El gusano que vence al pájaro

mosquita

Esta es la polilla en la que se convierte el gusano. Cortesía Andy Reago & Chrissy McClarren

La naturaleza te da sorpresas, algunas de ellas de pequeños gigantes, como el gusano de la polilla Amorpha juglandis.

Parece presa fácil para un pájaro pero guarda un as bajo la manga: emite un sonido que suena como la voz de alarma de un ave, lo que asusta a su cazador.

Al comienzo, los científicos sospechaban que los pájaros solo se sorprendían por el ruido, pero un nuevo estudio presentado en el Simposio de Comunicación Acústica de Animales en Omaha sugiere un mecanismo más sofisticado: el silbido de los gusanos parece en verdad el de un ave, lo que hace que los depredadores se alejen.

Es el primer caso de un sonido engañoso entre un insecto y un ave, una nueva forma de defensa de un insecto”, de acuerdo con Jessica Lindsay, autora principal del estudio, del laboratorio de Kristin Laidre en la Universidad de Washington.

Cuando son picoteados por un pájaro, los gusanos silban comprimiendo sus cuerpos como un acordeón, forzando el aire a través de unos agujeros especializados en sus lados. Los silbidos suenan muy alto considerando que son insectos de 4 centímetros. Se han medido de 5 decibelios a 5 centímetros de distancia, similar a la disposición de basura.

En un experimento de laboratorio hace unos años, los pájaros respondían al silbido saltando y alejándose, evitando la cacería. Para los autores, se debía a su sorpresa.

Pero Lindsay, esos sonidos eran acústicamente similares a los llamados característicos de alarma que hacen algunas aves. Muchas especies de pájaros producen y reconocen ese sonido, que se da cuando hay un depredador volando, y vuelan a esconderse o se quedan quietos.

La investigadora puso grabaciones de los llamados del gusano, de un pajarito, el carbonero cabecinegro (Poecile atricapillus), y cantos del camachero mexicano (Haemorhous mexicanus) como control.

Los pájaros ignoraron el canto, pero respondieron a los silbidos del gusano en la misma forma: volando a ocultarse, petrificándose o haciendo sus propios llamados. La conducta era igual independiente de la especie.

Las llamadas de alarma engañosas no son comunes, pero es una estrategia que evolucionó en algunas especies”, dijo Tom Flower, ecólogo del comportamiento en Simon Fraser University, citado en The Scientist. Un caso es el de la acantiza parda (Acanthiza pusilla), un pequeño pájaro que imita llamados de otras aves para alejar depredadores que atacan el nido.

La diferencia, dijo, es que los gusanos imitan el sonido de alarma del mismo depredador.

Un pie al servicio de la ciencia

Nigua o pulga de arena

A veces hay que experimentar en carne propia para sacar adelante una idea científica. Y eso fue lo que hizo Marlene Thielecke, estudiante de doctorado en Charité University Medicine en Berlín (Alemania). Ella, literalmente, puso su pié en nombre de la ciencia.

Mientras estudiaba en Madagascar formas de prevenir infecciones por tungiasis, se dió cuenta que algo tenía ya.

La tungiasis es provocada por una especie de pulga, nigua como se le conoce por acá (Tunga penetrans). Este diminuto insecto se abre paso en la piel de la persona. Durante dos semanas aumenta su tamaño varias veces, alcanzando los 10 milímetros. Por una abertura al fin de su cono abdominal, respira, defeca y expulsa sus huevos. La hembra muere por o general a las 4-6 semanas.

Pero entonces ¿cómo tiene sexo? ¿Cómo se reproduce? ¿Lo hace antes de ingresar al cuerpo o ya adentro?

La estudiante alemana se dio cuenta que estaba infectada. No se extrajo la nigua del pie, sino que comenzó a protegerla. Las personas atacadas por una nigua forman un pequeño círculo en la piel, se enrojece, pica y se hace doloroso y se infecta a veces. Esto es la tungiasis.

Al comienzo la nigua no le molestaba, Crecía normal, pero observó que no ponía huevos, lo que era inusual para una hembra metida en la piel y en edad madura. También vivió mucho: 2 meses. Ya el punto se le había puesto molesto, con dolor y difícilmente caminaba.

