¿Por qué las mujeres desarrollan menos cánceres?

Foto Pixabay

Foto Pixabay

La pregunta es contundente: ¿por qué el cáncer es más común en hombres que en mujeres?

No es exageración, en casi todos los tipos, son más afectados los hombres, en unos con porcentajes ampliamente mayores.

Es lo que buscaron responder científicos del Dana Farber Cancer Institute, el Broad Institute, el MIT y el Massachusetts General Hospital.

Y en un artículo en Nature Genetics revelaron que las hembras humanas tienen en sus células una copia extra de ciertos genes protectores, una línea más de defensa contra el crecimiento descontrolado de las células.

Aunque no son las únicas responsables de la discriminación del cáncer por los hombres, esas copias duplicadas contribuyen a ese desequilibrio, incluyendo hasta 80% de exceso de casos en ellos en algunos tumores.

En casi cada tipo de cáncer las tasas son más altas en hombres que en mujeres. En algunos casos, la diferencia puede ser pequeña, de un escaso porcentaje, pero en ciertos cánceres la incidencia es dos o tres veces mayor en hombres”, dijo Andrew Lane, de Dana-Farber, coautor senior con Gad Getz, PhD, del Broad Institute y Massachusetts General Hospital. Los hombres tienen un riesgo 20% mayor de desarrollar cáncer.

La explicación más usual hasta ahora era que los hombres fuman más y están más expuestos a químicos nocivos en el ambiente, pero eso ha cambiado y no vale más.

La disparidad se nota también en personas jóvenes, muchachos y muchachas.

La nueva explicación apareció con el estudio de una forma de leucemia en la que las células del cáncer a menudo portan una mutación en un gen en el cromosoma X, gen supresor de tumores cuya alteración inhabilita su función.

Se podría esperar que las células de la mujer, que porta dos cromosomas X fueran tan vulnerables a la mutación. En el embrión, uno de los cromosomas se desactiva y se esperaría que la mutación también fuera común, pero no es así, sugiriendo que algunos genes en el cromosoma suprimido funcionan normalmente. Uno de esos genes parece ser una copia funcional del KDM6A y una sola es suficiente para prevenir que las células se tornen cancerosas.

Ventaja para ellas.

Mis 10 noticias científicas de la semana (8-14)

1. Alguien puso a calentar la olla

El telescopio espacial Hubble detectó vapor de agua saliendo de la luna Europa de Júpiter, en la cual se sabe hace tiempo que debe haber océanos de agua líquida bajo una capa gruesa de hielo congelado. Aunque no se sabe con certeza, la posible explicación sería que el vapor sería generado por la presencia de plumas de agua en la superficie. El hallazgo se presentó en Science.

2. No hay dos que huelan igual

Con cerca de 400 genes que codifican por los receptores de olor en la nariz humana y cerca de 900.000 variaciones en esos genes, dos personas no perciben un olor en la misma manera. La mínima variación en el nivel más pequeño del ADN, un aminoácido en un gen, puede determinar si uno encuentra un olor agradable o no, reportaron investigadores de Duke University que presentaron el revelador hallazgo en Nature Neroscience.

3. El caballo de los homínidos

En la región de Agar en Etiopía, conocida por los restos de homínidos hallados, científicos reportaron el hallazgo de una nueva especie de caballo pequeño, del tamaño de una cebra pequeña, denominado Eurygnathohippus woldegabrieli. El ejemplar tenía cascos con 3 dedos y pastaba en las llanuras con arbustos de esa zona hace 4,4 millones de años. El hallazgo fue reportado en el Journal of Vertebrate Paleontology.

4. No le sirve la ropa

El planeta Mercurio se ha encogido alrededor de 11,4 kilómetros desde que se formó el Sistema Solar hace unos 4.50’0 millones de años, informaron científicos en el encuentro anual de la Unión Geofísica Americana (AGU). Al transmitir su calor a las capas externas, el núcleo de hierro se enfrió y el planeta todo se fue ‘encogiendo’. Esto se observa al medir las estructuras montañosas y demás rasgos geofísicos del planeta.

