Ojo: así enferman los conflictos de pareja

Imagen Pixabay

Imagen Pixabay

Las discusiones de pareja pueden enfermar. Y no es un chiste. Esos malos entendidos dejan secuelas, según la actitud que se asuma. O se le afectya el corazón o… la espalda.

Eso encontró un estudio de la Universidad de California en Berkeley y Northwestern University.

En la investigación, que analizó cómo reaccionaban las parejas al conflicto, se encontró que quienes estallaban en ira, sufrían problemas cardiovasculares luego; mientras que aquellas personas que se guardaban en silencio la ira tendían a sufrir problemas musculo-esqueléticos como dolor de espalda.

Los hallazgos revelan un nuevo nivel de precisión sobre cómo las emociones están relacionadas con la salud y cómo nuestro comportamiento en el tiempo puede predecir la aparición de problemas de salud”, explicó Robert Levenson, psicólogo cabeza del estudio, publicado en Emotion.

El análisis consideró 20 años de datos, controlando factores como edad, educación, ejercicio, tabaco, alcohol y consumo de cafeína.

En general, el vínculo entre emociones y resultado en la salud fue más pronunciado para los maridos, pero algunas correlaciones se encontraron también en las esposas, al punto que a los investigadores no les tomaba mucho adivinar de qué sufrían los esposos de acuerdo a cómo reaccionaban a los desacuerdos.

Tuvimos conversaciones de conflicto marital de 15 minutos y podíamos predecir el desarrollo de problemas de salud a 20 años basados en la conducta emocional que mostraban los esposos en esos 15 minutos”, dijo el coautor Claudia Haase, profesora de Northwestern University.

La sugerencia sería entonces no estallar en ira y tampoco guardar las emociones.

El conflicto aparece en todos los matrimonios, peor la gente lo maneja de distintos modos, algunos estallamos en ira, otros nos guardamos todo. Nuestro estudio demuestra que esas emociones pueden predecir el desarrollo de enfermedades a largo plazo”, dijo Haase.

Los perros entienden nuestras expresiones

Foto Jaime Pérez

¡Claro que lo saben! Los perros saben la diferencia entre la cara de felicidad o rabia de un humano según un estudio publicado en Current Biology.

El estudio es una evidencia sólida de que un animal distinto a los humanos puede discriminar las expresiones emocionales de otra especie, según los investigadores.

Sería la primera vez que se demuestra.

“Pensamos que los perros en el estudio pudieron resolver la tarea solo si aplicaron su conocimiento de las expresiones emocionales de los humanos en las fotos no familiares a ellos que se les presentaron”, dijo Corsin Müller, de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena (Austria).

Del tema se han hecho otros estudios pero sin pruebas convincentes. En este entrenaron perros para discriminar entre imágenes de la misma persona con una cara de felicidad y otra de rabia. En cada caso se les mostró la parte superior o inferior del rostro. Luego de un entrenamiento con 15 pares de fotografía, se examinó la capacidad de discriminación de los perros en cuatro clases de pruebas.

Los canes pudieron seleccionar la cara de ira o la de felicidad más a menudo de lo que se esperaría si fuese asunto del azar. Los hallazgos sugieren que no solamente pueden aprender a distinguir expresiones faciales sino que son capaces de transferir lo que aprendieron en el entrenamiento a nuevas pistas.

Los perros entienden que cada expresión tiene un significado diferente y no solo con personas que conocen bien sino con extraños, según Ludwig Huber, autor senior.

No es fácil saber cuáles son los significados para los perros “pero parece probable que asocian la cara sonriente con un sentimiento positivo y la iracunda con un significado negativo”, dijo Huber.

Los perros, de hecho, aprendían con mayor lentitud a asociar un rostro de ria con una recompensa, sugiriendo que tenían una idea basada en su experiencia previa de que es mejor estar alejado de alguien con rabia.