Para evitar la posibilidad de que la hembra fuese apareada mientras estaba metida en la piel del pie, usó calcetines todo el tiempo. Al final tuvo que matarla por el dolor que padecía.

De regreso a Berlín habló con su supervisor Hermann Feldmeier, experto en la enfermedad.

La falta de huevos y la larga vida pudo deberse a que nunca fue fertilizada, concluyeron en un artículo publicado en Travel Medicine and Infectious Disease.

Comprobaron aparentemente que la fertilización ocurre cuando la hembra está metida en la piel, donde deja un pequeño hueco unido a su abdomen, por donde el macho le transfiere el esperma.

¿De qué sirve el hallazgo? Por ahora de no mucho, solo para saber que el parásito puede vivir mucho dentro del cuerpo si no es fertilizado.

Y como el estudio solo se hizo con una nigua, habrá que replicarlo con muchas más para confirmar resultados.

Murió lleno hace 46 millones de años

Murió con la comida en la boca. Científicos del Museo Nacional de Historia Natural en Washington descubrieron la primera comida de sangre de la historia según un artículo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences: un insecto fosilizado de hace 46 millones de años. Tenía sangre.

El hallazgo permite conocer más sobre cuándo se originó la conducta de picar otros animales en busca de alimento.

“Se muestra que los detalles de un mosquito chupador pueden estar bien preservados en un medio distinto al ámbar”, dijo el paleontólogo George Poinar, de Oregon State University, citado por The Scientist. Él no participó en el estudio. “También se ve que en esa época ya existían mosquitos chupadores, por lo que debieron originarse mucho antes”.

La investigación es una evidencia además de que ciertas moléculas de la sangre perduran mucho más allá de lo que se creía, según Mary Schweitzer, paleontóloga citada por esa publicación.

El mosquito fue hallado por Dale Greenwalt en la formación Kishenehn en el Parque Nacional de los Glaciares en Montana, Estados Unidos, un sitio en donde inexplicablemente se hallan muchos insectos fosilizados

El abdomen alargado y ennegrecido del insecto y la morfología de su aparato bucal llamaron de inmediato la atención de Greenwalt, quien en su expedición recogió unos 1.000 vestigios de otros tiempos.

“Nadie había hallado un fósil con un mosquito lleno de sangre”, dijo.

Los investigadores midieron el contenido elemental en el mosquito y hallaron que el abdomen contenía más hierro que el tórax y que otro mosquito del mismo sitio, revelando el contenido de sangre. El análisis por espectrometría lo confirmó.

Ahora, la pregunta que quedará sin respuesta es: ¿a quién picó el mosquito?

Picaduras de hace 46 millones de años.

Mis 10 noticias científicas de la semana (8-14)

1. Déjenla que se fue

A 19.000 millones de kilómetros, la nave Voyager 1 se convirtió en el primer artefacto humano en salir del Sistema Solar. La información revelada por la Nasa indica que durante un año la nave ha estado viajando a través de plasma, el gas ionizado que está presente en el espacio entre estrellas. La Voyager 1 navega hoy en un plasma 40 veces más denso que cuando se encontraba dentro de la heliosfera o esa burbuja dominada por el Sol. La Nasa recibe datos de la nave cada día. Las señales de radio, tan débiles como un bombillo de 23 watts de una nevera, tardan 17 horas en llegar a la Tierra. ¡Buen viaje!

2. Zurdos o derechos

Un estudio genético encontró ciertos genes ligados a ser derecho o zurdo, involucrados en el proceso biológico a través del cual un embrión cambia entre una forma redonda de células y se establece un lado izquierdo y uno derecho. El estudio fue publicado en Plos Genetics. Los investigadores sugieren que los genes podrían ayudar a establecer las diferencias derecha-izquierda en el cerebro, lo cual influencia el uso de una u otra mano.

3. Es que son muchas estrellas

Mediante el telescopio espacial Hubble se descubrió la mayor población conocida de cúmulos estelares globulares: 160.000 en el enorme grupo de galaxias conocido como Abell 1689. La Vía Láctea solo posee unos 150. El estudio de estos cúmulos ayuda a entender los procesos intensos que marcaron la formación de galaxias. Las observaciones confirmaron también que esos grupos estelares compactos pueden ser usados como marcadores confiables de la cantidad de materia oscura en los grandes cúmulos de galaxias. El estudio apareció en The Astrophysical Journal.

