111 000 elefantes cazados en solo 10 años

Foto Benh Lieu Song-Wikipedia

Foto Benh Lieu Song-Wikipedia

No la pasan bien los grandes animales por la codicia humana. No la pasan bien los elefantes en África: fueron muertos 111 000 entre 2006 y 2015 de acuerdo con el Reporte del Estado del Elefante Africano de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, entregado en la cumbre de Cites en Sudáfrica.

El reporte comprende la situación en 37 estados subsaharianos e incluye más de 275 nuevos estimativos de poblaciones de elefantes en toda la región. Y por primera vez se estabelce un número total en los planos continental, regional y nacional.

Mediante una amplia variedad de métodos, desde rastreos aéreos hasta conteo de excrementos, se pudo estimar que en 2015 había 93 000 elefantes menos que en 2006, 111 000 al incluir poblaciones no registradas antes.

Hoy existen 415 000 elefantes y podría haber de 117 000 a 135 000 más en áreas no rastreadas de manera sistemática.

La caza de estos grandes animales por comerciantes olegales de marfil ha sido la principal razón de su declive, una caza que arreció en la última década y ha sido la peor ola desde los años 70 y 80 del siglo pasado.

Es una cifra alarmante sobre la cacería implacable sobre este animal, uno de lso más inteligentes y el mamífero terrestre más grande, en palabras de Inger Andersen, director general de la UICN.

El reporte es una ayuda más en el esfuerzo que se debe incrementar de manera sustancial para reducir la acción de los cazadores.

Con cerca de 70% de los elefantes, el sur de África posee el mayor número de especies, cerca de 293 000 elefantes; África Oriental el 20%, cerca de 86 000, unos 24 000 quedan en África Central o el 6%, mientras la menor población se registra en África Occidental con unos 11 000 o el 3% del total.

La región más afectada por la caza es África Oriental, donde se redujo más de 50% la población, en su mayor parte por el 60% de declive en Tanzania. En Uganda, Kenya y Rwanda las poblaciones han estado estables o han crecido un poco, con la mayor expansión dada en Kenya.

Las 10 noticias científicas de la semana

Escena del crimen prehistórico. Foto Marta Mirazón

1. La primera masacre de la prehistoria

A 30 kilómetros al oeste del lago Turkana en Kenya científicos de la Universidad de Cambridge encontraron los restos parciales de 27 individuos, incluyendo al menos 8 mujeres y 6 niños que fueron masacrados hace 10.000 años en una lucha de cazadores-recolectores de ese entonces. 12 estaban casi completos y 10 mostraban claras señas de muerte violenta, con traumas craneanos, manos, costillas y rodillas quebradas, lesiones de flechas en el cuello y puntas de proyectiles de piedra en el cráneo y el tórax de dos hombres. Varios esqueletos fueron hallados boca abajo con fracturas severas de cráneo. El estudio fue publicado en Nature.

2. Internet cerebral

Una investigación publicada en eLife reclama una nueva estimación de la capacidad de memoria del cerebro humano, 10 veces más que previas estimaciones. Para los investigadores de Salk University esa capacidad es de al menos 10 petabytes (10 a la 15 potencia). Los científicos estudiaron las conexiones neuronales de axones y dendritas y otras estructuras para llegar a la conclusión de que esa capacidad es similar a la de la web mundial. Cada neurona tiene miles de sinapsis con otras miles neuronas.

3. Bombeo de agua

En un artículo en Science Reports científicos explicaron cómo los árboles bombean agua de las raíces hasta la copa, un misterio que rodeaba aun la botánica. Hallaron además que ese bombeo se da hasta unos 15 metros, mucho más del límite barométrico de 9 que se tenía estimado. El agua es mantenida en el vacío por periodos de tiempo casi indefinidos aún bajo alta tensión y sin formar burbujas o romperse.

4. 1, 2, 3, 4… 9

Dos astrónomos reconocidos, de Caltech, publicaron un artículo en The Astrophysical Journal en el cual presentan lo que consideran evidencias serias de que hay un noveno planeta en el Sistema Solar, que se acerca hasta unas 200 a 300 veces la distancia Tierra-Sol y se aleja entre 600 y 1.200 veces esa distancia. Las evidencias se basan en la forma como se encuentran dispuestos varios cuerpos en el lejano cinturón de Kuiper, lo que supone un jalón gravitacional por algún cuerpo mayor, que sería el planeta 9, con una masa al menos 5 veces la terrestre. Falta detectarlo ópticamente, dicen.

