Dicen que hallaron las mañanitas del rey David

El palacio de David. Del bíblico rey David. Ese es el que sugieren haber descubierto científicos israelíes, un anuncio que de inmediato trajo reacciones.

Resulta que arqueólogos de la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Autoridad Israelí de Antigüedades dijeron que su hallazgo, un complejo fortificado al oeste de Jerusalén en Khirbet Qeiyafa es el primer palacio del mítico rey en ser descubierto.

“Khirbet Qeiyafa es el mejor ejemplo a la fecha de una ciudad fortificada de tiempos del rey David”, expresó Yossi Garfinkel, arqueólogo, sugiriendo que David habría usado el sitio.

La excavación duró 7 años.

El equipo encontró objetos usados por judeos y no encontraron restos de cerdos, animales prohibidos por la ley judía. Para él, estas son señales de que David y sus descendientes rigieron el sitio.

Para algunos críticos, el sitio pudo pertenecer a otros reinos del área. El consenso entre los académicos es que no existe una prueba física contundente del rey.

La arqueología bíblica es confusa. A mundo los israelíes proclaman hallazgos de sitios históricos que también reclaman los palestinos, como la vieja ciudad de Jerusalén. A pesar de numerosa evidencia arqueológica, los palestinos niegan que el bíblico templo judío dominara la colina donde hoy se asienta la mezquita de Al-Aqsa Mosque, el tercer sitio sagrado del islam.

Los investigadores, en general están divididos sobre si las historias bíblicas pueden ser validadas por restos físicos.

Esta no es la primera vez que se reclama el hallazgo de un palacio del rey David. En 2005 Eilat Mazar dijo que había hallado los restos del palacio en Jerusalén, del siglo X antes de Cristo, cuando debió mandar este rey. Su anuncio también provocó escepticismo, incluso de Garfinkel.

Este cree que el rey David vivió en Jerusalén en un sitio aún no descubierto y que visitaba Khirbet Qeiyafa y otros palacios por cortos periodos.

El arqueólogo Israel Finkelstein de la Universidad de Tel Aviv está de acuerdo en que Khirbet Qeiyafa es un sitio elaborado y muy fortificado del siglo X antes de Cristo, pero pudo haber sido construido por filisteos, canaanitas u otros pueblos del área.

La superviviencia del más brillante

Téngalo muy claro: no todo lo que brilla es oro, puede tratarse simplemente de bacteria buscando salir adelante en la vida. Y vaya que logra hacerlo de un modo muy particular.

Que criaturas marinas produzcan luz, un fenómeno llamado bioluminiscencia, no es nada raro. Algunas bacterias emiten una luz fija una vez han alcanzado cierto nivel de concentración (quorum sensing) en las partículas orgánicas de las aguas marinas. ¿Por qué?

En un artículo en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) científicos de la Universidad Hebrea de Jerusalén descifraron el misterio del resplandor de esa bacteria. Tendría que ver, para ser simples, “con la superviviencia del más brillante”.

El estudio de Margarita Zarubin, Amatzia Genin, Shimshon Belkin y Michael Ionescu mostró que la luz emitida por la bacteria atrae depredadores, generalmente zooplancton, que ingiere la bacteria pero no puede digerirla. Esta continúa brillando dentro del zooplancton, que son atacados por sus propios depredadores, los peces, que los pueden ubicar con facilidad en la oscuridad.

Los científicos mostraron que los peces no son atraídos por el zooplancton que se ha tragado una bacteria modificada para no resplandecer.

Una investigación posterior de los peces nocturnos que se han alimentado de zooplancton reveló que la bacteria luminosa sobrevivió el paso a través del intestino del pez. “En lo que tiene que ver con la bacteria, su acceso al sistema digestivo del pez es como alcanzar el paraíso, un sitio seguro, lleno de nutrientes y también significa un medio de transporte hacia el océano abierto”, explicó Genin.

Pero, ¿si ingerir la bacteria es un peligro para el zooplancton que se convierte en objetivo de los peces, por qué lo hace?