4. Orangutanes llaman a la agencia de viajes

Un día antes, los orangutanes machos comunican a los otros miembros de la especie la ruta que han planeado seguir. Esto con el fin de atraer hembras y repeler machos rivales. Y no solo son los individuos en cautiverio, sino aquellos en su medio natural los que demuestran su capacidad de planear. El estudio fue presentado por científicos de la Universidad de Zurich que lo publicaron en Plos One. Los orangutanes viajen solos por lo general en la selva, pero mantienen lazos sociales. El grito para anunciar su viaje lo hacen hacia el lado al que se dirigirán.

5. Mentiras energéticas

Un análisis publicado por Peter Miller en BMJ muestra preocupación por la manipulación de información científica realizada por empresas que producen bebidas energizantes. De ese tema se ha hablado mucho y de tanto en tanto aparecen estudios que las defienden o encuentran sus lados benéficos. Algunos podrían estar ligados a las mismas empresas o ser pagos por ellas. La duda queda y más fuerte.

6. Ríos ocultos de África

El África habría tenido unas enormes autopistas hace más de 100.000 años. Habrían sido ríos por los cuales se produjo, de manera expedita, la migración de los primitivos humanos, de acuerdo con un estudio aparecido en Plos One. Los ríos estarían hoy tapados por la arena del Sahara. Eso han sugerido algunos estudios geológicos. Aunque se requieren más análisis, la investigación ayuda a explicar algunos usos en distintas partes de África.

7. Los microbios siempre jóvenes

Envejecer es una ley de la vida para todos. Para todos, menos para unos microbios que rejuvenecen cada vez que se reproducen, según estudio de investigadores del Max Planck Institute. S. pombe se reproduce diferente a otras especies y en verdad es un poco más joven cada que lo hace en condiciones adecuadas. Un organismo útil para estudiar ciertas células humanas antiedad, como las germinales, las células madre y las cancerosas.

8. El vidrio más delgado bate marcas

Eso sí es ser muy delgado: científicos que habían creado un vidrio de solo dos átomos de grosor lo tendrán ahora en el libro de récords Guinness. Fue creado con un átomo de silicio y otro de oxígeno visibles por medio de microscopia electrónica en el laboratorio del profesor David A. Muller en la Universidad de Cornell. El desarrollo había sido publicado en Nano letters en 2012 y el año entrante entrará al libro de las marcas mundiales.

9. Se me olvidaba que…

Memorias indeseables asociadas con el uso de drogas pueden reaparecer, pero científicos encontraron una forma, en ratones, para borrar recuerdos asociados con metanfetaminas, según artículo en Biological Psychiatry. Al tratar la amígdala de unos de esos roedores con un agente despolimerizador de actina, se inactivaban los recuerdos de cierto estímulo asociado con aquella droga, pero no se borraban los demás.

10. Un insecto tipo engranaje

Eso ya lo habían inventado. Las ruedas dentadas que forman parte de engranajes fueron un desarrollo humano según se ha creído. Pero hay un insecto que ya las usaba. Es más: las posee en su anatomía para poder pulsarse cuando salta, según un artículo publicado en Science. Se trata de las jóvenes chicharras Issus, un insecto común a los jardines europeos. Posee coyunturas en sus patas traseras con tiras curvadas de dientes opuestos que se mezclan, rotando como un engranaje mecánico para sincronizar las patas cuando salta. Una forma de tracción desconocida hasta ahora.

Mi selección: 10 hechos científicos de la semana

1. Adiós a un servidor

El observatorio espacial Heschel, de la Agencia Espacial Europea, cerró sus ojos esta semana luego de 3 años de andar dedicado a observar el frío universo. Lanzado en mayo de 2009, el martes se agotó el refrigerante, 2.300 litros de helio líquido, que permitían mantener los instrumentos en el cero absoluto. La confirmación de su muerte, que estaba prevista, provino de la estación terrestre en Australia occidental, que comprobó un aumento exagerado en la temperatura de todos los equipos. En su vida hizo más de 35.000 observaciones durante más de 25.000 horas de valiosos datos científicos en 600 programas.

En la foto de ESA, el observatorio contra la región Vela C de formación estelar.