Hay amigos que saben de qué moriremos

Foto Ufriends

La personalidad de uno indicaría cuanto tiempo se puede vivir, algo que conocen mejor los amigos que uno mismo. Eso sugiere un estudio de investigadores de Washington University en San Luis, publicado en Psychological Science.

El estudio demuestra que la personalidad de uno cuando se están en los 20 pueden predecir cuán largo vivirá a lo largo de 75 años y que los amigos cercanos son mejores para reconocer esos rasgos.

“Usted espera que sus amigos estén inclinados a verlo de manera positiva, pero ellos son también observadores agudos de sus rasgos de personalidad que podrían enviarlo más pronto a la tumba”, indicó Joshua Jackson, profesor de esa institución.

Los hombres participantes en el estudio vistos por sus amigos como más abiertos y conscientes terminaban viviendo más. Las mujeres participantes cuyos amigos las calificaban con estabilidad emocional y agradabilidad también vivían más.

“Nuestro estudio muestra que las personas son capaces de observar y calificar la personalidad de sus amigos con la suficiente exactitud para predecir la mortalidad varias décadas antes”, agregó.

Quiere decir que la gente puede ver características importantes relacionadas con la salud aún cuando los amigos tengan buena salud y mucho antes de la muerte.

Y es que no es secreto que los rasgos de nuestra personalidad tienen impacto sobre la salud. Rasgos como la depresión o la ansiedad y la ira pueden estar ligados a un mayor riesgo de varias enfermedades y preocupaciones de salud, incluyendo la muerte a temprana edad.

Es más probable que los hombres que son conscientes coman bien, hagan ejercicio y eviten riesgos como conducir sin el cinturón de seguridad, mientras las mujeres emocionalmente estables son mejores para mantener a raya la depresión, la ira y la ansiedad.

Otros estudios han demostrado que el punto de vista de uno sobre su personalidad puede ayudar a evaluar el riesgo de mortalidad. Este se centra en el de los amigos y parece funcionar.

Qué ventajas tiene un rostro iracundo

No solo la risa: la ira también es un lenguaje universal y los científicos se preguntan porqué evolucionamos expresiones del rostro que denotan ese sentimiento. La respuesta parece simple: para parecer que somos más fuertes ante los demás: el desencadenamiento de la ira está asociado frecuentemente a confrontaciones con otros.

Sí, la cara iracunda parece ser parte de nuestra biología.

Los investigadores de la Universidad de California en Santa Bárbara y de la Griffith en Australia fueron los que se preguntaron por el tema y parece que encontraron la respuesta a las ventajas funcionales de poner cara de pocos amigos. Su estudio apareció en Evolution and Human Behavior.

“La expresión es universal, de todas las culturas, e incluso niños con ceguera congénita hacen esa cara sin poder ver a nadie”, explicó Aaron Sell, líder del grupo.

La expresión de ira emplea 7 grupos diferentes de músculos que se contraen de un modo muy estereotipado. La idea era entender porqué la evolución escogió esas contracciones particulares de músculos para señalar un estado emocional de ira.

Para probar las hipótesis que tenían y mediante rostros generados en computador demostraron que cada uno de los componentes individuales de un rostro de ira hace que esos rostros aparezcan físicamente más fuertes. Así por ejemplo, el rasgo más común de una cara con rabia es bajar la pestaña. Al comparar dos imágenes, una con esa facción, la otra normal, las personas calificaban la primera expresión como de un hombre más fuerte físicamente.

El experimento se repitió con cada uno de los componentes de una típica cara de ira.

La función de un rostro con ira es intimidar. Tiene sentido que la evolución haya seleccionado esa exhibición facial cuando hay rabia, la que es accionada por el rechazo a aceptar una situación. Así la cara de inmediato se organiza para advertirle al otro los costos de no hacer más tolerable la situación.

Ningún rasgo de una cara iracunda parece ser arbitrario: todos dan el mismo mensaje.

