Comer mucho: otra forma de desperdiciar alimentos

Foto Wikipedia

Foto Wikipedia

Hay otra manera de botar comida: comer en exageración.

Un nuevo estudio en Agricultural Systems reveló que casi 20% de la comida disponible para los consumidores se desperdicia, bien en la basura o… comiendo de más.

La población mundial consume cerca del 10% más de lo que necesita y casi 9% es tirado a la basura o se deja que se dañe.

Los esfuerzos para reducir miles de millones de toneladas podrían mejorar la seguridad alimentaria global y evitarían daños ambientales.

El estudio, de científicos de la University of Edinburgh examinó 10 claves del sistema global de alimentos, incluyendo el consumo de alimentos, el cultivo y la cosecha para cuantificar las pérdidas.

Con datos de la FAO se encontró que se pierde mucha más comida de lo que se pensaba. Casi la mitad de las cosechas o 2100 millones de toneladas se pierden por sobreconsumo, desperdicios o ineficiencia en los procesos de producción.

El proceso menos eficiente es la ganadería, donde se pierde 78% o 840 millones de toneladas. Cerca de 1000 millones de toneladas cosechadas se usan para producir 240 millones de toneladas de productos para animales incluyendo carne, leche y huevos.

Eso solo responde pro 40% de todas las pérdidas de las cosechas recogidas.

La mayor demanda por alimentos como carne y productos lácteos reduciría la eficiencia del sistema de alimentos y dificultaría la alimentación de una población mundial en expansión.

De acuerdo con Unicef, hoy 1 400 000 niños están en peligro de morir por desnutrición.

Satisfacer la demanda poblacional podría provocar afectaciones ambientales al aumentar las emisiones de gases de invernadero, agotar fuentes de agua y causar pérdida de biodiversidad.

Para los investigadores, se debe alentar a que las personas consuman menos productos de origen animal, reducir el desperdicio y no exceder las necesidades nutricionales. Eso ayudaría a mejorar la seguridad alimentaria.

¿De qué se enferman los altos?

Foto cortesía

Tener estatura alta puede ser una ventaja en muchos casos y aunque no se podría asegurar qué grupo, si los bajitos o los altos, gozan de mayores ventajas en el desenvolvimiento de su vida diaria.

Pero los altos tendrían un problema no considerado hasta ahora: las personas de mayor estatura tendrían un mayor probabilidad de desarrollar o no las llamadas enfermedades no comunicables, como diabetes, cáncer y cardiovascular.

Eso, al menos a la luz de una investigación aparecida en The Lancet Diabetes & Endrocrinology, que por lo menos resulta llamativa.

Y lo es porque no es un misterio afirmar que cada día las nuevas generaciones ganan en estatura y es común que los hijos sean más altos que sus padres. Por ejemplo, el incremento más grande en las últimas décadas se ha observado en Países Bajos: los hombres son 20 centímetros más altos que lo que fueron sus antecesores hace 150 años. En ese país se tiene el mayor consumo de leche y productos lácteos del mundo.

En el estudio se analizaron las causas y los efectos médicos de ese incremento en la estatura.

Para sorpresa se determinó que la estatura tiene un impacto importante en la mortalidad por ciertas enfermedades comunes, independiente de la masa corporal y otros factores. Estudios previos han mostrado que los altos tienen menor riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes, pero uno más elevado de cáncer.

“Los datos epidemiológicos muestran que por 6,5 centímetros de estatura el riesgo de mortalidad cardiovascular se reduce 6%, pero el riesgo de cáncer aumenta 4%”, dijo el profesor Matthias Schulze.

Los autores sospechan que el incremento en la estatura es un marcador de sobrenutrición de alimentos altos en proteína animal durante las distintas fases del crecimiento. Al activarse el sistema relacionado con los factores de crecimiento tipo insulina, hace que el cuerpo sea más sensible a esta influenciando de manera positiva el metabolismo lípido. Y los datos indican que los altos tienen menos grasa en el hígado, lo que explicaría el menor riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes

Pero la activación de ese sistema y otros mecanismos puede relacionarse con un mayor riesgo de ciertos cánceres, en especial de seno, colon y melanoma dado que el crecimiento celular siempre está activado.

Este hallazgo tiene implicaciones desde el punto de vista nutricional y de la prevención: prestarle más atención a la estatura y su relación con el cáncer.