2. El extraño insecto que voló

Durante las primeras horas de una mañana el verano pasado en el laboratorio de robótica de Harvard, un insecto alzó vuelo. De la mitad del tamaño de un clip para papeles y con un peso menor a 1/10 de gramo, se elevó varios centímetros, se detuvo un momento, batió sus alas y se desplazó por el cuarto. El primer insecto-robot probado con éxito, cuyo logro apenas acaba de divulgar el estudiante Pakpong Chirattanamon. Fue culminación de más de una década de esfuerzos de diversos científicos. El reporte se publicó en Science.

3. Una molécula que nos envejece

La región del cerebro que controla el crecimiento, la reproducción y el metabolismo también inicia el proceso de envejecimiento según un estudio publicado en Nature, un hallazgo que podría conducir a tratamientos para enfermedades relacionadas con el envejecimiento, permitiendo quizás que las personas vivan más.

Dongsheng Cai, fisiólogo del Albert Einstein College of Medicine en Nueva York y colegas rastrearon en el cerebro de ratones la actividad de NF-kB, una molécula que controla la transcripción de ADN y participa en la inflamación y la respuesta del cuerpo al estrés.

Encontraron que la molécula es más activa en el hipotálamo cuando el ratón se hace mayor.

Exámenes posteriores sugieren que esa actividad ayuda a determinar cuándo los ratones exhiben señales de envejecimiento.

4. Otro virus que brinca

Más de 126 casos confirmados en China y 26 muertes tiene a su cargo hoy el virus de la influencia aviar H7N9, cuya transmisión se ha dado de animal a humano aunque no se descarta que algún caso haya sido entre personas. Tampoco se tiene mucha claridad sobre el origen de la virulenta cepa que por ahora está confinada a ese país asiático pero que ha generado la alerta de la Organización Mundial de la Salud. Los rasgos genéticos del virus fueron puestos en internet por los científicos chinos para el estudio de la comunidad científica internacional.

5. Un mal regreso al pasado

Hace más de 3 millones de años que la Tierra no tenía las concentraciones de dióxido de carbono que exhibe hoy: casi 400 partes por millón de acuerdo con el Observatorio de Mauna Loa, una revelación conocida mientras en Bonn delegados de 160 países trataban de allanar el camino hacia un pacto que permita poner en cintura las emisiones de gases de invernadero. Al comienzo de la revolución industrial la concentración era de 280, lo que muestra la incidencia que hemos tenido los humanos en su crecimiento.

6. Anti, sí anti-materia, anti-gravedad

En un artículo en Nature Communications físicos de la Universidad de California en Berkeley y colegas del experimento Alfa en el CERN -Gran Colisionador de Partículas- reportaron la primera medición directa del efecto de la gravedad en la antimateria, específicamente en un antihidrógeno en caída libre. Aunque aún no es definitiva .la incertidumbre es 100 veces la medida esperada- el experimento el camino hacia una respuesta definitiva a la pregunta fundamental de si la materia cae hacia arriba o hacia abajo.

7. Choque esos dos

A la lista creciente de exoplanetas hay que sumarle otros dos hallados con el observatorio espacial Kepler, el espectrógrafo de alta precisión Harps-N del ESO y el espectrógrafo Sophie. Se trata de KOI-200 y del KOI-889-b. KOI: es Kepler Object of Interest. Ambos tienen cerca de la masa de Júpiter y órbitas excéntricas de menos de 10 días, residiendo muy cerca de sus estrellas. A la fecha se conocen 884 planetas extrasolares en 692 sistemas planetarios.

8. Si por acá llueve…

No es sencillo imaginarse un huracán 20 veces el tamaño de esos mortíferos que vemos en la temporada de huracanes en el Caribe. Bueno, la sonda Cassini que hace años transita por el sistema de Saturno encontró uno en el planeta de los anillos. Detectó un vórtice como esos asociados al tiempo dentro de un misterioso chorro con patrón hexagonal en el polo norte. Cuando Cassini llegó a Saturno en 2004 el invierno no dejaba ver, pero ahora, tras el equinoccio saturniano de 2009, hay más luz y pudo detectar la tormenta.

