Le pegaron una patada a un agujero negro

En el centro la galaxia y el objeto desplazado. Cortesía Nasa

Cosa extraña: ¿un agujero negro expulsado de su galaxia? ¿Hizo algo malo? ¿Qué pasó? ¿Le dieron una patada? O, quizás, ¿se trata de una enorme estrella que murió?

Cualquiera de esas posibilidades está abierta. Lo cierto es que astrónomos descubrieron una fuente inusual de luz en una galaxia a 90 millones de años luz de nosotros.

Las propiedades sugieren que sería un agujero que está a unos 2.600 años luz del centro de su galaxia, donde debería estar. Pero no se descarta que esa fuente, denominada SDSS 1133 podría ser el remanente de una estrella masiva que explotó por un breve periodo de tiempo antes de destruirse en una explosión de supernova.

De objetos curiosos, sorprendentes y aún no entendidos bien está lleno el universo.

“Con los datos que poseemos no podemos distinguir entre esos dos escenarios”, según Michael Koss, astrónomo del Federal Institute of Technology de Suiza, líder del estudio.

“Un descubrimiento sorprendente hecho con el satélite Swift de la Nasa es que el brillo del objeto ha cambiado poco en la luz ultravioleta y en la óptica en una década, lo cual no es típico de un remanente joven de supernova”.

En el estudio publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, Koss y colegas reportan que la fuente ha brillado mucho en la luz visible en los últimos 6 meses, una tendencia que de continuar reforzaría la hipótesis del agujero negro. Para un mejor análisis se planea observarlo en ultravioleta con los equipos del Hubble el año próximo.

Sea lo que sea, SDSS 1133 es persistente: lo encontraron en registros que datan de hace más de 60 años

El objeto es parte de la galaxia enana Markarian 177, en la Osa Mayor.

Imágenes con el telescopio Keck en Hawai revelaron que tiene menos de 40 años luz de longitud y el centro de su galaxia muestra evidencias de una intensa formación estelar y otros rasgos que sugieren alteraciones recientes.

“Sospechamos que estamos viendo el resultado de la fusión de dos galaxias pequeñas y sus agujeros negros centrales”, dijo la coautora Laura Blecha, de la Universidad de Maryland, experta en simulación de fusiones y ‘expulsiones’ en la mezcla de agujeros negros.

Se alborotó el planeta Urano

Si por acá llueve por allá no escampa. ¿Será? El caso es que desde el Observatorio Keck en Hawai astrónomos captaron una enorme tormenta en el lejano Urano.

Una imagen tomada el 5 de agosto muestra puntos brillantes en la foto en infrarrojo. Son tormentas. Una foto al día siguiente revela puntos más brillantes. ¿Creció?

Una de las grandes tormentas observadas llama la atención de los científicos. La tormenta alcanza gran altura en la atmósfera del planeta.

“Siempre estamos ansiosos por ver la primera foto de la noche de un planeta o satélite, pues nunca sabemos qué nos guarda”, dijo Imke de Pater, profesor de la Universidad de California en Berkeley y líder del grupo. “El rasgo tan brillante que vimos el 6 de agosto me recuerda de una tormenta similar que vimos en el hemisferio sur de Urano durante los años antes del equinoccio”.

La nueva tormenta es una reminiscencia de un rasgo conocido como Berg, que desapareció en 2009 y que pudo ser registrado por el sobrevuelo de la Voyager en 1986. El Berg, llamado así porque la tormenta parecía como iceberg desprendiéndose de la capa de hielo se hizo muy brillante en 2004 y comenzó a moverse hacia el ecuador en 2005.

La nueva tormenta es más brillante que el Berg, según representantes del observatorio, y luce similar. Los científicos creen que un vórtice profundo en la atmósfera de Urano puede estar asociada con la brillante mancha.

Las tormentas rugen por todo el Sistema Solar. Baste recordar la gran mancha roja de Júpiter y las masivas del polo norte de Saturno.

No se conocen bien los mecanismos detrás de estos fenómenos en esas atmósferas densas difíciles de penetrar.

Mis 10 noticias científicas de la semana (6-12)

1. Los diamantes son eternos

Los científicos planetarios Mona L. Delitsky de California Specialty Engineering en Pasadena, California, y Kevin H. Baines de la Universidad de Wisconsin-Madison, al realizar cálculos sobre las fases de carbono en los planetas gigantes Júpiter y Saturno encontraron que en las profundidades de esos cuerpos deben existir diamantes, diamantes incluso tan grandes como icebergs, que flotan en el hidrógeno líquido.

2. Estire la trompa y sígame

Aunque los grandes simios no lo comprenden, los elefantes entienden cuando alguien señala con el brazo un punto y lo siguen, señal que podrían ver como una pista para halar comida, dijeron investigadores en Current Biology. Los elefantes seguían el brazo sin entrenamiento alguno. Una demostración de la capacidad de estos grandes animales para interactuar con los humanos.

3. Una agradable visita

Partió en 2011 y va hacia Júpiter, a donde llegará en 2016. Pero pasó por la Tierra, no porque la añore, sino para darse un empujón gravitacional para aumentar su velocidad y encaminarse ahora sí hacia el mayor planeta del Sistema Solar. Es la nave Juno, que voló a solo 538 kilómetros de la superficie terrestre.