Ciencia anticonceptiva: Mis 10 noticias científicas de la semana (1-7)

1. Que no salgan de casa

Científicos australianos reportaron en Proceedings of the National Academy of Sciences cómo lograr mediante una nueva técnica un método anticonceptivo masculino eficaz: conteniendo la salida de espermatozoides. Los intentos de hallar esa píldora para hombres se han centrado en hacer que estos no funcionen al interrumpir la producción de hormonas como la testosterona, lo cual trae efectos secundarios molestos. En el nuevo estudio en ratones la eyaculación fue normal, pero los espermatozoides no eran expulsados por los conductos deferentes hacia los testículos, por lo cual el semen no los portaba. El método es reversible dijeron y en el caso de los ratones se modificaron unos genes en su ADN, pero en humanos se lograría con drogas.

2. Esa leche sí sirvió

La leche materna no solo provee los nutrientes requeridos por el bebé sino que hace algo más: los prepara para los retos que vienen al dotarlos con una mejor memoria. Esto según un artículo aparecido esta semana en Nature Neuroscience. En él, Bingfang Liu de Weill Cornell Medical College halló que si la ratona carece de la proteína TNF produce una leche con bajos niveles de citoquinas -químicos involucrados en activar la respuesta inmunitaria. Si los recién nacidos beben una leche baja en este compuesto desarrollan un hipocampo más grande, esa parte del cerebro relacionada con la memoria. Como resultado, son mejores al recorrer laberintos y recordar la ubicación de objetos incluso en la edad adulta.

3. La magia perfecta

La mantis orquídea se esconde tan bien que en realidad parece na flor. Y aunque son muchos los animales que se mimetizan para evadir depredadores y hasta para cazar, este insecto tiene una característica adicional: atrae las posibles presas, que la visitan más que a las flores de verdad gracias a que no se distingue de 13 especies de flores de la zona donde vive en Malasia. El estudio aparece en The American Naturalist.

4. Un miedo muy duradero

En un estudio que desata controversias, científicos reportan la transmisión de miedos entre generaciones: ratones eran entrenados para sentir temor al oler un químico con esencia de cereza y almendra, acetofenona. Cuando tenían descendientes, estos también se mostraban más inquietos ante la presencia del olor, lo que sugiere que el efecto está mediado por cambios epigenéticos. El artículo apareció en Nature Neuroscience y la comunidad científica parece dividida sobre el hallazgo.

5. No se sabe si alguien la bebe

En dos estudios al tiempo, astrónomos reportaron lo que para ellos son señales evidentes de la presencia de agua en cinco planetas extrasolares del tipo Júpiter calientes, grandes cuerpos que viven muy cerca a sus estrellas. No es la primera vez que se demuestra la existencia en exoplanetas, pero no se habían presentado perfiles concluyentes de su existencia dijeron los astrónomos en el estudio en el Astrophysical Journal. Lejanos mundos cada vez más cercanos a la ciencia. Los planetas estudiados fueron WASP-17b, HD209458h, WASP-12b, WASP-19b y XO-1b.

6. Los huesos que hablan

La caverna Sima de los Huesos en el norte de España contiene una de las más grandes colecciones de fósiles de homíninos descubiertas. Científicos presentaron en Nature la secuenciación del ADN extraído de un fémur de alguien que vivió hace 400.000 años, el genoma más antiguo secuenciado hasta ahora, cuatro veces más antiguo que la secuenciación de un Neandertal de hace 100.000 años. La importancia radica en la posibilidad de encontrar ADN en organismos más antiguos.

7. Desenredando la dislexia

La dislexia puede ser causada por una desconexión cerebral reportaron científicos en Science. Una desconexión entre los centros cerebrales del habla y el oído, con lo cual se comienza a entender mejor lo que provoca este déficit para hallar una posible solución. Cuando la gente aprende a leer, sus cerebros hacen conexión entre los símbolos escritos y los componentes de las palabras habladas, pero las personas con dislexia tienen dificultad en identificar y manipular los sonidos del habla para ligarlos a los símbolos escritos. Los científicos hallaron que las representaciones fonéticas del lenguaje permanecen intactas en el cerebro pero son menos accesibles que en personas normales debido a un déficit en la conectividad.

8. Salido de toda norma

Astrónomos descubrieron el planeta extrasolar más alejado de su estrella de todos cuantos han sido detectados hasta hoy, revelaron los investigadores encabezados por Vanessa Bailey, de la Universidad de Arizona. El planeta, HD 106906 tiene 11 veces la masa de Júpiter es aún niño, con solo 13 millones de años de edad, y se halla a 650 veces la distancia Tierra-Sol. En comparación, el planeta menor Plutón se halla en promedio a unas 40 veces esa distancia. Los astrónomos no se explican bien cómo es posible tal separación. El artículo será publicado en Astrophysical Journal letters.