5. Brrrrr… me congelé

El análisis de datos satelitales de 32 años permitió detectar el lugar del planeta con la temperatura más baja. Se trata de una meseta en la cadena montañosa entre los domos Arugs y Fuji en la Antártida oriental. Allí docenas de veces se han registrado temperaturas de -93,2°C. Es más frío que el sitio Vostok también en la Antártida donde se había medido en el pasado 89,2°. Los sitios habitados más fríos son Oimekon y Verkhoyanks en Siberia, informó el Centro de la Nieve y el Hielo de Estados Unidos.

6. Se fundió el Sol

En el encuentro de la Unión Geofísica Americana se reveló que el Sol registro hoy la menor actividad en un siglo, pese a que se encuentra en el pico máximo del actual ciclo solar de 11 años. “Ninguno de nosotros había visto un ciclo tan débil”, dijo Leif Svalgaard, de Stanford University. Este ciclo, el 24, se parece al 14, a comienzos de los años 1900. Está tan apagado que las explosiones solares que se han rpesentado no han causado mayores perjuicios en la Tierra, dijeron los científicos.

7. La leucemia quedó atrás

Un estudio de científicos de Peter MacCallum Cancer Centre, The Royal Melbourne Hospital and the Walter and Eliza Hall Institute for Medical Research en Austrlia reportaron un éxito sorprendente con un nuevo compuesto para tratar una clase de leucemia, la linfocítica crónica. En pacientes desahuciados que no tenían esperanza de vida de más de 18 meses se logró una remisión del 84% de le enfermedad. Esa enfermedad se desarrolla por lo general en personas de 65 o más años. El estudio se encuentra en fase I y al parecer también serviría para otros tipos de cáncer. El anuncio se hizo en el encuentro de la Sociedad Americana de Hematología.

8. Un esquivo gas noble

Astrónomos de la Universidad de Cardiff descubrieron una molécula con un gas noble gracias al observatorio espacial europeo Herschell. La molécula, hidruro de argón, fue vista en la nebulosa del Cangrejo, el remanente de una estrella que explotó hace 1.000 años. Hasta ahora, moléculas de esa clase solo se habían estudiado en laboratorio. Los gases nobles como helio, argón, radón y criptón no reaccionan con facilidad con otros elementos. Toda una rareza espacial.

9. No señores, así no es la cosa

Los chimpancés son sensibles a las influencias sociales, pero mantienen su propia estrategia para resolver un problema antes que conformarse con lo que la mayoría de los miembros de su grupo hacen. Sin embargo cambian de estrategia cuando pueden obtener una mejor recompensa, según un estudio del Max Planck Institute publicado en Plos One. Flexibilidad, ante todo.

10. Un lago perdido en Marte

Científico reportaron en Science evidencias de que existió un lago que pudo tener la capacidad para soportar la vida y que probablemente permaneció decenas de miles de años o hasta centenas. El lago existió hace unos 3.600 millones de años en donde hoy está el cráter Gale e el que se encuentra explorando el robot Curiosity. El hallazgo se hizo al analizar piedras de lodo en esa zona.

Atacando el herpes

Quien lo posee, aún sin saberlo, puede vivir 3,7 años menos en promedio dicen algunos estudios. Y el 70% puede portarlo.

Es un virus común que además puede causar ceguera. Pues bien, ha sido eliminado obtenido por primera vez en una muestra de sangre.

Es el citomegalovirus, un tipo del virus del herpes, que aunque lo lleva tanta gente usualmente no enferma salvo en personas con sistema inmunitario débil: en ese caso despierta y puede provocar ceguera. En un problema, por ejemplo, en el caso de un trasplante de médula en el que el donante sea portador y el recipiente no.

