de desarrollar cáncer de pulmón.
Pero cuando el equipo analizó la circunferencia de la cintura independientemente del IMC, halló que una cintura más grande señalaba una mayor probabilidad de sufrir de cáncer pulmonar en fumadores y ex fumadores.