9. No me crean tan tonto

De los cocodrilos se ha pensado que son animales aletargados, perezosos, que pasan el día asoleándose y que tienen una potentísima mordida. No, no son así: son bien listos. Un estudio publicado en Ethology Ecology & Evolution revela una característica desconocida: utilizan herramientas para atraer aves. Son palos encima de su larga cabeza, que las aves desprevenidas intentan recoger para construir sus nidos y entonces son atrapadas por este gran depredador.

10. Alóoo… ¿con el hígado?

Científicos de la Universidad del Sur de Dinamarca realizaron un descubrimiento insólito, publicado en Cell Reports: la piel se comunica con el hígado, lo que puede ayudar a entender cómo las enfermedades de la piel pueden afectar el resto del cuerpo. Los investigadores, que buscaban otro asunto, se sorprendieron al ver que la piel, el órgano más largo del cuerpo, se comunica con el hígado. El hallazgo se produjo en ratones recién nacidos.

Leche materna varía según sexo del hijo

Uno de los actos que mueve ternura es cuando una madre le da seno a su hijo. A nadie se le ocurriría pensar que esa leche no es la misma para todos.

Científicos de Michigan State University hallaron que la composición de la leche materna cambia dependiendo del género del bebé y de si las condiciones son buenas o difíciles.

Los investigadores encontraron en un estudio con 72 padres en zona rural de Kenya que el varón recibía leche más rica, con 2,8% de grasa en comparación con 0,6 para la hembra. Las mujeres pobres, sin embargo, favorecían las hijas con leche más cremosa, 2,6% versus 2,3%.

Los hallazgos fueron publicados en el American Journal of Physical Anthropology. El estudio refleja investigaciones previas que demostraban que la composición de la leche variaban con el género en las focas grises y el venado, y con el género y la situación de la madre en los rhesus macacos.

El nuevo estudio concuerda con el hallazgo de que las madres bien nutridas en Massachusetts producían leche con más energía para los bebés machos.

Todas estas investigaciones apoyan una teoría lanzada hace 40 años en el campo de la biología evolutiva. La hipótesis Trivers-Willard que afirma que la selección natural favorece la inversión parental en las hijas cuando los tiempos son difíciles y en hijos cuando no son complicados.

El desequilibrio debería ser mayor en sociedades polígamas, en las que los hombres pueden tener descendencia con varias mujeres, como en los pueblos kenianos. En esas sociedades, un hijo puede ser cuando crezca un macho popular con varias esposas e hijos o puede terminar sin nada. Los padres sin dificultades pueden invertir en hijos que les podrían dar muchos nietos. Al contrario, a aquellos en dificultades económicas no les paga porque los descendientes nacerían en lo más bajo de la escala socioeconómica.

Para esas familias, las hijas son una mejor apuesta porque si sobreviven a la adultez, probablemente producirán jóvenes.

Aparte de la grasa y la proteína, otros ingredientes pueden varias en la leche humana, según Katie Hinde, profesora de Harvard. Ella ha encontrado altos niveles de cortisola, una hormona que regula el metabolismo, en los macacos.

Su trabajo muestra que las diferencias en la leche pueden cambiar la conducta del bebé y afectar su crecimiento y desarrollo.

Alimentos orgánicos no tendrían ventajas

Son productos más costos y en aras de la salud se justifica la mayor inversión. ¿Qué tan benéficos son las frutas, verduras y derivados orgánicos?

Un estudio de Stanford University acaba de dar su respuesta: no se diferencian de los no orgánicos.

“No hay mucha diferencia si usted es un adulto y hace su elección basado solo en la salud”, dijo Dena Bravata, autora senior de la investigación publicada en Annals of Internal Medicine en la que comparó los elementos nutritivos de uno y otro producto.

No solo no encontraron los científicos evidencias de un mayor valor nutritivo, sino que tampoco hallaron un mayor riesgo en el consumo de las alternativas no orgánicas, aunque el consumo de los orgánicos reduce la exposición a insecticidas.

La popularidad de productos orgánicos no ha dejado de ganar espacio. En Estados Unidos, entre 1997 y 2011, las ventas crecieron de US$ 3.600 millones a US$24.400 millones y no son pocos los consumidores que están dispuestos a pagar un mayor precio.