Cuando está en estado dormitante solo expresa un puñado de genes. Uno de ellos es UL 138. Para investigar qué les hace a las células, Michael Weekes de la Universidad de

Cambridge y colegas cultivaron células humanas sanas junto a otras creadas para expresar UL 138 en presencia de aminoácidos marcados -esos ingredientes básicos usados para las proteínas. Luego con espectroscopia identificaron cómo UL 138 modificaba la expresión celular de las proteínas.

Las muestras de 15 pacientes con el virus fueron tratadas con vincristina y luego reactivaron el virus, reduciéndose o eliminando la capacidad de detectar el virus.

La vincristina tiene serios efectos adversos, por lo que no podría ser usada en un paciente, pero se podría utilizar para tratar sangre donada o células madre de la médula antes del trasplante.

La vincristina es un alcaloide de la planta Catharanthus roseus usada en casos de leucemia aguda.

Una esperanza médica, aunque aún lejos de aplicación clínica.

Cosa rara: ¡el gen que provoca 3 enfermedades!

Enfermarse siempre ha sido fácil. Pero que una misma sea la causa de tres enfermedades no es nada común de lo que se conoce hasta ahora.

Un consorcio internacional de investigación liderado por la Universidad Autónoma de Barcelona (España) y la Universidad de Wurzburg en Alemania, descubrió un gen que provoca tres enfermedades distintas, dependiendo de cómo es alterado.

Mediante técnicas de ultrasecuenciación masiva, los investigadores secuenciaron más de 20.000 genes de un paciente con la anemia de Fanconi. Gracias a ella tuvieron éxito en identificar mutaciones patogénicas en el gen ERCC4 responsables de la enfermedad, gen que ya había sido vinculado a otras enfermedades raras: xerodermia pigmentosa y cierta clase de progeria. Aquella es caracterizada por un aumento en la sensibilidad a la luz solar, susceptibilidad al cáncer de piel y, en cuanto a la progeria, por un envejecimiento prematuro.

La anemia de Falconi, de otro lado, se caracteriza por una anemia progresiva, malformaciones congénitas y alto riesgo de desarrollar leucemia y tumores en la boca.

Los investigadores han demostrado que el gene está envuelto en dos mecanismos de reparacion del ADN por el cual las células mantienen la estabilidad en el genoma, de tal modo que el balance entre esos dos sistemas determinará cuál de las tres enfermedades contraerá la persona.

“Este es un caso excepcional, dado que hay pocos precedentes de un solo gen involucrado en dos mecanismos fisiológicos independientes y causando tres enfermedades clínicamente distintas”, dijo Jordi Surallés, profesor de la UAB.

Los hallazgos fueron publicados en el American Journal of Human Genetics.

Una droga contra todos los cánceres

Qué tal: una sola droga puede reducir los cánceres de seno, ovario, colon, vejiga, hígado y próstata. Sí: tumores que han sido transplantados a ratones.

El tratamiento: un anticuerpo que bloquea una señal normalmente hallada en células tumorosas y induce al sistema inmunitario a destruir esas células.

El asunto es como sigue: hace una década, el biólogo Irving Weissman, de Stanford University en Palo Alto, California, descubrió que las células de la leucemia producen más altos niveles de una proteína llamada CD47 que las células sanas. Esa proteína también está en células sanguíneas saludables; es un marcador que bloquea el sistema inmunitario para no ser destruida. El cáncer se aprovecha de eso para burlar el sistema inmunitario ignorándolo.

En años recientes, el laboratorio de Weissman demostró que al bloquear CD47 con un anticuerpo curaba ciertos casos de linfomas y leucemias en ratones estimulando el sistema inmune a reconocer las células cancerosas como invasoras. En esta ocasión, con sus colegas demostró que el anticuerpo que bloquea la Cd47 puede tener un impacto mayor que solo atacar cánceres de la sangre.

En su trabajo con ratones, al tratarlos con el anti-CD47, los tumores transplantados a los ratones se encogieron y no hicieron metástasis.

