Un patio de recreo para niños con autismo

Se sabe que no puede ser igual al de otras personas. Los patios escolares para individuos con autismo debe tener ciertas consideraciones.

Sí, aparte de una zona central para jugar, debería contener otros elementos.

Eso es lo que está teniendo en cuenta Chelsey King, de Kansas State University, los elementos requeridos para que un niño con autismo se pueda sentir confortable e incluido.

¿Cuáles son esos elementos? El diseño incluye:

-Un jardín musical donde los niños pueden jugar con instrumentos musicales para ayudarles en sus aspectos sensoriales.

-Un jardín comestible en invernadero que permita que con sus manos interactúen con la naturaleza y se valgan de la horticultura como terapia.

-Un patio sensorial, que use distintos paneles para ayudarles a los niños a construir tolerancia hacia diferentes estimulaciones sensoriales.

-Un jardín de mariposas para alentar a los que gustan de aprender en la naturaleza en un ambiente calmado.

-Una variedad de alcobas, que provea a los niños con un lugar para retirarse cuando se sientan abrumados y quieran volver a ganar control.

King creó diferentes señales y cuadros de pinturas alrededor de esos elementos, para que sea más fácil para profesores y niños comunicarse sobre las actividades.. La investigadora diseñó además una serie de alturas en las zonas centrales de juego para que los niños puedan escapar y observar la acción a su alrededor.

“Es importante hacer sentir incluido al niño en el patio escolar sin ser sobrecargado”, dijo King. “Si tiene un espacio donde se pueda retirar o mirar a lo lejos y luego reintegrarse cuando lo decida, eso le sirve”, dijo.

En qué se parecen el tabaco y el VIH

¿En qué se parecen una planta de tabaco y el VIH? Aunque no lo crea, hoy sí tienen relación y dentro de cierto tiempo podrían tenerla más. No es que fumar ayuda al VIH ni que dejar de fumar lo ataque. No.

El mes pasado, según nota aparecida en The Scientist, un anticuerpo monoclonal producido en las hojas del tabaco entró en la fase I de ensayos clínicos en el Reino Unido. El anticuerpo, llamado P2G12, reconoce la superficie proteínica del VIH y se espera que ayude a detener la transmisión del virus, aunque no se ha probado hasta ahora en humanos.

La fase 1, conducida por la Universidad de Surrey, examinará la seguridad de una aplicación vaginal del anticuerpo en 11 mujeres sanas.

Se trata, según la publicación, del primer anticuerpo producido en plantas para ser visto en ensayos por la agencia Medicines and Healthcare Agency del Reino Unido (equivalente a la Food and Drug Administration de E. U.) Producir el anticuerpo mediante plantas de tabaco sembradas en un invernadero en Alemania es de 10 a 100 veces más barato que usar métodos convencionales empleando bacterias o células de mamíferos.

“Los anticuerpos monoclonales pueden ser elaborados en plantas con la misma calidad que aquellos hechos mediante sistemas convencionales hoy en uso”, explicó Julian Ma, de St George’s University en Londres y coordinador del proyecto, citado por el diario The Guardian. “Es algo que la gente no cree que se pueda lograr”.

Tabaco, pero no para fumar. Tabaco para salvar vidas.