5. Calores

El año pasado fue el más caliente en la historia de los registros de 136 años, revelaron la Nasa y la NOAA (oficina del clima de Estados Unidos), superando el calor vivido en 2014, que era el año más caliente. La temperatura promedio de tierra y océanos excedió 0,90 grados el promedio del siglo 20. Al calentamiento global por los gases de invernadero se sumó El Niño, que rigió buena parte del año. Los expertos consideran que 2016 podría a su vez destronar a 2015.

6. Comenzó a temblar

La Tierra unos rasgos únicos en el Sistema Solar, aparte de sus océanos de agua, su atmósfera rica en elementos para soportar la vida. Es el único planeta con una capa externa de placas tectónicas que se desliza una debajo de la otra, creando montañas, valles y… terremotos. Esa característica surgió hace 3.000 millones de años, reveló un estudio en Science que utilizó trazos de elementos químicos. Todo se fundamenta en la alta presencia de granito, que se formó cuando el agua se filtró debajo de la corteza.

7. Apostemos

Agregarle luces centelleantes y música a los sitios de juego o casinos, aumenta el índice de decisiones arriesgadas de los jugadores, sugiere un estudio en el Journal of Neuroscience a cuya luz se puede explicar su presencia en casi todos esos sitios. El estudio, con ratas, demostró además que al bloquear un receptor de la dopamina se podría tratar la adicción al juego en humanos.

8. El amor, el amor

La atracción física tiene razones poco románticas sugiere un estudio en Genome Biology: está relacionada con nuestros genes, en especial aquellos vinculados con la estatura de la persona. Eso de acuerdo con un análisis del genotipo de más de 13.000 personas heterosexuales. Es decir: los genes que determinan su estatura influyen su elección de pareja por la estatura. Un ingrediente más para un tema tan complicado.

9. Araña mentirosa

Un artículo en Proceedings of the National Academy of Sciences reveló que existe un límite de tamaño con el cual los animales pueden adherirse a superficies verticales. Es el del lagarto o geco. Más allá, se requerirían extremidades muy grandes, difíciles de manejar. Para un humano, sería el 40% de su tamaño, lo que deja en claro que el hombre araña no tiene bases científicas.

10. Sexo para qué

Cuando un espermatozoide y un óvulo se unen, comienza una nueva vida. Es el caso en humanos, otros animales y en principio en plantas. Pero científicos israelíes y alemanes descubrieron un activador genético que hace que el musgo Physcommitrella patens tenga descendencia sin fertilización alguna, un mecanismo conservado a través de la evolución. El artículo apareció en Nature Plants.

Resumen científico de la semana

1. Una serpiente con zapatos

No siempre las serpientes se arrastraron. Un estudio en BMC Evolutionary Biology reveló que el ancestro era un animal nocturno, que cazaba furtivamente y que tenía tobillos y dedos en sus patas. El estudio se basó en el análisis de 73 especies de serpientes y lagartos y sugiere que estos reptiles evolucionaron en tierra y no en el mar. Posiblemente se originaron en los cálidos ecosistemas boscosos del hemisferio sur hace cerca de 18 millones de años. El dibujo es de Julius Csotonyi

2. Así morirá el Sol

Astrónomos lograron la mejor fotografía de la nebulosa de la Medusa, también conocida como Abell 21. La estrella en el centro, a punto de terminar su ciclo vital, expulsó las capas externas al espacio. La nebulosa se expande unos 4 años luz y se halla a unos 1.500 años luz. Tras esa fase, el gas se irá disipando y la estrella permanecerá como una enana. Eso le sucederá al Sol en unos pocos miles de millones de años. Los planetas en la cercanía son engullidos en el proceso. La imagen usando el VLT fue mostrada esta semana. Foto ESO.

3. Hay que salvarlos

Un grupo de más de 100 científicos, políticos y ciudadanos revelaron el plan para tratar de salvar de la extinción los gibones de Hainan (Nomascus hainanus), de los cuales solo quedan 25 individuos en menos de 20 kilómetros cuadrados en la selva de la isla china Hainan, siendo uno de los animales más escasos del planeta. Esos individuos conforman 3 grupos, que han quedado reducidos al mínimo por las actividades humanas. Su rescate es la principal prioridad en conservación de mamíferos. La información la proporcionó la Zoological Society of London.

4. Infecciones disminuyen el CE

Una infección no solo afecta su salud y de acuerdo con el tipo puede amenazar hasta su vida, pero esa no es toda la historia. Un estudio danés publicado en Plos One parece demostrar que las infecciones disminuyen la capacidad mental de la persona. En personas con infección se comprobó una disminución del coeficiente intelectual. Y a mayor número de infecciones o cercanía en el tiempo de una con otra, mayor el efecto. Se explicaría porque una infección puede afectar el cerebro directamente y mediante inflamación periférica, lo que afecta la capacidad mental.