El estudio fue presentado esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Tyler Jacks, del Massachusetts Institute of Technology en Cambridge, citado por Science, dijo que aunque el estudio es prometedor, se requiere más investigación para ver si los resultados son iguales en humanos.

“El microambiente de un tumor real es un poco más complicado que el de uno transplantado”, indicó, “y es posible que un tumor real tanga efectos adicionales en la supresión inmunitaria.

Otro tema importante es cómo los anticuerpos CD47 se complementarían con los tratamientos existentes hoy: ¿trabajarán juntos o serán antagonistas?

Usar el anti CD47 adicional a la quimioterapia no sería recomendable si el estrés que esta produce hace que las células normales produzcan más CD47 de lo normal.

Ojalá funcione.

En la imagen, células con un tipo de leucemia

Nuevas aspirinas contra el cáncer

Una nueva clase de aspirina puede reducir el crecimiento de cánceres de colon, páncreas, seno, pulmón y próstata, así como ciertas clases de leucemia, dijeron científicos en Nueva York.

Los investigadores de la Escuela de Medicina de la City University of New York crearon cuatro formas nuevas de aspirina que liberan óxido nítrico y sulfuro de hidrógeno que, reportaron en un paper en medical Chemistry Letter, tienen propiedades anticancerígenas.

Aunque la aspirina regular y otras drogas antiinflamatorias no esteroides se han mostrado promisorias para detener el crecimiento de tumores al atacar la inflamación, producen efectos indeseados, como el sangrado cerebral y gastrointestinal, así como toxicidad hepática.

Las llamadas aspirinas NOSH no parecen afectar los tejidos adyacentes al tumor. Uno de los cuatro tipos examinados parece ser más de 100.000 veces más efectivo contra el cáncer que la aspirina normal.

El cáncer gusta de las personas altas

Ser corto de estatura tiene sus ventajas. Ser alto, también. Y además hay desventajas. Agreguemos una más:

Las personas altas tienen mayor riesgo de contraer una variedad de cánceres, de acuerdo con un estudio publicado en The Lancet Oncology.

En las mujeres el riesgo crece un 16 por ciento por cada 10 centímetros de estatura.

Estudios previos habían mostrado una relación entre estatura y cáncer, pero el nuevo estudio extiende los hallazgos a más tipos de cáncer y a mujeres con distintos estilos de vida y situación económica.

Los resultados explicarían en parte una mayor incidencia del cáncer en el siglo 20: las personas comenzaron a ganar estatura también.

Para investigar el impacto de la estatura sobre el riesgo total de cáncer y sitios específicos, Jane Green, de la Universidad de Oxford en el Reino Unido y colegas evaluaron la asociación entre estatura, otros factores relevantes para el cáncer y la incidencia de cáncer en el Million Women Study, que incluyó 1,3 millones de mujeres de edad media en el Reino Unido entre 1996 y 2001. Durante un seguimiento de 10 años, se identificaron 97.000 casos de cáncer.

El riesgo total de contraer cáncer aumentaba con la estatura, así como el riesgo de varios tipos de cáncer, incluidos los de seno, ovario, útero, intestinos, leucemia y melanoma maligno.

Green expresó que “demostramos que el vínculo entre una mayor estatura y un riesgo incrementado de cáncer es similar en diferentes poblaciones de Asia, Australasia, Europa y Norteamérica. El riesgo parece ser común para varios tipos de cáncer y en distintas personas, lo que sugiere que debe existir un mecanismo básico común, quizás actuando temprano en la vida de las personas, cuando están creciendo”.

Aunque no está claro cómo se da esta relación, la estatura es determinada por influencias ambientales incluyendo la dieta y las infecciones en la niñez, como también por los niveles de la hormona del crecimiento y factores genéticos.

Para las personas altas, existe al menos un consuelo, ya que la estatura no se puede modificar: su condición está relacionada con una menor incidencia de enfermedades del corazón.