Funcionan células madre en pacientes con infarto

Las células madre autólogas podrían ser una buena alternativa para la regeneración cardiaca de personas que han sufrido un infarto.

Es lo que por ahora se desprende de los resultados de fase I de un estudio de científicos de University of Louisville y el Brigham and Women’s Hospital

El avance fue reportado en la reunión de la American heart Association por Roberto Bolli y Piero Anversa.

Luego de dos años, todos los pacientes que recibieron sus propias células madre mostraron una mejoría en su función cardiaca, con un 12,9 unidades de incremento en la medida que muestra la cantidad de sangre impulsada por el ventrículo izquierdo durante el latido.

No se observan efectos adversos. Es más: imágenes por resonancia en 9 pacientes mostraron evidencia de regeneración del miocardio, con nuevo tejido remplazando el tejido muerto por el infarto.

“El ensayo muestra la posibilidad de aislar y expandir células madre autólogas virtualmente de todo paciente”, dijo Bolli.

“Los resultados sugieren que esta terapia tiene un efecto benéfico potente sobre el funcionamiento cardiaco que garantiza más estudios”.

“En todos los pacientes, se obtuvieron células con alta reserva regenerativa y fueron empleadas terapéuticamente”, dijo Anversa.

“Nuestros esfuerzos para caracterizar el fenotipo y las propiedades de crecimiento de las células madre cardiacas pudieron haber contribuido al los resultados iniciales positivos”.

El estudio clínico se hizo en pacientes luego de infarto del miocardio, que tenían una función del ventrículo izquierdo de apenas 40.

Las células fueron recogidas de 33 pacientes durante cirugía de bypass de arteria coronaria, luego fueron purificadas, multiplicadas hasta tener cerca de 1 millón por cada paciente y reintroducidas en la región del corazón que había sido afectada por el infarto.

De arañas y perros

Tarántula tiene doble ritmo

Muchos le temen. La tarántula. Esa araña enigmática, personaje principal de historias de terror fue mirada mediante escáner de resonancia magnética y se encontró algo insospechado.

La sangre fluye a través del corazón y tal parece que se presenta un doble latido, un tipo distinto de contracción que nunca se había visto, dijo Gavin Merrifield al presentar su estudio en la Conferencia Anual de Biología Experimental e Glasgow.

Los científicos de la Universidad de Edimburgo examinaron con esa clase de imágenes el corazón y el estómago de la tarántula, con lo que alcanzaron una precisión no obtenida antes por otras técnicas.

En la imagen se aprecia una de las imágenes. El corazón aparece más claro en la parte posterior del cuerpo. Cortesía G. Merrifield.

No existen perros hipoalergénicos

No tan hipoalergénicos. Los perros hipoalergénicos no tienen menos niveles de alergénicos que otros perros, lo cual constituye toda una sorpresa.

Esa es la conclusión de un estudio de investigadores del Henry Ford Hospital. Se ha creído que esos perros producen menos escamas y saliva y botan menos pelos que los demás.

“No encontramos bases científicas para afirmar que los perros hipoalergénicos tienen menos alergénicos”, dijo Christine Cle Johnson, autora senior del estudio aparecido en el American Journal of Rhinology and Allergy.

Basados en estudios previos se puede decir que la exposición a los perros a muy corta edad protege contra el desarrollo de la alergia a los perros, pero decir de que se puede comprar cierta raza de perros y pensar que casará menos alergias a alguien susceptible, no tiene nada de cierto, según la investigadora.