Un motivo más para un buen café: la próstata

Un nuevo estudio en menos de un mes, revela otro efecto benéfico del café: de acuerdo con investigación del Harvard School of Public Health, los hombres que beben café con frecuencia parecen tener un menor riesgo de desarrollar una forma letal de cáncer de próstata. El estudio fue presentado en el Journal of the National Cancer Institute de Estados Unidos.

Estudiaron el café dado que contienen varios compuestos benéficos, como antioxidantes, reduce la inflamación y regula la insulina, todos los cuales pueden influir en el cáncer de próstata.

Entre los hallazgos figuran:

-Hombres que consumían seis o más cafés al día tenían 20% menor riesgo de desarrollar ese cáncer.

-La asociación inversa con el café fue aún más fuerte para el cáncer agresivo de próstata. Quienes bebían café tenían 60% menos riesgo de desarrollar cáncer letal de próstata.

-Aún beber de una a tres tazas de café al día se asoció con una reducción en el riesgo del 30%.

-La disminución del riesgo se dio tanto al beber café regular como el descafeinado.

Los resultados del estudio deben ser validados en poblaciones adicionales.

Duerma bien

Lo saben los estudiantes, lo repiten los médicos: todos aquellos que pasan una noche en vela pagan las consecuencias al día siguiente; visión borrosa, dificultad para concentrarse, problemas de memoria.

Bueno, científicos encabezados por Ted Abel, profesor de Penn University, acaban de encontrar la parte del cerebro y las bases neuroquímicas de los efectos de la privación del sueño en la memoria.

En el estudio publicado en The Journal of Neuroscience.

Para ello diseñaron dos experimentos con ratones, buscando establecer el rol de la adenosina en los problemas de memoria por la falta de sueño. Establecieron además el papel del hipocampo en las dificultades que se experimentan por no dormir bien.

Curioso, curioso, bien curioso

Dinosaurios picados. ¿Cómo se rascaba un dinosaurio? Vaya uno a saberlo, pero lo que parece posible es que estos grandes animales tenían… piojos. El estudio en Biology letters empleó fósiles y datos moleculares para rastrear la evolución de los piojos y sus hospederos. Presentó serias evidencias de que los ancestros de los piojos que hoy se alimentan de las aves y distintos mamíferos comenzaron a diversificarse antes de la masiva extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años. En la foto, piojo de hace 44 millones de años. Curioso.

Síndrome metabólico. Cortar los carbohidratos parece ser más efectivo que reducir las calorías en personas que buscan reducir la cantidad de grasa en su hígado (una de las consecuencias del síndrome metabólico tan en boga hoy), según investigadores del UT Southwestern Medical Center. “Lo que nos dice este estudio es que si su doctor le dice que necesita reducir la cantidad de grasa en su hígado, usted puede hacer algo en un mes”, dijo Jeffrey Browning, líder de la investigación que será publicada en el American Journal of Clinical Nutrition. Curioso y llamativo.

Mujeres parecidas a hombres. Un interesante estudio en España reveló que las mujeres no son hoy lo que eran. Bueno, al menos en su cráneo. El estudio se examinó cientos de cráneos españoles y portugueses de varios siglos, encontrándose que las diferencias en los rasgos craneofaciales de hombres y mujeres se han hecho menos pronunciadas. Una investigación para aprender más de restos esqueléticos y para ayudar a identificar un individuo con base en sus restos, explicó Ann Ross, de North Carolina State University. Curioso.

Egipcios obstruidos. Las arterias taponadas no eran raras en la familia de la reina egipcia Ahmose-Henutempet, que gobernó durante la dinastía 17, hace unos 3.600 años, según una investigación en la que se escaneó el cuerpo de las momias. La reina, que murió en sus años 40 y su hermana, la princesa Ahmose-Meyret-Anon presentaban señales de aterosclerosis, la acumulación de sustancias grasas en los vasos cardiacos que derivan en ataques y derrames, reveló el estudio divulgado en el encuentro del American College of Cardiology y en el que se escanearon 44 momias de la familia real. Bien curioso.

Muñeca habladora. Medir el hueso de la muñeca podría ser una nueva manera de identificar qué niños y adolescentes con sobrepeso enfrentan un mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular, según una investigación publicada en Circulation. “Esta es la primera evidencia de que la circunferencia de la muñeca está altamente relacionada con la evidencia de resistencia a la insulina, dijo Raffaella Buzzetti, de la Universidad de Roma, cabeza del estudio. Curioso.

La cintura es la que mata

Si cree que unos kilos de más no hacen nada, está bien. Pero ojo con la cintura: su circunferencia representa un riesgo mayor de muerte que otra causa, según un reporte en Archives of Internal Medicine.
Tener una gran cintura ha sido asociado a inflamación, resistencia a la insulina, diabetes 2, niveles anormales de colesterol y enfermedad del corazón.
Esto puede deberse a que la circunferencia de la cintura está estrechamente relacionada con el tejido adiposo en la región que rodea los órganos en el abdomen, que es más peligrosa que la grasa bajo la piel.
En el estudio de Eric Jacobs una gran cintura de 120 centímetros o más en hombres y 110 en mujeres, fueron asociados a un riesgo dos veces mayor de muerte durante el tiempo que duró el estudio, 9 años.
Una cintura mayor estuvo vinculada con un mayor riesgo de muerte en todas las categorías del índice de Masa Corporal, incluyendo el peso normal, sobrepeso y obesidad.
No está clara la relación entre la mortalidad de mujeres con bajo índice.
Cuide la barriga, que se lo puede llevar.

