Mis 10 noticias científicas de la semana (2-8)

1. Se acortan los inviernos

Los lagos del Ártico se han venido congelando más tarde y descongelando más temprano creando una temporada invernal 24 días más corta que como era en 1950 reveló un estudio de la Universidad de Waterloo publicado en The Cryosphere. El grosor del hielo ha disminuido de forma dramática como respuesta al cambio climático, según Cristina Surdu, autora principal. El estudio analizó datos de más de 400 lagos al norte de Alaska.

2. No todo puede ser vitamina

Son baratas, pero… Dos estudios revelaron que suplementos vitamínicos que toman deportistas interfieren con los beneficios del ejercicio, algo de lo que ya se había venido hablando. El análisis cobijó las vitaminas C y E, así como la vitamina D2. Estas atenuaban la generación de radicales libres, que en el caso del ejercicio, a diferencia de otras situaciones, son benéficos. Hace poco se había publicado que los suplementos de vitaminas no prevenían la demencia, el cáncer ni las enfermedades del corazón.

3. La luz de la productividad

Un estudio publicado en Sleep revela que la luz azul en el día mejora el estado de aleta de las personas y su desempeño en las actividades. En la noche ya se conocía ese efecto, pero no se había demostrado en la luz del día y en la investigación participaron 16 participantes sometidos bien a luz azul o a una verde, que no demostró ser efectiva en mantener las personas más atentas y activas.

4. Las razones del deterioro

Cuando se envejece son más comunes los casos de cáncer. Un estudio aparecido en Carcinogenesis encontró la razón: la metilación del ADN, un proceso en el cual grupos metil activan o apagan genes afectando la interacción entre el ADN y la maquinaria celular de producción de proteínas. La metilación parece ser parte normal del proceso de envejecimiento, lo que explica esa mayor incidencia del cáncer a edades avanzadas.

5. El ciclo del sobrepeso

No solo tiene ciclos el cuerpo para dormir. Un estudio de investigadores de Cornell University y el VTT Technical Research Centre en Finlandia encontró un ciclo para… bajar o subir de peso. Sí: en semana se baja peso y se gana en fines de semana. Y la diferencia entre obesos y delgados podría ser cuánto se gana de más el fin de semana. La fluctuación de peso es mayor domingos y lunes. Siguiendo una reducción del peso hasta el viernes. El hallazgo podría ayudar a controlar las personas con sobrepeso.

6. El frío adelgaza

Tiritar de frío y tandas de ejercicio moderado ayudan a convertir la grasa blanca en grasa negra, según un estudio del endocrinólogo Paul Lee, de Sydney’s Garvan Institute of Medical Research publicado en Cell Metabolism. Unos 50 gramos de grasa blanca acumulan más de 300 kilocalorías de energía. La misma cantidad de grasa negra podía quemar más de 300 kilocalorías por día. El estudio demostró una comunicación entre los músculos a través de ciertas hormonas, convirtiendo las células grasas blancas en negras para protegernos contra el frío. Ante el frío y el ejercicio la hormona irisina y FGF21 crecen. Unos 10 a 15 minutos de tiritar equivalen a una hora de ejercicio moderado.

7. Un planeta con el clima más loco

Si hubiera gente allí nos abría si usar bermudas o abrigo. Con datos del telescopio espacial Kepler se encontró un planeta con una bamboleo tan notorio de su eje que el clima debe ser muy loco. Se trata de Kepler-413b: el movimiento de su eje es de unos 30 grados en un período de 11 años. En la Tierra esa precesión es de 23,5° durante 26.000 años. Esta es la que permite la existencia de estaciones. El planeta está a unos 2.300 años luz hacia la constelación del Cisne y orbita un par de estrellas rojas enanas roja y naranja cada 66 días. En su órbita también realiza un movimiento debido a que el plano de su órbita está inclinado unos 2,5 grados con respecto al plano de la órbita de las estrellas.

8. Nada lo detiene

Se ha ganado en su comprensión y cuando es diagnosticado a tiempo y tratado con las herramientas actuales, la persona sobrevive. El cáncer mata 8,2 millones de personas al año, cifra que será hasta los 13 millones en 20 años. Además de 14 millones de casos nuevos detectados hoy se pasará a 22 millones. Eso dice el informe mundial sobre el cáncer divulgado por la Organización Mundial de la Salud. En los países en desarrollo, donde falta prevención y es difícil el acceso a los tratamientos adecuados, la situación es peor.