Ya sabe, cuando se enfrente a una situación que desencadene rabia, qué es lo que se busca.

Mi resumen científico de la semana (24-30)

1. La imagen que no debió ser imagen

En un caso sorprendente, investigadores desarrollaron una nueva técnica de fotografía cuántica difícil de creer, pero así es. Por primera vez se logró una foto sin haberse detectado la luz que fue usada para iluminar el objeto, mientras que la luz que revela la imagen nunca tocó el objeto fotografiado. El objeto fue el contorno de un gato. El avance, mediante el uso de pares de fotones en entrelazamiento cuántico, dicen los investigadores que podría tener aplicación en condiciones de baja luz y en campos tales como las imágenes biológicas o médicas. El estudio apareció en Nature. La foto cuántica.

2. Las mujeres no existen

La discriminación es en todas las actividades. Un estudio publicado en la revista Surgery mostró que en las investigaciones pocas mujeres son tomadas en las muestras y se usan pocas células de ellas. Hasta el 80% de los estudios solo usan hombres. El análisis incluyó la revisión de 2.300 artículos científicos sobre temas quirúrgicos. El hallazgo sugiere que muchos resultados pueden estar, por tanto errados: las mujeres son más de la mitad de la población, ¿entonces por qué no aparecen en las investigaciones? Las mujeres también están relegadas en los estudios clínicos reveló otro trabajo de la FDA.

3. Era bueno, pero ya no tanto

Los recuerdos están ligados a emociones, positivas o negativas, y tanto ellos como estos se originan en distintos puntos del cerebro. Científicos reportaron en Nature que encontraron el sendero que comunica memorias y emociones y mediante optogenética (manipulación de las neuronas con luz) lograron cambiar las emociones asociadas a recuerdos en ratones. Así, algo que era agradable se tornaba chocante. Un avance hacia el desarrollo de drogas que ayuden en situaciones como el estrés postraumático.

4. Estrellas en la quinta porra

Muchos de seguro habrán visto en el cielo las Pléyades, lo que el común de la gente denomina los siete cabritos. Son un grupo de estrellas juntitas, en la constelación Tauro, de solo 100 millones de edad. Se distinguen 7 con claridad con el ojo humano, pero son más. Astrónomos en Science revivieron el debate sobre cuán lejos está el grupo. Mediante distintas técnicas e instrumentos fijaron la distancia en 444,2 años luz, lo que no concuerda con mediciones de otros grupos y sofisticados equipos como el Hipparcos y de nuevo causa alboroto. Cuando las mire, recuerde que están a más de 400 años luz.

5. Para que no se le olvide

Una semana muy cerebral: se sabe que el hipocampo es una área del cerebro crucial para ciertos tipos de memoria. Investigadores reportaron en Science, en un trabajo con personas, que un tipo de estimulación específica no invasiva mejora la memoria según mediciones en pruebas y alentaba el flujo de información entre el hipocampo y otras regiones del cerebro. El aumento en la conectividad era muy específico en las áreas seleccionadas en cada participante.

6. Un avance para no desestimar

Científicos desarrollaron un órgano que funcionó a la perfección cuando fue trasplantado en un ratón. Se trata de un timo, que produce las células T vitales para luchar contra las infecciones. Tomaron fibroblastos, células de un embrión de ratón y las convirtieron en unas células totalmente diferentes, de timo, crecieron dándole forma y al ser trasplantado produjeron las células T. Un avance hacia la regeneración de tejidos que sirven en humanos. El avance fue presentado en Nature Cell Biology.

7. Un virus en… bola

En poco tiempo, científicos secuenciaron 99 virus del ébola tomados de 78 pacientes en Sierra Leona, país donde se han infectado más de 900 personas y pudieron rastrear cómo ha estado variando desde que comenzó el brote en una mujer, cuyo genoma también fue secuenciado, que pudo recuperarse. El estudio permitirá ver si los futuros brotes en ese y otros países están conectados epidemiológica y genéticamente. La investigación fue publicada en Science.