4. El vencejo no pide pista

Una ave suiza común en los Alpes vuela seis meses sin escala, durante el recorrido migratorio hacia África revelaron científicos en Nature Communications. A los pájaros, con una envergadura alar de unos 52 centímetros y longitud de 22-23, les colocaron equipos para seguirlos, los que registraron su movimiento durante la travesía, señales que se mantuvieron invariables durante 200 días. Las aves cazan en vuelo y duermen también. Todo un hito.

5. Perdido en el espacio

A qué se debe tanta soledad, no se sabe con seguridad. Lo cierto es que astrónomos en Hawai y del Max Planck Institute en Alemania reportaron el hallazgo de un planeta 6 veces mayor que Júpiter que vive solo. Sí, no tiene estrella madre. Fue hallado cuando buscaban enanas marrón, una especie de estrellas fallidas que no alcanzaron tamaño para quemar hidrógeno. El planeta, PSO J318.5-22 se encuentra a 80 años luz. ¿Es planeta o enana marrón? Mejor llamarlo objeto libre de masa planetaria.

6. Agua en el infinito

Astrofísicos hallaron evidencias de que hubo un cuerpo rocoso lleno de agua alrededor de una estrella enana blanca a 170 años luz de la Tierra. Tras analizar restos de polvo alrededor de la estrella GD 61 detectados con el telescopio espacial Hubble y los del W. M. Keck, encontraron un exceso de oxígeno, señal de que los restos pertenecieron a un cuerpo que tenía un 26% de agua. La Tierra solo tiene 0,023%. El estudio apareció en Science.

7. Alivio cerebral

Cuando una persona es rechazada socialmente, el cerebro libera un analgésico con lo cual ayuda a lidiar con el ‘dolor social’, indicó un artículo publicado en Molecular Psychiatry. El hallazgo indica que esa liberación se produce no solo para el dolor físico, que ya había sido demostrado. En la acción entra en funcionamiento el sistema opioide con que cuenta el cerebro.

8. Viene lo más duro

Las áreas más biodiversas del planeta podrían sufrir los peores embates del cambio climático, de acuerdo con un estudio publicado en Nature. Los modelos sugieren que hacia 2047 se tendrían las peores consecuencias, que podrían retrasarse un poco si disminuye la emisión de gases de efecto invernadero. Una advertencia a tiempo para proteger la población: en el Trópico están muchos países de escasos recursos.

9. El número atómico mágico

34 es el número de los neutrones de acuerdo con un estudio publicado en Nature. Ese número corresponde a una subestructura particular del núcleo atómico, lo que podría ayudar a entender procesos astrofísicos como la creación de núcleos atómicos en las estrellas dijeron los investigadores.

10. Mejor táctica contra el cáncer

La mayoría de pacientes cuyo cáncer de mama se ha diseminado a los ganglios linfáticos se somete a la extirpación de casi todos los ganglios después de la quimioterapia para determinar si quedan restos del cáncer. Un estudio realizado dirigido por Judy Boughey, de la Clínica Mayo, revela que un procedimiento menos invasivo, cirugía del ganglio centinela, identificó si quedaban restos del cáncer en 91 por ciento de las pacientes. Esta cirugía requiere la extirpación de solamente pocos ganglios. Los resultados aparecen en Journal of American Medical Association.

Eso allá sí se está moviendo

Marte. El planeta rojo está vivo y coleando, como decimos popularmente. Sí, un equipo de científicos halló rastros de metano en la atmósfera marciana, lo que indica que está biológica o geológicamente activo.
El hallazgo se realizó tras observar durante años Marte con el telescopio de infrarrojo del Observatorio Keck en Mauna Kea, Hawai. Y con los espectrómetros del telescopio se obtuvieron tres rasgos asociados, casi sin dudas, al metano.
¿Por qué no se había hallado antes? La atmósfera marciana, mediante diferentes mecanismos, destruye con rapidez el compuesto. El gas se detectó en el hemisferio norte, lo que sugiere que algún proceso desconocido lo libera.
El metano, cuatro átomos de hidrógeno unidos a uno de carbono, es el principal componente del gas natural en la Tierra. Los astrobiólogos se han interesado en ¿él, dado que los organismos terrestres producen mucho de este gas al digerir los nutrientes, aunque otros procesos geológicos, como la oxidación del hierro, también lo liberan.
Para Michael Mumma, del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la Nasa, principal autor del estudio, en el momento no se posee la suficiente información para decir si el metano marciano es producido por organismos o por acciones geológicas o por ambos, pero al menos indica que el planeta está vivo, hablando en sentido geológico.
Si hubiera vida que estuviera produciendo el metano, probablemente se encontraría en las profundidades del suelo, donde se darían las condiciones de temperatura para que hubiese agua líquida, elemento necesario para todas las formas conocidas de vida dado que es una fuente de energía y suministra carbono.
En la ilustración de la Nasa, de Susan Twardy, se muestran posibles fuentes de emisión del metano: agua subterránea, dióxido de carbono y el calor interno que se unen para producirlo.