9. Esto se nos dañó

Un estudio publicado el viernes en Geophysical Resaerch Letters reveló cómo el calentamiento global con el aumento de las concentraciones de dióxido de carbono cambiará los patrones climáticos y provocará más fenómenos extremos como sequías y precipitaciones. Por cada 0,5°C que aumente la temperatura la lluvia fuerte en el planeta aumentará 3,9% y la más ligera 1%, lo que no son buenas noticias.

10. Se deja ver 105 años después

Dicen que solo mató una persona en 1908 pero devastó más de 2.000 kilómetros cuadrados: el impacto de Tunguska en remota zona de Siberia, que se cree se debió a un meteorito pero que al no encontrarse restos algunos optaban por una explicación algo llamativa: el coletazo de un cometa. Dada la lejanía y las dificultades en las comunicaciones, como la convulsión sociopolítica en Rusia una comisión llegó al lugar varios lustros después. Ahora el jueves científicos anunciaron haber descubierto posibles fragmentos del meteorito. La publicación se hizo en MIT Technology Review y demandará estudios adicionales. ¿Principio del fin del misterio?

Es fácil morir mientras se copula

Morir mientras se copula no parece muy llamativo. Menos si es por un tercero. Aparearse tiene sus costos. No por el posible agotamiento físico, sino porque se baja la guardia en un mundo repleto de peligros.

No es difícil en tanto que algunos animales mueran mientras gozan o… transmiten sus genes a sus descendientes.

Mientras en el alar de cualquier vivienda dos moscas aprovechan la noche para cortejar y aparearse, alguien espera que el encuentro se produzca.

No es un pervertido, tampoco un voyerista. No. Es un murciélago, que resulta atraído por los ‘clics’ precoito de la apasionada pareja de moscas.

Diversos estudios en anfípodos de agua dulce y langostas, por ejemplo, han demostrado que aparearse hacen los animales más vulnerables a los depredadores, aunque no se sabe porqué.

Ahora, un equipo del Max Planck Institute for Ornithology en Alemania, liderado por Björn Siemers, halló que la interacción murciélago-mosca en el establo aporta pistas sobre qué hace que un depredador se abalance sobre una pareja que copula.

Los científicos observaron esa cinta de terror en la que un murciélago Myotis nattereri cazaba moscas domésticas apareándose (Musca domestica).

Los murciélagos detectan sus presas por ecolocalización o por acústica pasiva. Para la mayoría, la primera es herramienta básica de rastreo: envían una serie de sonidos en alta frecuencia y escuchan el eco producido cuando las ondas golpean algo. Mediante ese sistema, los científicos vieron que les era fácil cazar moscas que volaban, pero tenían dificultades con las que estaban quietas.

“El problema es que esas moscas descansan en el cielorraso en la noche y cuando un murciélago trata de ecolocalizarlas, el sustrato enmascara el débil eco del insecto”, dijo Stefan Greif, estudiante de doctorado. El cielorraso del establo está cubierto con pequeños sacos, similar en tamaño a las moscas, lo que las hace invisibles a las señales del mamífero volador.

Es entonces cuando entra en juego la acústica, los ruidos que la presa hace. El grupo advirtió que la mosca macho hace un ruido de cliqueo con sus alas antes de la copulación, lo que alerta los murciélagos. Esos cliqueos estaban en el rango de 9 kHz y 154 kHz, sonando como un zumbido de baja frecuencia para los humanos, que escuchan en el rango de los 20 kHz. Pero para los murciélagos, que pueden oír a más de 150 kHZ, los sonidos son señales claras.

Atraído por el ruido, los murciélagos vuelan y agarran la pareja mediante una especie de bolsillo para presas, formado por el exceso de piel extendida desde la cola. Estos mamíferos atacan 26% de las moscas que se aparean, obteniendo una doble comida el 60% de las veces, según el estudio revelado en Current Biology.

El animal que más profundo vive

A más de dos kilómetros bajo la superficie terrestre reside un artrópodo hexápodo, ciego, que parece ser el animal que más profundo vive de los hallados hasta ahora.

Es concluyeron científicos de un equipo ruso-ibérico tras explorar la caverna más profunda del planeta.

Se trata de Plutomurus ortobalaganensis, una de las nuevas especies de artrópodos descritas en ese medio, que vive en la oscuridad total en ese recóndito lugar, alimentándose de hongos y materia orgánica en descomposición.

Estos animales no poseen alas, son colémbolos, uno de los grandes grupos de hexápodos cercanos a los insectos.

