Así está afectando El Niño a Colombia (informe)

Visitantes se refrescan en la calurosa Medellín. El Colombiano

Con El Niño no se juega. El fenómeno hace estragos ya en Colombia, en donde hasta el fin de semana 210 municipios tenían racionamiento de agua y 300 con riesgo de tenerlo, en palabras del ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao.

Incluso en el Valle de Aburrá se siente. La Empresa de Servicios Públicos de La Estrella inició racionamiento en centros poblados como La Tablaza y Pueblo Viejo.

El fenómeno hace de las suyas. Y aunque algunas lluvias refrescan de tanto en tanto algunas regiones, lo peor está por venir. El informe del Centro de Predicción del Clima sugiere que se intensificará hacia noviembre-diciembre. Y se extenderá posiblemente hasta marzo de 2016

No es solo la carencia de agua que afectaría al 50% de los municipios colombianos, son otras situaciones inherentes.

El departamento de Tolima se ha convertido en el más caliente, con el mayor número de poblaciones con temperatura superior o cercana a los 40 grados centígrados.

Natagaima, cuya temperatura promedio se sitúa en los 26°C lleva varias semanas como la ciudad más caliente del país, con 43°C y hasta un poco más, afectando las actividades diarias de sus algo más de 23.000 pobladores a orillas del río Magdalena..

A Natagaima se suman las poblaciones también tolimenses Armero, Prado, Saldaña, Ambalema por encima de los 40°C, más que en cualquier otra región del país.

En Medellín la temperatura promedio de septiembre ha estado sobre 30 grados dice el Ideam.

Pero la sequía y el calor no solo afectan a las personas. Los ganaderos del Cesar han reportado la muerte de más de 25.000 reses en el fuerte verano desde inicios de año. Allí la producción lechera habitual de 1 millón de litros diarios pasó a 300.000 por las condiciones climáticas.

En ese departamento las pérdidas por el calor y la sequía superan los $200.000 millones según fuentes gremiales.

Alertas

Pero hay otras situaciones que atiza el fuerte verano. Una es la reducción del nivel de los ríos. El Ideam lanzó esta semana una alerta por el nivel del Magdalena en sectores desde Puerto Berrío, Antioquia, hasta Bolívar. En algunos puntos la altura de las aguas no supera los 70 centímetros. Es el nivel más bajo de los últimos 28 años.

No solo se dificulta la navegación sino el suministro de agua en poblados que toman el agua del río. También sufren los establecimientos dedicados al cultivo de peces.

La pesca se ha reducido al punto que en algunas poblaciones ribereñas se surten con el pescado traído desde los Llanos.

El Cauca, el San Jorge y el Amazonas también tiene seriamente disminuido su caudal, así como los ríos Pance de Cali, Manzanares y Gaira en Santa Marta y Bogotá.

El reconocido Caño Cristales en el Meta fue cerrado al público por la disminución del agua que hace peligrar la vida en él.

En Antioquia están muy afectados los ríos Nechí, Medellín, Nare, Mulatos y Chigorodó, entre otros.

Los incendios, según reporte del Ministerio del Medio Ambiente, han consumido 92.000 hectáreas y aunque no todos pueden atribuirse a El Niño, el prolongado verano aumenta el número. Este año van casi 3.800 reportados, incluyendo varios activos aún.

Todo esto sin conocer el consolidado del sector salud: diversos estudios han demostrado desde los años 90 la relación directa entre El Niño y el aumento de casos de enfermedades transmitidas por vectores, como malaria, dengue y leishmaniasis. Se espera que ocurra igual con la nueva chicungunya.

El fenómeno de El Niño de 1997, que fue tan fuerte como el actual (este aún lo puede superar), dejó pérdidas en Colombia por más de US $564 millones según un informe en su momento de la Cepal.

Nos esperan días difíciles con El Niño

La sed de La Guajira se podría acentuar. Foto Donaldo Zuluaga

El Niño ha traído reducción de hasta el 70% en las lluvias de la zona nordeste de Colombia, como La Guajira y de más del 40% en otras regiones andinas. Y lejos está de desaparecer el fenómeno.

El último reporte del CPC sugiere que “existe una probabilidad mayor de 90% de que El Niño continúe durante el invierno de 2015-2016 del Hemisferio Norte, y alrededor de 80% de que persista hasta temprano en la primavera del 2016”.

Es decir, podría extenderse hasta al menos marzo-abril próximos, con lo que cumpliría un año desde que se confirmó su presencia.

No es solo eso. La probabilidad de que aumente intensidad, con lo cual el verano sería más fuertes, es alta.

En junio, las anomalías de las temperaturas de la superficie del océano excedieron 1°C a través del este y centro del Pacífico ecuatorial, con los mayores aumentos en las denominadas regiones Niño 3 y Niño 3.4 (esta es la más usada para establecer el fenómeno).

Las anomalías atmosféricas permanecieron acopladas al calentamiento oceánico, lo que ayuda a configurar la existencia del fenómeno.

El informe indica que “casi todos los modelos predicen que El Niño continuará en el invierno del 2015-16 del Hemisferio Norte, con los promedios de muchos modelos prediciendo un evento fuerte durante el periodo de su máxima fortaleza (los valores de 3 meses de los índices del Niño-3.4, igual o mayor que 1.5oC).