9. Ejercicios para obesos

Una fórmula común para estimar la intensidad de ejercicio requerida para perder peso no sería útil para personas obesas reportó un estudio en el International Journal of Obesity. Factores empleados para hacer el cálculo, relacionados con la intensidad, costos energéticos y toma de oxígeno se tornan imprecisos a medida que es más alto el Índice de Masa Corporal de la persona, y deberían ser corregidos para considerar la grasa cuando se prescriban ejercicios para personas obesas.

10. Para frenar el autismo

Un avance prometedor: una droga que se les suministró a ratonas preñadas con modelos de autismo previene esa conducta en sus descendientes, reveló un estudio en Science. Aunque no puede ser administrada prenatalmente en humanos, dado que no hay manera de determinar el autismo en fetos humanos, ensayos clínicos con la droga suministrada luego en niños que han desarrollado los síntomas autistas, ha permitido que mejoren. Podría haber esperanzas. Hasta ahora las causas del desorden por el espectro autista son complejas y no se entienden bien.

Botamos comida como para 1.000 millones de personas

Si no hubiera tanto desperdicio en la cadena de producción, sería fácil alimentar otros 1.000 milloAnes de humanos.

Eso es lo que dice un estudio de investigadores de Aalto University en Finlandia.

La población mundial es de 7.000 millones de personas. Otros 1.000 millones podrían ser alimentados con los recursos actuales si las pérdidas se redujeran a la mitad. Esto se lograría si el mínimo de pérdidas se lograra globalmente.

El estudio estimó:

– No hay suficiente agua limpia en la Tierra. No se puede disponer de más tierra agrícola como de más minerales para fertilizantes. Mientras tanto, ¼ de la cantidad de calorías en alimentos producidos se pierde en distintas fases de la cadena de producción, según Matti Kummu, investigador de post doctorado.

post-doctoral researcher at Aalto University in Finland.

Cada año, 27 metros cúbicos de agua limpia, 0,031 hectáreas de tierra agrícola y 4,3 kilos de fertilizantes por cada habitante en el mundo se pierde en desperdicios de comida.

La agricultura usa 90% del agua dulce consumida por los humanos y la mayoría de los materiales usados en fertilizantes. La producción más eficiente de alimentos y la reducción de las pérdidas son importantes para el ambiente y el futuro de la seguridad alimentaria dijo Kummu.

El estudio estimó además la pérdida global de alimentos en términos de kilocalorías por persona.

Globalmente cada día se pierden 614 kilocalorías por persona. Sin esa pérdida, la real producción global de alimentos sería de 2.609 kilocalorías de alimentos por cada habitante del planeta. O sea: reduciendo esas pérdidas a la mitad, se podría alimentar 8.000 millones de personas con los recursos que se usan hoy.

Ejercicio cortico, pero sustancioso

A todos nos dicen que hagamos ejercicio, pero no siempre cómo ni qué tipo. Aeróbico, se insiste mucho, pero no descuide el fortalecimiento y la flexibilidad.

Un estudio aparecido en el American journal of Human Biology revela que el ejercicio de alta intensidad es más benéfico que aquel de resistencia.

Duncan Buchan, de la Universidad West of Scotland, explicó que su estudio examinó en jóvenes el efecto de un ejercicio breve e intenso comparado con el tradicional de mayor duración.

El equipo de investigadores reclutó dos grupos de voluntarios escolares, 47 niños y 10 niñas y los dividió al azar en dos grupos: de alta y de moderada intensidad.

Los dos se ejercitaron en tres sesiones semanales durante siete semanas. El de alta intensidad realizaba series de esprints de 20 metros durante 30 segundos, en contraste con el moderado, que corría por un periodo de 20 minutos.

Al final del estudio, este había completado 420 minutos de ejercicio, mientras los de alta intensidad apenas 63 minutos. El gasto estimado de energía en este fue de 907,2 kilocalorías, frente a 4.410 del moderado.

Ambos grupos mostraron disminución en los riesgos cardiovasculares. Sin embargo, el tiempo total de ejercicio durante las siete semanas fue seis veces mayor para el grupo moderado, por lo que el mejoramiento del grupo de alta intensidad se dio en solo 15 por ciento del tiempo total de ejercicio.

Esto demostraría que el ejercicio breve pero intenso es un medio eficiente para disminuir el riesgo cardiovascular en adolescentes, a pesar de que la población estudiada fue pequeña.

¿Se confirmará? Mientras tanto, no se puede desconsolar: si no dispone de tanto tiempo para el ejercicio, hágalo con intensidad, a menos que tenga contraindicaciones médicas personales.