Y es que a menudo estos productos son el doble de caros que los no orgánicos. En su producción no se emplean pesticidas ni fertilizantes sintéticos, tampoco es rutinario el empleo de antibióticos ni de hormonas del crecimiento.

Bravata y su grupo analizaron estudios publicados a la fecha y encontraron un “cuerpo confuso de estudios, incluyendo algunos no muy rigurosos, que aparecen en publicaciones comerciales”. No hallaron una síntesis comprensiva que incluyera tanto beneficios como daños.

Los científicos analizaron miles de estudio, centrándose en los 237 más relevantes

No encontraron estudios de largo plazo sobre los resultados en la salud de quienes consumen productos orgánicos y de quienes no. Los estudios que incluían casos humanos iban de los 2 días a los 2 años.

Tras analizar los datos, se halló poca evidencia significativa en los beneficios de salud entre ambos tipos de alimentos. No se vieron diferencias consistentes en el contenido vitamínico de productos orgánicos y solo un nutriente, fósforo, fue mucho más alto en estos que en los no orgánicos (no es tan importante dado que pocas personas presentan deficiencia del elemento, dijeron los autores).

Tampoco hubo diferencias en el contenido de proteínas y grasas entre la leche orgánica y la convencional, aunque algunos pocos estudios sugieren que la primera tendría mayor contenido de ácidos grados omega-3.

Y tras toneladas de análisis, como dijo Bravata, no se identificaron frutas y verduras cuyo cultivo orgánico fuera una elección más sana.

Para sorpresa, tampoco se encontraron más amenazas por el cultivo con químicos. Se halló que la producción orgánica tiene 30% menos probabilidad de estar contaminada con pesticidas que la convencional, los alimentos orgánicos no necesariamente son 100% libres de pesticidas.

Solo futuros estudios con personas estudiadas durante varios años podrían entregar más luces sobre los beneficios reales o no de los alimentos orgánicos, una carencia que parece incidir en que hasta ahora no sea claro el beneficio.

5 bacterias a las que debemos agradecer

Informes del mes pasado del Proyecto Microbioma Humano dicen que poseemos alrededor de 100.000 millones de bacterias en nuestro cuerpo, que pesan al menos 2 libras, y que pertenecen a más de 10.000 tipos diferentes de organismos.

No todas las bacterias son nocivas. Muchas son benéficas y necesarias incluso para que podamos vivir, de modo que si carecemos de ells moriríamos o pasaríamos malos momentos.

StephenCoscia en Big Think trae cinco bacterias que son necesarias para nuestra supervivencia, bichos a los que debemos estarles muy agradecidos.

Veámoslos:

1. Bifidobacterium longum: Este microorganismos se halla en grandes cantidades en los intestines de niños. Liberan varios ácidos que tornan tóxico eol ambente para bacterias virulentas. O sea que nos protege.

2. Bacteroides thetaiotamicron: Sin ella no seríamos capaces de digerir muchas moléculas alimenticias de las plantas. Se hallan en el tracto gastrointestinal. Descompone esas moléculas para poder digerir sus componentes. A ellas tiene que estarles muy agradecidos los vegetarianos.

3. Lactobacillus johnsonii: Esta bacteria es de importancia crítica para los humanos, en especial los bebés. Hace que el proceso de digestión de la leche sea más suave.

4. Escherichia coli: Sintetiza la vitamina K en el estómago, vitamina que nos permite mecanismos de coagulación adecuados. Además se requiere para otros propósitos.

5. Viridans streptococci: Estos microbios viven en la garganta. No nacemos con ellos, se establecen allí en la niñez. Crecen tanto que no dejan espacio para que especies nocivas colonicen el lugar.

En la foto, L. johnsonii.

Nueva carta de comidas diarias: una revolución

No se recomienda mucha leche al día, tampoco más de un jugo y más bien poca papa

Muy poca carne roja y nada de carnes procesadas es otra recomendación

 

Comer más sano puede ser posible si se sigue el Plato de la Comida Saludable que acaban de presentar expertos de la escuela de salud pública de Harvard, un plato basado en la mejor evidencia científica disponible y provee a los consumidores con la información que necesitan para elegir lo que afecta profundamente su salud y bienestar, dijo Walter Willett, profesor y jefe del Departamento de Nutrición.

El nuevo plato deja de lado ciertas creencias recomendadas por distintas publicaciones, entre ellas la guía MyPlate del gobierno de Estados Unidos.