8. La Tierra bota sus gases

En esa región no se tenía conocimiento del fenómeno. Investigadores detectaron más de 570 chorros de metano que salen del piso del océano, a unos 180 metros de profundidad, a lo largo de la costa este de Estados Unidos. Esos chorros han sido vinculados a lugares donde hay actividad tectónica, que no ocurre en ese costado del Atlántico. El estudio publicado en Nature Geoscience. La mayoría de estos sitios son muy profundos para que el metano llegue a la atmósfera, pero el que permanece en la columna de agua se puede oxidar para formar dióxido de carbono que aumenta la salinidad del océano y reduce los niveles de oxígeno.

9. Que brille el Sol

Las teorías sobre el brillo del Sol recibieron respaldo al detectarse neutrinos producidos por las reacciones nucleares dentro de la estrella, lo que se logró en el detecto situado bajo los Apeninos en Italia. Los procesos de fusión protón-protón generan el 99% de la potencia solar, pero no se había logrado detectar neutrinos formados en esa reacción. Un hallazgo para reforzar el conocimiento que se tiene del Sol. El avance fue presentado en Nature. Los neutrinos pasan por billones cada segundo sobre cada centímetro cuadrado de la Tierra pero poco difícilmente interactúan con la materia ordinaria.

10. Razones para tener ira

Las facciones del rostro que denotan ira son universales. Hasta un niño ciego las expresa aún sin haberlas visto. Científicos estudiaron porqué evolucionó ese rasgo en los humanos y parece que es distintivo de nuestra biología. El estudio publicado en Evolution and Human Behavior revela que esa cara de ira hace que la persona parezca más fuerte, algo que era y es necesario en determinadas situaciones. Se encontraron 7 componentes de un rostro iracundo con el mismo efecto: hacerse el fuerte.

Mis 10 noticias científicas de la semana (2-8)

1. Detuvieron el VIH

En un avance de impacto las células inmunitarias de 12 pacientes positivos por VIH han sido modificadas genéticamente con éxito para resistir la infección y disminuir la carga viral de modo que dejaron de tomar la terapia antirretroviral, incluyendo una persona cuyos niveles se hicieron indetectables. Es el primer estudio reportado de una edición de genes en humanos, lo que demuestra que se pueden modificar las células T para imitar una resistencia natural al virus, introducirlas de nuevo, hacer que se mantengan y mantener la infección a raya sin la necesidad de drogas. La investigación apareció publicada en The New England Journal of Medicine.

2. Con los ojos del sonido

Un hombre ciego de nacimiento tiene ahora un hobby que nadie creería: fotografía. Esa nueva pasión gracias a un sistema que convierte las imágenes en secuencias de sonidos, lo que no solo permite una ‘vista’ a los invidentes sino que desafía la forma como los neurólogos piensan que está organizado el cerebro. El estudio apareció en Current Biology. El sistema escanea imágenes de izquierda a derecha convirtiendo las formas de la foto en sonido, con la ubicación más alta en la imagen correspondiendo a frecuencias más altas. Y una línea diagonal de izquierda a derecha se convierte en una serie de notas musicales ascendentes. Y si bien imágenes complicadas aparecen con mucho ruido, con suficiente entrenamiento la persona puede aprender a escuchar las escenas de la vida diaria.

3. La rabia mata

La ira, ese sentimiento necesario en ocasiones, es malo para la salud. Un estudio del Beth Israel Deaconess Medical arrojó que quienes padecen ataques serios de rabia tienen 5 veces más riesgo de morir en las 2 horas siguientes al estallido. El estudio publicado en el European Heart Journal reveló que hay un una evidencia consistente de mayor riesgo cardiovascular tras un episodio de rabia. El riesgo de ataque cardíaco es 4,7 veces mayor y el riesgo de derrame debido al bloqueo arterial era 3,6 veces más alto que en otros momentos.