Los pequeños artrópodos fueron recolectados durante una expedición a esa caverna en el verano de 2010. La caverna, Krubera-Voronja se encuentra en Abjazia, una remota región cerca del Mar Negro en las montañas del Cáucaso occidental, y tiene una profundidad de 2.191 metros bajo la superficie.

Los científicos, del grupo CaveXteam, ha explorado la caverna en los últimos 10 años en condiciones extremas. La temperatura promedio adentro es de 0,5 a 5° C, dijo Sofia Reboleira, bióloga de la Universidad de Aveiro en Portugal.

De la caverna todo tiene que ser subido hasta la superficie a través de cuerdas y anclas, agregó. No hay máquinas solo trabajo humano en un ambiente que se debe manejar para no sufrir hipotermia.

Hasta ahora, las criaturas que a mayor profundidad de habían hallado eran un escorpión y un insecto a 920 metros de profundidad.

Los artrópodos encontrados se recogieron a 1.980 metros y fueron atrapados con queso como trampa.

“P. ortobalaganensis no tiene ojos y una gran antena”, dijo Enrique Baquero, de la Universidad de Navarra en España. Estos son rasgos típicos de los troglobites o habitantes de cavernas. “Sin embargo, posee pigmento, ausente en los verdaderos troglobites”. La criatura tiene cuerpo como grisáceo con manchas negras.

Quizás, para él, solo llegó a esas profundidades no hace mucho, lo que explicaría la carencia de adaptaciones a tal profundidad, como la falta de coloración.

En la foto aspecto de la caverna de Krubera-Voronja.

Una mosca se apodera de las abejas

Si le sorprende una abeja que parece borracha, anda en círculos como un zombie y permanece cerca a una luz, no se extrañe: ha sido invadida, no por un mal espíritu sino por un parásito volador.

Desde hace unos años preocupa la crisis de las abejas en Norteamérica. Mueren a ritmo acelerado. Se han encontrado virus y hongos asociados a esa letalidad, pero ahora se ve que tienen otro enemigo de cuidado.

En estudios previos, científicos han visto que la mosca parásita Apocephalus borealis infecta y mata los abejorros y las avispas de papel, mientras que la mosca decapitadora, un insecto del mismo género, implanta sus huevos en las hormigas, cuyas cabezas estallan luego de que la larva devora el cerebro de la hormiga y disuelve sus tejidos conectivos.

Ahora se ha encontrado que A. borealis parasita también las abejas, lo que se detectó en 24 de 31 sitios a lo largo de la bahía de San Francisco, así como en panales comerciales en California y Dakota del Sur.

Los tests genéticos revelaron que algunas moscas y abejas eran infectadas con el virus que deforma las alas y el hongo Nosema ceranae, implicados en el desorden de colapso de la colonia (CCD).

La hembra A. borealis inyecta sus huevos en el abdomen de la abeja poco después de entrar en contacto con ella, se vio en laboratorio. Unos 7 días después, unas 25 larvas maduras emergen del área entre la cabeza y el tórax de la abeja. En el medio natural, no se observaron más de 13.

Se detectó que en su medio natural, las abejas parasitadas abandonan el panal y se congregan cerca a fuentes de luz, donde comienzan a comportarse de manera extraña.

Cuando está cerca de morir, la abeja se pone en un sitio y se encorva, pero las parasitadas caminan en círculos, parecen desorientadas y con poco equilibrio y a menudo no son capaces de levantarse.

“Se mantienen estirando las patas y luego caen sobre el lomo”, dijo Andrew Core, coautor del estudio, de San Francisco State University.

“Parecen un zombie”.

En la iamgen aparecen:

a. Mosca A. borealis.

b. Abeja siendo parasitada por la mosca.

c. Larva emergiendo entre tórax y cabeza de la abeja.

Cortesía Plos One

Qué arañas tan tramposas

Como en época de Navidad se acostumbran los regalos, qué tal esta nota de ciertas arañas muy dadivosas.

En una especie de arañas de telaraña, los machos a menudo cautivan a sus potenciales amigas hembras con regalos envueltos en seda. El apareamiento parece asegurado y durante el la hembra desenvuelve el regalo en busca de una apetitosa presa. Pero algunos machos, como entre humanos, son inescrupulosos: algunos les ofrecen semillas o el exoesqueleto ya hueco de un insecto.