El plato oficial no dice que los granos integrales son mejores que los procesados; no indica que algunos alimentos con muchas proteínas como pescado, pollo, leguminosas y nueces son más saludables que las carnes rojas y las procesadas; recomienda leche en cada comida, pero hay poca evidencia de que ayude contra la osteoporosis y su ingestión sí puede resultar dañina; no menciona las grasas benéficas; no dice nada de las bebidas con azúcar. La nueva guía le recuerda a la gente que debe mantenerse activa, un factor importante para controlar el peso.

El Plato de Comida Saludable está basado en evidencias científicas que muestran que una dieta con base en vegetales, granos integrales, grasas saludables y proteínas sanas disminuye el riesgo de ganar peso y de enfermedad crónica.

Se pretende que la guía sea usada por adultos y sus hijos en casa o en un restaurante, como forma de alimentarse sanamente, dijo Eric Rimm, profesor de Epidemiología y Nutrición.

El plato recomienda, por ejemplo:

Vegetales: coma en abundancia y con variedad; mientras más, mejor. Recomienda bajo consumo de papas pues tiene efecto sobre el azúcar en la sangre tal como los dulces y los granos procesados. Al final, derivan en sentir más hambre y comer de más, ganar peso en el largo plazo y desarrollar diabetes tipo 2, enfermedades del corazón y otros desórdenes crónicos.

Frutas: elija un amplio abanico diario.

Granos integrales: elija avena, pan de trigo integral, arroz dorado.

Proteínas saludables: escoja pescado, pollo, leguminosas o nueces, que tienen nutrientes saludables. Limite el consumo de carnes rojas y evite las procesadas pues incluso una pequeña cantidad de manera regular aumenta el riesgo de enfermedad del corazón, diabetes tipo 2, cáncer de colon y sobrepeso.

Aceites sanos: utilice oliva, canola o aceites vegetales al cocinar, en ensaladas, pues reducen el colesterol malo y son buenos para el corazón. Limite la mantequilla y evite las grasas trans.

Agua: beba agua, té o café (con poca o sin azúcar). Limite la leche y sus derivados a 2 porciones al día. También limite el juego: un pequeño vaso diarios y evite las bebidas azucaradas.

Los tamaños de las secciones sugieren proporciones relativamente aproximadas de cada uno de los grupos de alimentos. No se basan en una cantidad específica de calorías y no están dirigidas a prescribir determinadas calorías a comidas por día, pues esos números varían de persona en persona

“Uno de los campos más importantes de la ciencia médica en los pasados 50 años es la investigación que muestra cómo nuestra salud es afectada poderosamente por lo que comemos. Saber qué comidas ingerir y en qué proporciones es crucial para la salud”, recordó Anthony Komaroff, profesor de Medicina en esa escuela.

Lechudos: ¿cuándo nos tomamos la lechita?

null

Alimenticia, intolerada por unos, la leche forma parte de la dieta actual. Pero, se ha preguntado cuándo comenzó el hombre a tomarla sin que le causara molestias?
Pues bien, un estudio publicado en Plos Computational Biology y ldierado por científicos del University College London, estableció que la capacidad de digerir la lactosa, ese dulce de la leche que enferma a muchos, evolucionó en comunidades lecheras de Europa Central hace unos 7.500 años y no en el norte europeo, como se pensaba.
Es más, los científicos situaron el avance dietario en una región entre los Balcanes centrales y Europa central.
Se había creído que la selección natural había favorecido los consumidores de leche más al norte, dada su gran necesidad de vitamina D en su dieta: la gente en la mayor parte del mundo elabora su vitamina D cuando la luz solar toca su piel, pero en las latitudes más septentrionales no hay suficiente luz solar durante la mayor parte del año.
El modelo empleado integró datos genéticos y arqueológicos usando nuevos desarrollos estadísticos.
Y vean qué curiosidad: el profesor Mark Thomas, de aquella universidad londinense, explicó que “la mayoría de los adultos en todo el mundo no producen la enzima lactasa y por eso son incapaces de digerir la lactosa de la leche. Sin embargo, la mayoría de los europeos producen lactosa durante toda su vida, una característica conocida como persistencia de la lactosa. En Europa, una sola modificación genética ha sido asociada con esa persistencia y parece haberle dado a las personas una gran ventaja para la supervivencia. Dado que el consumo de leche fresca por los adultos sólo fue posible tras la domesticación de los animales, es probable que esa persistencia haya co-evolucionado con la práctica cultural de la lechería, aunque no se sabía cuándo había surgido o qué había llevado a su rápida expansión”.