Mis 10 noticias científicas de la semana (3-9)

1. Un cuerpo sin fin

Se conoce que los animales jóvenes reparan sus tejidos con facilidad, pero pierden con la edad esa capacidad. ¿Podría ser recuperada en la edad adulta? Un estudio del Programa de células Madre del Boston Children’s Hospital sugiere que sí. Al reactivar un gen dormitante llamado Lin28a, pudieron hacer crecer pelo y reparar cartílagos, hueso, piel y otros tejidos blandos en un ratón. El estudio fue publicado en Cell. Un avance más hacia tratamientos regenerativos en humanos.

2. Por favor, tóqueme

Las personas con baja estima tendrían una menor preocupación existencial si recibieran una palmadita o algún tipo de contacto físico, reveló un estudio publicado en Psychological Science adelantado por Sander Koole de la Universidad de Amsterdam. A través de este contacto personal las personas pueden hallar mayor seguridad existencial aún en ausencia de un significado simbólico derivado de creencias religiosas o valores de vida.

3. De puertas abiertas

Un estudio publicado en Nature reveló que los recién nacidos tienen sistema inmunitario débil susceptible a las infecciones de acuerdo con una investigación en ratones. Lo que parecería anómalo no lo es tanto porque ese filtro permite la colonización por parte de bacterias benéficas necesarias para vivir saludablemente.

4. Mutaciones vs. medicinas

Dos grupos independientes reportaron en Nature Genetics que las mutaciones ESR1 son componente esencial de la resistencia del cáncer de seno a terapias hormonales como el tamoxifeno y el fulvestrant que bloquean el receptor de estrógeno. Este ha sido vinculado directamente en este cáncer y ha sido objeto de lucha frontal por parte de la industria farmacéutica.

5. Mi decisión es… dice la hormiga

Científicos de Arizona State University presentaron en un artículo el hallazgo relacionado con la toma de decisiones en animales. Al menos en las hormigas se da. Estas pueden modificar sus estrategias de toma de decisiones con base en su experiencia. También pueden emplear esta para sopesar las distintas opciones, revelaron en Biology letters. Tan pequeñas y… tan decididas.

6. Coja la cola que desee

Un cuerpo del cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter presentó una característica tal que dejó atónitos a los astrónomos: esa roca tenía ¡6 colas! El fenómeno podría deberse al aumento de la rotación que hace que periódicamente expulse polvo, de acuerdo con el artículo publicado en The Astrophysical Journal. El asteroide había sido descubierto en agosto pasado y se denominó P/2013 P5.

7. Uno en cinco

Gracias al análisis de la voluminosa información que proporcionó el telescopio Kepler en busca de planetas, astrónomos realizaron una modelación que sugiere que 1 de cada 5 estrellas tipo Sol posee un planeta como la Tierra en zona de habitabilidad, que no quiere decir que necesariamente sea habitable. Los hallazgos fueron publicados en Proceedings of the National Academy of Sciences.

8. Curso de anatomía

Médicos de la Universidad de Leuven descubrieron un ligamento no descrito antes en la anatomía humana. Se encuentra en la rodilla según el estudio publicado en el journal of Anatomy. El nuevo ligamento, llamado anterolateral, se encuentra junto al ligamento cruzado anterior e incide en que muchas operaciones de este no funcionen bien. No conocemos aún todo nuestro cuerpo.

9. No tenemos nada de especiales

Un nuevo estudio de científicos de la Universidad de Dartmouth descarta la controversial teoría de que al expansión del universo es una ilusión. Aunque el estudio no explica la aceleración cósmica, elimina la provocativa posibilidad de que nuestro planeta, sistema solar y galaxia estuviera en el centro del universo y de que no existe energía oscura. El estudio apareció en Physical Review D.

10. Murieron en su ley

Sin quererlo murieron en su ley. Y sin quererlo acaban de convertirse en los insectos más antiguos hallados en plena cópula. Se encontraron fosilizados en Mongolia, unidos, revelando que desde hace al menos 165 millones de años (jurásico medio) la técnica de reproducción ha permanecido invariable. Los insectos son cercopopides (Anthoscytina perpetua) de solo 15 milímetros de largo.

Evite lesiones con un test de ADN

Cree uno, y a lo mejor tiene fundamento, que es el azar el que incide en el retiro de muchos deportistas cuando sufren una lesión que no logran superar. Claro, la preparación podría incidir también.

Jin Kovach fue un jugador de fútbol americano que en el segundo juego de la temporada, cuando fue detenido por las 270 libras de John Elway, sintió un estallido en su rodilla izquierda. Se había torcido el ligamento cruzado anterior. Nunca más pudo volver a jugar.

El destino cambió sus planes, pero le entregó una segunda oportunidad. Hoy, 25 años después, luego de haber obtenido su título de abogado en Stanford University y de haber trabajado varios años en la comunidad biomédica, Kovach es cofundador y CEO de una compañía de genómica personal, Athleticode. ¿Su fin? Ayudar a atletas profesionales y aficionados a evitar el destino que él tuvo.

La empresa ofrece pruebas genéticas para buscar biomarcadores asociados con alto riesgo de lesión en los tejidos blandos. La esperanza de Kovach es ayudar a los deportistas a entrenar de forma que se protejan de tales lesiones, que él denomina prehabilitación.

“Lo que hacemos es entregarles conocimiento, que podrían usar en su entrenamiento”, dice. “Reportamos genes que han sido examinados y demostrado tener una correlación con lesiones”.

Los genes examinados, dice un informe en The Scientist, codifican para variantes del colágeno, proteínas en el tejido conectivo como tendones y ligamentos.

Secuencia de variantes dentro de COL5A1, por ejemplo, que codifica una cadena alfa de tipo V colágeno, ha sido vinculada a un mayor riesgo de lesión de aquel ligamento. Del mismo modo, mujeres deportistas con un genotipo AA en un sitio específico del gen del colágeno COL12A1 (como el alelo que porta Kovach) tienen una probabilidad más alta de roturas de ese ligamento. Y ciertas variantes del gen MMP3, que codifica una enzima de la familia matrix metaloproteinasa involucrada en la reparación del tejido, han sido asociadas con la tendinopatía crónica del tendón de Aquiles, una condición degenerativa.

Aunque es imposible ser concluyentes en los tests sobre una posible lesión debido a riesgos genéticos, los científicos siguen allegando evidencias.

¿Se sometería usted a una prueba de estas? ¿Qué hacer cuando aparezca tal o cual probabilidad de mayor riesgo?

Una relación que cada vez será más cercana en un mundo deportivo cada vez de más alta exigencia y competitividad.