Llegan noticias de un mundo raro: cometa ISON

El reaparecido cometa visto así el lunes

Vivo y coleando reapareció el cometa ISON luego de estar sumergido en el resplandor solar. Fue avistado por un astrónomo aficionado con su telescopio de 11 pulgadas.

El cometa del siglo ha sido llamado así desde su descubrimiento por el brillo que tenía en ese momento mucho más allá de la órbita de Júpiter. Se dijo que podría ser observado casi a plena luz del día. ¿Pero, sí será?

Las expectativas están latentes aunque las dudas persisten. Ya lo había dicho hace un mes el astrónomo de la Universidad de Antioquia, Ignacio Ferrín: permaneció tanto tiempo sin aumentar de brillo que esa característica permitiría afirmar que no será tan brillante.

El cometa reapareció y lo observó Bruce Gary en Arizona, Estados Unidos. No está muy brillante. Entonces, todos se han puesto a pensar. Un cometa muy brillante en agosto significaría un cometa muy brillante en diciembre.

El ISON pasará muy cerca del Sol a fines de noviembre. Si sobrevive a ese encuentro tan cercano (algunos han perecido en ese acercamiento, otros han sobrevivido), debe aparecer visible al ojo desnudo. Pero ¿con un brillo similar al de la Luna?

El cometa tiene ahora un brillo menor al que se esperaba. El experto Alan MacRobert comentó incluso en Skky&Telescope: “… comparado con la primera fórmula que hizo que astrónomos predijeran que sería un gran cometa a simple vista antes del amanecer a comienzos de diciembre… la versión corta: el cometa podría ser aún muy llamativo o podría ser que nunca se viera a simple vista”. Tal es la incertidumbre.

Se espera que en una o dos semanas el cometa se pueda apreciar en pequeños telescopios y el derrotero en los siguientes dos meses sería:

Septiembre y octubre: debe aparecer frente a la constelación Leo. Pasará primer cerca a la brillante estrella Régulo y luego cerca a Marte.

Una galaxia muy estiradaaaaa

Una galaxia de brazos asimétricos, como distorsionada. Eso es lo que es Messier 66 o NGC3628 (las dos clasificaciones de objetos estelares), una galaxia espiral, la más grande de la tripleta de Leo, con una anatomía que le debe a las otras dos integrantes del grupo.
A cerca de 35 millones de años luz en Leo, junto a Messier 65 y NGC3628, M66 conforma un trío de galaxias espirales que interactúan. Es mucho mayor que sus compañeras: 100.000 años luz de longitud.
Esta galaxia posee brazos asimétricos que parecen por encima del disco principal y un núcleo aparentemente desplazado. Una asimetría anormal.
El telescopio Hubble tomó nuevas imágenes de las líneas de polvo y nubes de brillantes estrellas a lo largo de los brazos.
Messier 66, además, tiene el récord de explosiones de supernova: 3 desde 1989, la última el año pasado.
Otra maravilla universal.
Foto cortesía Hubble