4. El mar se llevará los recuerdos

Más de 700 sitios considerados patrimonio de la humanidad se perderían por el aumento del nivel del mar debido al calentamiento global reveló un estudio presentado en Environmental Research Letters. Dentro de los amenazados figura la zona histórica de Cartagena de Indias. Están además la estatua de la Libertad, la Ópera de Sidney y la Torre de Londres, que desaparecerían si se mantiene la tendencia de un aumento de 3°C en los próximos 2.000 años, un escenario muy probable y nada extremista dijeron los autores.

5. La malaria trepará las montañas

Un estudio publicado en Science analizó la situación de una región africana en Etiopía y Antioquia donde la malaria está presente, concluyendo que el aumento de la temperatura debido al cambio climático hará que el vector suba a zonas montañosas, donde podría convertirse en una amenaza seria de salud pública en zonas donde sus pobladores no tienen inmunidad adquirida frente al mal. En años calientes el mosquito ha subido hasta 360 metros.

6. No coma carne ni de por aquí y queso tampoco

Una dieta rica en proteína animal durante la edad media de la vida aumenta por 4 el riesgo de morir por cáncer, reveló un estudio en Cell Metabolism. El queso, el pollo, la carne y la leche tendrían efecto nocivo en esa etapa de la vida, mientras que luego de los 65 su consumo moderado puede traer beneficios para la salud de la persona. El estudio va en contravía de dietas altas en proteína como Paleo y Atkins. Hasta ahora ningún estudio, según los autores, había mostrado una correlación definitiva entre consumo de proteína y riesgo de muerte. La proteína de origen vegetal, se concluyó, no parece tener ese efecto negativo y no se sabe porqué.

7. Tres rocas pasaron por acá

A falta de uno tres asteroides pasaron cerca de la Tierra esta semana. Dos de ellos incluso más cerca que la distancia a la que está la Luna. Los tres fueron descubiertos solo unos pocos días antes de su paso, lo que evidencia la desprotección en que se encuentra el planeta, vivida ya el año pasado con el meteorito que explotó sobre la región rusa de Chelyabinski. Hasta hoy han detectado 1.458 asteroides potencialmente peligrosos y se cree que miles no han sido hallados, aunque no para provocar daño a escala planetaria.

8. Enanas bien pobladas

En casi todas las estrellas enanas rojas, que son ¾ de las que hay en el universo, debe haber planetas. Así lo sugiere un estudio que identificó 8 nuevos planetas en esos cuerpos, 3 de ellos considerados super Tierras en zona de habitabilidad (aquella donde puede existir agua líquida). También sugiere que estas super Tierras deben orbitar alrededor de al menos ¼ de las enanas rojas en el propio vecindario del Sol. La investigación aparecerá en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

9. Regreso del pasado

Científicos reportaron el hallazgo de un virus gigante en las nieves eternas de Siberia, el cual ha estado allí desde hace 30.000 años. El virus, llamado Phitovirus no afecta animales ni humanos. Con el hallazgo ahora son tres las familias de virus gigantes que se han descubierto. El artículo, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, abre la posibilidad de que al calentarse el planeta y derretirse el permafrost queden expuestos virus que podrían ser potencialmente peligrosos, como aquellos que convivieron con Neandertales y ancestros del hombre moderno hace unas decenas de miles de años.

10. Una gran amenaza

Científicos reportaron en Plos One el hallazgo de lo que sería una nueva especie de dinosaurio, Torvosaurus gumeyi. Encontrado en lo que hoy es Portugal vivió hace cerca de 150 millones de años y sería el mayor depredador que existió en Europa en aquel entonces. Sus dientes medían 10 centímetros, el animal pesaba de 4 a 5 toneladas y tuvo cerca de 10 metros de longitud.