Tomate reduciría riesgo de derrames

El poder de las frutas y verduras para mejorar la vida de las personas quedó demostrado una vez más con un estudio que vinculó el consumo de tomate con un menor riesgo de derrame cerebral.

No solo el tomate como fruto, sino los alimentos con tomates, de acuerdo con el estudio aparecido en Neurology, publicación de la American Academy of Neurology.

Los tomates tienen alto contenido de licopeno, un antioxidante.

El estudio encontró que las personas con mayores cantidades de licopeno en la sangre era 55% menos probable que tuviera un derrame que quienes tenían menos.

La investigación incluyó 1.031 hombres de Finlandia entre los 46 y lso 65 años. El nivel de la sustancia en su sangre fue chequeado al comienzo del estudio y fue seguido durante 12 años. En ese lapso, 67 hombres sufrieron un derrame.

Entre aquellos con menores niveles de licopeno, 25 de 258 hombres sufrieron derrame. Entre aquellos con niveles más altos 11 de 259. Cuando los investigadores analizaron los derrames provocados por coágulos, los resultados fueron más concluyentes. Aquellos con los más altos niveles de licopeno tenían 59% menos probabilidad de sufrir un derrame que los de menos cantidad.

“Esta investigación se suma a la evidencia de que una dieta rica en frutas y verduras se asocia con menor riesgo de derrame”, indicó el autor Jouni Karppi, de la Universidad del Este de Finlandia en Kuopio.

“Los resultados respaldan la recomendación de que las personas ingieran más de cinco porciones diarias de frutas y verduras, lo que podría derivar en una gran reducción del número de derrames en todo el mundo”.

El estudio también analizó los niveles de los antioxidantes alfacaroteno, betacaroteno, alfatocoferol y retinol, pero no halló asociación entre su nivel en la sangre y el riesgo de derrame.

El estudio fue apoyado por Lapland Central Hospital.

Tomate, ¿fruto maravilloso?

Tómate la sopa de tomate. Cómete el tomate. Come puro tomate. Más tomate y productos con tomate en la dieta sería benéfico para la salud, de acuerdo con un estudio publicado en el American Journal of Lifestyle Medicine.

Los investigadores Britt Burton-Freeman, y Kristin Reimers, del National Center for Food Safety & Technology, y el Illinois Institute of Technology and ConAgra Foods, Inc., encontraron que el tomate son la mayor fuente de licopeno en la dieta, un potente antioxidante que, a diferencia de los nutrientes en la mayoría de frutas y vegetales, conserva su biocapacidad aún después de cocinado y procesado.

Los tomates poseen además otros mecanismos protectores, como las funciones antitrombosis y antiinflamatorias. También se encontró una relación entre su consumo y un menor riesgo de ciertos tipos de cáncer así como otras condiciones: enfermedades del corazón, osteoporosis y la disfunción cognitiva.

El artículo aparece poco después de publicarse en 2010 la nueva guía americana de dieta, que incluyó al tomate en al categoría de frutas y vetales naranjas/rojos para incentivar su alto consumo.

Nota: La firma ConAgra Foods, Inc. involucrada en el estudio, produce algunos alimentos preparados con base en tomate, y Reimers pertenece a ella.

La fruta procesada pierde calidad

Un estudio de tesis reveló que la guayaba, al ser procesada como pulpa y néctar, pierde cerca del 50 por ciento de la vitamina C, uno de los ingredientes por el que es muy apetecida.
La guayaba tiene unas 7 veces más vitamina C que la naranja. Andrea Melisa Vásquez, ingeniera agroindustrial de la Universidad Nacional en Palmira determinó la cantidad de esa vitamina y de licopeno que se perdía en el procesamiento.
Para el estudio se tomó una cantidad determinada de la fruta y se procesó como pulpa y néctar para después hacerle seguimiento mes a mes, realizando las pruebas de calidad correspondientes (sólidos solubles, acidez titulable y pH).
“Inmediatamente, después de procesada, se le realizaron las pruebas respectivas y se determinó perdidas de aproximadamente el 50% de la vitamina C y, gradualmente, durante el almacenamiento, se iba perdiendo hasta llegar casi al 80%, mientras que el licopeno se comportó de una forma estable”, dijo la estudiante en un informe de prensa de la universidad.