El consenso de pronósticos “es a favor de El Niño bien fortalecido, en exceso de +1.5°C o mayor, en la región de El Niño-3.4”.

Un índice de este tipo trae como consecuencia un fenómeno fuerte que haría más secas las regiones donde se asocia con sequías y más lluviosas aquellas asociadas a humedad.

El aumento de las temperaturas debido a El Niño trae un incremento en los casos de enfermedades transmitidas por vectores, como la malaria, el dengue y la leishmaniasis, por lo que debería esperarse mayor incidencia en regiones de Chocó, Urabá, Bajo Cauca, Nordeste y algunas otras zonas del norte del país.

Avances en enfermedades olvidadas

La enfermedad del gusano de Guinea podría ser la segunda en ser erradicada en los últimos años, tras la polio, que aún muestra algunos pocos focos de resistencia.

No parece ser la única. Un informe de la Organización Mundial de la Salud reportó un progreso sin precedentes contra las enfermedades tropicales olvidadas, gracias a nuevas estrategias de salud pública, mejor abastecimiento de medicamentos de bajo costo y el apoyo mundial.

Son 17 enfermedades que están a punto de ser controladas o, como decía, erradicadas.

Pero hay otras que siguen siendo el coco de la salud de los países en vías de desarrollo y los más atrasados, como la enfermedad del sueño y la leishmaniasis visceral, muy difíciles de tratar.

El reporte, citado por SciDev.net, indica que la úlcera de Buruli, la enfermedad de Chagas y el pian -infección bacteriana de la piel- no cuentan con todas las herramientas para su control, requiriéndose más atención en el control de los vectores que transmiten el dengue, Chagas y leishmaniasis.

“Podemos confiar en que se cumplirán los objetivos de erradicar la enfermedad del gusano de Guinea en 2015 y el pian en 2020”, dijo a SciDev.net Jean Jannin, coordinador del equipo de Manejo Innovador e Intensificado de Enfermedades de la OMS.

Existen además buenas posibilidades de eliminar la leishmaniasis de Bangladesh y Sudán hacia 2020.

Todo esto pese a que países industrializados siguen ignorando estas enfermedades llamadas de los pobres:

“Solamente el 0.12 por ciento de los US$28 millones con los que la comunidad de donantes contribuyó a la salud mundial en 2010 fue asignado a estas enfermedades”, indicó a SciDev.net Jeremiah Norris, director del Centro para la Ciencia en Políticas Públicas del Instituto Hudson de los Estados Unidos.

Las enfermedades olvidadas afectan al menos a 1.400 millones de personas.

En la foto, un gusano sale por el pie de un paciente infectado con el gusano de guinea.

Insólito: les ponen alas a las vacunas

No es noticia extraña: sobredosis de medicamentos que matan personas. Pues bien, ahora la ciencia ha llegado a un punto, el de la invención de estrategias que… no podrán usarse por esa misma razón.
¿Cómo así? Pues créalo o no, un grupo de investigadores japoneses desarrolló un mosquito que puede vacunar contra una enfermedad.
Desde hace mucho, la ciencia ha soñado con modificar el ADN de los insectos para combatir enfermedades que transmiten. Una opción es crear cepas de mosquitos que sean resistentes a las infecciones con parásitos o virus o que sean incapaces de transmitir los patógenos a los humanos.
Otra estrategia, muy cercana a ser realidad, es crear mosquitos transgénicos, que cuando se apareen con su contraparte, no produzcan descendencia alguna.
Pero el nuevo estudio es totalmente diferente: emplear mosquitos como vacunadores voladores. Vaya definición.
Normalmente, cuando un mosquito pica, inyecta una pequeña gota de saliva que previene que la sangre del picado coagule. Los japoneses, reveló Science, decidieron adicionarle un compuesto de un antígeno que desencadena una reacción inmunológica a la mezcla de proteínas en la saliva del insecto.
Shigeto Yoshida, genetista molecular en Jichi Medical University en Tochigi, Japón, y colegas, identificaron una región del genoma del Anopheles stephensia, transmisor de la malaria, llamado promotor, que activa genes en la saliva del mosquito. A este promotor le pegaron SP15, un candidato a vacuna contra la leishmaniasis. Los mosquitos produjeron SP15 en su saliva, reportaron en el número en circulación de Insect Molecular Biology.
Cuando se les permitió picar ratones, estos desarrollaron anticuerpos contra SP15.
Los niveles no fueron muy altos y falta aún examinar si protegían a los roedores contra la enfermedad. En el experimento los ratones fueron picados 1.500 veces en promedio, lo que parece muy alto, pero estudios muestran que en lugares donde la malaria cabalga, una persona puede ser picada más de 100 veces en una noche. Una maravilla. Para Jesús Valenzuela, del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas en Estados Unidos, creador del candidato SP15, “la ciencia es muy hermosa”.
Pero estas vacunas no volarán hacia su objetivo. ¿Por qué? Hay una gran variación en el número de veces que una persona es picada con respecto a otra, por lo que recibirían distintas dosis de la vacuna. Nadie aprobaría una vacuna así.
Y hay otro impedimento de tipo ético: personas serían vacunadas sin su consentimiento.
Una aproximación interesante y novedosa que, quizás, encuentre aplicación de otra manera.
La foto del insecto transmisor del dengue es cortesía PHIL.