5. Un misterioso fabricante

Científicos publicaron en Nature el hallazgo de herramientas de piedra en el noroeste de Kenya, que datan de hace 3,3 millones de años, cuando se creía que en esa época los homíninos existentes no tendrían esa capacidad. No se sabe quiénes las fabricaron, aunque en la región, de la misma época, se han encontrado restos del K. platyops, un homínino. Las herramientas más antiguas que se habían hallado hasta ahora eran de hace cerca de 2,6 millones de años.

6. Rostizados

Un informe de la National Oceanographic and Atmospheric Administration (NOAA) de Estados Unidos reveló que el período enero-abril de este año ha sido el más caliente de la historia de 135 años de registros, para un cuatrimestre similar. Mientras, abril solo fue el cuarto abril más caliente de esos registros, datos que confirman la tendencia creciente al calentamiento global: casi todos los años más calientes han sido los de este siglo.

7. En el acto

Científicos usaron el telescopio espacial Kepler para fotografiar tres tipos de explosiones de supernovas 1a en sus etapas iniciales de ignición, luego a las 3 semanas, hasta que decayeron meses después, encontrando que cada una tiene su propio patrón, aunque el resultado sea el mismo, algo que desafía teorías sobre el tema. En su pico máximo de brillo, las supernovas brillan más que todas las estrellas de la galaxia y han sido por eso usadas para medir distancias. El estudio apareció en Nature.

8. Maternidad y obesidad

Si la madre es obesa, el bebé tendrá problemas de salud durante su vida. Y no tarde, sino de niño. La obesidad ha sido ligada a problemas del corazón, cáncer e hipertensión, entre otros,y en mujeres en embarazo aumenta riesgos. No se había precisado bien cuándo podría afectarse el hijo. El bebé tendrá problemas inmunitarios, de acuerdo con el estudio publicado en Pediatric Allergy and Inmunology.

9. La araña no necesita lentes

Las arañas saltadoras es la familia más grande de arañas y se caracterizan por su excelente visión para un tamaño de menos de 1 centímetro. Un estudio en Current Biology reveló que ven en tres canales de colores. Las arañas tienen cuatro pares de ojos que recogen los distintos aspectos de los alrededores. El nuevo estudio muestra que sus ojos principales ven en rojo, verde y ultravioleta, siendo un ejemplo de convergencia evolutiva.

10. El papel electrónico

Hay teléfonos inteligentes, tabletas y hasta lentes, pero todos duros. Nada flexible. Bueno… científicos presentaron en ACS Applied Materials & Interfaces el primer papel transparente y flexible emisor de luz con el uso de elementos amigables con el ambiente mediante un método simple. Es un papel fabricado de nanocelulosa a partir de polvo de madera en infusión con cristales de zinc y selenio. Se enrolla y desenrolla sin quebrarse.

El misterio de la herramienta de hace 3,3 millones de años

Desenterrando las herramientas. Cortesía Proyecto Arqueológico West Turkana

Si el hombre moderno apareció hace cerca de 200.000 años y antes de él hubo algunos homíninos más o menos claros ancestros hasta digamos hace 2 millones de años. ¿Pero qué diablos hacía una herramienta de hace 3,3 millones de años?

Es lo primero que se pregunta uno al saber que en Nature científicos presentaron ese hallazgo al noroccidente de lo que hoy es Kenya, unas herramientas que se convierten en los artefactos más antiguos descubiertos y que a todas luces dejan en claro que no fueron humanos los que las desarrollaron ni sus ancestros más recientes.

¿Tenía la capacidad un ancestro más antiguo, tal vez un proto-humano, de fabricar y usar herramientas? Eso es lo que parece.

El hallazgo sitúa el uso de herramientas 700.000 años antes de lo que se sabía hasta hoy.

Son herramientas de piedra que “reescriben el libro en muchas cosas que pensábamos ciertas”, según el geólogo Chris Lepre de Lamont-Doherty Earth Observatory y Rutgers University, coautor del artículo científico.

Y habla del desarrollo cognitivo de nuestros ancestros, el que no puede ser inferido solo a partir de los fósiles, como dice Sonia Harmand, del Turkana Basin Institute en Stony Brook University y la Universite Paris Ouest Nanterre, líder de la investigación.