Frente a tal abuso, ¿cómo escapar de la ira de ellas?

En un experimento, científicos les daban a los machos potenciales regalos, bien una mosca o algo no comestible, como una motita de algodón. A otros se les entregó regalo alguno.

Los que nada llevaron a su pretendida hembra, no tuvieron acceso a lo que deseaban: el apareamiento. Aquellos que sí llevaron el presente, pudieron copular. Pero si el regalo no tenía valor alguno, las hembras pronto se daban cuenta del engaño y desmontaban al macho, lo que no les daba tiempo de transferir el esperma.

El estudio apareció en el journal BMC Evolutionary Biology y fue de María J. Albo et al.

Las hembras preferían machos que les presentaban regalos comestibles. Unos machos saben que no tienen mucho espacio para la acción sin gastar la energía en un regalo real, mientras que ellas ponían la misma cantidad de huevos de machos que les daban regalos reales o de los que entregaban presentes falsos.

Como ambas estrategias parecen ser efectivas, esa conducta tramposa no ha desaparecido y la especie mantiene una buena reserva de padres irresponsables.

Qué risa: entregaron los Ig Nóbel

Premio de matemáticas a quienes predijeron el fin del mundo

En biología ganó quien demostró que bostezo de tortugas no es contagioso

 

El impacto de la urgencia de orinar en la toma de decisiones es algo así como la importancia del agua en la navegación o del aire para los aviones.

Sí: una vejiga llena es desesperante, la locura, en especial si usted se encuentra en medio de un experimento psicológico completo.

El estudio de la urgencia urinaria, realizado por investigadores australianos y estadounidenses, ganó el premio Ig Nóbel de Medicina que fueron entregados por Annals of Improbable Research.

Estos Nóbeles alternativos que hacen reír a la gente y luego pensar, como los describe Marc Abrahams, maestro de ceremonias y editor de Annals, fueron entregados la semana que pasó.

Si el bostezo entre los humanos es contagioso, entre las tortugas no. Ese extraordinario estudio fue galardonado también. Publicado en Current Zoology y liderado por Anna Wilkinson y colegas.

Una alarma de incendios odorífica para sordos, de Hideaki Goto y colegas, recibió también uno de los premios.

El premio Ig Nóbel de biología fue para Darryl Gwynne y David Rentz, entomólogos en Canberra, quienes documentaron en el Australian Journal of Entomology el extraño comportamiento de un escarabajo tratando de aparearse con una ¡lata de cerveza! El color y los reflejos sobre lata parecen disparar la locura en ese insecto.

En el estudio sobre la urgencia para orinar, se revelaron contradicciones en la mente. En el primero de dos experimentos, los investigadores hallaron que una vejiga llena afectaba la memoria de corto plazo y la atención tanto como 24 horas sin dormir.

Pero un segundo experimento, conducido por un grupo en Holanda, encontró que para algunas capacidades mentales, la vejiga llena a veces es una ventaja. Cuando se le ofrecía elegir entre recibir 16 dólares mañana o 30 dólares en 35 días, la gente tendía a elegir la recompensa menor, así tuviera más sentido retardar la gratificación. Pero las personas que necesitaban orinar, controlaban mejor el impulso y elegían la mayor suma, lo que soporta la idea de que inhibir un impulso ayuda a controlar otros impulsos no relacionados.

El premio en Psicología fue para Karl Halvor, de la Universidad de Oslo, quien intentó descubrir en un estudio porqué las personas se quejan en la vida diaria.

John perry obtuvo el de Literatura, por su obra “Cómo posponer las cosas y lograr que se cumplan”.

El premio de Matemáticas se le concedió a varias personas que han predicho el fin del mundo para diferentes años.

El Premio IG Nóbel de Paz fue para Arturas Zuokas, alcalde de Vilnius, Lituania, por demostrar que el problema del estacionamiento ilegal de autos lujosos se puede resolver pasándoles por encima un tanque de guerra.

Y el premio en seguridad pública fue para John Senders, de la Universidad de Toronto, por una serie de experimentos en las cuales un conductor de automóvil era molestado por un retrovisor que lo enceguecía. Título del trabajo: “La demanda de atención en la conducción de autos”.

12