El fenómeno del quorum sensing que regula la bioluminiscencia bacteriana puede explicarlo. El zooplancton sabe que una luz en el agua indica la presencia de rica materia orgánica en la que crece la bacteria.

“En el oscuro océano la cantidad de alimento es limitada, por lo que es valioso para el zooplancton tomar el riesgo de resplandecer al consumir el material con las bacterias, desde que el beneficio de hallar alimento es mayor que el peligro de exponerse a la relativamente escasa presencia de depredadores”, dijo Genin.

Foto de la bacteria, cultivada en platos petri.

Embelleciéndose con tabaco

No mijita, si me rellenaron con tabaco. Y eso que no fumo. Lo que parece un chiste, quizás un día no muy lejano sea parte de la vida diaria.
Y a diferencia de los fumadores, cuyo olor aleja diablos sedientos, seguro que ese no será un problema.
Sí, el tabaco podría ser utilizado para fines cosméticos, según hallazgos publicados en Biomacromolecules y retomado en LiveScience.
Entre las personas obsesionadas con la belleza, el problema número uno de fumar es que envejece la piel, aunque seguro el cáncer de pulmón enflaquece y afea más.
El científico Oded Shoseyov, de la Universidad Hebrea de Jerusalén se ha ideado la manera de obtener plantas de tabaco que producen colágeno similar al humano. El colágeno es la principal proteína de la piel, tendones, cartílagos, huesos y tejido conectivo. Usualmente declina durante el proceso normal de envejecimiento, permitiendo las bolsas en las mejillas y las arrugas.
Aunque es usado para fines médicos, como para arreglos de los huesos y el corazón, el nuevo colágeno podría ser empleado algún día con fines cosméticos.
“Este es un colágeno único”, dijo Noa Lapido, vicepresidente de CollPlant, la compañía que manejará las patentes que provienen del laboratorio de Shoseyov. “Es muy, pero muy similar al humano y como no ha estado en contacto con animales, es mucho mejor y seguro que otros colágenos en uso”.
Aunque el nuevo sería mucho más caro que los existentes, en un futuro su precio sería mucho menor.
Con tabaco, por favor.

Las ruinas del Rey Salomón

Del Rey Salomón nadie duda, pero todo lo que hizo no está escrito. Pues bien, se acaba de encontrar la sección de un antiguo muro de Jerusalén que dada del siglo X antes de Cristo que parece haber sido construido en su mandato, según reporte de LiveScience.
El muro, de 70 metros de largo y 6 de alto, está situado en el área conocida como Ofel, entre la Ciudad de David y el muro sur del Templo en Jerusalén.
Fue encontrado en el complejo de muros de la ciudad, una puerta interior para el acceso al cuarto real de la ciudad, una estructura real adyacente a esa puerta y una torre esquinera que domina una parte sustancial del valle Kidron.
“El muro de la ciudad que ha sido descubierto testimonia la presencia de unas reglas”, expresó Eilat Mazar, de la Universidad Hebrea de Jerusalén. “Su fortaleza y forma de construcción indican un nivel alto de ingeniería”.
Al comparar los hallazgos con muros y puertas del periodo del Rey Salomón, como el Primer Templo, así como las artesanías encontradas en el lugar, facultan a los investigadores para postular que el muro fue construido por Salomón en Jerusalén en la parte tardía del siglo décimo antes de Cristo, indicó Mazar.
“Es la primera vez que una estructura de ese tiempo ha sido encontrada y que puede ser correlacionada con las descripciones escritas de las construcciones de Salomón en Jerusalén”, agregó la investigadora.
La Biblia dice que Salomón construyó, con la asistencia de los fenicios, que eran constructores aventajados, el Primer Templo y su nuevo palacio y los rodeó con una ciudad, muy probablemente conectada a los muros más antiguos de la Ciudad de David, recordó Mazar.
En la foto de la universidad, Mazar muestra parte de lo excavado.