Los homíninos son un grupo de especies que incluyen los humanos modernos, Homo sapiens, y nuestros ancestros evolutivos más cercanos. Los antropólogos pensaron mucho tiempo que nuestros parientes del género Homo, esa línea directa a nosotros, fueron los primeros en crear esas herramientas de piedra, pero últimamente se han descubierto señales provocadoras de que otros, especies más tempranas de homíninos, primos nuestros, pueden haberlas desarrollado.

No se sabe quiénes fabricaron las herramientas halladas, pero hallazgos previos ofrecerían una explicación: el cráneo de un homínino de hace 3,3 millones, el Kenyanthropus platyops, fue encontrado en 1999 a 1 kilómetro del lugar de las herramientas. Un diente y un hueso del cráneo se hallaron a unos cientos de metros y un diente aún no identificado se desenterró a 100 metros.

Leche materna varía según sexo del hijo

Uno de los actos que mueve ternura es cuando una madre le da seno a su hijo. A nadie se le ocurriría pensar que esa leche no es la misma para todos.

Científicos de Michigan State University hallaron que la composición de la leche materna cambia dependiendo del género del bebé y de si las condiciones son buenas o difíciles.

Los investigadores encontraron en un estudio con 72 padres en zona rural de Kenya que el varón recibía leche más rica, con 2,8% de grasa en comparación con 0,6 para la hembra. Las mujeres pobres, sin embargo, favorecían las hijas con leche más cremosa, 2,6% versus 2,3%.

Los hallazgos fueron publicados en el American Journal of Physical Anthropology. El estudio refleja investigaciones previas que demostraban que la composición de la leche variaban con el género en las focas grises y el venado, y con el género y la situación de la madre en los rhesus macacos.

El nuevo estudio concuerda con el hallazgo de que las madres bien nutridas en Massachusetts producían leche con más energía para los bebés machos.

Todas estas investigaciones apoyan una teoría lanzada hace 40 años en el campo de la biología evolutiva. La hipótesis Trivers-Willard que afirma que la selección natural favorece la inversión parental en las hijas cuando los tiempos son difíciles y en hijos cuando no son complicados.

El desequilibrio debería ser mayor en sociedades polígamas, en las que los hombres pueden tener descendencia con varias mujeres, como en los pueblos kenianos. En esas sociedades, un hijo puede ser cuando crezca un macho popular con varias esposas e hijos o puede terminar sin nada. Los padres sin dificultades pueden invertir en hijos que les podrían dar muchos nietos. Al contrario, a aquellos en dificultades económicas no les paga porque los descendientes nacerían en lo más bajo de la escala socioeconómica.

Para esas familias, las hijas son una mejor apuesta porque si sobreviven a la adultez, probablemente producirán jóvenes.

Aparte de la grasa y la proteína, otros ingredientes pueden varias en la leche humana, según Katie Hinde, profesora de Harvard. Ella ha encontrado altos niveles de cortisola, una hormona que regula el metabolismo, en los macacos.

Su trabajo muestra que las diferencias en la leche pueden cambiar la conducta del bebé y afectar su crecimiento y desarrollo.

Ese olorcito que atrapa moscas

En sus pies podría estar un arma más para combatir la malaria y, quizás otras enfermedades.

Una media usada y una botella de levadura fermentada sería un medio barato y eficaz para atrapar mosquitos, según un nuevo estudio.

Científicos probaron varios ingredientes para trampas en Kenya occidental y encontraron que podría llevar esos insectos fuera de los humanos.

Los mosquitos siguen el dióxido de carbono (CO2) que es exhalado por los animales de los que se alimentan, transmitiendo en el caso de los humanos enfermedades como la malaria y el dengue.

Es común que los investigadores empleen trampas con carnadas de CO2 producidas industrialmente para capturar los mosquitos para su estudio, pero científicos de Wageningen University en Holanda, la Universidad de Nairobi en Kenya y el Internacional Centre for Insect Physiology and Ecology, con base en ese país africano, querían ver si podían emplear una versión casera más barata.

Colocaron así algunas trampas con el producto industrial y otras con una mezcla de levadura fermentada y una solución azucarada. Las dos opciones fueron examinadas en varios ensayos de campo en las afueras de Lwanda, una villa rural, cuyos ocupantes dormían bajo toldillos.

Algunos calcetines usados por dos de los científicos, APRA asegurarse que tenían volátiles humanos, fueron agregados a algunas trampas y en otras, como medio de control, se adicionaron calcetines limpios.

Las trampas que mejor resultado produjeron fueron las que contenían los calcetines y la levadura fermentada, de acuerdo con el reporte de SciDev.Net.

La malaria mata de uno a dos millones de personas cada año en países tropicales.