Si quiere engordar, coma rápido

La vieja frase de las mamás: coma despacio para que le aproveche mejor, parece cobrar vigencia. a la luz de estudios de científicos griegos.
Comer demasiado rápido puede conducir a comer en exceso, porque los alimentos que se ingieren de manera apresurada limitan la liberación de hormonas en el intestino que desencadenan la sensación de llenura
En el citado estudio, publicado en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism voluntarios comieron 300 mililitros de helado a diferentes ritmos. Antes y después del helado se midieron los niveles de glucosa, insulina y lípidos en sangre así como de las hormonas intestinales.
Quienes tardaron 30 minutos en comérselo tuvieron las concentraciones más altas de las hormonas intestinales péptido YY y péptido similar al glucógeno, y tendían a sentirse más llenos que los que comieron el helado en menos tiempo.
Investigaciones previas han mostrado que la liberación de estas hormonas después de una comida le dice al cerebro que la persona está llena, pero éste es el primer estudio en examinar la manea en que comer a diferentes ritmos afecta la liberación de las hormonas.
“La mayoría de nosotros ha escuchado que comer rápido puede conducir a una ingesta excesiva de alimentos y a la obesidad, y de hecho algunos estudios observacionales apoyan esta idea”, señaló el autor principal, Alexander Kokkinos, del Hospital General Laiko en Atenas.
Su estudio ofrece una posible explicación para la relación entre la velocidad de comer y comer en exceso al mostrar que el ritmo al que se come podría impactar en la liberación de hormonas intestinales que le dicen al cerebro que deje de comer.

Descifrando un enredo de insulina y diabetes

Diabetes. Los científicos quedaron a unos pocos pasos de entender cuáles proteínas ayudan a controlar el azúcar en la sangre o glucosa durante y después del ejercicio, lo que podría derivar en nuevas terapias basadas en drogas o ejercicios más efectivos para prevenir la diabetes tipo 2 y otros problemas asociados con el azúcar en la sangre.
La resistencia a la insulina se da cuando la insulina que produce el cuerpo no estimula adecuadamente el transporte de la glucosa a las células para suministrarles energía. Demasiada glucosa en la corriente sanguínea puede provocar distintos problemas médicos, como la diabetes, según Gregory Cartee, profesor de la Escuela de Kinesiología de la Universidad de Michigan.
La insulina y las contracciones musculares son dos de los más importantes estímulos para incrementar el transporte de glucosa hacia las células de los músculos. Estas la utilizan para energía, pero nos científicos no saben con claridad cómo se da este proceso.
Cartee y su colega Katsuhiko Funai estudiaron cómo dos proteínas que se cree son importantes en estimular el transporte de la glucosa reaccionan a dos enzimas también relacionadas con ese transporte.
Encontraron que la proteína TBC1D1 era más importante para el transporte estimulado por el ejercicio, con lo cual se espera desarrollar que funcione mejor en las personas con resistencia a la insulina, un mal que afecta a millones de personas.
“Casi todas las personas con diabetes tipo 2 presentan resistencia a la insulina. Y aunque esto no causa diabetes por sí solo, es un componente esencial que contribuye a la diabetes tipo 2″, explicó Cartee. Y así no sean diabéticos, esa resistencia causa distintos problemas médicos.
En el largo plazo, quienes son resistentes a la insulina o cuyos músculos no responden normalmente a la insulina, es más probable que contraigan diabetes tipo 2.

Un paso por los diabéticos

Estructura de la insulina

Las cosas que se ven: Un grupo de investigadores transformó células comunes en células productoras de insulina en un ratón, que mejoró sus síntomas de diabetes. Un logro que implica un paso firme en el campo de la medicina regenerativa.
La técnica, reprogramación directa, evita tener que emplear células madre, que son las células maestras del cuerpo que hasta ahora resultaban indispensables en la creación de tejidos y órganos, por decirlo coloquialmente, a la medida.
Este mismo procedimiento es en teoría posible usando abundante cantidad de células humanas, como las hepáticas, cutáneas o grasas, según el equipo de Douglas Melton, de la Escuela de Medicina de Harvard y el Hospital de Niños de Boston.
El año pasado, se había descubierto cómo reprogramar células cutáneas llevándolas a un estado similar al embrionario. Estas células pluripotentes inducidas pueden ser usadas para estudiar las enfermedades y algún día podrían utilizarse para la realización de trasplantes diseñados a medida.
Pero ahora Melton y su equipo saltaron ambos pasos, usando el conocimiento obtenido en esos estudios previos. “Lo que esto demuestra es que se puede ir directamente desde un tipo de célula adulta a otro, son retroceder al inicio”, explicó Melton.
En un artículo publicado en Nature, los autores señalaron que habían probado el procedimiento en un ratón vivo y no en tubos de ensayo de laboratorio.

12